elloe

Mira a tu alrededor
¿Todos parecen felices y seguros no?
¿Realmente los conoces, o sólo sabes sus nombres?
Cada uno de ellos esta o estuvo roto, cada uno de ellos quisieran cambiar algo de ellos. Todos han sufrido.
Vivimos en un mundo en el que una persona no es sólo una persona, hay tantas máscaras en ella. Y tu apenas conoces una. ¿O acaso hay alguien que realmente sepa todo de ti?
¿Existe realmente la libertad? Para mi es sólo un concepto, nadie es libre realmente. Todos ocultan algo. Todos tenemos miedo de algo.
Cosas de los signos del zodiaco que no son del todo ciertas

ARIES

Cuando se lanza a su objetivo, lidera y escala por la madeja social hasta el éxito. Eso nos suena. Lo que puede sonarnos menos es que es un signo que también necesita espacios de soledad para poner orden en su mente y mantener la estabilidad.

TAURO

Tauro tiene fama de ser egocéntrico y comodón. Sin embargo, siempre está ahí para las personas importantes de su vida. Y hace lo que sea por ayudarlas, aunque ello le suponga un sacrificio.

GÉMINIS

¿Crees que Géminis es de los que superan las rupturas sentimentales tan rápido que, al poco tiempo, tiene cara de “aquí no ha pasado nada”? Sí, es cierto… a menos que haya traición o puñalada trapera de por medio.

En ese caso, al signo que más se parece Géminis es a Escorpio. Sorprendido, ¿eh? Cuidado, que el gemelo de la mala leche va a por ti.

CÁNCER

Cáncer es conocido por ser tierno, amable, sensible y tener carita de no romper un plato. Sí, claro.

Pero tú prueba a abusar de su generosidad y a aprovecharte de él/ella. Te arrepentirás por rato largo, porque puede convertirse en una persona bastante más áspera y agresiva de lo que esperas.

LEO

La gente de Leo tiene fama de ser orgullosa y egoísta. Y, sí. En muchos de ellos se cumple; como también se cumple que dejan de ser tan insoportables a medida que pasan los años. La vida suele transformarlos en personas humildes y generosas. Vivir para ver.

VIRGO

La reputación de Virgo ya la conoces. Es tachado de frío. Parece que ni siente ni padece porque prevalece su sentido práctico a la hora de manejar sus emociones y demás. Aunque ya hemos recalcado muchas veces que eso no es cierto.

Virgo oculta buena parte de su esencia para mantener la compostura. Es el único que conoce lo que lleva por dentro.

LIBRA

Es tachado de ser superficial y amante de las cosas bonitas. Pero tampoco es cierto que sea tan banal y materialista.

Se fija en la belleza del corazón de las personas mucho más de lo que parece. Es más, es raro que afiance una relación únicamente por cuestiones superficiales.

ESCORPIO

¿Hay algún signo que tenga peor reputación que Escorpio? Posesivo, celoso, vengativo y puñetero de sobra, como para echarte a ti la culpa de todas sus frustraciones.

Los hay así. Pero no olvidemos que Escorpio es un signo ligado a la transformación. Y, si bien atraviesa fases turbulentas y destructivas en su vida, se renueva dejando atrás todo ese sinsentido de venganzas y rencores.

Utiliza su fortaleza emocional para crecer y para hacer que brille su mayor virtud… (Ejem, ejem… No, no es ésa.( ͡° ͜ʖ ͡°)) Es la sabiduría.

SAGITARIO

Es muy conocida su faceta jovial, festivalera y aventurera. Sí, la tiene. Aunque está combinada con otra que no se ve a simple vista: La de una criatura que está hambrienta de amor.

Le encanta alternar por ahí en un enjambre humano, pero también disfruta de las reuniones tranquilas e íntimas, donde se siente querido y arropado.

CAPRICORNIO

Serio y aburrido… ¿Quién no conoce el cliché? Éste es uno de los más equivocados del zodiaco, ya que la mayoría de los de este signo tienen un sentido del humor apreciadísimo por quienes les rodean.

Y no sólo es un signo divertido, sino también un emprendedor de proyectos (grandes y pequeños), algunos muy curiosos. Luego, se descarta también lo de “aburrido”.

ACUARIO

De Acuario se dice que es muy despegado en sus relaciones. Pero esto no se cumple con sus parejas, con quienes realiza a veces un marcaje muy estrecho.

Ahí donde lo/la ves, vive con la permanente preocupación de que a su pareja le pase algo. ¿Se habrá enfermado? ¿Estará en peligro? Y es de los que no deja de bombardear al ser de sus amores con mensajes de textopara asegurarse de que todo va bien.

PISCIS

Introvertido, amante de la soledad, que necesita espacio para desestresarse. Sí, cierto.

Eso no quita que disfrute mayúsculamente de la compañía de sus amigos. Con ellos no se corta ni se abruma, para nada. Muy al contrario, se convierte en uno de los signos más parlanchines y divertidos del zodiaco.

Pablo.-

PARA TOD@S L@S QUE OS PRUCUPAIS POR LO QUE HA DICHO MAMI LUZU:

Para mi, que Mami Luzu hablara solamente de Rubelangel y no de wigetta, tiene un significado:


Ultimamente, hemos tenido muchas mas indirectas y mucho mas salseo por parte de ellos, y se ha llegado a pensar que alomejor querrian ir confirmandolo. Imaginemos que es asi, que quieren confirmarlo, creeis que es una tarea facil?? No, no lo es, porque, desgraciadamente, en esta sociedad, aun hay gente que no puede aceptarlo, y para ellos, siendo una imagen publica, es muy importante pensarlo bien y estar seguros al 100%. En resumen, que ellos tienen una dificultad añadida a confirmarlo todo ya que son una imagen publica. Entonces, creeis que si finalmente han tomado la decision de ir dejandolo caer hasta poder confirmarlo, Luzu iria a meter salseo?? Lo dudo mucho. Por uns sencilla razon, él no ira a meter presion ni a incomodarlos, preferira dejarlos y esperar a que se sientan comodos y por fin puedan decirlo sin miedo. Y es entonces, cuando todo esto pasa, la Mami Luzu shipper de wigetta volvera.


Y para los que pensais que al decir todo esto tambien estoy diciendo que entonces Rubelangel no es real porque mami Luzu si habla de ellos, es mentira. Rubelangel siempre han sido mas abiertos y no les ha importado mucho lo que digan de ellos, SI HASTA SE HAN BESADO UN PAR DE VECES! Asi que dudo que les importe que Mami Luzu haga dw las suyas.

Gracias por leerlo todo, espero que os haya gustado y nos leemos pronto bichesitas de mi kokoro 💜💚

Supongo que cuando levanté los muros para dejar al mundo afuera, olvidé también a mis sentimientos del otro lado.
Es por eso que ahora no entiendo por qué tiemblan las paredes, por qué a veces estoy bien y de repente termino poniéndome mal sin razón.
Porque aunque yo no los pueda ver, ellos siguen actuando.
Me alertan, me mueven los muros.
Tal vez sea hora de que salga a ver qué quieren.
—  Juego de palabras
Day 168: We’re Almost There

Part of a pitch hit for @ello-meno-p’s Secret Santa. When Cheavy is driven up a wall by their new Medic, it’s up to Bea to put out the fire. 


For the better part of the day, Bea had been in that room. One wall was still completely packed with crates and shipping containers as the team settled into their new base. Most of the equipment in this room was hers. A collection of flamethrowers, fuel containers, and various instruments of alternative means of persuasion. She hated buying into the stereotype of the woman who had to pack for any and all occasions, but really, you just never knew when you were going to have to torture a man to within an inch of his life.

Better safe than sorry, she always said.

It had taken her the better part of the last few hours to get even halfway through the pile. But now she looked up from the shipping manifest that she was reviewing for the sixth time that day. For some reason a pair of forceps and a flogger were still missing. She distinctly remembered packing them, but they were simply not where she thought they should be. A sign of aging, she supposed. She pulled out her pencil again and started back at the top.

Flamethrower. Check.

Fire ax. Check.

Thumbscrews. Che-

Her pencil paused above the paper as the sound of Heavy footfalls marching down the hall reached her ears. A moment later the man himself barged through the doors of her workshop. Without missing a beat he threw himself into her custom built interrogation chair and slammed his hands down against the arms.

“I’m gonna kill him! I’m gonna wring that little poindexter neck of his and shove it right up his-”

“Are you still on that?”

“No, I’m not still on that.” Heavy growled. “Greg is - somehow - completely fine. This is a completely new bone headed idea that doctor’s gotten into that thick krout skull of his. Do you know what just crossed my desk? Do you?”

Bea set her pad and pencil down on one of the shipping crates and walked over to a small propane stove that she had set up. The pot already had water, so she turned on the flame and set it to warm. She had a feeling she’d need a stiff drink after this, and given that Gray had banned alcohol on the base, a strong cup of coffee was going to have to do.

“No. What did you just have cross your desk?”

“I just got a requisition for twenty seven aardvark pancreases!”

She did have to pause at that one, but just for a minute and then she set back to work putting on a fresh pot of coffee to brew. “That’s… interesting.”

“He’s a fuckin’ nutcase!” Heavy’s hand slammed down against the chair’s arm again, and Bea winced as she swore she heard the wood start to crack. Again. Really, the man needed to find a better outlet for his frustration. Custom built interrogation chairs didn’t come cheap.

“I think he does it for attention.” She laughed a bit as she dug out the grounds and fished out a few mugs. “He seems like that type. I mean, what other kind of man would run out onto a battlefield with a white coat and a flock of doves for dramatic effect?”

“Oh he’ll get attention.” Heavy muttered. “Along with my boot up his ass.”

“And that’s what you get for hiring a youngster.”

Heavy humphed. “I didn’t hire the spastic little psycho. That was all Gray’s idea.” He got up out of the chair and started pacing around the room. “Whatever this respawn thing that quack’s got going apparently impressed the gremlin enough that he wanted him instead of having Ben re-signed.”

“And you know Ben wouldn’t have done it anyway.”

“Yeah, yeah.” Heavy groused. “Out of the business. Wife and kids. ‘Oh god, I can’t go to jail again!’ He always was a little puss.”

Heavy leaned up against the back of the chair, arms crossed over his chest. Bea just shook her head. For all his bluster and all his age, sometimes the man still acted like a pouty teenager. She set the mugs aside as the coffee slowly brewed.

“Look. I know you don’t like him.” She walked around to face Heavy, reaching up to lay a hand on either side of his face. “You don’t have to. But you do have to work with him, at least for now.”

Heavy pulled back a little but not too far. “I know.”

“And once we’re done with this job, it’s going to be retirement at last. We’ll finally buy that little remote island that we’ve always talked about and live the good life.” Bea smiled up at him. An honest smile born of affection for this man that had somehow lasted almost forty years. They had been running for so long, and now the end was in sight.

Heavy sighed and pressed his cheek into Bea’s hand. He was tired. She could see it in every line in his face. For forty years he’d been their leader, and in all that time he’d born all the responsibilities that went along with that. If anyone in their rag tag band of mercenaries deserved to live out their life in quiet comfort, it was him.

After a moment, a smile finally started to creep across Heavy’s face. He slipped his arms around her waist and pulled her close. As she let her hands slip away from his face to lay on his arms, he gave her a little squeeze. He loved that layer of softness that hid the pure steel underneath.

“It’s gonna be nice, darlin’.” The words were murmured into the salt and pepper hair that was decidedly more salty these days. “Gonna be real nice.”

“But before we go, I’ll strap that little Medic down to this chair for you, hun.” Bea leaned forward, lifting herself as far as she could onto her toes to plant a kiss on his nose. “Then we’ll make him scream.”

Heavy’s smile cracked into a grin. “Bea, you say the sweetest things.”

Carta de despedida

Esto sé que ya no lo leerán porque no entran a las redes sociales hace varios meses, pero no puedo no dejar de pensar en lo que pasó, me siento completamente vacía.

Hace varios años comencé a ver sus vídeos, cada uno de ellos me hacían sonreír por más tonto que sea, además que escucharlos era lo único que necesitaba. Conocerlos era un sueño, vinieron varias veces eventos a mi país, y cuando supe que ustedes también vendrían hice lo posible para comprar una entrada y poder conocerlos. La oportunidad no se dio, quizá la suerte no estaba de mi lado, pero nunca pude abrazarlos y decirles gracias por todo.

Pasaron otros años más, ustedes crecían mientras yo lo hacía con ustedes, entré a la universidad, tenía menos tiempo para ver sus vídeos, ustedes ya tenían pareja, ya tenían planes de casarse, querían tener una familia pero no querían dejar de hacer vídeos como nosotros tampoco lo querían. Ya varias personas del fandom se fueron, ustedes dejaron de sentir su apoyo y un día apagaron las cámaras.

Ese día no paraba de llorar, no creí que el momento que iban a dejar YouTube iba a ser tan pronto. Algunos dejaron un vídeo de despedida y otros un mensaje por sus redes sociales, otros ni se despidieron, todos pensamos que era una broma, ¿y la cámara escondida? Lástima que no hubo una y se tuvieran que ir.

Algunos de ustedes nos mantenían al tanto con cosas de sus vidas, subieron fotos de sus bodas, y con su nueva familia. Parecía el comienzo, casi nadie les comentaba sus fotos, sus tweets, además que perdieron millones de seguidores.

Para finalizar todo dejaron de subir fotos, tweets, no entraban a ninguna red social, no daban rastro de vida, pero se supone que así debió acabar, ¿o no? Después de todo, no se les podía exigir nada. Algunos cerraron sus canales, no había rastro de su existencia. 

Parece ser que soy la única que aún lloriquea por su ida, muchas de las cuentas fandom se volvieron personales o se fueron a otros fandoms, o simplemente también se olvidaron de su existencia.

Pero gracias, por las sonrisas y las lágrimas, los momentos y los recuerdos, simplemente por todo. Y escribiendo esto me siento mejor, expresé lo que tenía dentro.

Los quiero y extraño mucho a todos y cada uno de ustedes.

Atte. Una fan más.

Siendo muchacho dividí en partes iguales el tiempo
entre los bares y las bibliotecas; cómo me las arreglaba para proveerme de
mis otras necesidades es un puzzle; bueno, simplemente no
me preocupaba demasiado por eso-
si tenía un libro o un trago entonces no pensaba demasiado
en otras cosas- los tontos crean su propio
paraíso.
en los bares, pensaba que era rudo, quebraba cosas, peleaba
con otros hombres, etc…
en las bibliotecas era otra cosa: estaba callado, iba
de sala en sala, no leía tantos libros enteros
sino partes de ellos: medicina, geología, literatura y
filosofía. Psicología, matemáticas, historia, otras cosas me
aburrían. Con la música estaba más interesado en la música y en
la vida de los compositores que en los aspectos técnicos…
sin embargo, era con los filósofos con los que me sentía en hermandad:
Schopenhauer y Nietzsche, incluso aquel viejo difícil-de-leer Kant;
encontré que Santayana, bastante popular en aquella época,
cojeaba y era aburrido; con Hegel realmente tenías que escarbarlo, sobre todo
con una resaca; hay muchos de los que leí de los que me he olvidado,
quizás con buena razón, pero recuerdo un tipo que escribió un
libro entero en el que probaba que la luna no estaba allí
y tan bien lo hizo que después pensaba, está
absolutamente en lo cierto, la luna no está allí.
¿cómo cresta va un muchacho dignarse a trabajar
8 horas al día cuando la luna ni siquiera está allí?
¿qué otra cosa
estará faltando?
y no me gustaba la literatura tanto como los críticos
literarios; ellos sí que eran verdaderos aguijones, esos tipos usaban
un lenguaje refinado, hermoso a su manera, para llamar a otros
críticos, otros escritores, unos huevones. Me
subían el ánimo
peor eran los filósofos quienes satisfacían
esa necesidad
que acechaba en alguna parte de mi confuso cráneo: vadeando
por sus excesos y su
vocabulario cuajado
aún me asombraban
saltaban hacia mí
brincaban
con una llameante declaración lúdica que aparecía ser
una verdad absoluta o una puta casi
absoluta verdad,
y esta certeza era la que yo buscaba en una vida
diaria que más bien parecía un pedazo de
cartón.
qué grandes tipos eran esos viejos perros, me ayudaron a atravesar
esos días como navajas y noches llenas de ratas; y mujeres
regateando como martilleros del infierno.
mis hermanos, los filósofos, me hablaban como nadie
venido de las calles o alguna otra parte; llenaban
un inmenso vacío.
Qué buenos muchachos, ah, ¡qué buenos muchachos!
sí las bibliotecas ayudaron; en mi otro templo, los bares,
era otra cosa, más simplista, el
lenguaje y el camino era diferente…
días de bibliotecas, noches de bares.
las noches eran todas parecidas,
hay un tipo sentado cerca, quizás no de
mal aspecto, pero a mí no me parece bien,
hay una horrible muerte allí -pienso en mi padre,
en maestros de escuela, en caras, en las monedas y billetes; en sueños
de asesinos de ojos fríos; bueno,
de alguna forma este tipo y yo llegamos a cruzar miradas
una furia lentamente comienza a acumularse: somos enemigos,
gato y perro, cura y ateo, fuego y agua; la tensión crece,
bloque sobre bloque apilado, esperando el choque; nuestras manos
se abren y cierran, cada uno bebe, ahora, finalmente con un propósito:
su cara se torna hacia mí:
“¿alguna cosa te molesta?”
“sí. tú”
“¿quieres algo
para arreglarla?”

“seguro.”
terminamos nuestros tragos, no paramos, nos movemos hacia el
fondo del bar, afuera en el callejón; nos
damos vuelta, mirándonos cara a cara.
le digo, “no hay más que aire entre nosotros. ¿algo
para cerrar el hueco?”
él se precipita hacia mí y de alguna forma es una parte de una parte de la parte.

Charles Bukowski

anonymous asked:

Mi pregunta es, tan dificil era salirse del contrato? Que perdian? Osea son millonarios podrian haberlo romperlo desde antes, como lo hizo zayn? Yo por mi amor dejo todo x

Ya hice un post sobre esto. Salirse no es fácil, y además yo creo que si ellos se hubiesen salido primero habrían ido a juicio (porque yo lo haría de esa manera), e ir a juicio les supondría un “stop” en su carrera y eso no los beneficia. Además ¿qué ganan con salir? Si se salían, ¿no sería demostrarles que ganaron? Louis y Harry son más fuertes que eso, y lo saben. 

x

4

@Loulogio_Pi, efectivamente. Si el feminismo es búsqueda de igualdad y el machismo es desigualdad, o eres igualitario o no (puedes ser hembrista si quieres una desigualdad distinta a la que impera, pero es un poco absurdo porque, como no existe el hembrismo socialmente hablando, te vas a quedar un poco en lo abstracto y el odio uterino). Y si estamos con la historia del nombrecito, os remitimos a esto

Repetimos la que es casi la cita favorita para muchos desde este día en el que pasó casi lo mismo, y que nos han recordado hace poco: En un río puedes remar a contracorriente o a favor de la corriente, pero no puedes ser neutro, no remar es sumar caudal al río.

Ojalá le llegara esto a Lou y ojalá la gente inteligente que tiene influencia sobre sus seguidores se informara más para a su vez informarlos a ellos y que avanzáramos todos, que ya hay muchos auronplays, wismichus, alexelcapos y Dalas que hacen lo contrario.

Babasonicos dio a conocer una imagen que hace alusión al lanzamiento del primer corte que forma parte de “Desde Adentro”. Como parte de la celebración de sus 25 años de carrera artística la agrupación llevó a cabo un concierto íntimo el pasado 4 de noviembre dentro de Quarry Studios. En esta sesión acústica organizada por Sony Music, la banda tuvo la tarea de reversionar sus canciones más emblemáticas y de interpretar temas completamente inéditos, uno de ellos es ‘Vampi’, el cual estará disponible próximamente.

La parada. -Wigetta-.

—–Willy.

Han sentido alguna vez miedo y fobia, vale muchas veces solo se tiene una  sin razones aparentes, solo  las padeces  y ya.

Willy ha tomado la iniciativa por alejarse un poco de su casa, padece de claustrofobia por ello viajar en carro es un  dolor de cabeza y emocional. Por otra parte tiene miedo de casi todos, eso es por culpa de sus padres que lo han educado de forma diferente a la de otros niños, una que este día iba a ser erradicada para este joven de 17 años.

-Madre mía… -Casi en suplica por la emoción y miedo de estar en las calles, para evitar que alguien lo reconozca se ha puesto una sudadera gris con dos números grandes para parecer un adolescente mas.

El menor se acercaba cada vez mas a las vitrinas, a los puestos de comida, a las grandes multitudes de la ciudad de los Ángeles.

La hora se acerca para volver a casa, suponiendo que sus padres ya se han dado cuenta que no está en casa.

El menor se acercó a la escalera que conduce al subterráneo, con una sonrisa y las manos que tiemblan decide dar pasos agigantados y parecer lo mas normal posible.

-La moneda. -Dice un tipo tras él.

-Que? -Responde el menor.

-Que insertes la moneda.

Willy vio como una señora delante de él inserta la moneda y en un ataque desesperado y disimulando a su vez imita la acción evitando que alguien note que es su primera vez.

-Gracias.. -Respondió el menor, pasó encontrándose con otra gran número de personas que esperan el transporte.

El menor no tiene ni la mas mínima idea de donde irá, claro que sabe donde está su casa sin embargo la forma en la que se ubica es analógica a la de andar siempre detrás del carro que maneja siempre el chófer.

El carro paró. Willy subía al igual que el resto no hay puestos disponibles por lo que el menor solo siente el empujón de la multitud que lo tira cada vez mas atrás, por un impulso por agarrarse y ver que su mano reacciona tarde solo cerró los ojos palpando que alguien mas lo sostuvo impidiendo su caída.

-HEY!…. -Gritó un tipo que agarró la cintura del menor.

Willy sentía las mirada pese a que a que su cabeza apuntaba fijamente al piso.

-Joven está bien? -Preguntó una mujer al sentir el codo del menor en su rodilla.

-Si, disculpe.. -Respondía el menor al ver las manos claras de un hombre que rodean su cintura.

El ascenso era pausado, cada afán por ponerse de pie los brazos del extraño lo envolvían un poco mas.

-Estas bien? -Preguntó el extraño, su barba era de hace un par de días,  sus brazos fuertes que eran marcados por un suéter blanco y esa bufanda verde que al menor le parecía tan mona.

-S…Si muchas gracias.. -Su voz era pausada, torpe y hasta risueña a la presencia del extraño que le obsequiaba una gran sonrisa, claro está que para el resto de pasajeros esto le parecía tan estúpido, pero realmente quien se fija en criterios de personas simplonas es lo que normalmente pensaría el extraño.

-Vale, no hay mucho espacio. Lo mejor es que te acerques mas a mí. -Dijo el extraño quien se fue a esa parte que es la pared cerca de una ventanilla y una especie de baranda.

-Claro. -Que le pasaba al menor que respondía tan torpe, nervioso y risueño?

Fueron a tal lugar, el castaño se apegó a la pared, el menor sin sentir donde o como agarrarse para impedir caer  ve a todos lados sintiéndose tonto.

-Anda, ven acá. Samuel de Luque, mucho gusto. -El mayor se estaba presentando y de paso hacía un gesto de ayuda al notar lo novato del menor.

-Pero no tengo de donde agarrarme. -Dijo el menor al notar que la baranda esta siendo tomada por ya algunos, las manos del castaño están extendidas hacía el menor.

Sin mas Willy las tomó. Era gracioso, tierno, incluso hasta bobo. Samuel le dio la vuelta a Willy para agarrarlo en un fuerte abrazo, entonces su pelvis esta pronunciada a la espalda baja del menor que se sonrojo en el acto. No tuvo tiempo de decir o hacer algo, la verdad quería decir que no?

La siguiente parada se daba, en vez de bajar personas subieron mas. Casi era un infierno, Willy sentía la presión por su miedo a la gente y su claustrofobia al verse en un espacio cada vez mas reducido.

Los olores eran fuertes y leves, las voces, los sonidos, las formas de vestirse, las edades, y no menos importante el creer que cualquiera podría ser alguien que quiera hacerle daño. El castaño sentía los nervios del menor, sus manos están enlazadas entre el abdomen y pectoral del menor que están temblando.

-Descuida, sólo respira despacio.. -Era lo que decía el castaño al ver la mirada nerviosa del menor hacía todo.

-Yo…yo… -Decía agitada en tono bajo Willy.

-No dejaré que nada pase, lo prometo. -Era las palabras que tranquilizaban al menor. Se podía escuchar a unos que decían cosas en plan de burla de ellos dos, en la segunda parada que se daba. Samuel no tendría problema con partirle la cara a quien sea que se atreva a ofenderlo, no, primero se llevaría un buen puño.

El menor se dejaba llevar por las manos del castaño que cada vez lo acercaban mas a su firme cuerpo, el calor de ambos a un día de clima gélido.

Cuarta parada, ni Samuel o Willy se quedaban, el transporte se estaba quedando mas vacío.

Quinta parada, ya hay algunos asientos y se puede caminar sin que alguien sea tropezado.

-Sexta parada, hay demasiados asientos, sin embargo Willy no hace movimiento que implique quiera alejarse del castaño y el castaño no hace gesto que quiera que el menor se vaya a por un asiento.

Séptima parada, ya se ha anunciado que sera el último recorrido. Samuel inclinó su barbilla por encima del hombro de Willy, éste sonreía con la respiración entorpecida.

-Vives lejos? -Fue la pregunta plantada por el castaño, ya no hay muchas personas en el trasporte.

-No lo se. Vaya respuesta por parte del menor. Willy agachaba la cabeza, el mayor pasó su indice lentamente por esa parte de la nuca, hasta descender a la segunda vertebra.

Willy alzó la cabeza al escuchar la siguiente parada, era definitivo, Willy ha tomado mal el trasporte al escuchar aquella parada, está en el otro lado de la ciudad.

Octava parada, el menor suspiro fuerte por encontrarse totalmente perdido. La aventura por querer alejarse no terminaba muy bien. Estaba perdido, sin saber donde ir, y sin un móvil que lo ayude a pedir ayuda, vaya tampoco es que le funcione mucho ya que no se sabe el número de nadie de su familia.

-Me quedaré e….. -El menor interrumpió. No iba a quedarse solo, Samuel de alguna forma es lo bueno que le ha pasado y no se arriesgara a pedir ayuda a un desconocido.

-NO! -Es un fuerte sonido era lo que Willy dejó escapar. Estaba preocupado por lo que pasará.

-Que ocurre? -El castaño se daba vuelta con ya solo tres pasajeros en el otro vagón. 

-No se donde ir. -El menor lo dijo con toda le vergüenza, si esto es una razón mas que suficiente al verse perdido y decirlo. Su fobia y su miedo lo han estado destruyendo durante mucho tiempo.

-Si quieres puedes venir conmigo. Sólo si quieres.. -El castaño estaba tan cerca que ahora el abrazo de daba de esa forma sincera. El trasporte se movió de aquella forma tan tosca provocando que el menor  se impulse chocando sus labios a los de Samuel.

-NOVENA Y ÚLTIMA PARADA. -Era el momento, Samuel se quedo seco con una sonrisa estática a ese roce de labios, el menor sin embargo solo miraba al piso sin decir nada, despacio levantó su mirada notando la sonrisa del castaño causando que sus mejillas se tornen sonrojadas.

Las puertas se abrían, el castaño dio el primer paso, Willy veía como se alejaba sin hacer nada para impedirlo.

Su corazón latía tan fuerte que lo podía sentir en su garganta, y si antes tenía miedo de la gente y fobia por quedarse encerrado ahora su miedo era ese castaño que se alejaba cada vez mas.

*Una semana después.

Willy ya estaba en la empresa de su padre, tras venir de sus clases en la universidad del segundo año recibe la llamada de la señora que hace la limpieza de su casa. El menor se la ha pasado pensando en aquella noche, es esa ocasión en la que creyó que le pasaría algo por su miedo y fobia le tratarían mal por ello decidió no ser un cobarde toda la vida, tomar la decisión de hacerlo como un chico de su edad, vale en eso no solo pensaba sino mas bien en el castaño que le ha quitado el aliento esas últimas noches. Su padre se lo ha preguntado, su madre, sus hermana, profesores ya que lo han notado mas retraído de lo habitual, la respuesta ha sido la misma: Estoy bien, con una sonrisa para disfrazar que ya no lo estaba. Que idiota fue haberlo dejado escapar, sin pedirle el número, maldita sea la suerte en la que no lo siguió.

-Señor, disculpe hay un número en  la sudadera que esta en el cesto de ripa sucia. Ese numero sirve? -Era Amanda, la señora que hace las labores de lavado en su casa.

-Que numero? -Willy no recordaba la sudadera, ni tal número.

-Dice Samuel de Luque, médico del hospital de los Ángeles. -Amanda hizo suspirar a Willy, como no lo supuso antes.

-AMANDA, DAME EL NUMERO EN ESTE MOMENTO! -Gritó el menor al ir por un bolígrafo.

Mas de dos horas han pasado, Willy se encuentra viendo el panorama de la ciudad, tranquilo escuchando al señor de aquella noche anunciando la última parada y de pronto lo siguiente.

-Willy? -La puerta de la oficina estaba siendo abierta por la secretaria del menor, Samuel pasaba con la bata de médico y su sonrisa que lo caracteriza.

El menor no dijo nada, Samuel tampoco podría hacerlo. Ambos se ven por fuera diferente, Willy con un traje azul oscuro y corbata negra y por otro lado Samuel de médico, sin dudar ambos se sorprendieron.

Estaban de frente, sin decir nada como la primera vez. Torpe, nervioso, uno creyente que el amor puede aparecer donde menos te lo esperas y el otro con la esperanza que un miedo superado tendrá una recompensa acompañada de una gran historia.


Tuve un sueño, debía escribirlo….. :3

anonymous asked:

He pasado días difíciles, los que decían ser mis amigos/as desaparecieron. A parte de preocupada me siento triste y sola. Siento enojo al saber que hay gente falsa y no tengo amigos, ya que en situaciones contrarias yo si estuve para ellos/as...😥

Lo lamento mucho, sabes he pasado por una situación similar y es algo bastante decepcionante. Pero déjame decirte que pronto conocerás a personas que si estarán para ti sin importar que, a mí me consta porque los conocí. Ahora parece que las cosas ya no tienen sentido y que es mejor no confiar en nadie porque solo te dejan abajo, esto por lo que estás pasando es necesario para que las personas correctas encuentren su camino hacia ti. No te rindas. Todo mejora.