efecerosiete

7

Vacío de Alba Loureiro - Sietesquinas, Madrid, 2014

Cuando empezamos, todos soñamos con trabajar para grandes publicaciones, con grandes presupuestos, grandes modistos o marcas y grandes salarios. 

En algún punto del camino, algunos entendemos que con lo que debemos soñar es con poder trabajar siempre con y para personas del talento, el sentido del riesgo, la creatividad y la calidad humana de Alba Loureiro, que hacen que se difuminen por completo las barreras entre nuestro trabajo comercial y el de creación.

Vacío es un espectáculo redondo, creado en solitario por Alba Loureiro y en el que, con la colaboración de Diana Irazabal, la artista lucense traduce al teatro físico y ensancha estética y performáticamente fragmentos de 4.48 Psychosis de Sarah Kane, la última propuesta de la dramaturga antes de suicidarse con apenas 28 años.

Cuando empezamos, soñamos con trabajar para los que otros nos dicen que son grandes. En algún punto del camino vivimos el sueño de poder trabajar para y con los que son ya y serán sin duda algún día para todos, mucho más grandes, como mi querida Diana o la enorme Alba Loureiro.

Esto empieza...YA!

Creo que me gustan las bodas desde que tengo uso de razón. Con 20 años ya miraba absorta las colecciones de vestidos de novia de grandes diseñadores como si fuera a casarme en 6 meses. Y resulta que el 1 de junio de 2013 llegará de verdad ese momento.

No quiero que me malinterpretéis y penséis que soy la típica mujer que vive esperando encontrar un marido y sólo piensa en ir de compras y combinar lo que encuentra en su armario. Nada más lejos de la realidad. Por supuesto me gusta la moda y todo lo que tenga que ver con la decoración y el diseño, si no todo esto no tendría ningún sentido, pero también soy una amante del running, el fútbol, el cine y, por encima de todo, de mi familia y amigos.

Y eso es lo que veo yo en las bodas: la ocasión de estar rodeada de la gente que más quieres, y hacer de ese momento algo inmortal. Eso implica poner mucho ciudado en cada detalle del desarrollo del evento.

Tormenta de arroz nace como una oportunidad para compartir con quien quiera leerme toda la información e ideas que vaya reuniendo en el aún largo camino que queda hasta mi boda, pero con la intención de continuar en el futuro. Si me gustaba esto cuando aún no había ni proyecto de boda imaginad cómo crece exponencialmente mi interés a medida que se acerca mi momento.

Por otra parte la dirección que pretende seguir esta idea es la de buscar opciones diferentes y personalizadas para el día de nuestra boda, escapando completamente de las numerosas bodas que parecen un copy paste de las que les precedieron. Por supuesto que no voy a reinventar lo que tiene más años que la orilla del manzanares, ni a desechar grandes ideas o costumbres que ya están implantadas en celebraciones de todo tipo, pero es la combinación de todas ellas con otras nuevas o con algunas conocidas sometidas a alguna original modificación, la que debe hacer que cada enlace sea personal e inimitable.

Y para mí es importante el punto personal de una boda. Es estupendo dejarse aconsejar y asesorar por profesionales o gente cercana sobre cómo peinarnos, el lugar de celebración o el color de la decoración, pero no debemos olvidar que es NUESTRO día, y que no debemos acabar dejándonos llevar hacia una boda que no refleje quiénes somos.

Debo mencionar también que mi boda coincide con el nuevo proyecto profesional de mi querido hermano (y equipo claro), el estudio de fotografía Efecerosiete, que arranca estos días. Me encantan las inciativas valientes de gente que en estos años tan complicados, deciden arriesgarse defendiendo con todo su pequeño y personal negocio. Yo misma soy una fan de ciertas grandes marcas, pero en ocasiones por no buscar alternativas dejamos pasar productos más económicos e incluso hechos con más mimo. Por eso intentaré buscar reseñas de gente emprendedora que pueda ofrecer originales servicios a precios lo más asequibles posible. Porque no olvidemos que por mucho que nos guste a todas soñar con una boda de 60.000 euros, no está al alcance de la mayoría de nosotras.

Espero que os gusten las ideas que contaré por aquí los meses venideros. Y para empezar el próximo y primer post con contenido será sobre la Wedding Room del pasado día 30 de septiembre en Madrid, a la que tuve la suerte de asistir. Feliz puente!