el hombre armado

Un ataque de hombres armados mata a 28 cristianos coptos en Egipto
Por Omar Fahmy
EL CAIRO (Reuters) - Hombres armados atacaron el viernes a un grupo de cristianos coptos que viajaba hacia un monasterio en el sur de Egipto, matando a 28 personas e hiriendo a otras 25, entre ellas muchos niños, dijeron funcionarios del Ministerio de Salud.
Testigos dijeron que hombres enmascarados abrieron fuego tras detener al grupo de cristianos, que viajaba en un autobús y varios vehículos. Canales de televisión locales mostraron un bus aparentemente acribillado a balazos y manchado de sangre. En el suelo podían verse ropas y zapatos tirados.
Nadie se atribuyó de inmediato la autoría del ataque, que se produjo en vísperas del mes sagrado del Ramadán y tras una serie de atentados con bomba obra del Estado Islámico.
El presidente Abdel Fatá al-Sisi convocó una reunión de funcionarios de seguridad, informó la agencia estatal de noticias, y el gabinete dijo que los atacantes no tendrán éxito en su intento de dividir al país.
Los líderes musulmanes condenaron los asesinatos. El gran imán de al-Azhar, un centro de enseñanza islámico egipcio de 1.000 años de antigüedad, aseguró que el ataque busca desestabilizar al país.
“Pido a los egipcios que se unan frente a este brutal terrorismo”, dijo Ahmed al-Tayeb desde Alemania, donde estaba de visita. El Gran Mufti de Egipto, Shawki Allam, condenó a los autores del ataque como traidores.
La Iglesia Copta dijo que había recibido la noticia de la muerte de sus “mártires” con dolor y pena. Los cristianos coptos, cuyo culto data de hace casi 2.000 años, representan alrededor del 10 por ciento de la población de Egipto, que alcanza los 92 millones.
El ataque sucedió en la carretera que lleva al monasterio de San Samuel el Confesor, en la provincia de Minya, donde hay una importante minoría cristiana.
Un portavoz del Ministerio del Interior afirmó que los atacantes llegaron en tres vehículos todoterreno. Las fuerzas de seguridad lanzaron una operación para atrapar a los responsables, estableciendo decenas de controles y en la desértica zona.