en su cama

*La ventana en el hospital*

Esta es una historia muy hermosa que me encantaría compartirla con todos ustedes:

Dos hombres, ambos muy enfermos, ocupaban la misma habitación de un hospital. A uno se le permitía sentarse en su cama cada tarde, durante una hora, para ayudarle a drenar el líquido de sus pulmones. Su cama daba a la única ventana de la habitación. El otro hombre tenía que estar todo el tiempo boca arriba.

Los dos charlaban durante horas. Hablaban de sus mujeres y sus familias, sus hogares, sus trabajos, su estancia en el servicio militar, dónde habían estado de vacaciones.

Y cada tarde, cuando el hombre de la cama junto a la ventana podía sentarse, pasaba el tiempo describiendo a su vecino todas las cosa que podía ver desde la ventana. El hombre de la otra cama empezó a desear que llegaran esas horas, en que su mundo se ensanchaba y cobraba vida con todas las actividades y colores del mundo exterior.

La ventana daba a un parque con un precioso lago. Patos y cisnes jugaban en el agua, mientras los niños lo hacían con sus cometas. Los jóvenes enamorados paseaban de la mano, entre flores de todos los colores del arco iris. Grandes árboles adornaban el paisaje, y se podía ver en la distancia una bella vista de la línea de la ciudad.

Según el hombre de la ventana describía todo esto con detalle exquisito, el del otro lado de la habitación cerraba los ojos e imaginaba la idílica escena.

Una tarde calurosa, el hombre de la ventana describió un desfile que estaba pasando. Aunque el otro hombre no podía oír a la banda, podía verlo, con los ojos de su mente, exactamente como lo describía el hombre de la ventana con sus mágicas palabras.

Pasaron días y semanas. Una mañana, la enfermera de día entró con el agua para bañarlos, encontrándose el cuerpo sin vida del hombre de la ventana, que había muerto plácidamente mientras dormía. Se llenó de pesar y llamó a los ayudantes del hospital, para llevarse el cuerpo.

Tan pronto como lo consideró apropiado, el otro hombre pidió ser trasladado a la cama al lado de la ventana. La enfermera le cambió encantada y, tras asegurarse de que estaba cómodo, salió de la habitación.

Lentamente, y con dificultad, el hombre se irguió sobre el codo, para lanzar su primera mirada al mundo exterior; por fin tendría la alegría de verlo él mismo. Se esforzó para girarse despacio y mirar por la ventana al lado de la cama… y se encontró con una pared blanca.

El hombre preguntó a la enfermera qué podría haber motivado a su compañero muerto para describir cosas tan maravillosas a través de la ventana. La enfermera le dijo que el hombre era ciego y que no habría podido ver ni la pared, y le indicó: “Quizás sólo quería animarlo a usted”. 

Sí, los signos lloran...

Aries: No llora, ¡GRITA! Y mira que no quería soltarlo, pero insiste. 

Tauro: Trata de contener el llanto, no puede, le salen unas lágrimas, alguien lo abraza y le moja la camisa. 

Géminis: Llanto y sufrimiento, pero solos. Intenta hacer que no pasa nada.

Cáncer: Se acurruca en su cama, bajo sus sabanas, para nada, porque sus gritos se escuchan por todo el vecindario. 

 Leo: Lloran y dan miedo, nadie se imagina que los fuertes también sufren. 

Virgo: Intenta controlarse, pero se le salen algunas lágrimas, pero si vas a consolarlo, se endurece. 

Libra: Ojos rojos y de rabia, lloran con rabia y mientras gritan parece que van a matar a alguien. 

Escorpio: No llora, y si lo hacen, lo hacen solos, en silencio, y se aseguran de que nadie los vea, pueden tener los ojos llenos de lágrima y aguantar. 

Sagitario: Comienza a explicar porque está mal y en el proceso queda empapado de lágrimas. 

Capricornio: Llora, pero casi nunca en público, se escapa a solas y se desahoga. 

Acuario: Se ríe y hace bromas, mientras los ojos se le llenan de lágrimas, por más que lo intente disimular todo el mundo sabe que quiere llorar. 

Piscis: Trata te explicarse mientras llora desconsoladamente y no se le entiende nada porque se queda sin aire. 

Los cuadros que eligen estos dos me matan de ternura.

-V: Hala chaval! Las funditas de Trotuman!!! Vale…
-W: Has visto? Eso es que estas en mi cama…

A Willy le agrada la idea de un Vegetta en su cama pegadito con la mantita. En serio, me encantan los cuadros que eligen.

2017!!! NUEVOS PROPOSITOS! | #APOCALIPSISMINECRAFT5 Minuto:16:18

Drabble wigetta: Mañana de maratón

No había podido dormir bien entre su insomnio usual, el dolor y los gritos de Frank en la habitación de al lado. Así que en cuanto sonó su alarma, tomó el móvil para ponerse al día con el directo y sonrío al ver la cara de su pobre compañero con más sueño que vida.

Deseaba ir a la habitación del vecino para darle los buenos días, decirle que lo había extrañado y para darle ánimos pues aún le quedaban largas horas de juego por delante pero tampoco quería interrumpir, así que una ducha rápida se veía como la mejor opción.

El agua tibia sobre su cuerpo se sentía deliciosa y le ayudó a relajarse después de una noche difícil. Prosiguió con su rutina de baño sin darle importancia al ruido de las carcajadas de Frank ni al sonido de la puerta de su habitación abriéndose y cerrándose de nuevo.

Al salir del cuarto de baño, la visión que lo recibió en su cama le hizo sonreír: Willy estaba acostado en ella, abrazando una almohada que había traído de su propia habitación y parecía profundamente dormido.

Se quedó observándolo unos segundos, admirando su hermoso rostro a pesar del desvelo y el desastre en su cabello.

No era la primera vez que Willy lo sorprendía en su cama. Más de una vez habían compartido habitación, después de todo eso es lo que hacen las parejas normales. Hace apenas unos días habían pasado las noches más románticas que pudiera recordar en una bonita habitación en Venecia. Sin embargo, no dormían juntos todas las noches; a veces cada quién necesitaba su espacio y la mejor parte era encontrarse por las mañanas recién bañados y listos para desayunar, lo que les tomaba tiempo porque más de una vez la sesión de besos matutinos se alargaba.

El baño, la mala noche y el invasor hacían que su cama se viera más deliciosa que nunca por lo que 5 minutos de sueño más no le harían daño a nadie.

Retiró la toalla que había colocado alrededor de su cintura y con cuidado de no despertarlo, se metió debajo de las cobijas, acomodándose detrás de Willy. Posó su mano en la cintura de su compañero y la nariz en su nuca, dándole besitos en el cuello. Sus cuerpos encajaban perfectamente, como si hubiesen sido hechos el uno para el otro.

Willy, adormilado, lo recibió con gusto, acercando más su cuerpo al suyo. “Buenos días”, le dijo. “Buenos días, chiqui. Perdón por despertarte” contestó. Guille volteó lentamente su cuerpo para tenerlo de frente, entrelazando sus piernas con las suyas y dándole pequeños besos alrededor de la boca pues sabía que aún estaba adolorido y los besos intensos tendrían que esperar hasta que sanara.

“¿Cómo te sientes?” le preguntó, “mejor. ¿Tú?” “Estoy muerto” contestó Willy con una débil sonrisa.

Abrazó a su compañero y le dijo al oído “es que son tontos, solo a vosotros se os ocurre jugar tantas horas sin dormir”. A lo que Willy solo respondió con más besos a manera de callarlo.

Ambos cerraron los ojos y permanecieron abrazados por algunos minutos que se sintieron como horas enteras. No importaban el desayuno, los vídeos por hacer ni los huéspedes. El mundo entero debería esperar si podían estar 5 minutos así, abrazados en la misma cama.

—————–
Ya sé que es malo, es la primera vez que me atrevo a publicar algo de lo que escribo pero el directo me tiene inspirada. Espero que les guste :)

La noche perfecta de los signos:
  • Aries: Alcohol por montón, sexo desenfrenado y dos horas para descansar.
  • Tauro: Una noche a solas con gomitas, cigarros y un cielo estrellado.
  • Géminis: Una cena normal y divertida con sus mejores amigos en McDonald’s y atascarse de hamburguesas y papas fritas.
  • Cáncer: Acostados tranquilamente abrazando a su pareja susurrándose cursilerías al oído sólo con la luz de la luna golpeando en sus rostros.
  • Leo: Una velada elegante con su conquista en un restaurante lujoso.
  • Virgo: Simplemente la comida necesaria para desvelarse viendo series y películas en netflix en la comodidad de su cama.
  • Libra: Noche de películas abrazado a su pareja bajo una manta entre besos y caricias.
  • Escorpio: Maratón de sexo salvaje desde la medianoche a inicio de la madrugada.
  • Sagitario: Cigarrillos, vodka y una fiesta con alberca y música fuerte hasta hacer que la policía llegue a su casa.
  • Capricornio: Soledad, escuchar su música favorita frente a la chimenea junto a un café hasta quedarse profundamente dormido.
  • Acuario: Reunión casual con sus amigos cercanos bebiendo y riendo hasta embriagarse y contando historias de terror.
  • Piscis: Un reencuentro con su ex en el parque entre besos y abrazos para terminar en la cama haciendo el amor.

Duraznito-.

Lo dijo.
  • V: (rompe la pared que está en frente de sus camas)
  • W: que vas a hacer? Un mirador?
  • V: sí, no? A lo mejor desde la habitación estaría guay...
  • W: ver todos nuestros dominios?
  • V: si
  • W: pero a lo mejor si estamos haciendo algo en la habitación nos van a ver los de en frente
  • V: con losas
  • W: tengo losas yo aqui, eh
  • V: pues a ver, ponlo con losas para ver cómo queda. Igual si no, se quita.
  • W: pero aquí si no, no sólo nos van a ver, si no también nos van a escuchar
  • V: (se rie) oye chico tu que tienes pensado? Aquí vamos a dormir... VALE pues...

Segunda Parte 

Midoriya Izuku

Aquel peliverde estaba en su habitación acostado mirando con atención su muñeca izquierda, soltó un suspiro recordando las palabras de cierto rubio.

- “Jamás encontraras a nadie y cueste lo que me cueste te haré mi pareja”

Y aunque le costara aceptarlo posiblemente aceptaría estar enlazado con el rubio de por vida, las marcas de ambos eran diferentes y obviamente no podría darle los hijos que el deseaba, se acomodo en su cama haciéndose una pequeña bolita hasta que escucho el timbre de llamada de su celular, miro un momento el aparato dudando en si contestar o no, en cuánto lo tomo y miro el nombre de cierta persona abrio los ojos levantándose.

- ¿Todoroki-kun?

- Hola Midoriya, espero no molestar

- No para nada

- ¿estas libre?

- si…

- me gustaría hablar contigo de algo… creo que ambos nos conviene y nos beneficia 

- claro…

- bien, te veré frente a la escuela en una hora

- de acuerdo 

Al terminar la llamada soltó un suspiro, se levanto para intentar estar presentable tomo su mochila y un suéter para salir corriendo, ¿de que quería hablar su compañero con él? aceptaba que lo estimaba mucho, pero, algo le estaba haciendo dudar.

En cierta parte Todoroki soltó un suspiro mirando a su hermana, esta mantenía una sonrisa.

- Espero que no me rechace

- Realmente no puede hacerlo, es tu pareja destinada, pero recuerda que aún lo tienes que cortejar 

- si…

- ten mucha suerte, le diré a mi padre que estás durmiendo

- no me importa lo que ese viejo piense de mi

- Pero Shouto… 

- Me voy, tengo que verme con él

Salió de su casa sin escuchar a su hermana sobre lo que iba a decirle de su padre, iba caminando tranquilamente con una leve sonrisa, algo que era extraño de él, estaba emocionado, no lo negaba, esperaba resultados positivos y sin más acelero el paso para poderse encontrar con su pareja destinada.


Hola, ¿como están?, Yo apenas apareciendo, me disculpo por la tardanza y espero que disfruten de esta segunda parte, RECUERDEN QUE LOS FANARTS NO SON MÍOS, SOLO LO ES LA HISTORIA, NO REPOSTEAR EN NINGUNA OTRA PARTE SIN MI PERMISO POR FAVOR y sin más me retiro, espero que tenga un feliz año nuevo, les quiere su escritora Todoroki <3 

San Valentín

El día de los enamorados, un maravilloso día para muchos y un día normal para otros.
Guillermo y Samuel no eran excepción, era un día agradable para ambos, no sólo porque eran mejores amigos sino también porque eran pareja, era el día perfecto.
La mañana empezó bien con Samuel llevándole el desayuno a Guillermo; el preferido de este: frutas, colacao, y pan francés.
Grabaron los vídeos del día en menos de cuatro horas y los editaron en pocos minutos, tenían que aprovechar su tarde.
Mientras Samuel tomaba una ducha, Guillermo dejo una camisa nueva en su cama; esta era morada, con una pequeña nota: con amor, espero vértela hoy cariño. Samuel al salir del baño vio la camisa y una sonrisa se pinto en su rostro, aquella camisa la habían visto en el centro comercial hacia cuatro días y le había encantado.
Guillermo tomo una ducha rápida y vistió con camisa; a pesar de que no era de hacerlo lo hizo pues era una ocasión especial.
Se encontraron en la cocina a las tres, la hora acordada.
“Te ves muy apuesto con esa camisa” le susurró Guillermo al mayor antes de juntar sus labios.
“¿Pero te has visto a ti chiqui?, ya te digo yo que deberías ponerte camisas más seguido, estas para comerte” Samuel depósito un beso en la mejilla de Guillermo.
“Anda vamos, la reservación es a las tres con treinta”
Salieron de casa, Samuel condujo hasta el pintoresco restaurante que le había dicho el menor, el fotógrafo de “Asos” le había comentado y no dudó en contarle a Samuel para que fuesen algún día, ese era el día.
Entraron al lugar, tenía un toque elegante pero lleno de vida, estaba lleno de parejas como ellos, se sentaron en una mesa cerca a la fuente y ordenaron.
La comida fue espléndida, Samuel ordenó una ensalada de la casa, y ravioles, Guillermo ordenó filete con champiñones, compartieron postre: pastel de frutos rojos con chocolate, lo que más les gusto de la cena es que pudieron charlar sin interrupciones; hacía mucho tiempo que no lo hacían, claramente hubieron miradas, tantas en las que expresaban su amor.
Al salir de ahí decidieron pasear por un parque, lleno de jóvenes parejas besándose por ahí, decidieron sentarse en una banca a la sombra de un árbol y simplemente estar ahí, disfrutando el momento.
“Pero que monos” comentó Guillermo al ver una pareja de ancianos paseando, la mujer llevaba un ramo de tulipanes.
“¿La pareja o las flores?” Pregunto Samuel.
“Ambos, algún día tú y yo seremos como ellos cariño”
Samuel se limitó a besar al menor, el no dudaba ni por un segundo que algún día, Guillermo y él podrían estar así.
Por la noche se dirigieron a su casa pues escucharon que habría fuegos artificiales y ¿qué mejor lugar para verlos?
Luces de colores iluminaron la noche, era como una auténtica película de amor donde Samuel y Guillermo eran los protagonistas. Charlaron mientras apreciaban los fuegos artificiales, más de un beso de dieron, algunas caricias los acompañaron.
El día estaba apunto de acabar, había sido uno de los mejores días para ambos.
“Eres lo mejor que me pudo haber sucedido jamás” dijo Guillermo mientras acariciaba el pecho del mayor.
“Eres básicamente la razón por la que me levanto en las mañanas” le respondió Samuel.
“¿Para siempre?”
“Para siempre chiqui”

Tan cobarde que a veces se quedaba mirando al cielo deseando que el mundo se cayera a pedazos para no seguir viviendo.

Tan miedosa que a ratos le daba por voltear los espejos para no tener que lidiar con los malos pensamientos de su mente hacia su físico.

Tan asustada que prefería esconderse tras libros llenos de magia, llevando su imaginación a otra parte evitando a toda costa la realidad.

Tan pequeña que bajaba la mirada al andar por la calle, sintiendo gigante a las personas que la rodeaban…

Así, llena de miedos existía, en ocasiones lograba sobreponerse a ellos y reía, y bailaba, y cantaba… pero cuando no era así, se sumergía en lágrimas, se ahogaba en pensamiento y se quebraba en los brazos de su cama; porque estaba tan sola, tan sola que nunca hubo quién la sostuviera para que la tormenta no se la llevara.

Los signos llorando
  • Aries: No llora, ¡GRITA! Y hay saliva por todo lado, donde lloraron parece una masacre.
  • Tauro: Trata de contener el llanto, no puede, se le salen una lagrimas, alguien lo abraza y le moja toda la camisa de lagrimas y moco.
  • Géminis: Llanto de bebe y con cara fea y sufrimiento pero solos. Porque en frente de la gente se hacen los fuertes.
  • Cáncer: Se acurruca en su cama, bajo sus sabanas, para nada porque sus gritos se oyen por todo el vecindario.
  • Leo: Lloran feo y dan miedo, pero lo hacen solos porque no quieren que nadie los vea asi.
  • Virgo: Arrugan la cara y se les sale unas cuantas lagrimas, le pega al que lo va a consolar.
  • Libra: Ojos rojos y de odio, lloran con rabia y mientras gritan y parece que van a matar alguien.
  • Escorpio: No lloran, no lloran y si lo hacen, lo hacen solos, en silencio y se aseguran de que nadie los vea.
  • Sagitario: Comienza a explicar porque esta mal y en el proceso quedan empapados de lagrimas.
  • Capricornio: Susurra cosas y corre al baño, llora mientras grita contra la almohada.
  • Acuario: Se ríen y hacen bromas, mientras arrugan la cara, pero por mas que lo intente todo el mundo sabe que quiere llorar.
  • Piscis: Trata de explicarse mientras llora desconsoladamente y no se le entiende nada porque se queda sin aire.
De camino a la escuela.
  • Aries: ¡Joder! he olvidado mi cuaderno.
  • Tauro: *Se está muriendo de hambre porque no desayunó*
  • Géminis: Estoy listo, estoy listo.
  • Cáncer: Ay no, otro día.
  • Leo: *Bien peinado/a y bien arreglado/a*
  • Virgo: (a+b)*2=a*2+2ab+b*2 (ya lo trae implícitamente)
  • Libra: *Se le hizo tarde*
  • Escorpio: Como los odio a todos...
  • Sagitario: Parece un buen día.
  • Capricornio: *Lleva todo, señorito/a responsable*
  • Acuario: *Va escuchando música*
  • Piscis: *Sigue en su cama durmiendo*