decepción

Por un estremecedor instante creí verlo por la calle, con sus lentes oscuros y a tan solo unos metros de mí, por un momento, regresé a los tiempos en que solo esperaba verlo entrar, o tan solo verlo pasar. Por un maldito instante sentí la sangre de mi cuerpo abandonarme. Y entonces ese reflejo volteo su cuerpo en mi dirección, y todo se esfumó para darle paso a la decepción y a la tristeza. No era él… pero fue como regresar al pasado, cuando estábamos de frente, a metros de distancia, con su mirada estremecedora, no importaba que tan lejos estuviera, atravesaba todo mi ser con esos ojos. Pero no eran los que yo esperaba ver esta vez, solo había sido una ilusión… no era él, en estos no había emoción, ni entusiasmo, ni cariño, ni amor…
—  La sinfonía del alma.