dimitrii

El cabo Alexei Remelsenik azuza nuestras almas, Krushenko proporciona una cortina de balas y visualizamos el pasillo por donde tenemos que avanzar.

Shaposhnikov mira a “Aliosha” mientras “Dima” Semiónov no puede aguantar y se lanza a la carrera… “Es como una maratón, es como una simple maratón” se miente a si mismo para estabilizar sus nervios: un Pak 35/36 se encuentra al final del camino y sabe que deben avanzar para abrir camino a los ingenieros.

Dimitriy “Dima” Semiónov no tiene tiempo ahora para recordar su pueblo, Dudinka, aquel frío, perdido y duro pueblo siberiano que había forjado su carácter tan serio e inaccesible en primera instancia. Huyó de los 40 grados bajo cero que podían llegar a contarse en el termómetro, huyó de las minas de carbón y de zinc y se estableció en Leningrado unos meses antes del estallido de la guerra para trabajar en las fábricas soviéticas de metalurgia.

Como todos sus compañeros no dudó en alistarse en 1941; estaba en juego todo lo que apreciaba, su trabajo, sus padres e incluso su odiada Dudinka con la que tenía una deuda y a la que ahora regresaría para establecerse.

No se perdonaba por haber abandonado sus raíces, tenía que regresar y cerrar ese capítulo de su vida, tenía que sobrevivir…

"Los veganos y los vegetarianos creen que no matan animales, pero sí lo hacen"

“Los veganos y los vegetarianos creen que no matan animales, pero sí lo hacen”

El ambientólogo Claudio Bertonatti explica su polémico artículo Por: Alba Muñoz Imágenes interiores de Dimitrii Tsykalov. Hace menos de una semana, Claudio Bertonatti, uno de los naturalistas más reconocidos de Argentina, escribió un artículo que provocó un terremoto.El tsunami ha llegado hasta aquí, y es probable que se extienda aún más. En su texto, La confusión del veganismo, advierte que…

View On WordPress