encerrarte

Yo sé lo que es no encontrarle sentido a nada, respirar solamente porque tu cuerpo involuntariamente lo hace, estar la mayor parte del día pensando en cosas que simplemente el resto de la gente encontraría que no tienen valor en absoluto, sé lo que se siente extrañar a alguien, y por más que tengas ganas de hablarle, no poder hacerlo, y no por el hecho de que “perderás tú dignidad”, sino porque ya dejo este mundo. Sé lo que se siente no tener ganas de hacer nada, ni de sonreír, ni de llorar, y hay veces que la lágrimas corren por tu mejillas, pero en tu cabeza dan vuelta tantas cosas que no estás seguro de porque estas llorando. Sé que hay días en los que quieres estar solo, porque te acostumbraste a que así fuera, hay minutos en los que solo quieres encerrarte en tu pieza y escuchar música, sin que nadie esté ahí molestándote; pero también sé que hay minutos, por muy pocos que sean, quieres estar con alguien, alguien que te entienda con solo una mirada, alguien  a quien que puedas contarle tus problemas, tus pensamientos, sentimientos y emociones, sin que te juzgue. Quieres a alguien que te quiera, que comparta tus silencios y gritos, que te haga disfrutar la vida, alguien que te haga sentir vivo, alguien que te muestre un mundo que no conocías, alguien que haga que el encuentres un puto sentido a la vida.
Te todo.

Si tuviera que vivir otra vez el calendario de este año para encontrarte de nuevo una tarde de Junio, diría que sí.
Quiero tomarte de la mano y vivir una, dos, tres vidas contigo. Ir a la cama con tu imagen en mente, hacerte saber amado y saberme amada. Observarte mientras te quedas dormido y cuidar tu sueño; recorrer tu cara desde la punta de tu nariz que tanto me gusta besar. Construir un espacio para dos, donde el tiempo no pase y seamos eternos. Disfrutar cada momento, cada triunfo y fracaso; cada sonrisa y lágrima. Protegerte y encerrarte en una burbuja donde nada pueda tocarte. Quiero amarte con tanta fuerza que te querrás romper. Seré tu paz cuando el ruido te ensordezca y seré tu ruido cuando el silencio te agobie.
Si alguna vez olvidas ser feliz a mi lado, dejaré la puerta abierta por si necesitas irte para querer regresar. Puedo dejar marcas en los árboles y en el asfalto por si olvidas el camino de vuelta. Te soltaré y me iré contigo, pues sin ti todo sabría a ausencia. Por eso, quédate un rato más, quédate una canción o un cigarro. Me encantaría pedir que te quedaras toda la noche, una vida. Que jamás te apartaras,  pues cada vez que te vas un fragmento de mi alma parte contigo e inmediatamente te extraño y deseo verte de nuevo.
Todos los días me acompaña un sentimiento non grato, inconscientemente el miedo de alejarnos o de ya no despertar junto a ti. En el peor de los casos, miedo de no volverte a ver. Me haces sentir tan tuya que en el momento de decirnos adiós quedo incompleta, sin rumbo o dirección. Quiero que conserves mi identidad, que irremediablemente es tuya, con cautela, no la dejes a la deriva. Quiero no volver a preocuparme por la soledad de mi futuro y disfrutar cada momento de la compañía que me regalas en el presente. Tengo miedo de perderte, de no sentirte mío; por eso pretendo posponer cada “adiós” que nos decimos. Nunca dejaré de ser tuya, de desearte, de amarte, porque siempre al abrazarte me doy cuenta que tengo a la conclusión más hermosa: puede que estemos conectados por algún lazo inmarcesible y que el universo nos concedió la oportunidad de conocer, saborear y disfrutar el amor en su forma más pura. También existe la posibilidad que nuestros cuerpos estén destinados a calentarse mutuamente, de encontrarnos y desencontrarnos o ser simplemente una etapa en la vida del  otro, sin embargo lucharía con todo lo que tengo para que no fuese de esa manera, para estar contigo siempre, amarte siempre.  
Te amaré no sólo en el presente y el futuro, sino también por todas las veces que te amé en el pasado.
Te amo, aunque al pronunciar esa última sílaba me dé cuenta de lo efímera e incompleta que es la frase. Te falta. Te falta el primer rayo del sol por la mañana, te falta el cielo estrellado, la lluvia y el mar. Falta poner todas las cosas bonitas que existen en la vida. Siento que no puedo decirte esas cinco letras limitadas, yo quiero decirte que abarcas todo lo bello que conozco y desconozco, que eres respuesta e incertidumbre. Eres presente y futuro. Eres aquí y siempre. Eres todo. Te todo.


-María Jurado

Telepatía II

El libro va bien. Te lo estoy preparando para que te sea acogedor. Después de todo, será tu hogar y ataúd; será ese lugar al que te visite cuando te eche de menos, a la fantasía de vidrio que tú rompiste en la realidad.

Estoy escogiendo los capítulos exactos para que quepas y te quedes ahí, para que logre encerrarte a perpetuidad. Como la maldición que eres.

Aquí, y ahora mismo, puedo ser sincera y llamarte basura, ¿cierto? Bueno, eso, que eres una basura.

anonymous asked:

¿Cómo puedo acercarme más a Dios sin necesidad de ir a la iglesia? Es que siento que son prejuiciosos a las que asistía y me siento juzgada, son muy intensos. Pero no quiero perder mi relación con Dios y estoy maldiciendo mucho y así.

Mira , honestamente no se tu religión pero se que es una rama del cristianismo.

Espero que te ayude, te daré mi visión desde otra religión.

Dios no solamente esta en la iglesia , ahí es donde el cristianismo renueva sus votos , Dios esta en cada lugar , cada persona y en cada acción.Si quieres acercarte a Dios , ¿por que no cumples su voluntad? no hablo de encerrarte en un convento , hablo de que seas mejor persona, que limpies tu corazón en acciones , meditación y virtudes, que cada persona que profetizo en nombre de su Dios realizo, desde Lao Tsé con el Tao,Mahoma con el Islam, Jesus con el Cristianismo hasta los monjes tibetanos y su budismo, todos se centran en lo mismo porque así uno se acerca a “Dios”.

Ese es mi punto de vista desde mi religión.

Arthur

  • <p><b></b> Lo estoy exagerando todo, rompo en pedazos cuando mi mente me juega en contra... Perdón, nunca pense que este demonio quisiera molestarte hasta el fin de los tiempos, pense que podría compartirte completamente con la noche y los vicios, pero a veces me equivoco o el demonio gana y busca encerrarte en llantos y rabias, después de perdones y que, por favor, tu comprendas todo... Así una y otra vez, realmente quiero cambiar.<p/></p>
GÉMINIS - SEPTIEMBRE 2015

Tienes que volver a sentir tu vida tuya, como siempre ha sido, tienes que valorarte como siempre lo has hecho…

Di que sí a todo, a TODO. No pierdas oportunidades este mes, no debes hacerlo. Eso de quedarte en casa y decir que no por pereza, porque no te apetece mucho o porque estás de bajón, se va a acabar, se tiene que acabar Géminis. Siempre estás de aquí para allá, de arriba abajo, haciendo, probando, sintiendo, viviendo, eres la clásica persona a la que mucha gente envidia por su energía, por eso, no puedes encerrarte porque haya gente que quiera hundirte, o porque te haya salido algo mal, o porque, simplemente, se haya torcido algo. Tienes que volver a sentir tu vida tuya, como siempre ha sido, tienes que valorarte como siempre lo has hecho y tienes que volver a decir sí a todo… De nuevo…

Sabes que sin un poco de locura en tu vida no hay felicidad y esa locura que le ponías a todo a veces parece que se ha ido apagando, esa felicidad que irradiabas, ese nerviosismo, ese no parar, está más parado que nunca. Pero no pasa nada, sólo son etapas, sólo son rachas, si le pones fuerza y sobretodo empiezas a hacer todo lo que te vaya viniendo sin pensar demasiado volverás a brillar con luz propia como lo has hecho siempre. Nuevas personas, nuevas situaciones, nuevas decisiones, todo va a cambiar pero tienes que saber agarrarlas, tienes que saber verlas y no dejarlas pasar. Es muy importante que si te proponen un plan, lo hagas, no te asustes, aunque te cueste, después lo agradecerás, siempre te pasa… De hecho los caminos que menos te esperabas, son los que al final, te abren más puertas.

fuente:horoscoponegro

Manifiesto

Es hora de que todos juntos nos levantemos y recuperemos aquello que nos pertenece: La libertad.

SOMOS ESCLAVOS.

¿Curioso no? Siendo que muchos gozamos de lo que consideramos “libertad”, no dándole explicaciones a nadie y viviendo de forma caprichosa y a nuestro gusto, pero… ¿Es ésto libertad? 

¿Es ser libre vivir enjaulados en un sistema corrupto y devora personas? ¿O lo es acaso salir de tu casa para volver a encerrarte en un edificio gigantesco de concreto, como puede ser un centro comercial?

¿No es lo mismo?

Tu casa, tu automóvil, un centro comercial; todo éso son jaulas, sean de madera, concreto, metal… Solo son herramientas para hacernos sentir libres y con el poder de decidir tus acciones, pero, ¿Es realmente así?

¿No son limitadas nuestras opciones?

Centro comercial, cine, restaurantes… ¿Acaso ésto es ser libre? ¿Ser esclavo y prisionero de 3 o 4 opciones?

Y si somos prisioneros, ¿Quién es nuestro carcelario? ¿Quien nos mantiene sometido a su régimen sin que nadie le contradiga o cuestione?

Bueno, eso puedo responderlo yo: El dinero.

Somos esclavos de él y sus privilegios.

Somos esclavos de las multitiendas y tarjetas de crédito.

Llega hasta tal punto de repugnante sometimiento que inclusive la comida y la salud están privatizadas entorno a él y…¿Qué haremos al respecto?

Es el momento de levantarnos y luchar.

Es EL momento para lograr un cambio.

Es el momento para conseguir nuestra libertad. 

BASTA de quedarse mirando, sumiso, sin hacer nada.

BASTA de estar amarrado por estos grilletes que nos esclavizan.

Es el momento de luchar, de buscar el cambio, sea cual sea tu pensamiento político, sea cual sea tu raza o sexo, ésto nos concierne a todos. Éste pútrido capitalismo pervertido, dejando de lado sus raíces.

Y tú… ¿Qué harás? ¿Te quedarás sin hacer nada como un obediente y domesticado perro o abogarás por un cambio?

Hoy

Hoy has vuelto a escribir en tu diario, pero incluso a el también le mientes, hoy has vuelto a encerrarte en el baño! Se que te haces daño por que no te quieres