el mauro

Someone posted a list of TV storylines to watch so I thought i’d pass on the list. (Bolding ones i’ve seen)


English
Charles & Sebastian - Brideshead Revisited
Aaron & Eric – The Walking Dead (Just a kiss so far~It’s a group performance after all.)
Nasir & Agron - Spartacus Vengeance
Will & Kevin’s - Nashville
Loras & Renly - Game of Thrones
TJ & Sean - political animals
Jamal & Michael - Empire
Josh & Aiden – The Originals
Jude & Connor - the fosters 
David & Keith - Six Feet Under
Jude & Zero - Hit The Floor
Jack & Ianto - Torchwood (plus, Jack&Jack(S1E12, not sure), Jack&Angelo(S4E7). Though they only appear in one episode.)
Kurt & Blaine - Glee
Kevin & Scotty -  Brothers and Sisters
Maxxie & James - Skins (Maxxie & Tony)
David & Bryan - The New Normal
Mitchell & Cameron - Modern Family
Jake & Doug - Dawson’s Creek
Christian & Syed/ Ben & Duncan -   EastEnders
Nicholas & Christopher - State Within
Josh & Geoffrey, Arnold - Please Like Me
Lito & Hernando - Sense8

Danny & Alex - London Spy
Louis & Wyatt – Partners
Cheeks & Brady – Husbands
Riley & Zane – Degrassi
Chris & Aiden - Neighbours
Jacob & Phillip - It Could Be Worse
Todd & Darren -   Grey’s anatomy
Kyle & Eric - General Hospital: night shift
Max & Alex  -  As If Todd & Karl  -   Coronation Street
Alby & Dale - Big Love
Steven & Luke  -  Dynasty
Bob & Lee, Andrew & Justin - Desperate Housewives
Calvin & Grant, Heath, Michael -  Greek
Jack & Tobey, Ethan, David -  Dawson’s Greek
Robert & Austin - DL Chronicles Omar & Dante - Wire Jack & Joseph -  Kings
Conrad & Noah - Footballers wives Chris & Ravi - Hollyoaks
Jack (& Simon? No relationship confirmed so far) - Cuffs
Marco & Teddy – 90210
Jonathan & Rhys - Winners and Losers
Freddie & Stuart  - Vicious
Dominic & Malick - Holby City
Will & Robbie - River City
Geoff & Pavel – RAW
Kim & Adam - Andra Avenyn
Connor & Oliver - How to Get Away with Murder
Gabriel & Lawrence - The People I’ve Slept With
Richie & Dave - Threesome
James & William, Harry – A Place To Call Home
Jase & Mani - Sinchronicity
Aaron & Jackson, Robert - Emmerdale
Beecher & Keller – OZ (Be careful, it’s dark and pain)
Will & Grace the whole show is CLASSIC!
Cucumber Tofu Banana
Looking
In Between Men
Ashley in Sirens
Noah’s Arc
Angels in America
House Husbands
Subject to Change AUS (eh……coming out in 2018?)

Web series
Trey & Elliott - La Fleur de Mai
Gossip Boy
Hunting Season
The Outs

Whatever This Is
Coming Out
The Horizon
Derek And Cameron
Gay’s Anatomy
Montreal Boy: Some StringsAttached
He’s With Me
Nelson and Todd – Where The Bears Are

Reality TV Show – Boy Meets Boy、The A-list Dallas、TheA-list New York

French
Léopold- Les Garçons de Chambre
Thomas & Florian -  Plus Belle La Vie
Gilles & JP -  Clara Sheller
Fosi & Alberto - Un golpe de suerte
Kevin & Yann - Les Bleus

Netherland
Lucas & Noud, Marco, Menno -  Good Times Bad Times(Goede tijden, slechte tijden)
Bas & Andy - Lieve Lust
Flip & Sasha - SpangaS

Sweden
Kim & Adam - Andra Avenyn

Finland
Elias & Lari - Secret Lives

Norway
Måne & Tom, Stellan- Hotel Cæsar

Denmark
Jens Erik & Thomas -  2900 Happiness

Spain
Fer & David - Fisica O Quimica
Max & Iago -  El Cor de la Ciutat
Christian & Horacio - Más Sabe el Diablo
Javi & Victor -  Fama a Bailar
Ginés & Xisco - Un Golpe De Suerte
Diego & Santi - Rich Kids, Poor Parents
Boni & Mendi - Despedida en el Hospital
Max & Enric - El Cor de la Ciutat
Fonsi & Alberto - Un Golpe De Suerte
Pablo & Mauro - Todo el Sol del Mundo
GAYXAMPLE
Lo que Surja

Italia
Julius & Thomas - G&T webserie
Valerio & Filippo - I liceali
Portugal
Paulo & Miguel - O Beijo do Escorpião

German
Christian & Oliver/ Tom & Ulli & Olli - Verbotene Liebe
Roman & Deniz - Alles was zahlt
Lenny & Carsten - Gute Zeiten Schlechte Zeiten
Joscha & Kai - Alles Was Zählt
KUNTERGRAU

Maxico
Adrlan & Pako - Al Final Del Arcoiris

Brazil
Valerio & Filippo - I liceali

Chile
Ignacio & Javier - Donde esta Elisa

Bulgaria
Chris& Valery - Zabranena lubov

Israel
Amir & Harel -  Til the Wedding
Sami & Erez - Mom and Dads(אמא ואבאז)
Eytan & Erez -  The Ran Quadruplet (רביעיי[/ת רן)

Japan
Dousoukai
Akira & pinko - Dare Yorimo Mama o Ai su (I Love Mom more than Anyone)
YASHA (2000)

Korea
Tae Sub & Kyung Soo – Life is Beautiful

Taiwan
Crystal Boys

Thailand
Club Friday The Series 5 ตอน ความลับของหัวใจที่ไม่มีจริง The Secret of Heart
ClubFriday The Series 2 รักไม่ได้หรือไม่ได้รัก don’t or can’t love
lovesick the series

Philippines
Vincent & Eric - My Husband’s Lover

El diario de Zeus: Capítulo 9~

3 de febrero de 2027

“Hola papi:

 

Creo… creo que me gustan los chicos.

Lo descubrí durante el último año que he estado en la nueva escuela. Y no, contrario de lo que creo que estás pensando, no me gusta Mauro.

 

Hay un chico nuevo, entro hace un par de semanas, es menos alto que yo, tiene el cabello castaño y rizado ¡Dios, sus rizos! ¡Me gustan sus rizos! ¡ESO NO ES NORMAL!

Bueno, dice papá que sí. Dice que debería hablarle. La verdad tengo miedo. Y no se lo he dicho a papá, últimamente está más distraído, supongo que es el nuevo trabajo. Bueno, debo terminar la tarea, Mauro se molesta por que no le dejo leer mis diarios.

 

Te quiero. Zeus z4

 

P.D: Papá me enseño una de las cartas que le mandaste hace mucho. Creo que jamás te diste cuenta de que escribiste "z4” en lugar de “<3”. Pero se ve lindo y original. Ahora comprendo por qué papa siempre me ponía en mis notas esos dos signos.“

Zeus suspiro, había comenzado ya el segundo año en la escuela, tenía ya 17, y Mauro seguía siendo molesto. Pero le agradaba, y a Samuel eso lo tenía feliz. Desde la muerte de Guillermo, Zeus envolvió su corazón en una dura capa irrompible donde nadie más que él y Samuel podrían entrar. No quería volver a querer a alguien, no quería perder a alguien de nuevo y caer en lo mismo. Por esa razón Zeus no tenía amigos. Fue una gran sorpresa para él enterarse que su pequeño tenía novia, pero fue cuestión de días notar que Zeus no sentía nada por aquella chiquilla.

Cuando entro a su primer año, Samuel sentía nervios, sabía que no sería lo mismo el estar solo, sabía que si le afectaría esta vez, y rogaba a Dios que alguien le hablara. Samuel se sorprendió cuando a la semana de clases, un chaval de cabello obscuro y ojos grandes pedía permiso para entrar a la casa en busca de Zeus.

-Mauro, ¿Cómo conseguiste llegar? No recuerdo haberte dado mi dirección.

-Fue fácil conseguirla. -El chaval entro a la casa como si de la suya misma se tratase.

Samuel estaba feliz, pero pronto se arrepentía, si Zeus era molesto a veces, este era el triple de peor. Si no asustaba a Samuel con algún ruido de algo caerse y romperse de lo descuidado que era, hacia molestar al mayor porque Zeus llegaba tarde después de la escuela diciendo que habían ido a las recreativas o a por un helado. Lo único que consolaba a Samuel, era que Mauro entendía y se reía de sus chistes malos.

-Es que ambos sois unos tontos, esos chistes no dan gracia. -Bramaba Zeus irritado por las carcajadas de Samuel y Mauro ante la quita vez que contaban el mismo chiste sin gracia.

Y así paso el primer año de clases, con un Zeus bipolar terminado la pubertad, con un Mauro prácticamente viviendo en casa de Samuel y Zeus, y con un Samuel cada vez menos concentrado en su hijo.

Entrado el año 2027, Zeus comenzaba el segundo año, afortunadamente Mauro y él compartía casi todas las clases, a excepción de una. Zeus había pasado matemáticas con una calificación de 150 sobre 100, lo que le daba pase automático a saltarse segundo año de matemáticas y comenzar el tercero. Zeus sentía de nuevo ese sentimiento de miedo, no quería volver a esto de nuevo, el presentándose frente a una clase, con todos los ojos sobre él, y sin saber que decir. Ahora las clases de segundo eran en el segundo piso, y la de matemáticas, en el tercero. Pasadas las primeras horas de clases, finalmente tocaba la clase nueva. Algo indeciso y con las palabras de Mauro resonando en sus oídos "me consigues una tía buena”, subió hacia su nueva clase. Los pasillos de los de tercer año estaban diferentes a los otros dos. Los de primer año tenían en las paredes muchos posters de “bienvenido” “¿Tienes dudas? No olvides visitar la orientación educativa” Y demás de ese estilo, en los de segundo, no había mucho que destacar de las paredes, era el mismo letrero una y otra vez “Estudiar te hace un bien!” y si, a Zeus le molestaba que siendo una escuela, donde si no sabes la diferencia entra hay, ahí y ay te iba mal, pusieran un poster sin un signo de admiración.

Los pasillos de tercero no tenían ni un poster, las paredes amarillo obscuro con una línea roja en el centro era lo único que se admiraba. Los de tercero eran más altos y corpulentos que él, y las chicas tenían el cabello teñido y demasiado maquillaje a comparación de sus compañeras de clase. Parecía que en menos de un año -de segundo a tercero- Las chicas y los chicos se desarrollaban al máximo volviéndose todos unos adultos. Daban miedo.

Zeus, ante la mirada curiosa de los que se encontraba en el camino, camino rápido hacia el aula donde llevaría la materia. Entro al aula, la cual estaba ya llena, y se sentó en el único lugar al frente que había. Se sentó y puso a esperar al profesor.

Normalmente, Zeus sacaba sus auriculares y se ponía a escuchar música hasta que llegara el profesor, pero estaba realmente nervioso, y no quería que al él estar escuchando música, llegara el maestro y no le escuchase. No quería regaños el primer día.

-¡Oye! -se escuchó una femenina voz a sus espaldas, Zeus giro, una chica de cabello azul le miraba. -¿Seguro que estás en la clase correcta? Te vez algo… menor.

-Sí, yo… me permitieron saltar segundo y pasar directo a tercero.

-¿Eres inteligente entonces? -Zeus asintió. A la chica no le dio oportunidad de hacer más preguntas, el profesor había llegado.

-Buenos días clase, mi nombre es Miguel Ángel, su nuevo maestro de Matemáticas 3. Antes de comenzar la clase, como es de rutina, y es lo más odiado de los nuevos cursos, nos debemos presentar. Cada uno se pondrá de pie y dirá su nombre completo y deberá contestar algunas preguntas que sus compañeros le hagan para conocerse.

-Mierda. Musito Zeus, llamando la atención del profesor.

-Empecemos por usted, de pie.

Zeus se puso de pie y miro al resto de la clase nervioso. Todos lo miraban con curiosidad, como si él fuera un trozo de carne en mitad de un salón lleno de leones hambrientos.

-¿Cuál es su nombre?

-Zeus de Luque Díaz.

-¿Alguien quiere hacerle una pregunta a Saúl?

-Zeus… -musito el menor molesto.

-¿Qué edad tienes Zeus? -Pregunto la chica de cabello azul

-17 años.

-¿Por qué estás en tercero si deberías estar en segundo? -Pregunto un chico de cabello lacio que cubría la mitad de su cara.

-Me adelantaron un año por que ya se lo de segundo.

-¿Por qué te llamas Zeus?

El menor miro al chico que hacia la pregunta, era un chico de cabello rizado, que le mostraba una linda sonrisa blanca.

Zeus recordó cuando, hace un año, Mauro había preguntado lo mismo, y dio la misma respuesta que le dio al mismo.

-Mis padres eran fanáticos de los videojuegos, pero dos en especial, era este nombre o Steve. -Se río imaginándose que se llamaba Steve. -Pero a mamá le gusto más Zeus, así que así me llamó.

La clase se quedó en silencio murmurando.

-¿Otra pregunta?

-Si -Volvió a alzar la voz el chico de cabello rizado.- Espero no te moleste Zeus, pero, dijiste “mis padres” ¿Tienes dos padres? -Zeus asintió nervioso.- ¿Tu madre estaba casada con dos hombres?

La clase soltó una carcajada ante tal comentario, pero el tío volvió a hablar. -No he dicho nada que sea motivo de burlas. Puede que así sea el caso, y es normal. Al menos para mí.

-No, mi madre no estaba casada con dos hombres… Es difícil de explicar.

-Tenemos tiempo Zeus. -Dijo el maestro- También comparto la misma curiosidad que tus compañeros.

-Vale, mi madre, Carol, tenía un hermano llamado Guillermo. Guillermo tenía un amigo llamado Samuel, y el primo de Samuel se casó con mi madre. Tiempo después, Guillermo y Samuel se casaron. Cuando yo nací, ellos decidieron mi nombre. Cuando yo tenía 2 años, mis verdaderos padres murieron en un accidente y yo quede en custodia de Guillermo y Samuel, que a ellos los considero mas mis verdaderos padres porque me cuidaron.

-¿Tienes dos papás? -Pregunto la chica de cabello azul.

-Tenía. -Los ojos de Zeus se cristalizaron, el profesor lo notó.

-Suficiente, muchas gracias Zeus, espero que te vaya muy bien este año. Bien, el chico preguntón, de pie.

Zeus tomó asiento mientras el otro se levantaba.

-Nombre.

-Larry.

-¿Alguna pregunta para Larry?

Zeus levanto la mano.

-¿Por qué te llamas Larry?

-Porque mis mamás les gustaban dos chicos, ellas creían que eran gays y me pusieron la mezcla de sus nombres.

Zeus se río. Él había pasado por esa situación.

[…]

La clase había terminado, el profesor había hecho equipos para el resto del año, poniendo a Zeus y Larry en el mismo equipo.

Zeus guardo sus cosas, mientras metía los cuadernos en su mochila, sintió una mano sobre su hombro. Larry.

-¿Tienes clase aun Zeus?

-No.

-¿Quieres ir por una cerveza?

-No tomo- contesto con sinceridad Zeus- Además, mi padre viene por mi hoy.

-Vale, será otro día. Nos vemos mañana Zeus.

Y el chico se fue, mientras Zeus lo seguía con la mirada, mirándole el culo. ¿Le estaba mirando el culo a un chico? Mentalmente se abofeteo.

[…]

Había pasado ya tres semanas desde el inicio de clases, Zeus solo tenía dos veces a la semana matemáticas, así que solo dos veces a la semana veía a Larry.

Habían hecho ya algunos trabajos en equipo, Zeus era inteligente, y Larry no tanto. Zeus terminaba pronto los ejercicios y Larry se demoraba un poco más en hacerlos, tiempo que Zeus aprovechaba para observarlo sin que el contrario lo notase. Le encantaba como funcia el ceño cuando no encontraba la solución a un problema, o cuando la encontraba y sonreía, esos hoyuelos que se le formaban en las mejillas. O también le gustaban sus verdes ojos, jamás había visto un verde igual a ese. O cuando agitaba su cabello, como sus rizos caían. Mierda, estaba enamorado.

No, él no estaba enamorado de un tío. Claro que no, a él le gustaban las mujeres.

-Zeus, no necesariamente te debe de gustar un género u otro. Hay tantas maneras de amar que no necesitas una etiqueta. No necesitas decirle al mundo “Soy hetero” y de igual forma no deberías decirles “Soy gay” “soy bisexual” etc. Solo es amor hijo. -Le explicaba la mamá de su papi Guille.

-Pero estoy confundido, no sé si me gusta realmente.

-¿Qué no te gusta? Si hasta te brillan los ojitos cuando hablas de él. -Zeus se sonrojo- Habla con él, dile lo que sientes.

-Pero ¿Y si no me corresponde?

-Ya vendrá otro cariño. Además, tú lo has dicho, se nota que le gustas ¿Qué chico hetero haría eso contigo?

Zeus asintió, las acciones de Larry no eran precisamente las más normales.

Cuando le hablaba, tomaba uno de sus rizos y jugaba con él entre sus manos. Y con nadie más hacia eso.

Cuando Zeus le contaba algo, le miraba atento y sonreía sin razón o sacaba comentarios como “que guapo estas hoy” “que lindo cabello tienes”. Y Zeus juraría que le coqueteaba cuando nadie más veía, y su abuela tenía razón, no era la actitud normal de un hetero.

-Abuela tienes razón, mañana mismo le confesare mis sentimientos.

-¡Así se habla!

A la mañana siguiente, Zeus se despertó temprano, Samuel seguía dormido, había trabajado hasta tarde ayer.

Se alisto para la escuela, se puso algo de fragancia, y se fue.

Hoy confesaría sus sentimientos, y se sentía seguro del mismo. Si, Larry era un año mayor, y se la estaba jugando, pero no le importaba, estaba decidido. Subió al tercer piso, camino por el pasillo, abrió la puerta y ahí estaba, sentando en su silla. Zeus se acercó, con miles de mariposas en el estómago hasta él.

-Larry ¿Podemos hablar?

El chico asintió.

-Claro, pero primero debo presentarte a alguien.

Zeus no se había percatado de la chica de pelo castaño que estaba aún lado de Larry en una silla, mirándolo.

Zeus podía jurar que su rostro le era demasiado familiar, pero no sabía de dónde.

-Zeus, te presento a Sol, ni novia. Sol, él es Zeus.

-¡Tú!

Gritaron al unísono ambos chicos, esto no podía ser peor.



Salseits del buenits. <3


Perdón por ayer no haber subido capitulo, pero es que los lunes se me dificulta, así que cambiare el día a los martes :D 


El viernes con la chica que me hace buscar rubias en internet y me salen paginas porno awesome-mary-is-here :D

El diario de Zeus~Capitulo 15.

“Hola papi:

Te escribo desde el hospital, no te asustes, no soy yo el que está herido. Soy un tonto. No puedo describir lo que paso ni lo que sentí, todo fueron imágenes borrosas y recuerdos. Soy estúpido papá, realmente estúpido, solo lastimo a las personas que están a mi alrededor. Logre alejar a Ángela, a Manuel, a Sol, a Larry, a Sam y ahora a Mauro, a mi mejor amigo. ¿Por qué todo lo que toco muere? No quiero que muera papi. Pero si pasa, espero que te dé mis saludos.

Con amor, Zeus.”

Zeus llevaba cuatro semanas llevaba sin salir de casa, no había vuelto a ir a la escuela, daba por hecho que había perdido el año y no quería ver a sus “amigos”. Se sentía realmente mal, todo el día se la pasaba comiendo y en la noche lloraba en su habitación encerrado en la habitación. Samuel comenzaba a sospechar que algo le pasaba a su hijo y sabía que algo estaba mal, cuando la directora de la escuela le dijo que no había ido a clases desde hacía unos meses y le informaban que había perdido el año. Samuel trataba de hablar con él, pero siempre lo ignoraba, o se iba a su habitación y no salía hasta el día siguiente. Lo escuchaba llorar, y le dolía que no podía decirle nada. Pero sabía que no debía insistirle, o eso era lo que él creía, que le hacía un daño si se metía en su vida. Sentía que le haría más daño si intervenía en la vida de su pequeño, como lo había hecho con la de Guillermo. Por eso prefirió alejarse y volverse a hundir en la bebida. Había prometido, había jurado que jamás lo volvería a hacer, y ahí lo tenían de nuevo, llegando de hacer las compras con una botella escondida en la bolsa.

Samuel bajo del auto y abrió la parte de atrás para sacar las bolsas.

-¿Quiere que lo ayude Señor de Luque?

Samuel se giró para encontrarse a Mauro parado a su lado, Samuel le sonrió.

-Hola, te lo agradecería.

Y entre los dos tomaron las bolsas y caminaron a la casa.

-Tenías mucho sin venir Mauro.

-Lo sé, es que todo el día me la paso con Sol, me siento mal por Zeus, desde que dejo de ir a la escuela, y comenzó a salir con Larry…

-¿Larry? ¿Quién es Larry?

-El ex novio de Zeus.

Samuel abrió su boca en una gran O cuando escucho eso ¿Zeus tenia novio? Samuel tenia las sospechas de que su hijo era bisexual, pero jamás le había preguntado.

-No sabía que tenía novio.

-Y qué bueno que no lo supo, Larry era de lo peor, tenía fama de drogarse, y si lo hacía, no dudo que Zeus lo haya hecho igual.

Samuel se quedó paralizado al escuchar eso. ¿Su hijo se drogaba? Sentía que el mundo se le venía abajo. Y sabía que era su culpa.

-Yo no sabía nada de eso.

-Oh-Mauro guardo silencio y miro sus dedos. –Iré a ver a Zeus, nos vemos luego señor.

-Te he dicho que me digas Samuel.

-Vale, Samuel. Adiós.

Y subió las escaleras sonriendo. Samuel soltó un suspiro, esperaba que esta vez sí le abriera la puerta. Pobre Mauro, desde que se había enterado que él y Sam habían terminado, había venido todos los días pero Zeus no le abría ni nada.

Samuel no quería intervenir, sabía que tampoco a él lo atendería.

Mauro toco la puerta de la habitación de Zeus.

-Soy Mauro, ¿Por fin me abr…?

Y la puerta se abrió, Mauro miro a Zeus, las pintas que llevaba daban miedo. Tenía ojeras, era evidente que no dormía y lloraba, la ropa estaba sucia y el cabello despeinado.

-¿Terminaste de decirle a papá lo que hago? –Mauro se quedó en silencio- ¿Terminaste de acusarme? Pareces mujer Mauro, pareciera que el gay eres tú y no yo.

-Zeus, yo no trataba de acusarte, el… pensé que ya sabía.

-Pensaste mal idiota. ¿Otra vez vienes a fingir que eres mi amigo? ¿Vienes a “consolarme” para después irte a follar con Sol? Me das asco.

Mauro abrió la boca para decir algo pero no salieron palabras de su boca. Por su rostro ya bajaban las lágrimas. Las palabras lastimaban más que cuchillos.

-¿Asco? ¿Te has visto en un espejo? Zeus, por favor, no digas palabras que no sientes, soy tu mejor amigo.

-¿Lo dices enserio? –Zeus soltó una carcajada de burla- Larry y Sam fueron más amigos que tú, ellos me querían más.

-Solo querían sexo y drogarte para volver a tener sexo.

-Eso me hacía feliz.

-Eso no es felicidad Zeus, date cuenta de eso.

-¿Tu que vas a saber de felicidad? Se nota que me envidias, porque mi vida es mejor que la tuya.

-¿Envidia? Zeus por favor, eso no es vida. Te la está arruinando.

-¡Yo decido que hago con ella! ¿Vale? Ahora por favor lárgate.

-No Zeus, no me quiero ir así, me necesitas, lo sé.

-¡Fuera Mauro!

Mauro suspiro cansado y se giró, dispuesto a bajar por las escalera se giró y lo miro.

-Gracias por ser como mi hermano. Adiós.

Y bajo rápido, Zeus lo miro y sintió como si algo le hubiera golpeado el estómago, el remordimiento y la culpa, él no debía haberlo tratado así. Corrió para alcanzarlo, desde la parte de arriba de las escaleras vio cómo se despedía de Samuel quien le agitaba la mano desde la puerta, bajo corriendo las escaleras y llego a la puerta para gritarle.

-¡Espera!

Mauro se detuvo al bajar la calle y cuando iba a girar, un auto salió de la nada y lo atropello.

Todo para Zeus como para Samuel fuero imágenes borrosas y lejanas. El accidente de Zeus de pequeño.

-¡NO! –Grito Zeus corriendo hasta el cuerpo de su amigo que yacía sobre el piso con la cabeza llena de sangre. -¡MAURO NO! ¡PERDONAME NO TE MUERAS MAURO!

Samuel observaba aquella escena atónita, se acercó rápido hasta el auto para ver quién era el conductor irresponsable, un chico de cabello castaño y ojos celestes mirando hacia los chicos.

-¿Estas bien? –Pregunto Samuel al verlo tan pálido.

-¿Lo mate? –el chico miro a Samuel asustado.- ¡LO MATE!

Samuel negó asustado de su reacción y miro a Zeus que lloraba.

-¿Puedes llevarnos al hospital? –Pregunto Samuel al chico, el cual asintió, Samuel se acercó a Mauro y le tomo los signos vitales, respiraba, pero perdía mucha sangre y estaba inconsciente.

-Zeus, debemos llevarlo al hospital, anda vamos.

Zeus asintió, tembloroso se levantó, Samuel tomo el cuerpo de Mauro con cuidado y subieron al auto, 5 minutos después ya estaban siendo auxiliados por un médico del hospital, les pidieron que aguardaran en la sala de espera, Samuel se fue a sentar, mirando en las sillas a los chicos sentados, el chico que había atropellado a Mauro sostenía la mano de Zeus y este apoyaba su cabeza en su hombro, sollozando.

-¿Quieres algo cariño? –Se acercó Samuel, acariciando el cabello de su hijo, este negó. Samuel suspiro y paso su mirada directamente a las manos de los chicos.

-Se llama Sam papá. Es mi ex. –susurro Zeus al ver que no dejaba de ver sus manos.

-Un placer, me llamo Samuel. –dijo Samuel flipando. Vaya presentación más rara.

-Debo llamar a mamá, le pedí que viniera y no debe tardar en llegar’. –Sam se levantó y miro a Zeus. -¿Estarás bien?

Zeus asintió, Sam se fue, Samuel ocupo el lugar de Sam.

-¿Por qué terminaron?

-Me engañaba. –Susurro Zeus sin ganas- Me cambio por otra. –Recargo la cabeza en el brazo de su padre- ¿Cuándo dejo de amarme papá? Todo estaba bien y puf, a la mierda. –Suspiro- Creo que jamás tendré una relación tan linda y sincera como la que tuviste con papá.

Samuel escuchaba atento cada palabra, sintiendo un nudo en la garganta. ¿Por qué le pasaba esto a él? Zeus no era culpable de las atrocidades que él había cometido, él no las debía de pagar.

Guardaron silencio por un rato, Zeus miro a su papá. -¿Tienes un boli? –Samuel negó. –Iré por uno con la enfermera, quiero escribir esto en mi diario.

-¿Lo llevas contigo?

-no, pero puedo escribirlo en un papel- Samuel asintió. Zeus se alejó por 10 minutos y volvió doblando la hoja y guardándosela.

-Tu… amigo Sam, se está tardando.

-Su mamá es algo despistada. –Zeus abrió los ojos- ¡Papá! Olvide decirte, ella te conoce.

-¿A si? –Samuel miro a Zeus.

-Sí, dice que cuando era pequeño, fuimos a comer helados, y que me compraba cosas. Se me hizo extraño que no mencionara a papi Guille.

Samuel abrió los ojos, solo había una persona con la que había ido a comer helado con él y Zeus, cuando él era menor.

-¿Te… Te dijo como se llamaba?

-Sí, pero no lo recuerdo, solo sé que empezaba con E.

-¡Estefanía!

Samuel sintió que el alma se le salía del cuerpo al ver de nuevo a aquella mujer. Estaba igual, era igual de hermosa, pero Samuel no la veía así, la veía como un demonio que había acabado con su familia.

-Oh vaya. –La burlona sonrisa de Estefanía se dejó ver- Samuel, cuanto tiempo cariño. ¿Aún me recuerdas?

Samuel se levantó apretando los puños.

-¿Qué mierda haces aquí?

-Que modales son esos para hablarle a una dama, que seas gay y trates con hombres no te da derecho a hablarme como uno.

-Yo te hablo como quiero. ¿Qué haces aquí?

-Samuel me llamo –Sam estaba detrás de ella, sin comprender.

-¿Samuel? Estás enferma, le has puesto como yo.

-Es un lindo nombre, como el dueño del mismo.

Estefanía paso sus largas uñas por el brazo de Samuel, causándole un escalofrió, inmediatamente se corrió a un lado.

-Por favor, vete de aquí si no quieres problemas.

-¿Papá que pasa? –Pregunto Zeus. Estefanía lo miro sonriendo. Hora de la venganza.

-¡Zeus! –Estefanía lo miro. -¿Quieres saber por qué Guillermo murió?

-Porque tenía una enfermedad –respondió Zeus mirándola.

-¡Estefanía para!

-¿Quieres saber por qué tu padre llegaba tarde todos los días? ¿Por qué olía a mujer? ¿Por qué Guillermo lloraba todas las noches? ¿Por qué fuimos a comer helado y Guillermo no fue? –Zeus trataba de unir las piezas del rompecabezas. –No fue una coincidencia que Sam te engañara, las cosas se pagan, y de la peor forma.

Al ver que el menor no entendía, continúo.

-Sam debió contarte que le puse así por un hombre que me dejo por otro, ¿Tus papas son gays no?

-¿De qué habla papá? –Zeus tenía una ligera idea de porque le decía esas cosas- ¿Tu y ella eran novios antes de casarte con papá? –Samuel negó- ¿Entonces qué es? –Samuel no dijo nada, seguía apretando los puños, muy molesto. -¡Dímelo!

-Nos vamos. –Murmuro Samuel tomando el brazo de Zeus y llevándolo fuera, tomaron el primer taxi que vieron y subieron, directo a casa. El camino fue silencioso, Zeus trataba de comprender. ¿Había tenido algo que ver ella en la enfermedad de Guillermo?

Cuando entraron a casa, Samuel lo detuvo.

-Zeus- La voz le temblaba. –Debemos hablar, es… es momento de que sepas la verdad.

-¿La verdad sobre qué?

-Sobre el último mes de vida de Guillermo.



Necesitaran pañuelos para los próximos, ¿Ok? c:

@awesome-mary-is-here se encargara de darselos gg

El diario de Zeus ~Capitulo 11

(les debo la portada) 

25 de julio de 2027.

“Hola:

Te escribo esto desde afuera de la casa, en una servilleta que llevaba en el buzo.

Me siento sucio, usado, esto no debió ser así, no me gusto para nada. Bueno, solo un poco, supongo que cuando estas ya haciendo… eso, bueno, ya no te importa, pero el sentimiento que viene después es peor.

Recuerdo una vez que papá me dijo como sería mi primera vez con una chica, que yo la invitaría a cenar, le haría su cena favorita, en una mesa con velas lo comeríamos y luego iríamos a la habitación que previamente había decorado con pétalos de rosas rojas que formarán un corazón. Nos besaríamos mientras nuestras ropas desaparecían y pues, bueno, haríamos el amor.

 

Pero no hubo nada de eso.

 

Te seguiría contando, pero las lágrimas no dejan de salir por mis ojos, lo siento.

 

Te quiero. –Zeus.

 

P.D: Es mi cumpleaños”

Habían pasado ya algunos meses desde que Zeus y Sol se habían vuelto a ver, la vida le había cambiado bastante en los últimos meses. Su enamoramiento por Larry no se había ido, o Zeus no quería que se fuera. Sol seguía siendo su novia, pero en ocasiones, sentía que ella le coqueteaba. Y por último estaba Mauro, el pobre estaba enamorado también de Sol.

En fin, las cosas no estaban más raras porque no se podían. Lo único que distraía a los 4 de sus pensamientos era que la fiesta de bienvenida estaba cerca.

Zeus estaba emocionado por ir, irían Sol, Mauro y él juntos, que sintieran una confusión en cuanto a sus sentimientos, no quitaba el hecho de que eran amigos, o algo así.

Sería la primera fiesta de Zeus, Samuel no lo dejaba ir a las de su escuela anterior, y también porque nadie lo invitaba.

Samuel le había dado permiso de ir, con la condición de que regresara antes de las 11. Zeus acepto.

Tenía tanto que hacer, la fiesta seria de gala, necesitaba un traje negro. Samuel lo llevo a comprar uno y a comprar zapatos. A veces, Zeus se preguntaba, por qué Guillermo decía parecer más su madre, si Samuel era más afeminado que él.

Siempre que iban de compras, Samuel se tardaba una eternidad en escoger ropa, zapatos o lo que fuese a comprar.

Aunque estuvo bastante distraído todo el día, se tardó mil años en escoger un par de zapatos negros para Zeus.

Faltaba cada vez menos, la fiesta sería un día antes de su cumpleaños, y eso emocionaba más a Zeus.

Tenía un calendario donde marcaba los días que faltaban. Había tomado esa costumbre de Samuel; todos los días después de levantarse y ducharse, y antes de irse a la escuela, tomaba un boli negro y tachaba el día que era. Faltaban tres semanas para la fiesta. Dos, una.

Cinco días, cuatro, tres, dos, y en un abrir y cerrar los ojos, la fiesta era mañana sábado.

La ultima clase del viernes, matemáticas, había terminado y Zeus esperaba aun lado de la banca de Larry, esperando a que este guardase sus cosas.

-Zeus, ¿Iras a la fiesta verdad?-Zeus asintió-Bien, varios amigos al terminar la fiesta iremos a mi casa a seguir con ella, es nuestro último año ¿Sabes? La queremos pasar bien. ¿Quieres venir?

-Me encantaría, pero debo pedirle permiso a mi padre.

-Vale, espero te deje, tengo ganas… de que vayas.

Larry se colgó la mochila al hombro y se fue. Agradecía que Zeus fuera algo inocente.

Ahora seguía lo más difícil, que Samuel lo dejara ir.

[…]

-No.

-¿Qué? ¿Cómo qué no? –Zeus tenía una mejilla apoyada en la mesa, mientras Samuel preparaba la cena.

-No tienes edad para ir a una fiesta así, Zeus, todos son mayores que tú, probablemente toman, fuman y se drogan. No quiero que tú hagas eso.

Zeus bufó.

-¿Qué hay de malo con tomar? Tú lo hacías cuando estaba pequeño.

Samuel hizo una mueca, recordaba esa noche como si fuera ayer, el borracho en un bar, Zeus pidiéndole que lo llevara a casa, Samuel llevándolo al auto dejándole el móvil y las llaves, él regresando al bar, Guillermo apareciendo por la puerta y llevándolo a casa. Habían pasado 11 años de ese día, y Zeus aun lo recordaba.

-Eso es lo que quiero evitar, que seas como yo. –Samuel le entrego un plato con fruta en cubos. Zeus hizo una mueca.-Come, ya casi termino el resto.

Samuel volvió a lo que estaba haciendo.

-¿Papá?

-Dime.

-¿Sabes cuándo es mi cumpleaños?

A Samuel la pregunta lo tomo desprevenido, no se la esperaba para nada.

-Claro, ¿Qué pregunta es esa?

-Vale, solo preguntaba.

Comenzó a comer la fruta que la habían entregado.

[…]

El día por fin había llegado, la fiesta seria en a las 7 de la noche, pero Zeus desde las 12 del medio día se estaba preparando.

A las 3 de la tarde, mauro llego a su casa con un elegante traje gris con corbata roja.

La corbata de Zeus era verde con morado. Su papá se la había prestado, tenía dos corbatas exactamente iguales, Zeus pregunto por qué y Samuel le mostro una foto de su boda, ellos la traían puesta.

A las 6 de la tarde, Samuel, Zeus y Mauro de dirigían a la casa de Sol para pasar por ella. Zeus aun no le había contado que ella iba a su escuela, no había necesidad, él no sabía lo que había pasado hace 11 años.

Llegaron a casa de Sol, Zeus iba a bajar cuando Samuel bajo.

-¿A dónde vas papá?

-Quiero conocer a la mamá de tu amiga, para decirle que no se preocupe, que la llevare sana y salva a la escuela.

-Vale, Mauro, espera aquí.

Mauro asintió y Zeus bajo con Samuel, ambos fueron a la puerta y tocaron el timbre. Samuel tenía un presentimiento.

La puerta se abrió, una castaña se dejaba ver. La mujer miro primero a Zeus y luego a Samuel. Oh no.

-¿Tania?

Pregunto Samuel sorprendido de volver a verla.

-Hola Samuel.

Samuel la miro, la chica seguía siendo igual de guapa, Samuel debía admitirlo, a excepción de esa enorme cicatriz que pintaba en su mejilla.

-¿Cómo has estado?

Pregunto amable Samuel. No iba a ser un idiota con ella, que al final no había hecho nada.

-Bien, ¿Qué hay de ustedes? Creí que jamás los volvería a ver. –Tania miro a Zeus- Ya eres todo un hombre muy guapo, igual que tu padre.

-¿Cuál de los dos? –Susurro Zeus divertido de ver las expresiones en los rostros de ambos adultos.

-Samuel.

 

-Dime.

 

-¿Cómo esta Guillermo?

 

-Muerto.

Aquello había salido de los labios de Samuel sin antes pensar en ello. Tania se llevó ambas manos a la boca sorprendida. Zeus miraba a su padre sin comprender el motivo de esa reacción.

-Yo sabía que él estaba… -Pero no pudo terminar, una chica con un largo vestido rosa con mariposas se dejó ver.

-Estoy lista mamá. Nos vemos en la noche.

Sol tomo la mano de Zeus y lo llevo al auto, Samuel seguía mirando a Tania.

-Lo siento por reaccionar así, Guillermo me conto lo que…  bueno, algún día hablaremos ¿Vale? –Tania sintió- Nos vemos

Samuel se dio la vuelta, antes de que se fuera Tania lo tomo del brazo y susurro.

-Lo siento tanto Samuel.

-No lo sientas, fue hace mucho tiempo.

Y se fue hacia el auto a llevar a los chicos a la fiesta.

Una vez en el lugar donde se llevaría la fiesta, Samuel le dio indicaciones a Zeus.

-A una calle de aquí pasara el autobús que te dejara fuera de casa, te sugiero que lo tomes 10 minutos antes de las 11 porque después ya no pasara ninguno. Toma las llaves, confió en que llegaras a esa hora, yo probablemente estaré dormido, por que mañana debo trabajar.

-¿Trabajar en domingo?

-Lo siento Zeus, sé que prometí no volver a hacerlo.

-No te preocupes papá, lo comprendo, llegare a esa hora.

-Vale, nos vemos.

Subió al auto y se fue, dejando a los chicos en la fiesta.

La fiesta se llevaría a cabo en un viejo edificio donde se impartían clases de música. Zeus, Mauro y Sol entraron por la puerta principal, caminaron por un pasillo hasta el aula principal, un gran salón decorado con flores, repleto de mesas y sillas, y en el centro una pista de baile. Los tres caminaron a una mesa que estuviera vacía, tomaron asiento y se pusieron a conversar sobre sus cosas.

Pasadas unas dos horas, ya habían cenado, habían hablado y reído, y ahora la música sonaba fuerte y ellos bailaban en el centro. Zeus se estaba divirtiendo, y se sentía feliz por Mauro que cada vez se acercaba más a la chica. A Larry no, o había visto en toda la noche. Suponía que llegaría más tarde.

Comenzó a sonar una canción lenta, Mauro se cómodo el traje y haciendo una reverencia frente a Sol, la invito a bailar. Sol se sonrojo y acepto. Zeus se alejó a la mesa, no quería ser un mal triangulo ahí, además quería algo de tomar.

Desde la mesa los observaba bailar, cuando Mauro volteo a él, Zeus alzo el pulgar en aprobación. Mauro solo sonrió. Les veía futuro a ellos dos, Mauro no dejaba de hablar de ella, que era la chica más inteligente de su clase, y Sol no dejaba de hablar de él, diciendo que era el chico más atento que había conocido. Pero había un problema, y ese problema había llegado.

 

Larry camino hasta la pista y tomo a Sol del brazo con fuerza, comenzando a gritarle, o eso parecía, ya que la música estaba muy fuerte como para escucharles.

Mauro tomo su brazo para que la soltara y este le golpeo en la cara con el puño. Zeus se levantó y fue rápido, Larry se llevó a Sol del brazo. Zeus se acercó a su amigo y lo ayudo a levantarse, la nariz le sangraba.

-¡Te llevare a la enfermería!

Grito para que su amigo pudiera escucharle, Mauro asintió y se lo llevo. Salieron del gran salón, y se fuero por un pasillo hasta la enfermería. Se notaba que era una escuela de música, el sonido proveniente del salón no se escuchaba fuera de este.

La enfermera la pidió a Zeus que saliera en lo que lo revisaba, Zeus salió y se puso a curiosear en los pasillos. Él siempre había sido así, demasiado curioso.

Entro a un salón que estaba abierto, estaba repleto de instrumentos musicales, entro y tomo una guitarra. En casa tenían una, era de Guillermo, muy pocas veces lo había visto tocarla, pero Samuel aseguraba que era el mejor haciéndolo.

Zeus sabia algunos acordes que su abuelo, el padre de Guillermo, le había enseñado.

Toco las cuerdas con sus dedos y antes de tocar la canción que iba a tocar, escucho un llanto que venía fuera de la habitación donde estaba, salió con la guitarra para ver de quien se trataba y se sorprendió al ver a Sol sentada en el piso llorando.

-¿Estas bien? –Sol lo miro y asintió-¿Te hizo algo?

-No, hemos terminado.

Zeus se sorprendió demasiado, no sabía si estar triste por su amiga o feliz porque ella y mauro podían estar juntos. O porque él y Larry podían tener algo.

Zeus se sentó a su lado. Sol lo miro con la guitarra y mientras se limpiaba las lágrimas pregunto.

-¿Tocas la guitarra?

-No muy bien, solo se unos acordes. Mi padre lo hacía bien.

-¿Tú papá Samuel o tú papá Guille?

-Mi papá Guillermo.

-Ah, recuerdo cuando éramos pequeño nos tocó una canción. A mamá le gusto como toco.

-También lo recuerdo.

-¿Cómo está el? –Pregunto Sol. –Escucho que mamá pregunto pero no le escuche la respuesta a tu padre.

-Murió, hace 11 años.

-Lo siento Zeus, de verdad, no debí preguntar.

-No te preocupes.

-A mamá le gustaba.

Zeus la miro y sol asintió riendo.

-Sí, ella decía que era guapo, pero que tenía la mala suerte de que todos los chicos guapos eran gays. –Zeus se rio- Pero yo digo que no es verdad, tú eres guapo, y supongo que no eres gay.

Zeus dejo de reír y miro sus dedos.

-¡Madre mía! ¿Eres gay?

-No.

-Bisexual.

-Sol no…

-No es pregunta, es afirmación, Mauro me dijo que cuando tenías novia te gustaba su hermano.

Zeus se sonrojo.

Hubo un silencio mientras Sol limpiaba una mancha de tierra de su brazo.

-Puedo preguntarte algo Sol.

-Puedes.

-¿Aun sientes algo por mí?

La niña lo miro y negó rápido.

-No, claro que no, eres guapo, y fuiste con el que di mi primer beso pero solo eso Zeus. A mí me gusta otro.

-Mauro.

Sol asintió apenada.

-Igual le gustas.

-¿De verdad? –Zeus asintió y sol sonrió feliz.

-Sol… ¿Por qué se fueron hace 11 años? Me dolió mucho que me dejaras sin decir adiós, eras mi única amiga, y luego vino lo de papá. Fue doloroso.

-Para mí también, mamá solo tomo nuestra ropa, la metió en unas maletas y llamo a una tía diciéndole que después mandara a alguien a por los muebles y nos fuimos.

-¿A dónde fueron?

-No tengo idea, nunca pregunte, o no me quisieron decir. O tal vez eran distintos lugares, viajamos mucho, huyendo.

-¿Huyendo? ¿De qué?

-De mi padre. Pero no funciono, él nos encontró, recuerdo ese día, llego a casa borracho, mama no estaba. No entiendo como entro a casa, pero estaba en mi habitación mientras me miraba, yo estaba asustada y feliz de verlo, sabía que era mi padre, había visto fotos, pero no lo recordaba. Me decía que me quería mucho, que me había extrañado.

Mamá llego, subió a mi habitación y lo vio, ella le grito que se fuera. Papá le dijo que no y la amenazo con una navaja diciéndole que no se iría sin mí, ella se negó. Él le clavo la navaja en la mejilla, rajándole la cara. Mama comenzó a sangrar. Yo estaba asustada. La policía llego y se lo llevaron antes de que le hiciera más daño a mamá.

Desde entonces nos mudamos a mi actual casa, la casa vecina es de un ex militar, el papá de Larry, así que ya no corremos riesgo.

-¿Larry es tu vecino?

-Si, a mamá jamás le gusto que saliéramos, su papa era militar, pero Larry es muy rebelde y nunca le obedece, debió pensar que yo sería como el, pero no fue así.

-¿El termino contigo?

-No, yo lo termine.

-¿Y se lo tomo bien?

-No. Tengo miedo.

-Hablare con él, no dejare que te haga nada, ¿Vale?

-Vale, ustedes se llevan demasiado bien, si supiera que Larry es bisexual, hubiera sentido celos.

-¿No lo es?

-No, aunque lo parezca, es más de mujeres.

-Oh ya. Me alegro, no es mi tipo.

-Lo sé, tu tipo son más como Mauro. Tontos.

-¡Sol! Eso fue grosero.

-Me gusta que sea tonto.

-¿Te gusta mucho?

-Si.

-Ojala terminen juntos, hacen linda pareja.

-Gracias Zeus.

Ambos se dieron un abrazo.

-Disculpa.

Zeus se giró y miro a la enfermera.

-¿Si?

-Tú amigo ya se fue, tuve que llamar a sus padres y vinieron por él.

-Vale, gracias.

La enfermera se fue. Zeus se levantó.

-Llevare la guitarra y te acompañare a tu casa, vale, arriba, las princesas no deben de llorar por sapos.

Sol se rio y se levantó, llevaron la guitarra y se fueron en bus a la casa de Sol. Cuando llegaron a esta, la música de la casa de Larry sonaba algo fuerte. Zeus recordó la fiesta y que él estaba invitado.

-¿Su padre le deja hacer ese tipo de fiestas?

-Su padre no sabe.

-Vale, te dejo aquí, nos vemos el lunes en la escuela.

-Vale. Gracias.

Sol beso la mejilla de Zeus y entro a su casa.

Zeus se fue directo a la casa de Larry.

Si jamás había estado en una fiesta de escuela –A excepción de la de graduación y esa no contaba porque estaban su familia- mucho menos en una fiesta así.

Solo entrar a la casa, la música lo ensordeció. Un fuerte olor a cigarro le revolví el estómago, había poca gente, pero se notaba que ninguna estaba en sus cinco sentidos.

Se adentró más a la casa en busca de Larry, y lo encontró en la barra improvisada en unas mesas.

-Larry.

Este se giró y sonrió al verlo.

-¡Zeus! Me alegra que hayas venido. Te daré algo de tomar.

-No gracias, venia hablar contigo.

-Luego hablamos, soy el anfitrión debo atender deberes del mismo, toma, es vodka con jugo de naranja. No te preocupes si sabe extraño, te acostumbraras al sabor.

Zeus tomo el vaso que Larry le ofrecía y olio su contenido. No olía para nada bien.

Larry se fue dejándolo junto a la barra, yéndose con un chico que Zeus desconocía.

A Zeus le entró la curiosidad de probar que era esa extraña bebida que tenía y le dio un ligero trago, el líquido le quemo la garganta pero le dejo un ligero sabor a naranja. Le había gustado. Aunque Larry tenía razón, sabía algo extraña, había un sabor que no identifico, pero supuso que era el sabor del alcohol.

[…]

Zeus se sentía mareado, la bebida que le había dado Larry lo había dejado así. Se quería ir a casa, no se estaba divirtiendo para nada, el no encajaba allí. Todos eran mayores, todos se drogaban, y no dudaba que una de esas drogas estaba ya en su cuerpo.

Camino a duras penas hasta la primera puerta que abrió, una chica saltaba salvajemente sobre un chico, sus gemidos resonaron en los tímpanos del menor; se apresuró a cerrar la puerta. ¿Dónde mierda estaba la salida? Camino de nuevo hacia la siguiente puerta, iba a caer con algo pero unos brazos lo sostuvieron… Larry.

-¿A dónde ibas Zeus?

-Quiero irme a mi casa, no me siento bien.

-Es normal, es la primera vez que bebes alcohol. Ven, te llevare a mi habitación a que descanses.

Larry pasó el brazo de Zeus por sus hombros y lo llevo a su habitación a cuestas.

-Mis dedos se ven más largos. ¿La droga hace que te crezcan? -Larry negó divertido.- ¿Qué me dieron en la bebida?

-Éxtasis.

-Vale.

Llegaron a la habitación, Zeus se liberó de Larry y camino por si solo a la cama, Larry cerró la puerta y sonrió, esto se iba a poner divertido.

-Debemos hablar. –Hablo Zeus en un balbuceo.

-¿Sobre qué?

-Sobre Sol, ella tiene miedo. –Larry suspiró

-Mira Zeus, ella te dijo que terminamos mal, vale, lo admito, y si tú no quieres que le haga nada a ella o a tu amigo Mauro deberás darme algo a cambio.

-¿Algo? ¿Qué te podría dar yo?

Zeus sentía que la bebida lo estaba durmiendo.

-Zeus, sé que te gusto, no lo niegues, y tú me gustas a mí. Podemos hacer algo que nos guste a los dos.

Zeus entendió a lo que se refería, sintió un escalofrió recorrer su cuerpo y detenerse en una parte de su cuerpo.

Larry se acercó a su cuerpo y lo tomo de la barbilla, obligándolo a abrir la boca.

-Saca la lengua y trágate esto.

Zeus algo nervioso porque le fuera hacer algo de daño, obedeció.

Larry deposito en su lengua una pequeña pastilla, luego le hecho un poco de bebida. Zeus lo trago y tocio después, le quemaba la garganta.

-¿Qué era eso?

-Eso es una droga que despertara tu deseo. Creo que ya está haciendo efecto.

Larry apretó con fuerza el bulto que se le formaba a Zeus en los pantalones, Zeus soltó un quejido combinado con un gemido, la droga había puesto sensible aquella zona de su cuerpo.

-Estás listo. Túmbate en la cama.

-Larry por favor, no es necesario que lleguemos a esto.

Larry se acercó a Zeus y se sentó en sus piernas. De nada iba a servir obligarlo, la droga lo haría por él.

-Mira Zeus, no voy a hacerte nada que te haga daño ¿Vale? –el mayor acaricio su mejilla- Esto es algo que nos va a gustar a los dos. Lo prometo.

-¿Harías lo que fuera para que acepte?

-Claro. ¿Qué quieres?

-Que me beses.

Larry sonrió ante aquella frase y se acercó a los labios de Zeus, uniéndolos con los suyos en un beso lento. Zeus no se lo podía creer, había fantaseado tantas veces con besarlo. Aquel beso había quitado todo miedo de su cuerpo, y parecía que aquel beso no era normal, porque lo estaba poniendo mucho.

Larry torno el beso más rápido, introduciendo su lengua en la boca del menor, saboreando el alcohol y la droga.

Zeus ahogo un gemido en los labios del mayor y se sonrojo. Era la primera vez que alguien lo escuchaba, por dios ¡Era su primera maldita vez! Y se estaba sintiendo jodidamente bien, y eso que solo eran besos.

Larry se separó de la boca del menor, dejándole los labios rojos e hinchados, sonrió de manera coqueta y comenzó a besar su cuello, desde la mandíbula hasta las clavículas, repartiendo suaves besos. Zeus mordía su labio algo fuerte mirándolo como lo besaba. Larry se separó y quito su camisa, dejando ver su algo marcado cuerpo. No era como el de su padre, totalmente ejercitado y musculoso, pero no se podía quejar, no había visto tantos cuerpos masculinos como él quería, solo el de su padre y el de los tipos de los videos porno.

El de Larry era diferente a todos, tenía una ligera línea de vello desde su ombligo que se perdía en su pantalón. Eso lo enloquecía. También su cuerpo tenía tatuajes que su ropa ocultaba, ¿Podía acaso ser más perfecto?

Larry quería escucharlo, tomo el borde de la camisa del menor y la quito, lanzándola por tomar por culo. Bajo por su pecho, su abdomen, hasta su vientre plano blanco y lampiño. Metió la mano por el pantalón de Zeus y froto con la palma el ya marcado bulto producto de sus besos y la droga.

Zeus mordió más fuerte su labio y se sonrojo más. Larry quito el pantalón junto con los boxers del menor y sonrió al verlo sonrojarse más. Se veía tan inocente.

Larry tomo en sus manos su miembro y el menor gimió.

-Mío. Susurro posesivo Larry, Zeus solo asintió.- Y solo mío.

Dijo esto para luego hundirse entre las piernas del menor.

[…]

Zeus despertó, la música ya no sonaba, la habitación estaba a obscuras. Quiso levantarse pero un dolor le invadió todo el cuerpo. Imágenes de hace unas horas le invadieron la mente, se sentía horrible. ¿Cómo había aceptado hacer eso?

Debía admitir que le había gustado, lo había disfrutado, pero ahora sentía un sentimiento de culpa en su interior. ¿Dónde estaban las flores? ¿Dónde estaban las velas? ¿Dónde estaba la cena? ¿Dónde había quedado el amor? Probablemente en la basura. Entonces si le había gustado, ¿Por qué se sentía así?

Se levantó de la cama con cuidado de no despertar a su acompañante, se puso su ropa y salió de casa con las lágrimas cayéndole por sus ojos.

Salió de aquella casa, y comenzó a caminar, su casa no quedaba tan lejos de la de Sol.

Llego a esta y busco las llaves, sabía que Samuel lo iba a regañar, había prometido llegar temprano, pero no lo había cumplido. Decidió sentarse en las escalerillas que había en la entrada, llevo sus manos a sus bolsillos, tenía frio, quería llorar, se sentía sucio.

En sus bolsillos encontró algo, una servilleta y un lápiz, necesitaba desahogarse, su diario le ayudaba en eso, pero no quería que Samuel lo viera y se lo quitara, no quería que supiera que había pasado, sentía que lo había decepcionado.

“Zeus, tú decides con quién y cómo hacerlo, pero recuerda que jamás debes hacerlo donde no haya amor, o será solo sexo”

Zeus escribió en medio de un mar de lágrimas en el pedazo de papel, se limpió los ojos, la guardo, saco las llaves y entro a la casa, estaba en silencio, Samuel debía estar durmiendo.

Se fue a su habitación, se quitó la ropa, se dio una ducha y se puso el pijama, no quería dormir solo, necesitaba dormir con su padre. Camino hasta la habitación y entro en silencio, agradecía que esta vez no se había dormido con la puerta con llave como hace varias noches. Samuel estaba durmiendo, se hizo un espacio en la gran cama que tenía y se acostó hecho un ovillo junto a Samuel. Las lágrimas no dejaban de salir de sus ojos. Samuel estiro el brazo y lo abrazo a la cintura, pegándolo a su cuerpo. Zeus se quedó en silencio, esperando a ver si estaba despierto. Estaba dormido, Samuel lo abrazo con fuerza y sollozo mientras decía.

-No me dejes Guillermo.

Zeus sintió un golpe en el corazón al escucharlo, acaricio su brazo y susurro.

-Déjalo ir.

Hubo un silencio, Zeus cerro los ojos y antes de dormirse se susurró un “Feliz horrible cumpleaños” para finalmente quedar dormido.


4100 fucking palabras D: amen esto y amenme a mi!


awesome-mary-is-here :)