Deja que la oración sea tu primera respuesta, no tu último recurso

Salmo 63:1