el tigre de bengala

Tal vez a nuestra muerte el alma emigra:
a una hormiga,
a un árbol,
a un tigre de Bengala;
mientras nuestro cuerpo se disgrega
entre gusanos
y se filtra en la tierra sin memoria,
para ascender luego por los tallos y las hojas,
y convertirse en heliotropo o yuyo,
y después en alimento del ganado,
y así en sangre anónima y zoológica,
en esqueleto,
en excremento.
Tal vez le toque un destino más horrendo
en el cuerpo de un niño
que un día hará poemas o novelas,
y que en sus oscuras angustias
(sin saberlo)
purgará sus antiguos pecados
de guerrero o criminal,
o revivirá pavores,
el temor de una gacela,
la asquerosa fealdad de comadreja,
su turbia condición de feto, cíclope o lagarto,
su fama de prostituta o pitonisa,
sus remotas soledades,
sus olvidadas cobardías y traiciones.
—  “Sobre héroes y tumbas” - Ernesto Sabato.
DRABBLE | Wigetta | #3

El despertador del Móvil sonaba inclusive por el pasillo, Pase mi mano por esa delgada cubierta blanca de mi cama, hasta llegar a el, desactive la alarma y me levante con toda la pereza del mundo, fui al baño a lavarme la car y había un post-it en el espejo: “Buenos Días mi Amor, fui al GYM y de paso comprare unas cosas, no me extrañes, Vegetta” Una sonrisa se dibujo en mi cara el “Mi Amor” me había encantado, busque ropa, me bañe y al cambiarme, salí a la cocina a prepararme el desayuno. Recogí mi plato y limpie la cocina, fui a mi cuarto a grabar, iba entrando en el cuando escuche las llaves y la puerta abrirse, cuando me senté en mi silla del ordenador, me puse a editar un vídeo, Vegetta se asomo por la puerta:

-Ya desayunaste ¿Cierto?

-Si ¿tu no?

-Si, si lo hice, solo me Aseguraba de que tu lo hicieras, me voy a bañar mira lo que compre. - Y Rápido desapareció de la puerta dejándome solo con la duda de lo que había comprado. Pasaron unos 30 minutos en lo que termine de Editar el vídeo y me dirigí a ver que había comprado Vegetta, Había una bolsa del super y una caja en la mesa, abrí la bolsa y eran frutillas, Fresas, cerezas, moras, frambuesas, mis Frutas Favoritas, Sonreí por su regalo, con eso de que me daba mucha hambre y no había nada que comer solo almendras, me cansaba de ellas, tome la caja, cuando la abrí me lleve una sorpresa inmensa, era un peluche de Tigre de Bengala con una cadena en el cuello, colgando un anillo de ella, mi emoción no tenia palabras, aunque no me estuviera pidiendo matrimonio o algo, era un maravilloso regalo, y es que si me acordaba ahora cumplíamos 8 meses de estar juntos, pero que tonto, no me acordaba de aquella fecha tan importante, así que corrí su cuarto, el estaba sentado en su silla en medio de su cuarto tratando de alcanzar algo de la mesilla en frente de su cama, no me importo lo que hacia y corrí hacia el, me senté sobre el en la silla y por el impulso empezamos a girar, le sonreí y le di un beso en los labios, el inmediatamente pero sorprendido me lo correspondió, me separe por falta de aire:

-Gracias Mi Amor, Feliz 8 Meses de relación, Te Amo-

-To También Te Amo- Y Volvimos a besarnos…