destendida

Que él se amarre los zapatos mientras está cambiado, listo para irse y yo… yo le observo desde la cama destendida, semi desnuda, con una sonrisa en los labios y la pereza más dulce que jamás pude haber sentido antes. “Lindo día amor, hoy a mí me toca descansar. Nos vemos a la noche. Te amo mucho” susurro y él sonríe, se agacha y me da un beso en los labios. No son necesarias las palabras. Es el cuadro perfecto.  DDC

Hoy no.

Hoy no sabes de mí. Desaparecí de tu vida. La cama ya no está destendida. Ya no me encontraras en esta madrugada. La casa ya no olerá a lavanda. Hoy no sabes de mí. Ya no encontraras letras dedicadas a nuestros días. Hoy todo se ha guardado en una caja, una mudanza pequeña. Hoy sólo me llevare mi lápiz y unas cuantas hojas. Hoy ya no sabes de mí. De mis arrebatos, de mis locuras. Hoy me he escondido, en un corazón que no es el tuyo, en unos ojos que ya no me miran. Hoy me encerré, ya no quiero que sepas de mí.