Es triste estar acostado en tu cama y pensar en los errores del pasado porque, aunque ocurrieron en el pasado, dejaron un mancha en tu corazón que no se borra con facilidad.