edad antigua

Yo soy Hammurabi, el elegido de Enlil, el que amontona opulencia y prosperidad…
Soy el que tempesta en las cuatro regiones… el que magnífica el nombre de Babilonia…
el que concentra el corazón de Marduk…
Soy el rey juicioso…
Soy el protector del país…
Soy fortaleza contra los enemigos…
Soy el dios de los reyes, el que conoce la sabiduría…
Soy el primero de los reyes…
Soy el rey supremo, el sol de Babilonia…
Difundí en el lenguaje del país la ley y la justicia, fomenté el bienestar de las gentes. Por consiguiente, he decretado:

228.- Si un constructor ha edificado una casa para un señor y la ha terminado para él, le dará como remuneración por esa casa dos siclos de plata.
229.- Si un constructor edificó una casa para un señor, pero no dio solidez a su obra, a consecuencia de lo cual la casa construida por él se desplomó, causando la muerte del propietario de la casa, este constructor recibirá la muerte.
230.- Si causa la muerte a un hijo del propietario de la casa, recibirá la muerte el hijo de tal constructor.
231.- Si causa la muerte de un esclavo del propietario de la casa, dará esclavo por esclavo al dueño de la casa.
232.- Si ha destruido bienes pagará todo lo que destruyó; así mismo, dado que no consiguió dar solidez a la casa que edificó y se desplomó, reconstruirá a sus expensas la casa que se desplomó.
233.- Si un constructor edificó una casa para un señor y no ejecutó su trabajo siguiendo las normas, de manera que un muro se ha inclinado, ese constructor reforzará ese muro a sus expensas.

—  Código de Hammurabi.