el evangelio

∞ Perdón si... ∞

Perdón si no te miro a los ojos, pero es que soy ridículamente tímida. Perdón si no me río con tus bromas, pero es que he formado cierta aversión hacia los desconocidos que me hablan. Perdón si no demuestro que me gustas, pero es que soy demasiado insegura, y me da un miedo tremendo que se cumpla la posibilidad de que el sentimiento no sea recíproco. Me encantaría poder estar contigo. Abrazarte, tomarte de la mano, reír juntos, hacer el tonto, bromear, enojarnos, celarnos, reconciliarnos, acariciarnos, cuidarnos, protegernos, besarnos… amarnos. Tener largas charlas sobre la vida, mirar las estrellas, sentarnos bajo un árbol, admirar la naturaleza… Probar cosas nuevas, viajar a lugares desconocidos, conocer el sabor de la vida… Tomarnos fotos, hacer caras, modelar estúpidamente… Regalarnos cosas, ir a distintas citas, dejarnos notas escondidas, escribir a la antigua… Gritar juntos, bailar juntos, cantar juntos, saltar juntos… Hablar hasta las 2:00 am, decirnos cuánto nos amamos, cuánto nos extrañamos, cuánto queremos estar juntos… Acurrucarnos, taparnos con las mantas hasta arriba, ver nuestra serie favorita, dormir juntos de vez en cuando… Rezar, ir a misa, hacer misiones, hacer obras de caridad, leer el evangelio, reflexionar, tratar de hacer el bien… Quiero hacer eso y más contigo, pero soy tan cobarde, tan miedosa, tan introvertida, tan ridículamente sensible y tímida, que yo no podría dar el primer paso.

Porque: Toda carne es como hierba, Y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae; Mas la palabra del Señor permanece para siempre.Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada. 1 Pedro 1:24-25 🍃

NADA TE SEPARARA DEL AMOR DE DIOS.

Siempre me encuentro con personas que en sus primeros pasos de fe, aunque viven con gran gozo también le invaden dudas respecto a si Dios está con ellos en momentos difíciles, o hasta cuándo Dios estará de su lado. Claro, cuando todo va bien es fácil confiar, pero cuando las cosas van mal es allí que la de una de dos, o se fortalece o se diluye.

Pero debes saber esto, sea que tengas meses, un par de años o toda tu vida en el evangelio, hay una gran verdad que debe atesorar toda tu vida, y es que:

«Sólo nos queda decir que, si Dios está de nuestra parte, nadie podrá estar en contra de nosotros. ¿Quién podrá separarnos del amor de Jesucristo? Nada ni nadie. Ni los problemas, ni los sufrimientos, ni las dificultades. Tampoco podrán hacerlo el hambre ni el frío, ni los peligros ni la muerte. En medio de todos nuestros problemas, estamos seguros de que Jesucristo, quien nos amó, nos dará la victoria total. Yo estoy seguro de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la vida ni la muerte, ni los ángeles ni los espíritus, ni lo presente ni lo futuro, ni los poderes del cielo ni los del infierno, ni nada de lo creado por Dios. ¡Nada, absolutamente nada, podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado por medio de nuestro Señor Jesucristo!»

‭‭(Romanos‬ ‭8:31, 35, 37-39‬ ‭TLA‬‬)

De sus manos nada ni nadie nos arrebata, pase lo que pase.

-Moises Mayoral

2

“Tú encenderás mi lámpara; Jehová mi Dios alumbrará mis tinieblas. 

Contigo desbarataré ejércitos, Y con mi Dios asaltaré muros. 

En cuanto a Dios, perfecto es su camino, Y acrisolada la palabra de Jehová

Escudo es a todos los que en él esperan." 

 Salmos 18:28-30 Biblia Reina Valera 1960

Alza tu voz, y déjale saber al mundo que Jesús salva.

Mateo 16:15

15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.