el mil amores

No se trata solo de abrirle las piernas, cogértela y venirte, ¿Qué caso tiene hacer eso? Tienes que hacerla sentir especial, hacer que te piense todo el día, que tenga fantasías sexuales contigo, que te desee tanto, que se moje con tan solo pensar en ti.

No abras solo sus piernas, conócela primero, consiéntela, escúchala, hazla sentir especial y antes de abrir sus piernas abre su alma. Haz que se sienta segura contigo, que deje sus miedos y así pueda mostrar lo mejor de ella, que no tenga miedo de mostrar su lado más perverso o de contarte sus fantasías, complácela cuando te las diga, háganlas realidad no solo disfrutes tú primero, asegúrate que ella también disfrute.

Hazle el amor, penétrala, provócale orgasmos, juega con ella, hagan cosas sucias o divertidas y mientras la penetras acaricíala, no solo te muevas como una máquina, ella debe de sentirte siempre, y cuando este en su punto máximo de excitación susúrrale al oído lo mucho que la quieres y cuanto disfrutas estar con ella eso les encanta. Se diverso, romántico, cursi, salvaje, dominante, sumiso, sorpréndela siempre con algo distinto.

El secreto está en hacer lo que te gustaría que hicieran por ti, consientela y cuídala, por que sabes; tal vez no estés siempre a su lado, pero te aseguro que ella nunca te va a olvidar y aunque lo haga con otros hombres nunca te sacará de su mente.
Porque cualquiera puede abrir de piernas y cogerse a una mujer, pero yo prefiero abrir su alma y hacerles el amor de mil maneras".

¡Te odio!
  • <p> <b></b> Si te odio con toda mi alma, te odio con tanta fuerza que no puedes imaginar, te odio, odio tus perfectos ojos llenos de vida, odio tu voz que me deja sin aliento cuando la escucho, odio con todo mi ser tu sonrisa que se volvió una obsesión para mí, te odio con toda mi alma, te odio y te amo con todas esta lluvia de sentimientos y pensamientos que solo terminan en TE AMO, si te amo, te amo y no dejare de hacerlo nunca, porque descubrí que eres mi amor, mi amor de toda la vida, si quieres creerlo puedes o no hacerlo, pero yo se que no tienes dudas pues se que has sentido el mismo amor por mí que yo de ti desde el principio, y pasarán años y seguiré enamora de tí, te odio con la misma fuerza de este amor por no estar a mi lado, pero donde sea que estes un día te veré directo a los ojos y gritare mil veces el amor que desde antes de encontrarte ya sentía por tí.<p/></p>
Puede que no sea una persona perfecta, tengo mil y un defecto, pero te aseguro que en cuanto te despiertes estaré a tu lado. Te prepararé el desayuno, nos vestiremos y saldremos a dar un paseo por la playa. Dormiremos la siesta y te llevaré a cenar. Eso sí, a cambio te quiero a tí, siempre por favor. Quiero pasar mis rutinas junto a tí.
Lo mejor que leí hoy

“No se trata solo de abrirle las piernas, cogértela y venirte, ¿Qué caso tiene hacer eso? Tienes que hacerla sentir especial, hacer que te piense todo el día, que tenga fantasías sexuales contigo, que te desee tanto, que se moje con tan solo pensar en ti. No abras solo sus piernas, conócela primero, consiéntela, escúchala, hazla sentir especial y antes de abrir sus piernas abre su alma. Haz que se sienta segura contigo, que deje sus miedos y así pueda mostrar lo mejor de ella, que no tenga miedo de mostrar su lado más perverso o de contarte sus fantasías, complácela cuando te las diga, háganlas realidad no solo disfrutes tú primero, asegúrate que ella también disfrute.
Hazle el amor, penétrala, provócale orgasmos, juega con ella, hagan cosas sucias o divertidas y mientras la penetras acaricíala, no solo te muevas como una máquina, ella debe de sentirte siempre, y cuando este en su punto máximo de excitación susúrrale al oído lo mucho que la quieres y cuanto disfrutas estar con ella eso les encanta. Se diverso, romántico, cursi, salvaje, dominante, sumiso, sorpréndela siempre con algo distinto.
El secreto está en hacer lo que te gustaría que hicieran por ti, consientela y cuídala, por que sabes; tal vez no estés siempre a su lado, pero te aseguro que ella nunca te va a olvidar y aunque lo haga con otros hombres nunca te sacará de su mente.
Porque cualquiera puede abrir de piernas y cogerse a una mujer, pero yo prefiero abrir su alma y hacerles el amor de mil maneras”.
Luis Lauther

“No se trata solo de abrirle las piernas, cogértela y venirte, ¿Qué caso tiene hacer eso? Tienes que hacerla sentir especial, hacer que te piense todo el día, que tenga fantasías sexuales contigo, que te desee tanto, que se moje con tan solo pensar en ti. No abras solo sus piernas, conócela primero, consiéntela, escúchala, hazla sentir especial y antes de abrir sus piernas abre su alma. Haz que se sienta segura contigo, que deje sus miedos y así pueda mostrar lo mejor de ella, que no tenga miedo de mostrar su lado más perverso o de contarte sus fantasías, complácela cuando te las diga, háganlas realidad no solo disfrutes tú primero, asegúrate que ella también disfrute.
Hazle el amor, penétrala, provócale orgasmos, juega con ella, hagan cosas sucias o divertidas y mientras la penetras acaricíala, no solo te muevas como una máquina, ella debe de sentirte siempre, y cuando este en su punto máximo de excitación susúrrale al oído lo mucho que la quieres y cuanto disfrutas estar con ella eso les encanta. Se diverso, romántico, cursi, salvaje, dominante, sumiso, sorpréndela siempre con algo distinto.
El secreto está en hacer lo que te gustaría que hicieran por ti, consientela y cuídala, por que sabes; tal vez no estés siempre a su lado, pero te aseguro que ella nunca te va a olvidar y aunque lo haga con otros hombres nunca te sacará de su mente.
Porque cualquiera puede abrir de piernas y cogerse a una mujer, pero yo prefiero abrir su alma y hacerles el amor de mil maneras”.

Un día seremos polvo y no quedará nada.
El viento nos llevará consigo como si jamás hubiésemos existido.
Las canciones nos olvidarán como si nunca nos hubiesen hecho sangrar el corazón y como si nunca nos hubiesen curado el alma cuando, perdidos y agotados, buscábamos una razón. La razón de ser. La nuestra.
Las fotografías nos olvidarán: los colores, el contraste, los lugares, el tiempo.
Las sonrisas se marchitarán y se irán con nosotros a aquel lugar. Y no sé dónde queda exactamente, no sé si dentro del sol o en alguna otra galaxia a la que el hombre aún no ha llegado.
Y seremos, quizás, cometas, estrellas o planetas.
El amor, ese chaleco antibalas que usamos a diario para que nadie nos haga daño, no servirá de nada porque tendrá tantos agujeros como errores. Y las balas pasarán sin ningún impedimento.
Las miradas que nos quemaron arderán en alguna mente perdida que intenta recordar cuándo fue el día o la noche donde la piel cogió aquella forma de llaga.
Y levitaremos.
Cruzaremos la atmósfera, la geósfera y la hidrósfera en busca de nuestro eterno descanso.
Y el sol verá cómo nuestras partes se desintegran al compás del latir de una estrella fugaz.
Seremos fugaces.
¿Cuán fugaz es la vida? ¿Acaso no debería considerarse también una estrella más?

Alguno que otro, nos recordará en nuestra eterna ausencia.
Pero ¿qué pasa cuando el viento también se los lleva a ellos?
¿Qué pasa cuando el hueco que hicimos en el mundo lo ocupa alguien más y nosotros somos tan sólo personajes ficticios de algún libro?
¿Qué pasa con todos los lugares que fueron testigos de nuestros momentos de gloria y de pena?
¿Qué pasa con todas las noches en las que nos acostamos y el futuro dependió de ello?
¿Qué pasa si somos la sensación de haber existido pero que no se sabe con exactitud?
¿Qué pasa?

Un día seremos olvido, un glorioso y doloroso olvido.
Dejaremos un vacío imposible de llenar, pero fácil de distinguir del resto.
Seremos aire, tan importante y tan desapercibido.
Seremos río, un ir y venir constante.
Seremos mar, chocaremos contra el viento y las rocas.
Seremos atardecer, tan triste y tan bonito.
Seremos amanecer, tan lúcido y tan motivador.
¿O es que… seremos algo que nadie querrá recordar y  que todos querrán olvidar?

El amor es salvación y salva a cuantos se enamoran.
Si nos han roto el corazón, qué más da qué.
Amemos.
Joder.
Atrevámonos a hacer, por una vez en la vida, las cosas correctas.
Y lo correcto es dejar fluir los sentimientos.
No esconderlos.
Alzarlos como bandera por lo que sentimos y por lo que latimos.
Enseñarlos con orgullo.
Hablar de ellos como si se hablase de la cosa más espectacular del planeta.
Los amantes son los salvadores del mundo porque dan un paso más, aunque antes hayan pasado noches en pena, aunque antes hayan deseado morir, aunque antes los haya roto en mil pedazos.

El amor es la salvación y la única salida del laberinto.
El amor hace latir y late por los que no tienen miedo, por los valientes.
Valiente eres tú si dedicas tu canción favorita sabiendo que algún día será un bala.
Valiente eres tú si lo entregas todo sabiendo que te lo quitarán todo después.
Valiente eres tú si te abandonas en otro cuerpo sabiendo que una noche puede irse y no te volverás a reconocer ni a encontrar jamás.

Un día seremos lo que otros quisieron ser: libres.
Y latiremos en algún átomo del universo.

—  Benjamín Griss