el-negro

Tal vez siempre me odiaste. Tal vez nunca me quisiste como yo te quise. Tal vez nunca te importé en lo más mínimo de la vida. Seguro que todo fue una mentira, seguro que todo fue un sueño tan real que ahora me estoy ahogando en mis lágrimas y nunca te diste cuenta de eso. Caí rendida a tus pies pensando en que sabrías cuidarme, pensando en que me abrazarías con todas tus fuerzas por la noche. Pensé tanto en ti. Pero te fuiste. Te alejaste como un punto negro en el horizonte. No dejé de verte, no quería dejar de hacerlo a pesar de que tú sí. Y aún sigo aquí esperando, esperando a que llegues a darte vuelta, y que vengas a mí corriendo, que me abraces llorando, que me beses y me digas todo lo que alguna vez no quisiste. Me siento mal, pero sé que todo esto pasará, como los segundos y las horas pasan. No creo que te vayas de un lugar de mi corazón tan importante, pero para cuando quieras volver, aquí estaré, levantando mis pedazos del piso, para poder amarte una vez más.