el caminos

Te amé, tanto te amé que hoy sé que no me equivoqué al dejarte ir, porque ese era el único camino para que volaras en libertad y fueras inmensamente feliz.

Silencio Infinito

anonymous asked:

¿Qué si tu ex vuelve del mismo pozo donde la enterraste con todas las ansias de volver contigo y haciendo hasta lo impensable porque eso se dé, mientras quieres a alguien y ese alguien te quiere, mas sin tener algo serio?

devuelve a tu ex al pozo y échale cemento, para que nunca salga. quizá la otra persona cambie de opinión en el camino, deja el pasado como está:c

Te fuiste por que te dio miedo, por que eso es lo que hacen los cobardes, las cosas tan perfectas los ahuyentan, huiste por que no sabias que hacer con los impredecibles …
Enfrentar los miedos aterra, no siempre tenemos todas las respuestas, pero el camino es mas llevadero cuando en unos brazos sabemos que se encuentra muchas veces las respuestas.

A tu salud por los nuevos comienzos..

— 

Luz Ojeda Saldaña, Bitácora de un corazón roto

anonymous asked:

Porque odias tanto? No es mejor solo guiarte por lo que dice dios en la biblia. Que es amar a todos y listo. A las personas que odias o que dices que dios las odia o que se tienen que curar no te hacen ningún daño a ti.

Como voy a seguir una parte de la Biblia y la otra no? Hay que saber leer y saber el sentido, claro está, pero en ésta situación la Biblia es muy clara. Y, en realidad si me hacen daño a mi, porque me duele ver que van por el camino equivocado, me duele ver que lo único que necesitan es a Dios pero no van a Él…

Nunca fui de decirle a nadie que se quede. Porque aprendí que el que quiere estar, está, sin importar la situación, el dolor y todo lo que pueda suceder en el camino. Pero siempre fui de despedirme con muchas palabras, de decirte que te cuides, que te quiero, que te querré. Que te dejo ir si así lo quieres, porque querré lo mejor para ti, sin importar lo que yo sienta. Y eso también es rogar que permanezcas. Eso es pedirte con el corazón hecho mierda y un llanto amargo que te desgarra por dentro que no te vayas. Nunca te voy a decir “por favor, quédate”, pero mírame a los ojos y verás que te necesito cerca. Pero aún así, no importa, si quieres irte, hazlo.

No se trata de cuánto conoces de la Biblia, sino de cuánto de ella aplicas en tu vida todos los días.