el pecado

anonymous asked:

Rebe, tengo un amigo homosexual, y yo soy cristiana, y no quiero que se sienta juzgado, pero sé que eso está mal y claro, eso no me hace santa por que todos somos pecados, ¿qué actitud debería optar con él? :(

Hola :)

Respétalo corazón. Usualmente nos ven a nosotros como los homobóficos y personas que no toleramos el pecado, cuando nosotros también pecamos.

Y me gustaría hacer énfasis en esto: El hecho de que NO esté de acuerdo con los gustos de las personas homosexuales, NO me hace homobófica. Simplemente me hace apegada a mis creencias y listo. Así como ellos son seres humanos y tienen derecho a expresarse, yo también soy ser humano y tengo derecho a expresarme. No los odio. Yo NO los condeno. Yo los amo, pero no estoy de acuerdo con sus actitudes y/o comportamientos porque yo creo en la Biblia.

Así que, trátalo normal; sólo hazle saber que eso no te hace homobófica.

Te mando un abrazo y que Dios te sorprenda.

Devocional 24/06/2017.

Jesús te invita a seguirle. Estas dispuesto?
A dejar el pecado.
Ser fiel hasta la muerte.
Tomar tu cruz cada día.
Vivir para El.

dios-es-mi-unico-amor  asked:

¿Por qué crees en Dios?

Hola :)

Creer en Dios es la más básica de todas las consideraciones humanas. El reconocimiento que uno tiene del creador es el fundamento para aprender más sobre él. Sin creer en Dios, es imposible agradarle o incluso acercarse a él (Hebreos 11:6). Las personas están rodeadas con la prueba de la existencia de Dios, y es sólo mediante el endurecimiento del pecado que los hombres rechazan esa prueba (Romanos 1:18-23). Es necedad no creen en Dios (Salmo 14:1).

Hay dos opciones en la vida. En primer lugar, tenemos la elección de confiar en la razón limitada del hombre. La razón del hombre ha producido diversas filosofías, las muchas religiones del mundo y los “ismos”, diferentes cultos, y otras ideas y visiones del mundo. Una característica clave de la razón del hombre es que no dura, porque el hombre en sí mismo no es duradero. También está limitada por el conocimiento finito del hombre; no somos tan sabios como pensamos que somos (1 Corintios 1:20). La razón del hombre empieza con él y termina con él. El hombre vive en la caja del tiempo sin salida. El hombre nace, crece hasta la madurez, hace su impacto en el mundo, y finalmente muere. Eso es todo para él, naturalmente hablando. La elección de vivir por la razón nos deja sopesando las cosas y darnos cuenta que somos insuficientes. Si una persona piensa objetivamente sobre este estilo de vida, debe llevarlo a considerar la segunda opción.

La segunda opción que tenemos es aceptar la revelación de Dios en la biblia. “No te apoyes en tu propia prudencia” (Proverbios 3:5). Por supuesto, para aceptar que la biblia es de Dios, uno debe reconocer a Dios. La creencia en el Dios de la biblia no niega el uso de la razón; es, más bien, cuando buscamos a Dios que él nos abre los ojos (Salmo 119:18), ilumina nuestro entendimiento (Efesios 1:18), y nos concede sabiduría (Proverbios 8).

El creer en Dios está reforzado por la evidencia de la existencia de Dios que se obtiene fácilmente. Toda la creación da testimonio silencioso a la realidad de un creador (Salmo 19:1-4). El libro de Dios, la biblia, establece su propia validez y su exactitud histórica. Por ejemplo, considere una de las profecías del antiguo testamento sobre la primera venida de Cristo. Miqueas 5:2 afirma que Cristo nacería en Belén de Judá. Miqueas dio su profecía alrededor del año 700 a.C. ¿Dónde nación Cristo siete siglos más tarde? Él nació en Belén de Judá, tal como Miqueas había profetizado (Lucas 2:1-20; Mateo 2:1-12).

Peter Stoner, en La ciencia habla (p. 100–107), ha demostrado que la coincidencia en la escritura profética es descartada por la ciencia de la probabilidad. Usando las leyes de la probabilidad en referencia a ocho profecías acerca de Cristo, Stoner encontró que la probabilidad de que cualquier hombre hubiera cumplido todas las ocho profecías es de 1 en 10 a la 17ª potencia. Eso solo sería 1 oportunidad en 100,000,000,000,000,000. Y eso es solo considerando ocho profecías, ¡Jesús cumplió mucho más que ocho profecías! No hay duda que la exactitud y la confiabilidad de la biblia está fundamentada en la biblia.

Al leer la biblia, descubrimos que Dios es eterno, santo, personal, amable y cariñoso. Dios ha roto el tiempo de apertura de la caja a través de la encarnación de su hijo, el señor Jesucristo. La acción amorosa de Dios no afecta la razón del hombre sino que proporciona la iluminación para la razón del hombre para que él pueda comenzar a entender que necesita el perdón y la vida eterna a través del hijo de Dios.

Claro, uno puede rechazar el Dios de la biblia, y muchos lo hacen. Los hombres pueden rechazar lo que Jesucristo ha hecho por ellos. Rechazar a Cristo es rechazar a Dios (Juan 10:30). ¿Qué será para ti? ¿Vas a vivir por la razón limitada y defectuosa del hombre?, o ¿reconocerás a tu creador y aceptarás la revelación de Dios en la biblia? “No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos” (Proverbios 3:7-8).

Te mando un abrazo y que Dios te sorprenda.