el nadador

GTA V ONLINE: BURGUESES ASESINOS EXTREMOS!

18: 24

V: ¿Sabes que yo tengo un amigo que se llama Lester? Bueno, tenía…

W: Yo también, yo lo tengo todavía.

V: Yyyy… Y él… ¿Pero qué vas a tener si no lo conozco yo? Yyy…

W: Pero yo sí.

V: Pff, pero Willy, si- si fuese tu amigo lo conocería. ¡Quitar nivel de búsqueda!

W: (Muy despacito) Pues no lo creo…

V: Ahí estamos, perfecto. Madre mía, pues mi amigo era feriante (Creo que dice eso, no estoy segura.), fíjate.

 W: N- el mío no. Es un hombre… es deportista.

V: ¡Anda! (Yo creo que lo ha dicho un poquito sarcástico, no sé, igual no, pero me da a mí.) Pues el mío e-era deportista también y feriante.

W: El mío nadador.

V: (Cosas ya con respecto al juego.) ¡Eh, Willy! ¡Para para! […]


No sé, pero me pareció muy linda y graciosa esa escenita 😏

          Los ojos de Derek estaban mirando fijamente el saco de boxeo, golpeaba este arduamente conforme avanzaban los minutos. Iba a tener su primera competencia e iba a ser el nadador principal. Los nudillos comenzaban a arderle; sin embargo, no deseaba parar, necesitaba entrenar y mejorar su condición; por una razón era el capitán del equipo de natación y debía regresar con la victoria. —El capitán del equipo de Stanford me dijo que iba a ganar e incluso se atrevió a apostar…—. Alzó la vista hacía la persona contraria, parando el saco. —Grave error—.  

Me fui a los lavabos, me encerré en uno de los retretes y lloré. Lloré por la deshonestidad de Eric Penumbra, por el futuro de Dynaflex y por el porvenir de mi secretaria, una soltera de mediana edad, muy inteligente, que escribe narraciones breves en sus ratos libres; lloré amargamente por mi propia ingenuidad y por mi falta de doblez; lloré por dejarme abrumar por los hechos más básicos de la existencia.
—  El océano / El nadador - John Cheever
6

El campeón de natación de la preparatoria fue engañado por un gay muy hábil que logró que el deportista soltará sus fotos más íntimas y se desnudara por webcam. ¿Cómo hizo? Carlos, el chico gay, se hizo pasar por Kelly, una supuesta reina de la primavera. El nadador creyó todo el tiempo que había conquistado a una reina de belleza y fue confiando cada vez más en la supuesta muchacha que le decía que sus padres la habían castigado y no le permitían usar la cam. La inocente reinita, prometía verlo apenas le dieran permiso y aseguraba que el daría miles de besitos. Él creía.

Pero la chica no existía, ella era Carlos, un gay acostumbrado a timar heterosexuales y que, astutamente, logró que el nadador comparta sus fotos más intimas.