empan

L'empan est une unité de longueur ancienne. Elle a comme base la largeur d'une main ouverte, du bout du pouce jusqu'au bout du petit doigt, soit environ 20 cm. Le mot provient du francique spanna désignant cet intervalle.

Aprendiendo Ingles- WIGETTA DRABBLE

-¡No es tan difícil tío!
-Mira compañero. Yo creo que tu no entiendes mi empane mental con este idioma
Llevaban una hora y media y Willy ya estaba perdiendo la paciencia. Es que Vegetta era más cerrado que un bombillo cuando de aprender inglés se hablaba
-Mejor di frases al azar a ver si te entiendo algo-
-Vale, vale- Contesto simplemente- The fireman helps people
-¿Algo de ayudar a las personas?- pregunto ilusionado
-Si- contesto Willy riendo- The environment is in danger. Is our responsibility help it now
-Ahora si que no te entendí nada macho
-Anda no esta tan difícil-
-Es fácil para ti decirlo- dijo con el ceño fruncido haciéndole reír suavemente
-You are so dumb –Dijo aún con la risa- But you make me laugh, and you make me food, and you make so happy, even if you don’t know.
-Willy para, de verdad no entiendo
-That’s better for me- Dijo mirándole a los ojos- I can say i’m in love with you without being afraid-
Vegetta le miro aún con el ceño fruncido pero le sonrió suavemente, sonrisa que el menor correspondió.
-Creo que es sufriente práctica por hoy Vegettita- dijo de momento poniéndose de pie- Mejor seguimos mañana con verbos básicos
Sin dejarlo responder se levantó del sillón donde llevaban el último rato practicando, hacia su habitación rápidamente mientras sentía como los colores comenzaban a subírsele al rostro.
-Hey Willy- le llamo Vegetta, este se volvió y le miro- I’m in love With you too- los ojos de Willy se abrieron de par en par
Vegetta solo sonrío mientras le guiñaba un ojo y se encerraba en su habitación. Dejando al menor con las mariposas tratando de escapar de su estómago

Con la miel en los labios | Wigetta |

En un día como otro cualquiera en la casa Wigetta. Willy se encontraba en la cocina tenía hambre, iba a buscar que comer, ya había grabado entonces quizá dormiría un poco o vería televisión aunque lo que en realidad quería era estar con Samuel.

Ya hace rato que no veía a Vegetta, pues este había pasado todo el día en su sala de grabaciones y obvio el no podía aparecer por allí o los suscriptores se volverían locos y habrían doscientos mil tweets hablando de aquello, quería ir a verlo pero se retuvo, no quería interrumpir su trabajo.
Y aunque ya sabia que el estaba grabando se preguntaba porqué hoy se habia empeñado en grabara para todo el año ¿acaso se iba a ir y no le habia dicho nada? ¿se iba a la casa de sus padres?  ¿O se iba de vacaciones? Tenía un empane en ese momento pensando porque Vegetta no había salido que no se dio cuenta cuando este llegó a la cocina qabriendo todos los cajones de las estanterias y lo estaba llamando.

-Willy… Willy.. WILLY.-y el aludido dió un salto al techo.

-¿Qué pasa macho porque me gritas.

-Miel Willy miel.

-Miel qué?-preguntó desconcertado.

-Llevo tropecientas mil horas preguntándote por miel ¿la has visto?-Willy la vio.. sin embargo negó, traía en mente algo más
-¿Para qué la quieres?

-Tengo antojo-hizo una cara con la que Willy poco más y se derretía.

-Pues buscala entonces…

-Willy-dijo alargando la y.

-¿Qué pasa macho? Dijo con media sonrisa.

-Sé que la tienes… Ya damela-Willy ya había escondido bajo una taza volteada.

-No, si quieres revisame-soltó levantando las manos declarándose inocente.

Vegetta se agachó buscando en los estantes, en el congelador, en la despensa, en los cajones… nada.

-Creo que la he encontrado-susurro Willy, para este entonces ya estaba cerca de Vegetta y cuando este se volteó encontró a un Willy con la miel embarrada en los labios de manera descuidada y se veía mucho más que sensual- si quieres ven por ella.

Samuel estaba tentado, no se iba a resistir, desde que se despertaron se había ido a grabar y le había dejado dormido, tenía ganas de estar con él, pero también quería adelantar unos cuantos vídeos para el fin de semana salir con su chiqui a algún lugar y bobear así que se había dedicado a eso, pero ahora él lo estaba buscando, incitando, invitando a jugar y no se iba a negar.

Se acercó a él y lo tomó por la nuca atrayendolo, cuando estuvo suficientemente cerca se detuvo y le dedico una mirada profunda a su novio-me encantas-y atrapó su labios de manera torpe, desesperada envolvente lamió el labio inferior de Willy saboreando la miel, chupo y mordió su labio. Le encantaba y a Willy también, pues este ya había enterrado sus dedos en el cabello del mayor y había halado levemente sin separarlo del beso, amaba esos momento tan intensos, amaba que lo besara como si lo estuviese reclamando aunque él ya fuera completamente suyo desde hace tiempo, desde aquel día en el que se confesaron su amor y tomaron sus manos, desde día nisiquiera su pensamiento pertenecía a alguien que no fuese él, su Samuel.
Vegetta metió su lengua en la boca de Willy y este correspondió haciendo que sus lenguas bailen una danza que sólo ellos conocían.
-Hmm que bien sabe-susurro Vegetta sobre los labios de su compañero.

-¿Te gusta?

-Sabes que me encanta-y se volvieron a unir en un osculo apasionante.


Vegetta tomó de las caderas a Willy y lo pegó a su cuerpo, esto iba a ser un poco más intenso, Willy acorralo a su novio contra un pared quien sonrió en medio del beso y empezó a acariciar las piernas de Guillermo, su cintura, su culo, empezó a besar su cuello y mordió dejando marcas.
-ahh no muerdas-se quejo un poco- n no lo hagas.

-¿No te gusta?

-Tendré que usar cuello alto en los vídeos.

-Bueno chiqui-repuso retirándose un poquillo mostrando un alejamiento fingido.

-Anda tonto.. Bésame más, te quiero sentir. -y ahora fue él quien agarró a Samuel uniendo sus labios, poseyendole, exigiéndole más, excitandolo le quitó la camiseta que traía y el también se la quitó, manoseo a su amante besó su piel y este correspondió al tacto, también beso a Willy… su cuello, tenía una obsesión con su cuello… tan perfecto.

Mordieron sus bocas, para este entonces ya estaba muy exitados ambos y es que se gustaban mucho y se amaban, se deseaban tanto.

-Sigueme-agarro la mano de Willy para llevarlo a la habitación pero este se negó.

-¿Pasa algo? Pensé que querías… -dijo insinuado lo iban a hacer.

Willy se acercó a el oído de Samuel -Si quiero, pero quiero hacerlo aquí -concluyó mordiendo el lóbulo de Samuel, total sólo ellos estaban en la casa, Vegetta poco más y se cae por las declaraciones de Willy, que ciertamente le fascinaban, adoraba cuando era él quien tomaba las el control y obvio quería hacerlo en la cocina, quería hacerlo en cada rincón de la casa si Willy así lo deseaba.

Pero hoy iban a hacerlo en la cocina, porque Willy lo estaba fantaseando allí y él quería descubrir cuántas cosas más tenía el pelinegro pensadas hacer con él.