eldesigniodelangel

Nosotros no pedimos nada de esto; nacimos involucrados.

Y sin embargo se espera que sirvamos ciegamente, que acatemos reglas que no comprendemos, que dejemos que una fuerza superior planifique nuestras vidas y nos diga a quién deberíamos amar y, más aún, hasta dónde podríamos atrevernos a soñar.