el dia de los libros

Y es en las noches cuando sales de ti mismo, buscando desesperado el lugar de tu dolor. Empujas sin saber si puede ser movido al abismo donde no quede atisbo de haberse quedado dormido en un rincón de tu alma. Es inútil, no sé va ¿Cómo eliminar tan fatal condena? ¿Ignorarla o luchar?

Blaster —Delirios de un corazón roto

Yo este 14  ❤

—¡Que menudo marrón! Que yo sea tu primer beso debe de ser algo así como una gran pesadilla.
—Déjalo ya.
—Vale. Pero es la ver…
Y, sin que la pelirroja lo espere, se encuentra con el rostro de aquel chico enfrente del suyo. Rápidamente, su boca busca la de ella y ambos se funden en un nuevo beso. Éste no ha sido forzado. Es limpio. Amable. Sencillo. Natural.
De fondo, se oye la voz de un profesor de Matemáticas explicando algo sobre las derivadas, pero María sólo percibe los latidos de su corazón. Va muy de prisa.
—Espero que a partir de ahora no digas más tonterías como las que me acabas de decir —comenta Raúl cuando se separan sus labios—. Nadie es más que nadie. Aunque no nos comprendan. No lo olvides