Uno fiel ateo en la vida y de pronto conoces a alguien a la distancia que no ves, no conoces, no puedes tocar y bam! listo, crees en ella o en él y te enamoras.

Ah, pero tú ibas por ahí de ateo.
La vida te odia.

—  Brenda Ramírez.