engendrar

Z E R A

Z E R A

Zéra 
“fig. fruto, planta, tiempo de siembra, posteridad:-bueno, carnal, descendencia, descendiente, especie, estirpe, ser fecunda, genealogía, generación, grano, hijo, linaje, poner, posteridad, postrero, prole, sembrar, semen, sementera, semilla, siembra, simiente.”.

A nosotras Dios nos brindo la maravillosa capacidad de contener y portar vida, esto quiere decir que no solo contamos con la capacidad de dar a luz desde un aspecto humano (parir), si no la asombrosa experiencia de recibir la semilla de Dios, contenerla y aferrarnos a la vida que hay en ella misma, siendo así permitido por El Espíritu Santo que haga nacer de ti un maravilloso propósito de Dios, un plan único e irrepetible (nadie sonríe como tú ¡lo aseguro!. 

27 Pues él quería que su pueblo supiera que las riquezas y la gloria de Cristo también son para ustedes, los gentiles.[a] Y el secreto es: Cristo vive en ustedes. Eso les da la seguridad de que participarán de su gloria.
Colosenses 1:27(NTV)

Puedes comenzar a preguntar ¿qué hay para ti? o ¿qué puedes engendrar de parte suya? o ¿qué puedes dar a luz de parte de El?, El amado, no tardará en responder y haz de sorprenderte cuando descubras el inimaginable sueño que Dios tiene para ti. 

15 Yo estaré contigo, y no te abandonaré hasta cumplir lo que te he prometido. Te cuidaré por dondequiera que vayas, y te haré volver a esta tierra».
Genesis 28:15 (NTV)

6 »Pueblo de Israel,
tú eras como una esposa joven,
que quedó abandonada y afligida,
pero tu Dios vuelve a llamarte
y te dice:
7 “Sólo por un momento
te dejé abandonada,
pero con gran ternura
te aceptaré de nuevo.
8 ”Cuando me enojé contigo,
me alejé de ti por un poco de tiempo,
pero muy pronto tuve compasión de ti
y te manifesté mi amor eterno”».
Isaias 54: 6-8 (NTV)

6 Lloran al ir sembrando sus semillas,
pero regresan cantando cuando traen la cosecha.
Salmos 126:6(NTV)

No hay algo más hermoso que ver la mano de Dios restaurando la matriz de una mujer, sanando toda ruptura en el alma y espiritu, obrando en sanidad en abuso, restituyendo todo plan celestial y devolviendo el gozo a una mujer, ¡serás entera!

7 Florecerá en sus días justicia,
Y muchedumbre de paz, hasta que no haya luna.
Salmos 72:7 (RVR 1960)

Sea aumentada en ti la capacidad de creer, soñar, clamar y adorar, sea adornada con la gracia más sublime, aquella que proviene de la Sangre, del amado eterno. 

Con cariño
Paulina Jaramillo.

Sobre el horror/terror como género

Desde hace muchos años, un cierto sector “snob” y clasista se ha tendido a minimizar la importancia del género de horror/terror (pongo los dos términos porque todavía hay una gran discusión acerca de esto, aunque en el resto del texto usaré «género de terror» por motivos de filiación fonética). Los grandes intelectuales, considerando estimable solo el «realismo» en todas sus variantes —inventaron incluso eso de «realismo mágico» para no manchar sus elegantes plumas con la palabra «fantasía»—, han restado importancia al género de terror aduciendo su lejanía a los problemas más profundos de la psicología humana y una tendencia a engendrar obras de poco valor estético.

Si bien es cierto que tanto el género fantástico como el de terror han ido menguando en cuanto a calidad literaria se refiere (si comparamos a Guy de Maupassant, Poe, Bierce, Lovecraft, Henry James…; con Stephen King o casi cualquier “escritor” de temática zombi, nos daremos cuenta de esto), considero muy imprudente afirmar que no ahonda en la psicología humana.

Y es que quizás no haya nada más profundo que el miedo en el ser humano. 

Durante miles de años, el ser humano ha temido absolutamente todo y ha sobrevivido gracias a esto: quizás podríamos decir que inventó las lanzas o descubrió el fuego por miedo. Abrazó la espiritualidad por miedo, fundó religiones por miedo, se mató en grandes guerras por miedo…, y a día de hoy muchísimos actos de la vida cotidiana son regulados por ese mismo instinto: nos vestimos de una u otra manera por miedo, decimos o no decimos tal o cual cosa por miedo, vamos a tal sitio y no a tal otro por miedo , etc. ¿En serio el terror no ahonda en la psicología humana? ¡Pero si el ser humano no es sino una masa de carne que pasa la mayor parte del tiempo en los abismos aniquiladores del terror! 

Dicho esto, os animo a leer a Thomas Ligotti: genial escritor de terror e injustamente ignorado hasta hace pocos años. Espero que los años sean justos y que restablezcan el crédito del género; y también espero que se consiga no sólo por la muerte de los viejos críticos sino a través de una nueva generación que escriba obras tan buenas como El retrato de Dorian Gray o Frankenstein. Mientras tanto, tomo como una pequeña victoria que, en los círculos académicos, y a través de artículos y ensayos, H.P. Lovecraft haya empezado a recibir el tratamiento de genio que siempre mereció.

Y aquí os dejo. Gracias a todos los que leéis estos tochos que escribo. Sé que no es lo habitual en tumblr. :)

Luna nº 17 "Shikali"

Elliott había divisado una luna que parecía cubierta por completo de vegetación, había leído alguna vez sobre las lunajunglas, pero jamás se había topado con una durante sus habituales contemplaciones desde el telescopio de su nave. Sin pensarlo dos veces, había emprendido un viaje a toda velocidad, en línea recta, hacia allí. 

Su ayudante de navegación virtual emergió de la consola de mando en forma de un gato holográfico, tal como lo había configurado. Este le informó que aquella lunajungla se encontraba en el corazón de Alpha Centauri. Era la diecisieteava luna que se catalogó de aquella galaxia, llamada Shikali. Debía este nombre a una tribu de humanoides con apariencia de mujeres humanas, pero que sólo podían engendrar vida impregnándose de otras especies. Las Shikali son muy bonitas, pensó Elliott mientras veía imágenes de estos seres. Algunas, sin embargo, tenían un parecido con animales que le producían repulsión.

La hipervelocidad hizo que no hubiera llegado a ver todas las imágenes, que ya estaba en aquella luna. Aterrizó la nave, descendió, y oprimió el botón que iniciaba la secuencia de convertir la nave en una vivienda en forma de tienda de campaña. La sola existencia de este botón hacía que fuese donde fuese, fuese su hogar.

Decidió dar un paseo desarmado, algo poco usual en él, ya que las habitantes de este planeta se le habían antojado inofensivas. Se hubiera armado sin dudarlo, de haber investigado un poco más a las Shikali, en lugar de entretenerse con sus imágenes. Éstas no sólo copulan con cualquier especie, sino que también devoran cualquier ser vivo.

No llevaba más de media hora caminando, que ya una Shikali se había fijado en el, considerándolo el ser más exótico que hubiera visto jamás. Comenzó a rociar esporas a su alrededor, sin dejarse ver más que por un instante, mucho menos dejarse atrapar por nuestro Elliott, a quien se le aceleraba el corazón cada vez que creía atisbar una Shikali entre la maleza, sólo para luego quedar pensando que su imaginación le jugaba una mala pasada. Pese a la exasperación que le producía esto, y estar en un mundo que desconocía, se sentía seguro y a gusto, sin saber muy bien por qué.

Las Shkali sabían que no eran las más rápidas ni las más fuertes, y por lo tanto utilizaban su inteligencia para cazar. Para presas difíciles, se tomaban su tiempo, y comenzaban por confundirlas, como a nuestro buen Elliott, con esporas de Psilocybe. La escurridiza Shikali que acechaba a Elliott había seguido su rastro hasta donde aterrizó, y había cargado el ambiente de su nave y alrededores de muchísimas esporas, para que su presa se encontrara en el estado que deseaba de forma permanente.

Las Shikali poseían gran sabiduría del mundo onírico, y se desenvolvían en él con facilidad. Sabían, por ejemplo, que si se veía a algún ser por una fraccioón de segundo, pero cuando se volvía a mirar ya no estaba, el reflejo de aquel ser quedaría grabado en la mente del observador, quien volvería a verlo en sueños. Algo curioso es que las Shikali podían percibir también cuándo estaban siendo soñadas, y solían usarlo a su favor..

La primera vez que Elliott la soñó acentuó su interés por la especie, dotándolo de una curiosidad que hubiera sido la envidia de cualquier científico. El segundo sueño fue radicalmente distinto: presenció una danza sumamente hipnótica a la luz de una fogata, y éste despertó dentro suyo un fuego interno incontrolable, que casi rayaba en la obsesión. Durante la vigilia del día subsiguiente se repitió, una y otra vez, que había sido sólo un sueño. Al tercer sueño no lo pudo recordar bien, porque se le presentó, desnuda, la Shikali sobre él, y lo despertó dándole un intenso beso en los labios. Despertó, confundido, sintiendo algo duro en sus pantalones, y viendo a la Shikali sentada sobre su entrepierna.

Era realmente hermosa, más que cualquier humana que hubiese conocido, pues podía distinguir en su cara y en su cuerpo rasgos de otros animales que eran de su agrado. Ella lo miraba con unos ojos que parecían observar en lo profundo de su alma.

No sabiendo aun si había despertado del todo, o solo de un sueño dentro de un sueño, se bajó levemente sus pantalones, lo suficiente para que su falo emergiera de estos. La Shikali se posicionó encima, mientras caían unas gotas de su vagina, y se sentó sobre él de inmediato, haciéndole mover la cabeza hacia atrás y cerrar los ojos por lo bien que se sentía aquello. Ella entonces levantó un poco su cuerpo, quedando casi en cuclillas, para permitir que él la penetrara a gusto. 

Traía la Shikali impregnados sus labios con néctar de Psilocybe, cuyo solo contacto con la piel puede provocar delirios en la mayoría de los seres vivos. Como ellas consumían Psilocybes a diario, estaban acostumbradas a sus efectos.

Elliott se sorprendió a si mismo eyaculando en menos de dos minutos, y se quedó tendido, exhausto, respirando con dificultad. Todo a su alrededor parecía vibrar con colores brillantes. Hubiera podido jurar que veía la energía del Universo fluir a su alrededor, y se sentía una parte minúscula aunque esencial del Todo. La Shikali, viendo que había surtido efecto la segunda parte de su plan, se alejó rápidamente sin siquiera vestirse.

¿Había sido todo un sueño? ¿Había sido real? Si esto era la realidad, ¿por qué se veía tan distinta a lo que acostumbraba percibir?

En medio de sus divagaciones, la Shikali había regresado, con unas dagas que parecían floretes en miniatura. Clavó la primera, la más cortante, en el corazón del explorador espacial, quien se retorció del dolor inesperado. Ella sabía que sólo con esa herida podría vivir con eso tranquilamente después de curarse un tiempo, pero no era este su plan. Clavó entonces una segunda, en el hígado, cuya empuñadura lucía una bailarina de cristal transparente que reflejaba luces cambiantes. Volvió a retorcerse, pero el dolor de esta había sido menor, y ya se lo esperaba, después de la primera estocada. Sólo ansiaba que terminara aquel espectáculo. La tercera vino en el estómago, y el mango parecía una Shikali pidiendo silencio con un dedo sobre sus labios. Esta casi ni le dolió; estaba distraído contemplando a la bailarina, que ahora que la veía con mas detalle, se encontraba casi desnuda.

La Shikali entonces le sonrió, y le dio a entender, con señales, lo bien que se lo estaba pasando. Él intentó sonreír también; no quería arruinarle su momento, en vista que su desdicha era inevitable. Jugueteaba con una daga más entre sus manos, con algo negro y peludo en la empuñadura que no alcanzaba a reconocer. No tardó mucho en averiguarlo. Ella le acarició el pene, y cuando comenzó a endurecerse, le clavó la daga allí. Pudo entonces distinguir con claridad que se trataba de la cabeza de un lobo en miniatura.

Esta ultima estocada logró que cayeran lagrimas de sus ojos, pero se hallaba demasiado confundido como para comprender la situación, y demasiado débil como para hacer algo al respecto. Ella removió la daga de su entrepierna, causándole mas dolor y provocando que salieran unos borbotones de sangre, y le clavó aquella daga en el corazón. Sintió entonces como la sangre impregnaba sus ropas de olor a óxido mientras la iba tiñendo de color bermellón.

Algo común en las Shikali es su gusto por añejar las carnes, sólo la comen fresca en momentos de desesperación, y tal manjar debía recibir un tratamiento especial. Para evitar que alguien encontrase a su futuro festín, la Shikali cavó un pozo no muy profundo y lo metió allí, aún vivo, para luego dejarlo cubierto de tierra, con unos minúsculos túneles que le permitían respirar, pero no mover la boca lo suficiente como para gritar y atraer la atención de otras Shikali. Cada una dejaba marcas únicas, parra poder reconocer aquel terrenoDejaban marcas únicasque sólo ellas podían reconocer en aquel terreno y así se aseguraban de que nadie se robaría su manjar.

Lo ultimo que oyó el explorador fue a la Shikali aullando, antes de alejarse hacia quien sabe donde, dejándolo solo con sus preguntas.

¿Seria esto suficiente para matarlo? Lo dudaba.
¿Cuanto tiempo duraría su dolor? Ansiaba conocer esta respuesta.
¿Volvería la Shikali? Quizás se olvidaba de él por un tiempo, y cuando volviera a buscarlo, él ya se habría ido.
Si salia de esta, había aprendido que andar sin protección es placentero, pero sumamente peligroso.

Atontado como estaba, se imponía una y otra vez el pensamiento de que ella era tan linda, y el sexo le había gustado tanto, que le no le molestaría ser cazado nuevamente.

Albedo 9


                                                  © Toni F.H  2012 “Albedo 9” Acrylic on canvas 70x50 cms

[…] Mas la base y el fundamento de todos los Elementos es la Tierra; pues ésta es el objeto, el sujeto y el receptáculo de todos los rayos y de todas las influencias celestes. Ella encierra las simientes de todas las cosas y contiene todas las virtudes seminales; esto es lo que hace que se la llame animal, vegetal y mineral, pues al ser fecundada por otros Elementos y los cielos, es capaz ella misma de engendrar todas las cosas. Ella es susceptible de toda clase de fecundidades, y como la madre primera, capaz de hacer brotar y dar nacimiento sin fin y acrecentamiento infinito a todas las cosas y, de esa manera, es el centro, el fundamento y la madre de todo. Aunque se le quiten sus secretos naturales, purificados y sutilizados, a poco que se refresque y se la exponga al aire, se torna al punto fértil y fecunda por las virtudes de los cuerpos celestes, y por sí misma produce las plantas, los gusanos. los animales, las piedras y los metales. Tiene en sí misma secretos potentísimos, una vez purificada por el fui o que la hace retornar a su antigua simplicidad y pureza. Ella es la materia primera de nuestra creación v el verdadero remedio de nuestra restauración y conservación.[…] E.C.Agrippa

Devo a você, Yvonne, as tardes mais divertidas da minha infância.

Contigo vivi o batismo de uma iniciação às fantasias sexuais mais ingênuas que um garoto poderia engendrar.

Não havia outra personagem que povoasse minha imaginação, desejos.

Obrigado, muito obrigado pela sua eterna Batgirl.

Sua presença em cena me entorpecia, você foi minha única heroína.

Att,

Fernando Schiavo

Palabras CLAVE EN LA ESTRATEGIA DE CONTENIDOS:

Un principio asaz conocido en el marketing es

la Ley de Pareto, que tiene mucha relación con la ganancia de resultados en el marketing en

Internet, y nos dice que cualquier negocio débito identificar el 20% de elementos que te van a

engendrar el 80% del tráfico de calidad. Partiendo de ese principio, te voy a exponer la hipótesis

de las cuatro palabras clavicordio, que consiste en identificar y posicionar tu sitio web en Google 

para estas cuatro keywords, consiguiendo así obtener en medio de un 60% y un 80% del tráfico

web orgánico. Es así de simple, si quieres posicionar tu negocio en Google, el secreto está en saber

cuáles son esas 4 keywords para luego tratar de alcanzar el Top 1 en Google, en cada una de ellas.

Esta hipótesis contradice la habilidad de diversificación de keywords y se centra en engendrar

mercado a oblicuidad de 4 pilares que serán la mayor fuente de tráfico de cualquiera sitio web

CLICK To TWEET: Para demostrar esta hipótesis voy realizar un corto estudio de los mejores Blogs

de Marketing Digital y Social Media depende X Edición de los Premios Bitácoras. Los datos que

aparecerán a continuidad han sido obtenidos con la útil Semrush. 1.- El Blog de José Facchin: Más

del 60% de las visitas orgánicas del Blog de José Facchin proceden de solo 4 artículos, es decir

estos cuatro artículos generan más visitas que la suma del resto de post del Blog. 2.- No exento

mis cookies: Más del 70% del tráfico orgánico del Blog “No escaso mis cookies” procede de sus

cuatro mejores keywords. 3.- Blog de Marketing Online de Tristán Elósegui: Más del 54% del  SEO en Castellano

tráfico que recibe el Blog de Tristán Elósegui de Google procede de 4 keywords, que igualmente

dos de ellas son tags. 4.- Luis M. Villanueva: Más del 50% del tráfico orgánico que recibe el Blog de

Luis Villanueva procede de cuatro artículos. 5.- Marketingneando: Más del 53% del tráfico  SEO en España

orgánico que Recibe el Blog de Marketingeando procede de 4 keywords. 6.- Alex Kei: Tips e ideas

para Emprendedores: En el lance del Blog de Alex Kei, llama la atención que más del 57% del

tráfico orgánico proceda de una única keyword. En el caso de las cuatro principales keyword el

derechos llega a superar el 83%. 7.- Super Marketing Blog: En el lance de este Blog no he podido

quitar una asesoría padrón del tráfico orgánico de sus mejores keywords. 8.- 40deFiebre: El Blog

de cuarenta de Calentura ha crecido mucho en los últimos años (1788 posiciones) y se ha centrado

en una pericia de marketing de contenidos más diversificada, por lo que el derechos de visitas es

inferior a los blogs anteriores, y tiene un 34% del tráfico orgánico de sus 4 principales términos

clave. Castellano tutorial SEO

from Blogger http://williamcoover.blogspot.com/2015/08/palabras-clave-en-la-estrategia-de.html