el universo desbodaco

En la vida cotidiana, el ejemplo supremo de orden es la sociedad humana. Normalmente se distinguen los productos de la inteligencia humana de los productos de la naturaleza - incluso llamamos a los productos humanos “artificiales” para distinguirlos de las cosas “naturales” - pero, desde un punto de vista científico, la actividad y el comportamiento humano son sólo otro ejemplo de la actividad organizada que se encuentra en el mundo animado e inanimado. Una civilización superavanzada podría considerar nuestra inteligencia tan inferior que nuestros logros para modificar el planeta en el que vivimos podrían ser vistos como poco diferentes de los cambios que ocurrieron en la atmósfera cuando las primeras plantas verdes aparecieron sobre la Tierra y empezaron a producir oxígeno como resultado de la fotosíntesis.
—  Paul Davies, El universo desbocado