delirios de un corazon

Una vez oí decir: “cada persona es un universo” y creí haberlo entendido. Lo cierto, es que pude comprender a cabalidad tal frase, cuando supe que aunque te enamores en un universo entero y quieras guardarlo, sólo para ti, por más grandes que sean tus manos jamás podrás tener tanto infinito dentro de ellas. Sus galaxias se expanden y miles de soles golpean. Dejé de querer aprisionarlo, con inútil evidencia, pues aprendí que amar no se trata de retener, sino de contemplar.
—  Blaster —Delirios de un corazón roto
Así es, así soy; un ser que deambula por su propia mente, donde la conciencia y los recuerdos abundan, donde estoy absorto del presente, reviviendo un pasado asesinado y esperando un futuro incierto. Donde en muchas ocasiones siento la ausencia de mi corazón ¿Quién lo tendrá en su poder? ¿Acaso aún vive o yace en un basurero junto a los sueños y promesas rotas que alguna vez me diste? No lo sé y quizás nunca lo sabré…
—  Blaster - Delirios de un Corazon Roto

Y es en las noches cuando sales de ti mismo, buscando desesperado el lugar de tu dolor. Empujas sin saber si puede ser movido al abismo donde no quede atisbo de haberse quedado dormido en un rincón de tu alma. Es inútil, no sé va ¿Cómo eliminar tan fatal condena? ¿Ignorarla o luchar?

Blaster —Delirios de un corazón roto

EPILOGO A LA NADA:

No basto. Lo sé… he tenido esa sensación toda mi vida. Sin importar cuanto haga, jamás basta. He llegado a pensar que quizás hay un error conmigo, debo tener una avería irremediable, mi existencia pareciera ser no más que un rotundo error. Si desapareciera hoy, mañana nadie me recordaría. Solo soy un efímero suspiro en la vida de las personas que amé y un mal rato en las que dijeron amarme. ¿Esforzarme? Siempre lo hago, soportarme ya es una tarea homérica, intentar encajar en este mundo, con la pareja, con las amistades, con las normas, con lo “correcto”, parece que nada basta. Se siente tan fuerte, tener la sensación que hasta el silencio se siente perturbado con mi presencia. Ser la potencia del ser, desperdiciada en carne y hueso. Ser el más bajo pensamiento de un dios, que tal vez me dio vida como un mal chiste irónico. Muerte o vida, dos palabras que parecen dar lo mismo… nada.

—  Blaster —Delirios de un corazón roto
—Alguna ves leí, que cada persona era un universo…
—Así es, también lo creo.
—Así que me preguntaba… si ¿me permitiría usted ser su astronauta?
—Jajajaja ¿Con qué fin?
—Para descubrir lo inhóspito, para colonizar planetas, para admirar las nebulosas enteras y ¿por qué no? quemarse en un par de soles…
—  Bastet —Conversaciones Casuales
Somos eso, lo prohibido, lo que muchos ven como algo que en efecto nunca debió pasar; sé que lo piensan. Somos dos mundos, dos universos, completamente diferentes. Soy ese hombre, lo último que un padre quisiera tener para su hija. Y ella es la mujer que cualquier madre quisiera tener para su hijo. Soy pasión, ella calma. Soy improvisación y emoción, ella es planeación y cerebro. Dos mitades que se toparon, eso somos. Dos mitades que se atraen y que a veces se repelen y aún así nos seguimos uniendo. Es algo que va más allá de toda lógica. Ni bueno ni malo, eso son categorías binarias obsoletas que simplemente no pueden definirnos, no somos absoluto; solamente somos un sublime caos.
—  Blaster —Delirios de un corazón roto