desesperación

Yo en tu lugar no dejaría ir a alguien como yo… Y no lo digo por ser yo, simplemente quisiera encontrar a alguien como yo que me quisiera tanto como yo te quiero a ti.
A veces me gustaría que cada uno de nosotros dijéramos lo que tanto nos ha dado miedo decir, tal vez: “Oye, realmente no me gusta cuando haces eso” o “hey, yo realmente estoy enamorado de usted” o incluso, “hola, yo te extraño y pienso en ti todo el tiempo” sin sonar desesperado.
¿Por qué todo el mundo no puede ser dolorosamente honesto?
Nos despedimos en silencio. Pero cuando se había alejado unos pasos, se detuvo por un instante, se dio vuelta a medias, casi con timidez, y en su mirada me pareció advertir pena, ternura y desesperación. Pensé en correr hacia ella y en besar su cara ajada, sus ojos llorosos, su boca amargada; y en pedirle, en rogarle, que nos viéramos, que me permitiese estar cerca. Pero me contuve. Bien sabía que era utópico y que nuestros destinos tendrían que proseguir sin encontrarse, hasta la muerte.
—  “Sobre héroes y tumbas” - Ernesto Sabato.
He estado pensando en que decirte cuando te tenga. He caído en cursilería barata, en clichés del cine. Antes de ti no era así, antes de ti todo era una gran mierda, pero ahora se que hay cosas bonitas en medio de tanta mierda. Siento que todo estas perdido, me he perdido; pero te he encontrado, en medio de tanto desastre, en medio de la locura irremediable de la juventud y la sensatez de la madurez. Y he aquí el dilema, ¿que te diré cuando estés conmigo?.
—  Mi desesperación, combina con mi poesía.