destroce

Y yo respiraba en tus palabras y creé un mundo a tu alrededor… y siento que no podré amar a ninguna otra mujer, que la sociedad me destroce pero aún sueño lo bonito que hubiéramos sido en un para siempre, y es que, no me veo sin ti…

Creo que nunca más podré abrirme a alguien tal y como lo hice en el pasado. Porque esa parte de mí murió y ahora es como que soy una nueva persona, pese a que el pasado siempre este ahí. Ahora cuando conozco a alguien, me limito a hablar de mí vida, suelo inventarme cosas y nunca le hablo de mi pasado, de mis heridas, de mis caídas... porque si lo hago, volveré a estar triste, volveré a estar dolido y volveré a ese estado en el que no era feliz. Por lo que me pregunto, si a las personas que conoceré en un futuro... ¿Les estaré mintiendo ocultando una parte de mí pasado? Es que no quiero mí pasado de vuelta y que me destroce el futuro con nuevas personas. Porque aquella persona que fui ya no esta. Ahora soy diferente y tengo miedo de un día hablar de mí pasado y echarlo todo a perder... así que creo que deberé confiar en mí y tener esperanza de que todo salga bien.
Soy cobarde, lo sé, perdón.
  • <p> <b></b> Cuándo siento que empiezo a querer a alguien automáticamente me alejo de la persona e inconscientemente la hiero.<p/><b></b> No es que quiera ser así, es que generé ese mecanismo de autodefensa ( se que es estúpido) pero prefiero romperme sola a que alguien más me destroce el alma.<p/><b></b> Realmente odio ser así, pero no puedo dejar de serlo y juro por mi vida que lo he intentado hasta el cansancio.<p/><b></b> Perdón.<p/></p>
A mi nunca me miro así.

“Teníamos un fuerte e inquebrantable contrato, obvio es un decir, pues jamás firmamos nada, pero la confianza que nos teníamos bastaba para no romper el acuerdo. Las reglas eran sencillas, pues todo valía, excepto enamorarse… teníamos completa y rotundamente prohibido enamorarnos.

Sí, tal como lo imaginas, hablo de mí relación con mi amigo con derechos, no era mi novio aunque pareciera, siempre tiernos, siempre atento y cariñoso, pero no era mi novio, era mi amigo con derecho, así lo decidimos y estaba perfecto.

Ninguno tenía compromiso con el otro, teníamos nuestros hermosos y candentes encuentros de colchón, eso sí, prometimos no involucrarnos carnalmente con nadie más, y solo por cuestiones de seguridad, no de contratos de exclusividad ni nada de eso, meramente seguridad y salud.

La relación fue perfecta, cerca de 6 meses fuimos los mejores amigos que terminaban sus fiestas en la misma cama, hasta que en uno de esos encuentros, cuando aún estaba en sus brazos  se me ocurrió preguntarle si había estado con alguien más aun estando en lo nuestro, me dijo que no, pero curiosamente fue la última vez que lo vi, sin dramáticas despedidas, solo hizo bolita nuestra amistad, -y lo otro también- y lo echó a la basura. Después de todo eran las reglas ¿no?, y yo las rompí se dio cuenta que me enamoré y sin más me dejó.

Bien me lo dijo mi amiga, “estás jugando con fuego, eso de no sentir nada no es cierto, alguno de los dos va a terminar con el corazón roto”… y fui yo. Estaba convencida que si podíamos, aunque mi interior lo que verdaderamente pensaba es que tarde o temprano lo iba a enamorar, que le iba a robar un te amo de sus labios, y que por fin le pondríamos título a la historia. Pero no, no fue así, se fue, él sí cumplió el acuerdo y se llevó mi corazón, roto, pero se lo llevo.

Después de varios meses de no saber de él, un día que mi amiga y yo fuimos a la plaza, lo vi, sentí que el mundo se paralizo alrededor, es más, todo se borró, solo lo veía a él, mi corazón se detuvo, y mis piernas se hicieron como de gelatina, le dije a mi amiga que iba a acercarme, solo para saludarlo, y entonces, un golpe bajo a mis sentimientos, un KO, di lona cuando la besó, iba con su novia.

Aunque me destroce de nueva cuenta, por fin pude entender porque no se quedó conmigo, puede ver como la miraba, a ella sí la miraba enamorado, a mí no, pese a que nuestra historia fue extrañamente hermosa, y siempre dio lo mejor de sí cuando estaba conmigo, a mi nunca me miro así.

Indudablemente me equivoque, pero aún más erróneo es eso de “amigos con derechos”, Créeme, no existe, tarde o temprano uno de los dos termina revolviendo todo y sale con el corazón roto.”

Los extremos siempre son malos cariño, es la realidad, necesitamos un equilibrio y no lo digo con el pensamiento que juzga, lo digo porque me preocupa que mueras, que te destroces por completo buscando una idea errónea de belleza.
– Date una oportunidad…
– ¿Una oportunidad de que me destroce de nuevo?
– ¿No te sentías destrozado desde cuando dejaron de hablar? No seas orgulloso.
– No es orgullo, es… que no quiero ser herido de nuevo.
Te prometo que me iré.

Pídeme que me vaya, que prepare mi equipaje y saque un billete de ida. Dime que ya no me necesitas en tu vida, que no soy tan imprescindible como solía ser, que los días sin mi no son tan malos como pensaste. Ábreme los ojos, arráncame una a una todas las ilusiones, déjame ver que ya no hay nada, que sólo quedan recuerdos bonitos encerrados en un pasado común, que no tenemos presente, ni tampoco futuro. Confiésame que ya no hay sitio para mí en tu maleta, que has pasado finalmente la página que lleva mi nombre, que has escrito el punto y final en nuestra historia. Cuéntame que ya no calan hondo mis palabras, que ya no soy capaz de tocar esa parte especial a la que nadie más había conseguido llegar, que fui, pero que ya nunca más seré. Dispárame con tu sinceridad más honesta, sin trampas, sin rodeos, sin nada más que la exactitud de lo que piensas, de lo que sientes realmente. Convénceme de que me equivoco, de que siempre estuve en el lado equivocado, de que sólo fueron falsas esperanzas producto de una mente que no ha sabido dejar de quererte. Lléname de verdad, de humildad, de palabras con sentido que suenen a despedida convincente. Hazme ver que sólo era un delirio, una confusión creada a base de recuerdos que no dejaban de repetirse, una falsa ilusión a la que he querido aferrarme pensando que era compartida. Enséñame la realidad, la verdadera realidad. Por favor, deja que mis ojos vean todo lo que tengan que ver, que mis oídos escuchen todo lo que tengan que escuchar, que no haya incertidumbre, silencio, preguntas en el aire, esta vez no. Que no importe cuanto duela, que dé igual si me cuesta comprender, o si las lágrimas me ahogan y no dejan respirar. No tengas miedo a hacerme daño, a reabrir mis cicatrices, a darme un golpe involuntario que me empuje directamente al suelo. No habrá rencor, créeme, te juro que lo entenderé, trataré de entenderlo, y algún día estaré bien. Sólo dime que ya no soy una pieza fundamental en un puzzle que, aún después de todo, sigue demasiado vivo. No habrá enfrentamientos, ni batallas, ni sangre, ni siquiera guerra. Empújame al vacío, coge fuerte mi mano y suéltala, tan rápido como puedas, deja que el frío recorra mi cuerpo y me destroce, por última vez, si esa es tu voluntad. Siempre formarás parte imprescindible de mi vida, eso no puedo borrarlo, y tampoco quiero hacerlo, pero merezco una última carta, aunque sea de despedida. Dime que soy todo, que sigo siendo todo, o dime que ya no soy nada. Habla, sin temor, sin pensar ni un solo segundo en mí. Trataré de comprenderlo. Dime todo eso, a corazón abierto, no te pido más. Y, si así lo quieres, te prometo que me iré. 

Freddie Mercury

La conocí a los 16 años. Fuimos presentados en una fiesta por un ‘tío’ que decía ser mi amigo. Fue amor a primera vista, ella me enloquecía. Nuestro amor llegó a un punto que ya no podía vivir sin ella. Pero era un amor prohibido, mis padres no la aceptaron. Fui expulsado de la escuela y empezamos a encontrarnos a escondidas, pero ahí no pude mas, me volví loco!, yo la quería pero no la tenia yo no podía permitir que me apartaran de ella, yo la amaba; Destroce el coche, rompí todo dentro de casa y casi mate a mi hermana, estaba loco, la necesitaba. Hoy tengo 39 años, estoy internado en un hospital, soy inútil y voy a morir abandonado por mis padres y por ella, ¿su nombre? Cocaína, a ella le debo mi amor, mi destrucción y mi muerte. 

Dime por que no te puedo sacar de mi mente, explicarme por que me duele tanto tu ausencia si realmente jamas estuviste, cuéntame porque tu opinión cambio ¿Me querías no es así?¿Realmente me quisiste, tan siquiera un poco?

Por favor platícame que hiciste conmigo, que al saber que tienes a alguien me destroce, sentí como las piernas se me debilitaban a punto de caer, mis manos temblaban, mi mirada se tornaba triste con pequeñas lagrimas resbalando por mis mejillas, no podía ponerme tan mal por alguien que decía quererme y que a las semanas cambio de opinión o simplemente se arrepintió de sentir algo por mi y lo entiendo, yo tampoco me querría teniendo a muchas otras, jamas me eligiria a mi.

Pero ahora cariño me gustaría saber por que cuando te confesé mis sentimientos hacia ti yo si puede tener el valor de decirte todo, pero tu, demonios, tu me dijiste que sentías lo mismo, ¿Porque no me dijiste algo como -si te quiero un poco pero hay alguien mas, alguien que realmente podre amar de todas las maneras posibles-? Con eso me hubiera bastado y créeme que no habría ningún problema se que ocupas a alguien que este a tu lado, apoyándote, no a una niña al otro lado del mundo.

Pero si supieras como estoy, vacía, con un dolor en mi pecho, con unas ganas inmensas de llorar, nunca me hubieras seguido el juego, nunca me hubieras dicho tantas cosas lindas, nunca me hubieras contado pequeños detalles sobre ti que te hacen aun mas hermoso.

7

Rojo como las rosas - Bocetos, apariencias.

Bueno, me destroce la mano derecha, me llene de polvo con bocetos viejos y me destrozaron hace no menos de 6 horas~ ¡pero lo termine! 

Esta sera la futura historia que sacare (Después del primer cap de memento mori, claro, no vamos a descuidar mas las cosas) . Un Sagitario x Aries, que espero no pase los 10 capítulos LOLLLLLLLLLL

Una historia situada entre cuatro reinos que viven en aparente armonía, todos conectados a través de las rosas, rosas que les recuerdan a la maldición otorgada al príncipe heredero de “Rosa bianca”. Una maldición que no lo dejara hasta que finalmente… deje este mundo.

“Cuando el ultimo pétalo de rosa caiga en su reino, el morirá” 

PD: Si les gustan los diseños díganme, y si piensan que a alguno le falta algo, también pueden decirme, pues por algo estos son bocetos! 

PD2: Si tienen dudas, ya saben donde esta el ask~

Suenas en mí

Tú suenas en mí.
Si, tú que en este
presente eres migaja
del amor inmerecido.

Tú no merecías a un huracán,
que solamente te amaba
en días lluviosos,
arrasando con tu corazón…

Te destroce;
Amor mío, no quise hacerlo
pero dime, ¿cómo le pides
a un tsunami que no moje nada?

¿Cómo hacer que no escuche
tu voz, cuando tu voz
es música a mis oídos?

¿Cómo decirle adiós
a mis ganas de vivir?
¿Cómo olvidar tus “te amo”,
curitas de mi alma?

Moriré, yo lo sé.

Moriré sin la música que me
mantenía viva de amor,
sin el sonido de mi latir
que más amaba, sin el ruido
de tus pensamientos,
sin el ritmo de tu poema
que me hizo bailar tantas noches.

Moriré, tú lo sabes.

Lo sabes y no vuelves,
ahora soy recuerdo
y tú sigues siendo presente,
¿sabes cuánto dueles?

Moriré, tu corazón lo pronostica.

Él le susurra al mío:
por favor, muérete.

Orel Zajor.