ella me daba la mano y eso era amor

Benedetti para los signos

Aries: ”Cinco minutos son suficientes para vivir una vida entera, así de relativo es el tiempo.”

Tauro: “Lo qué uno quiere de verdad, es lo que está hecho para uno; entonces hay que tomarlo, o intentar. En eso se te puede ir la vida, pero es una vida mucho mejor.”

Géminis: Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas de pronto cambiaron todas las preguntas.”

Cáncer:“Más que besarla, más que acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano y eso era amor.”

Leo: “Yo quisiera ser yo, pero un poco mejor.”

Virgo: Siempre ando de mal genio. Yo qué sé. Como si me sintiera incómodo conmigo mismo.”

Libra: “Te he dejado pensando en muchas cosas, pero ojalá pienses un poco en mí.”

Escorpio: “ Más que sus ojos, su mirada. Miraba como queriendo decir algo y no diciéndolo.” 

Sagitario: “Es curioso cómo a veces se puede llegar a ser tan inocentemente cruel.”

Capricornio: Tengo la horrible sensación de que pasa el tiempo y no hago nada y nada acontece, y nada me conmueve hasta la raíz.”

Acuario: “No hay que prometer nada porque las promesas son horribles ataduras, y cuando uno se siente amarrado, tiende a liberarse, eso es fatal.”

Piscis: “Ella no decía nada. Le gustaba que él le dijera cosas, pero ella callaba. Solo sus manos y sus ojos hablaban y eso bastaba.”

No la quise mejor que cualquiera, pero la quise más de lo que yo quise a alguien. Me sobraba tiempo cuando a ella le faltaba compañía. Tampoco podía ser de otra forma. Verla era recrear el paraíso en tu mente, sólo que podías ver tu imaginación dándole forma a su cuerpo y luego descubrías que no estabas soñando. Ya ni pellizcarse en secreto servía. Cuando la veías te dabas cuenta de que el amor, la ternura, la sencillez, el futuro, la esperanza…, de que todo eso, todo lo bonito, estaba dormido entre sus brazos. Y la mirabas como si nunca hubieses visto un atardecer hecho persona. Yo la tocaba y mis manos parecían recorrer una nube en el cielo. Era real y fue mía. Durante un instante. Un instante que duró casi un segundo, para luego ser del mundo y alejarse a una distancia desesperante. Nada me hubiese gustado más que se quedara a mi lado, como si me regalase su vida y entrelazase entre mis dedos los versos de su poema favorito. «No te engañes —me dijo una vez—. Ni el amor es tan bonito ni yo soy como tú piensas». Era mentira. Porque ella era preciosa y no sólo porque yo lo decía; era preciosa cuando la miraba cualquiera, pero lo era más cuando la miraba aquel que era consciente de que para ver el cielo bastaba con hacerla llorar de risa. Nunca me gustó tanto ser escritor como cuando descubrí que todo este tiempo el amor era yo a través de lo que ella me inspiraba. Porque ella era magia y fue mía. Durante un instante…
—  Heber Snc Nur
Ella me daba la mano y no hacía falta más. Me alcanzaba para sentir que era bien acogido. Más que besarla, más que acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano y eso era amor.
—  Mario Benedetti, La Tregua
-Zoé🌻

Me alcanzaba para sentir que era bien acogido. Más que besarla, más que acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano y eso era amor. ♥

Ella me daba la mano y no hacía falta más. Me alcanzaba para sentir que era bien acogido. Más que besarla, más que acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano y eso era amor.
—  Mario Benedetti - La Tregua