detuviera

Pase todo esté tiempo culpandote a ti por abandonarlo todo, por qué habías decidido ponerle punto final en nuestra historia. No te lo niego me rompió en pedazos qué pensarás qué no era la mujer para ti, qué creyeras qué no era la indicada qué no era suficiente, cuando me habías dicho antes qué era todo lo qué tú habías soñado en una mujer, qué era el amor de tu vida, qué querías pasar el resto de tú vida conmigo, qué querías qué solo fuera tuya para siempre. Me dolió no te imaginas cuánto, porqué más qué yo luchaste mil veces por nosotros, contra todo problema, contra todos los qué no querían que fuéramos felices y estuviéramos juntos, incluso tú familia pero nuestro amor era indistructible, todo conmocionaba cuando estábamos juntos a centímetros del otro no existía nadie más, eramos solo tú y yo. Estába locamente enamorada jamás lo creí, porqué al principio no creí enamorarme así de ti, porqué te veía tan loco por mi, tan enamorado qué a veces me hacía la difícil pero cuando menos me lo imagine me solté, me deje ir y me entregue completamente a ti. Sé que cometí errores amor, te falle tanto, hay cosas qué tú nunca supiste y probablemente nunca las sabrás, sé qué no lo leerás qué nunca podré decírtelo pero espero que me perdones, aguantaste tanto por mi amor, hiciste demásiadas cosas por mi qué se qué nadie más haría, estába en una situación muy difícil de mi vida, no entendía demásiadas cosas, era algo caprichosa, difícil, complicada pero me amabas cómo era y aúnque no te encantará tratabas de ayudarme, se qué te cansaste de tantas discusiones, tantas peleas, de qué hiciera todo más difícil. Lo lamento tanto, estába tan segura de ti jamás pensé qué algúna vez decidieras alejarte. Tantas veces fui yo la qué me aleje pero jamás dejaste qué lo hiciera, Dios mio, ¿cómo pude? ¿Cómo pude pensar qué jamás te cansarias, qué me amabas tanto qué soportarias cualquier cosa? Mi peor error fue pensar qué te tenía seguro, no valore tantas cosas amor, solo pude vislumbrar cuánto te amaba la madrugada qué me dejaste, cuando me sentí tan rota, cuando mis lágrimas no paraban, cuando me ahogaba en dolor y sentía mi corazón romperse en mil pedazos, tenía la necesidad de que se detuviera mi mundo para entenderlo, creí qué solo era un sueño, qué volveríamos a estár juntos de nuevo, qué te darías cuenta de tú error y correrías a recuperar lo nuestro, pero no, desde ese día nada ha sido igual.
—  Cartas de olvido para él.
Me hizo bien conocerle. Oiga, no siempre llega a la vida de uno alguien que le abre los ojos, y las alas… Y despeja el cielo con sonreír…y alborotaba el viento con una caricia… Y cambia las ideas y corrige las dudas. Usted, que brillaba con sólo estar, que me ponía hormigas en el abdomen y calor en las mejillas, que sus pasos llevaban lejos y su atención lo era todo…
Me hizo bien conocerle y que detuviera el tiempo tantito a mi lado…
—  Clara Ajc
Espero que mi ex haya sido el amor de mi vida.

El viernes me encontré con una amiga que hace tiempo no veía, hablamos sobre nuestras vidas y como era de esperar me preguntó: “¿cómo está tu novio?” Después de un momento le respondí: “no sé nada de él, ya no estamos juntos”. Y claro, me miró con una cara de tristeza y simpatía que todos intentan mostrarte cuando dices algo así, a continuación dijo lo que la mayoría de personas dirían para hacerte sentir mejor: “vas a encontrar a alguien nuevo y lo vas a amar tanto como él o incluso más.” Realmente espero que mi amiga esté equivocada, espero nunca encontrar a alguien que ame tanto como a él.

Puedo decir con seguridad que no quiero volver con él. Lo digo porque lo que entregué de mi fue simplemente demasiado, me entregué de manera abrumadora, me lancé al vacío sin dudarlo, y me di cuenta que no había nadie para recibirme abajo cuando ya estaba cayendo. Un puente se sostiene de dos lados, y nuestro puente se cayó, claro está por leyes de gravedad. El amor que le di fue simplemente demasiado para mí.

Puedo decir que fue mi primer amor, lo digo porque nunca había sido tan sincera y entregada a alguien; al punto de no querer mirar a ningún otro hombre porque el era todo lo que quería. Era un amor lleno de ilusiones y expectativas, tanto que llego un punto en donde mi felicidad era basada en hacerlo feliz a él. Era lo primero que pensaba en la mañana y lo último en la noche. Esperaba sus mensajes todo el día, hacía lo que fuera por verlo, pensaba todo el tiempo en detalles que le alegraran el día, siempre trate de hacerlo sentir el hombre más especial del mundo porque para mí si lo era.

Y como casi todas las relaciones, el principio de esta fue lo mejor, esa pasión que te absorbe y te consume. Pero en poco tiempo él cambió. Nunca sabré por qué, ya que yo si era la misma, la misma que logró enamorarlo al principio o eso creía yo. Tal vez nunca lo enamoré o conoció a alguien más, o simplemente se dio cuenta que el amor que le tenía era tan grande que no iba a ser recíproco. Pero la razón ya no me importa, empecé a liberarme de todo aquello que no era saludable: situaciones, personas, gustos y cosas (incluido él). Algunos lo llamarían egoísmo, yo lo llame “amor propio”.

Espero que mi ex haya sido “El amor de mi vida”, porque no quiero volver a sentir esa clase de amor nunca. A pesar de que la relación duró poco, me cambió la vida y es algo de lo que nunca me arrepentiré. Ya que crecí como persona, y me di cuenta de lo que quiero y merezco. Me enamoré y me encantó cada minuto que compartí con él, incluso cuando peleábamos, yo lo amaba. Pero nunca me quiero volver a sentir así, amando tanto a alguien que cualquier cambio generaba dolor, sentir como el se iba desvaneciendo me mataba lentamente y me comía por dentro. Y cuando tome la decisión de seguir mi camino sola, fue como si mi mundo se detuviera y de él dependiera moverlo.

Pero mi mundo si siguió girando, y cuando me di cuenta de que lo que necesitaba era “amor propio”, y no ese tipo de amor, fue que el dolor en mi pecho se detuvo y mi corazón parecía haber puesto sus pedacitos juntos de nuevo. No es que yo no quiera volver a enamorarme, pero cuando lo haga de nuevo, y me entregue del todo a una persona, espero que sea un tipo muy diferente de amor.

No quiero a mi “otra mitad”, quiero a alguien que me haga sentir completa conmigo misma. No quiero extrañar a alguien tanto que duela, no quiero llorar por las noches por no saber como rescatar ese amor. Quiero un compañero y un mejor amigo, no quiero que sea la mejor parte de mí, quiero que impulse a ser la mejor versión de mi, ya que yo se que haría eso con él. Quiero alguien con metas en la vida, porque si el sabe hacia donde va, yo puedo hacerle compañía en su camino.

Mi ex me enseñó más sobre el amor y la vida de lo que él alguna vez sabrá; soy de las personas que piensa que todo en la vida pasa por una razón, por eso no me arrepiento de nada, las personas llegan a tu vida por una razón, o son una bendición o una lección. Me encantó estar enamorada, pero era un tipo equivocado de amor.

Y tú, que le dedicaste el tiempo a leer esto, espero que te llenes de amor propio.

Durante mucho tiempo te odié, desde que podía recordar ... En mi adolescencia la sociedad me dijo que no eras lo suficientemente bueno y yo les creí. Estabas demasiado gordo, demasiado tambaleante y tus estrías debidas al rápido crecimiento eran como un mapa de ruta que te llevaba a odiarte a ti mismo. Nada sobre ti fue lo suficientemente bueno y te desprecié por ello. Nunca una vez dejé de odiarte, incluso en la edad adulta. A lo largo de los años te torturé, te castigué, te maté de hambre, te obligué a trabajar horas locas con nada más que cafeína y goma de mascar, y aun así eras inadecuada ... Y luego llegó el día en que finalmente tuviste suficiente; cuando el doctor dijo que los resultados de las pruebas no eran buenos ... que había algo mal contigo que no se podía arreglar. Y la parte más triste es que te odié nuevamente en ese momento. Sentí como si me hubieras traicionado ... como si me hubieras decepcionado ... como si tuvieras solo un trabajo que hacer y eso fuera para ser saludable y normal y no pudieras hacerlo bien ... Ni una sola vez se me ocurrió que la debilidad era mía; que la culpa recae en mí y no tú. La sociedad me dijo que no eras lo suficientemente bueno, pero era mi debilidad por creer en ellos. Te empujé más allá de tus límites y me quejé cuando no pudiste lograrlos y todo el tiempo, permaneciste leal y verdadero. Día tras día, me mantuviste en marcha ... manteniéndome saludable mientras te ignoraba por completo mientras gritabas para que me detuviera. Me sostuviste valientemente todo el tiempo que pudiste y ahora lo veo. Lo siento, nunca fui bueno contigo. Nunca te amé ni te acepté ... Me centré solo en tus carencias cosméticas, sin tener en cuenta tu salud y bienestar. Nunca me ocupé de tus necesidades ... Nunca te alimenté ni le presté suficiente atención para saber cuándo había algo mal. No me fallaste ... Te fallé y ahora es mi turno de ser fuerte para ti, como lo fuiste para mí todos esos años. Debido a que no somos enemigos, usted y yo ... somos dos caras de la misma moneda y estamos en esta vida juntos. Lo haré mejor por ti ... Seré fuerte cuando mi cuerpo esté débil ... De ahora en adelante me ocuparé de nosotros. Te amo, cuerpo.

Ayer fui a una fiesta
y había cerveza gratis
me tomé muchas
después

fui al baño
y vi a una chica
con una sonrisa linda
le dije un poema

sonrió más
y después
llegó una amiga de ella
y nos presentó

la tomé de la mano
y fuimos a un Seven Eleven
por otra cerveza
y platicamos en la calle

me la fajé y la besé
la besé tan rico que ni me acuerdo
de su cara
la besé tan rico y ni sabía a su nombre

luego me dijo
que me detuviera
porque tenía novio
y me sentí mal por el novio

—  Poemas para leer en la banca del parque, Quetzal Noah

“Tiempo”
Aveces cuando cierro los ojos
Me da la sensación de que el tiempo se detiene
Como si de un descanso se tratáse
Como si el universo escuchara nuestro mayor anhelo.
Luego los abro, y me doy cuenta que cada segundo del presente se transforma en pasado, fugaz cual brisa de verano.
Pero si se detuviera el tiempo de verdad, tampoco estaríamos conformes, porque nadie sabe lo que realmente desea.
Y seríamos tan miserables, intentando acostumbrarnos a la nada,
Deseando que todo fuera como antes
Incluso deseando envejecer, que es a lo que más le tememos

Dicen que el tiempo todo lo cura
¿Pero te imaginas se detuviera en serio?
Viviríamos en un eterno sufrimiento.

—  Inner
Te dije adiós un par de veces, ninguna fue sincera, por que no me quería ir. Sólo quería que me detuvieras y me dijeras que me amabas. Lo hiciste muchas veces, me detuviste. Pero al final, te cansaste de hacerlo, te cansaste de mi. Y no te culpo por despedirte, supongo que eso era lo mejor... Para ti.
—13 de Enero, 2010 Él me había propuesto ser su novia, no supe cómo reaccionar en ese momento aun cuando él me gustaba aún tenía miedo de lo que podía pasar, esto de estar en una relación no era lo mío, es decir ¿Cómo tendría que ser? Es mi amigo, sabe mis secretos, ¿Cómo debía actuar con él exactamente? —19 de Febrero, 2010 Ya hemos pasado por nuestro primer mes de relación, todo es tan perfecto, tan perfecto que a veces me asusta. Aun no le he dicho que lo amo, el solo dice te quiero y me llama “cariño” pero está bien, esto es un proceso. —27 de Febrero, 2010 Hoy peleamos por primera vez, fue algo estúpido pero la manera en que lo resolvimos fue un poco graciosa, creo que me estoy enamorando de un tonto. —10 de Marzo, 2010 Son casi tres meses y él ayer me dijo que me amaba. Él me beso de una manera tan extraña, tanto que olvidaba donde estaba, creo que esto es amor. —14 de Mayo, 2010 Ha pasado un tiempo ¿No? Esto va muy bien, pero tengo miedo de que él se canse de mí. Quizás es inseguridad, pero ese es mi mayor miedo. —20 de Junio, 2010 Estoy dependiendo mucho de él, casi no tengo tiempo de prepararme para cuando él se tenga que machar, estoy consciente de eso, es decir ¿El amor no es para siempre no? —7 de Agosto, 2010 Esta es nuestra cuarta discusión en una semana, ¿Qué está pasando? Después de cada pelea el me abraza y me pide disculpas, dice amarme… pero ¿Por qué duele? ¿Es así como se siente estar enamorada? O quizá la magia ya término, ¿acaso tengo que despertar ya? —20 de Agosto, 2010 El día ha llegado, aun no lo puedo admitir ¿El aún me ama, verdad? Él no me puede olvidar así. Él aún me ama, solo tengo que luchar, quizás soy yo y debo cambiar. —18 de Octubre, 2010 Hoy es su cumpleaños, pase 8 horas preparando su regalo, espero que le guste y vuelva a sonreírme. —20 de Diciembre, 2010 Hoy llego a pedirme perdón, dice que me ama y que no me quiere perder ¿Qué hago? Esto me está matando, lo amo y no quiero perderlo. —2 de Febrero, 2011 Todo es como antes, él ha vuelto a tratarme tiernamente y yo sonrió mas junto a él, ¿el amor verdadero, existe? Lo amo cada día más, con cada locura. —6 de Mayo, 2011 Volvimos a pelear, pero el ya no me abrazo, solo se fue. Es lo que él hace cuando está enojada. Solo se aleja, si tan solo se quedara. Sin tan solo me pudiera abrazar como lo hacía antes. —10 de Julio, 2011 Hoy, volvimos a pelear, pero esta vez no quería que se marche. Mientras se alejaba dude más de una vez: quería gritarle que se detuviera, que se quedara conmigo, pero el miedo no me lo permitió. —11, de Julio, 2011 Ayer mi celular sonó, vi su nombre en la pantalla y me emociono, presione el botón de contestar y escuche entre ruidos a un hombre decir “Es usted familiar del dueño del celular” mi mente colapso por un momento, y con miedo respondí “Soy su novia” El hombre volvió a hablar pero esta vez dijo: “El chico ha tenido un accidente, lo siento mucho” Mi celular cayo junto a mí, ¿Qué? Mi mente no podía creer lo que había escuchado, ¡No!, ¡No, él está vivo! Él estaba enojado conmigo pero él está vivo. —12 de Julio, 2011 Debí haberle dicho que se quedara, es mi culpa. —23 de Julio, 2011 No puedo dormir, sus recuerdos me duelen demasiado ¿Por qué tuvo que irse así? Sin despedirnos, ¿Por qué tuvo que irse sin mí? —5 de Enero, 2012 Honestamente sí espero terminar a tu lado, aun lo extraño. Aun veo sus fotos, escucho sus canciones, aun puedo escuchar su voz. —10 de Marzo, 2012 Amor, lo siento mucho, lo siendo pero ya no puedo más. Quiero estar a tu lado, muchos dices que me estas cuidando, que no llore porque tu no querrías eso… Pero no puedo… Esto duele demasiado, te extraño y ya no quiero seguir así. —12 de Marzo, 2012 Ellos se amaban, ellos ahora están juntos. “Hay almas que no soportan la soledad, almas que regresan al cielo. Almas que no soportan la oscuridad de la vida”

Y así se fueron, esperando que el otro los detuviera y con el fuego en su interior, quemandolos vivos.

Aries y Cáncer
Tauro y Leo
Libra y Capricornio
Virgo y Sagitario
Acuario y Piscis
Géminis y Escorpio

Querida Charlie,

Me he despedido tantas veces de él que ya ni siquiera duele decir adiós. Ay Charlie. Justo ahora sólo desearía perder la memoria. Borrar cuatro años de mi vida junto a él. Porque me duelen tanto los recuerdos, especialmente ese último. Estábamos en un parque, y ni siquiera le dije adiós, sólo acaricie su mejilla y me di la vuelta tratando de correr, para que no me viera llorar una vez más. Esperé en la siguiente esquina hasta que pudiera dejar de llorar. Y en el fondo sabía que él no iría por mi. Claro que quería que me detuviera, que me abrazara, que me dijera que no me iba a dejar ir porque sabe que no va a encontrar nadie como yo.
Ay Charlie, él nunca va a cambiar, porque cuando todo empezó, dejó a alguien por mí como ahora me deja a mí por otra. No sabes cómo me siento, tan culpable, ahora sé cómo se sintió ella. Y sabes qué es lo que más me enoja? Que nunca tuvo los huevos para decirme de frente, “ya no te quiero, ya no te ilusiones, ya no voy a volver contigo”. Nunca lo dijo. Tuve que enterarme por terceras personas, por fotos, por preguntas de sus amigos, diciendome, “¿tú y “ex”?” “¿terminaron?”, “¿Quién es la chica nueva, qué pasó?
Me siento tan estúpida. Sobre todo porque no puedo dejar de quererle. Es verdad, lo extraño, y lo único que quiero es empezar de nuevo, ser su amiga, tal vez. Porque, sabes, sé en el fondo que lo quiero en mi vida. Es sólo que me es difícil aceptar que no será de esa forma, como siempre quise. Quiero ser su amiga y recuperar las partes buena de todo esto. Pero no sé cuánto me llevará, no sé cómo lo haré, ni cuándo podré verlo sin sentir ese tipo de “amor”.
Ojalá puedas responder y darme algún consejo.
—  Hasta la siguiente carta, Color sol.