doctor gato

Mi Dulce Gatito#13 -Wigetta-

Aqui esta la continuación de el capitulo anterior ^^

-.-.-.-.-.-.-Narra Vegetta-.-.-.-.-.-

Senti algo mojado y suave en mis orejas, se sentia también que me quede dormido, no se cuanto tiempo paso hasta que sentí que me mordia la oreja mientras me la lamia, lo cual no se sentía mal si no todo lo contrario, pero lo hacia de una manera…¿salvaje?

Lentamente abri mis ojos acostumbrando me a la tenue luz de el amanecer y vi a Guille, tan guapo como nunca… pero

-Buenos dias mi gatito- me saludo alegremente lamiendo me las orejas de nuevo. Mis párpados me pesaban tanto…

-Guille, tienes orejas-le comente antes de volver a quedarme dormido.

Pasaron unos minutos y oí agua.

-¿Que rayos hace Willy? quiero que vuelva a acostarse con migo- pensé somnoliento, la notar que no regresaba fui a buscarlo, lo encontré en el baño viéndose al espejo con orejas y cola de perro, me asuste un poco al verlo… gato y perro… no es una buena idea que digamos.

-¡¿Qué coño?! p…¿por que tienes orejas de perro?- le pregunte asombrado.

-N…no lo se- me contesto poniendo total atención en los movimientos que hacia mi cola. Vi como su cola empezaba a menearse rápidamente y un ladrido viniendo de Willy que de un momento a otro se me aventó haciéndome caer al suelo… iba a comerme.

-¿nya?- Guille se puso encima de mi y empezó a lamerme la cara. Su lengua era muy viscosa.

-Wof, quiero jugar- me decía entusiasmado.

-kyaaa, que asco tio… tu lengua es muy viscosa- respondí tratando de alejar a mi viscoso amigo.

 Senti como Guille dejaba de moverse y se me quedava viendo y cuando menos me lo espere me beso y poco después introdujo su lengua en mi boca, se sentía algo raro, pero me encantaba. Me estaba quedando sin aire por lo que aparte a Guille a un lado y como me dejo la cara toda viscosa me empece a limpiar yo mismo con mi saliva.

-Tu lengua es muy viscosa- le comente sin dejar de limpiarme.

-y la tuya muy aspera- respondió dándome otro beso.

-Tenemos un problema, Guille- le dije parándome -No se me quito esto y ahora tu también lo tienes.

-No me importa, te ves hermoso tal y como estas- dijo mientras me acorralaba contra la pared y lamia mi cuello.

-Y…ya Guille

-Perdón, no puedo controlar mis acciones- me aclaro bajando las orejas, era tan lindo que no pude evitar larle un beso.

-Samu… quiero jugar- me dijo avergonzado.

-De acuerdo chiqui, ve por esto- dije lanzando una pelota haciendo que Willy la fuera a buscar, mientras la buscaba me metí a mi habitación y unos minutos después de que deje de oír a Guille perseguir la pelota salí a buscarlo y vi que la puerta de mi casa estaba abierta con un hombre parado enfrente y Guille parado delante de el sofá.

Era uno de los doctores de el “Hospital de Enfermedades Extravagantes”

-Entonces los rumores eran ciertos- comento mirándonos de pies a cabeza -llévenselos señores- comento un señor alto con bata blanca, pelo canoso y lentes.

Entraron unas 6 personas tratando de atraparnos cosa que no les costo demasiado. Nos sacaron de mi casa y vi a mi vecina parada a el lado de ese doctor.

-Lo siento chicos

-Nos traiciono- dije a el aire mientras nos llevaban atados hacia el elevador.

Y este es el capitulo 13, algo tarde,pero no me daba la vida para escribirlo.

Bechous Abachous XOXO