La forma más rápida de olvidar a una persona, es siendo cruel contigo mismo.
Cuando extrañes a esa persona, sólo recuerda que ya no te quiere ni te extraña. Puede que dañes tu corazón, pero es mejor así.
¿Cuántas amistades se pierden a lo largo de la vida por detalles absurdos? Tirando por la borda tantos momentos maravillosos al lado de esa persona. Algún malentendido, alguna palabra, la distancia o simplemente el orgullo..