delirios de un corazon

Una vez oí decir: “cada persona es un universo” y creí haberlo entendido. Lo cierto, es que pude comprender a cabalidad tal frase, cuando supe que aunque te enamores en un universo entero y quieras guardarlo, sólo para ti, por más grandes que sean tus manos jamás podrás tener tanto infinito dentro de ellas. Sus galaxias se expanden y miles de soles golpean. Dejé de querer aprisionarlo, con inútil evidencia, pues aprendí que amar no se trata de retener, sino de contemplar.
—  Blaster —Delirios de un corazón roto
—Alguna ves leí, que cada persona era un universo…
—Así es, también lo creo.
—Así que me preguntaba… si ¿me permitiría usted ser su astronauta?
—Jajajaja ¿Con qué fin?
—Para descubrir lo inhóspito, para colonizar planetas, para admirar las nebulosas enteras y ¿por qué no? quemarse en un par de soles…
—  Bastet —Conversaciones Casuales
Así es, así soy; un ser que deambula por su propia mente, donde la conciencia y los recuerdos abundan, donde estoy absorto del presente, reviviendo un pasado asesinado y esperando un futuro incierto. Donde en muchas ocasiones siento la ausencia de mi corazón ¿Quién lo tendrá en su poder? ¿Acaso aún vive o yace en un basurero junto a los sueños y promesas rotas que alguna vez me diste? No lo sé y quizás nunca lo sabré…
—  Blaster - Delirios de un Corazon Roto
Y así sea por error, si me llegas a pensar, si un momento congelado en tu memoria tiembla acalorado, hazmelo saber. No con palabras, no con escritos y versos. Una mirada posada en la mía, o un simple ‘hola’ es suficiente. Aunque me odies, yo vivo en ti y si tanto deseas matarme, entonces, sólo borrame de un soplido con tu olvidó; que aunque mis pies aún me sostengan, mi alma dejaría este cuerpo y lentamente me desvanecería en cada ocaso
—  Blaster —Delirios de un corazón roto
No puedo más que disculparme de ante mano por lo que voy a decir…
Sé perfectamente por todo lo que estás pasando, que nuestra amistad te ha iluminado tanto como te has desahogado, que la vida a ratos se te derrumba cual avalancha, que los días soleados parecen totalmente nublados, y yo con simples palabras y con triste esperanza espero despejarlos. Sí, sé que es algo egoísta venir ahora y decirte esto, pero simplemente llegué al punto donde era necesario parar y examinar lo que me late en la garganta, en el pecho.
Me gustas, y es algo que no pude evitar que sucediera. Es un sentimiento tan simple pero peligroso cuando no se sabe manejar porque cuando uno menos se lo espera, el simple gusto puede florecer en un amargo enamoramiento. Sí, amargo, cuando no es correspondido, cuando uno se cansa de fingir que todo está bien, cuando no es así. Me gustas y no puedo cambiarlo, pero tú sí. Es egoísta, pero ahora está en tus manos matar el sentimiento y arrojarlo al desierto, o tomarlo y sembrarlo en tierra fértil.
No puedo decir más, me gustas y eso es lo único que importa, el “¿Qué pasará?” eso depende de ti; seguir siendo tu amigo, tu oído, o dejarnos dar dos pasos más y caer como amantes cómplices de pasión. El romanticismo no va conmigo, es cierto, soy sincero, pero puede florecer, eso es cierto también. Soy egoísta por venir a interrumpir tu sueño y arrojarte esas dos palabras como dos hielos en la espalda, lo sé, pero simplemente había que arrojarlos antes que se derritieran en mis manos.
—  Blaster —Delirios de un corazón roto