el gigante de acero

Eres una morra bien culera y tal vez eso te dé orgullo
te pasaste de verga conmigo
fue como si hubieses agarrado mi corazón
y con cada palabra lo fuiste destrozando
¿Por qué si uno da amor recibe indiferencia?
Ya no quisiera escribir cosas tristes
pero me deprimo; soy un vato no un dios
los hombres también nos deprimimos
y no tiene nada de malo admitirlo
no puedo estar fingiendo todo el tiempo
que soy un gigante de acero o que no me quiebro
yo te quise tantas veces
y tú siempre tuviste tantas dudas
y a final de cuentas tú no perdiste nada
y hasta saliste ganando
pues hasta mis ganas te llevas en tu viaje
eres una morra bien culera
estarás toda pinche bonita y todo
y mentirás con tu disfraz de luna
pero ya no voy a dejar que me destruyas
—  Las viejas cartas para Ana, Quetzal Noah