elijah yo

10

The Wiz Live promo screenshots

Airing December 3, 2015 on NBC

(Updated with Mary J. Blige)

we are young.

Elijah solía pasar mucho de su tiempo libre en la biblioteca. Era bien conocido en ese lugar. Se encontraba ahí incluso cuando las clases habían terminado. Aparentemente para los demás, era un nerd que no parecía querer hacer algo más; sin embargo, su estadía en ese lugar guardaba muchas razones, la principal era que al cruzar la puerta de su casa, el escenario solía ser incómodo, hostil y, sí, violento. Ya tenía diecisiete, pero se sentía igual de impotente que cuando era niño. Incapaz de decirle a su padre que se detuviera. Todo eso era un secreto, y lo prefería, al igual que sus hermanos. Aquel día decidió quedarse un rato, dirigiéndose hacia la biblioteca con lentitud. Pero cuando llegó, un papel pegado en la puerta le indicó que sus planes no podrían llevarse a cabo. “Cerrado por mantenimiento”. Hizo una mueca, resignado. —Pues, al parecer no la abrirán hoy —anunció con pesar a la persona que parecía dirigirse al mismo lugar. 

10

NBC’s The Wiz Live!

Shanice Williams as Dorothy, Stephanie Mills as Aunt Em, Ne-Yo as the Tin Man, David Alan Grier as the Cowardly Lion, Elijah Kelley as The Scarecrow, Queen Latifah as The Wiz, Uzo Aduba as Glinda The Good Witch of the North, Amber Riley as Addipearl The Good Witch of the South, Mary J. Blige as Evilene The Wicked Witch of the West, and Common as The Bouncer of Emerald City. 

El noble conocía bien la culpa, siempre había logrado propagarse a gran velocidad dentro de su interior. Causante de que una nueva criatura invencible recorriera las calles, Elijah se vio sumido en la desesperación… por sólo unos segundos. Las caras que le veían se reían, reclamando su culpabilidad, pero cesaron. Dejaron de mirar, y a Elijah le dejó de importar. Su mente aguda y perspicaz se perdió. Todos esos años de experiencia y devoción se desvanecieron, ¿por qué  se estaba esforzando por otros? ¿Por aquellas personas a las que solía llamar “familia”? Sinceramente, le importaban una mierda. 

El cambio tan brusco se notó en sus facciones, siempre serias e inalterables, lo único que logró conservar fue el gesto irónico, que ahora iría acompañado siempre con indiferencia, y con una sonrisa que denotaba que cualquier evento que ocurriera frente a él, era poco relevante. Y esa transformación, también se dio en sus ropas. Dejó de lado aquel tedioso vestuario anticuado que le hacía ver elegante, noble, serio. Nadie que lo viese lo reconocería, pero en una ciudad en donde nadie era lo mismo, ¿a quién le importaba? A él no, por supuesto, ni en lo más mínimo. —Hilarante, que hilarante comentario —exclamó ante la persona frente a él, arqueando sus labios en una curva burlesca—. Lástima que no me importé una mierda —observó divertido.