decir mentiras

Lo que no decimos se nos acumula en el cuerpo, se convierte en insomnio, en nudos en la garganta, en nostalgia, en error, en duda, en tristeza. Lo que no decimos no se muere, lo que no decimos nos mata.
Que extraña sensación de no necesitar de ti, de sentir que ya no me importa lo que hagas.
Pase de sentir todo a nada, sólo indiferencia y no porque no te quiera ¡claro que te quiero! pero no me importa ya lo que hagas porque de cualquier forma, siempre terminas en brazos que no son los míos y escribiendo mensajes para alguien que no soy yo.
No soy de historias a medias, es todo o nada y hoy creo que definitivamente ya es nada.
—  8:15 am; las peores cartas de amor.
Mentira los que dicen que se amaban, pero no era el momento. Cuando dos personas se aman y luchan por su amor, cualquier momento puede ser perfecto.
—  Poeta Invisible
Sabes que esto acaba.
No sabes que decir ni que hacer.
Caminas lentamente hacia él.
Él te mira sonriendo, tú lo intentas también, de verdad que lo intentas, pero no funciona, tus ojos no brillan como de costumbre.
Él deja de sonreír y en su cara se hace presente ese característico gesto de confusión que tanto te gusta, ahora si que sonríes, de manera irónica. De manera triste, pero sonríes al fin y al cabo.
“Tal vez sea la última vez que vea ese gesto” piensas.
Es una despedida, tienes que irte, pero no encuentras las palabras adecuadas.
La palabra adiós es demasiado simple, y decir hasta pronto sería una mentira, decir hasta nunca sería insensible y decir que lo amas tal vez está un poco fuera de contexto, aunque lo que más quieres en ese momento es decírselo, repetírselo una y otra y otra vez intentando no sentir el corazón oprimido por el dolor de una verdadera despedida.
Te vas de la ciudad, y se lo confiesas, tal vez para ya no volver.
Él no sabe que hacer, levanta mucho las cejas y trata de procesar la información.
Le ha caído como un balde de agua fría.
Analizas sus gestos, cada uno de ellos, sus emociones presentándose en su cara una a una.
Te duele, sientes su dolor y se mezcla con el tuyo. Su dolor se entrelaza, como sus manos.
Te vas, tienes que irte, él te pregunta si esto es cierto, tímidamente le respondes que sí, aunque cada fibra de tu ser desea que la respuesta sea no. No. No. No.
No quieres irte.
Él es luz, esperanza, deseo, alegría.
Con él el cielo es siempre de un azul intenso, o un día gris a-su-lado.
No quieres irte, pero esta vez no hay opción.
¿Que haces?
¿Cómo le dices a la persona que amas que tienes que marcharte?
No es fácil.
Pero lo haces, porque tienes que hacerlo.
Te das media vuelta y comienzas a caminar.
Tal vez sea más fácil si no volteas, si no das marcha atrás.
Pero eres débil, te duele, y decides girar tu cabeza.
Ahí está, su corazón partido en pedazos y sus ojos vidriosos al verte marchar.
Le pides perdón con la mirada, le intentas gritar que no quieres irte, pero que no puedes evitar el inminente final.
Y simplemente sigues caminando, las lágrimas inundan tus ojos y tú corazón está dolido, está roto.
Y ahí está, es el final, ha sido todo, piensas.
Pero no es así, ese solo fue el comienzo a un dolor que durará mucho tiempo, el inicio de una cicatriz que perdurará el resto de tu vida.
—  La sinfonía del alma.

El día en que nuestras manos dejaron de encajar ninguno de los dos quería aceptar la realidad, tratamos de aferrarnos fuerte mente uno con el otro, con lágrimas te digo que
Dejemos de engañarnos
Dejemos de tratar volver a querernos
Dejemos de inventar excusas
Dejemos de vernos
Dejemos de besarnos
Dejemos de mentir amarnos
Déjame

Es momento de aceptar que nuestras manos ya no encajan una con la otra, que nuestros ojos ya no brillan al vernos, que nuestro amor acabó hace tiempo, dejemos de tratar de arreglar algo que ya no podemos reparar.
Dejaste y deje de quererte, de enamorarte, aceptemos esta dolorosa realidad.

Yo creo que todo sucede por una razón. La gente cambia de modo que puedes aprender a decir adiós, las cosas van mal para que las aprecies cuando van bien, crees en mentiras para que finalmente aprendas a confiar en nadie más que en ti mismo y algunas veces las cosas buenas se te desmoronan para que vengan cosas aún mejores.
—  Marilyn Monroe

tommydemon  asked:

¿Para ti que es deslealtad, infidelidad y engañar?

Deslealtad es romper intencionadamente la fe y confianza que tenían puesta en ti…
Infidelidad es falta de amor propio donde necesitas a alguien más, y dejas herido a un tercero…
Y engañar es decir mentiras o actuar ocultamente…

Todo, claro, es innecesario y radica básicamente en un autoestima defectuoso :)

No todos los hombres son iguales.

Tengo la suerte de tener en mi equipaje de mano a amigos y les contaré que no, que no todos son iguales.

Estoy harta de los tópicos.

Conozco a algún cabrón que va rompiendo corazones por miedo a enamorarse de uno y que se lo rompan.

Conozco a quien está completamente roto y no sabe cómo tocar otro corazón sin que se corte con alguno de sus pedazos.

Les diré que he visto a hombres llorar como niños cuando perdieron aquello que querían, y no, no por culpa de ellos, a veces simplemente el amor termina y hay que aceptarlo.

He visto en dolor en alguien que quería seguir queriendo, pero ya no lo estaba haciendo, debatiéndose entre vivir una mentira o decir la realidad y aceptar que ya todo terminó.

He visto a quien se fue porque no sabía cómo quedarse.

Lo que quiero decir con todo esto es que estoy harta de tener que escuchar que toda la gente es igual, tal vez la culpa no es toda suya, dos no se pelean si uno no elige, y no nos vamos a mentir si admitimos que alguna que otra vez hemos apostado por alguien que sabíamos que nos haría daño. Mientras tanto, seguramente teníamos al lado a alguien que no sería capaz de hacerlo nunca.

No todos son iguales, y nosotras tampoco.

Nos pensamos que la inseguridad que tenemos nosotros mismos es la única que existe y no es así, créeme que conozco chicos increíbles que se piensan que no son suficientes, que creen que no son capaces de enamorar de verdad a nadie, y que siempre terminan igual todas sus historias. Siempre se van de su lado, por un motivo o por otro.

Esa persona también es una persona llena de miedos, llena de dudas, y que al final solo juega a dormir de cama en cama por miedo a querer llamar hogar a una y que se quede vacía. Lo que digo…es que detrás de cada persona hay una historia, y tal vez, si en lugar de intentar comenzar una historia nos preocupásemos por entenderla.

No somos tan distintos, al final debería ser « todas las personas son iguales» porque todos hemos hecho daños y a todos nos han jodido alguna vez, sin importar el género que sea.

A veces alguien que hace daño no es más que un saco de miedo a la soledad, miedo a engancharse y salir perdiendo, miedo porque una vez ya le destrozaron, y ahora corta porque tiene el corazón roto y no sabe que no toda la gente que se le acerca es para hacerle daño.

A veces, un cabrón no es más que alguien roto, con miedo a ser feliz, por si vuelve la tristeza
—  lulu

anonymous asked:

Puedes ayudarme a escribir una carta diciéndole a una persona lo mucho que la quiero? intenté escribirlo yo pero soy malísima para esto de expresarme con palabras 🙇🏻‍♀️

JAJAJAJA.

A ver, dejemos las cosas un poco claras.  Yo no puedo escribirte una carta diciéndole a la persona lo mucho que le quieres. Eso sería algo ridículo e hipócrita, porque entonces tú no eres quien le quiere, además, yo no sirvo para decir mentiras, ¿cómo carajos voy a escribirle a alguien que le quiero mucho si ni siquiera le conozco?  eso no es posible.  Ni te conozco a ti, como para saber la razón por la cual te gusta.

El punto es:  si eres malísima para expresarte con palabras, ¿entonces para qué usar palabras? ¡Usa lo que eres buena! cada quien tiene distintas formas de expresar amor y todas son válidas.   Sea una comida, una canción, un post en tumblr, una foto, un video, un baile, una invitación a cine o lo que sea que hagas bien. Pero definitivamente jamás pongas que otra persona haga tus cosas.  Tú eres quien siente y tú tienes que expresar el amor a tu manera.

Si pones a otra persona a escribir, él se enamorará de otra persona, no de ti. 

Piensa las cosas antes de hacerlas.