decadencia

Jamás desistas de ser feliz

“Puedes tener defectos, estar ansioso y vivir irritado algunas veces, pero no te olvides que tu vida es la mayor empresa del mundo.
Sólo tú puedes evitar que ella vaya en decadencia.
Hay muchos que te aprecian, admiran y te quieren.
Me gustaría que recordaras que ser feliz, no es tener un cielo sin tempestades, camino sin accidentes, trabajos sin cansancio, relaciones sin decepciones.
Ser feliz es encontrar fuerza en el perdón, esperanza en las batallas, seguridad en el palco del miedo, amor en los desencuentros.
Ser feliz no es sólo valorizar la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza.
No es apenas conmemorar el éxito, sino aprender lecciones en los fracasos.
No es apenas tener alegría con los aplausos, sino tener alegría en el anonimato.
Ser feliz es reconocer que vale la pena vivir la vida, a pesar de todos los desafíos, incomprensiones, y períodos de crisis.
Ser feliz no es una fatalidad del destino, sino una conquista para quien sabe viajar para adentro de su propio ser.
Ser feliz es dejar de ser víctima de los problemas y volverse actor de la propia historia.
Es atravesar desiertos fuera de si, más ser capaz de encontrar un oasis en lo recóndito de nuestra alma.
Es agradecer a la naturaleza cada mañana por el milagro de la vida.
Ser feliz es no tener miedo de los propios sentimientos.
Es saber hablar de si mismo.
Es tener coraje para oír un “no”.
Es tener seguridad para recibir una crítica, aunque sea injusta.
Es besar a los hijos, mimar a los padres, tener momentos poéticos con los amigos, aunque ellos nos hieran.
Ser feliz es dejar vivir a la criatura libre, alegre y simple, que vive dentro de cada uno de nosotros.
Es tener madurez para decir ‘me equivoqué’.
Es tener la osadía para decir ‘perdóname’.
Es tener sensibilidad para expresar ‘te necesito’.
Es tener capacidad de decir ‘te amo’.
Que tu vida se vuelva un jardín de oportunidades para ser feliz…
Que en tus primaveras seas amante de la alegría.
Que en tus inviernos seas amiga de la sabiduría.
Y que cuando te equivoques en el camino, comiences todo de nuevo.
Pues así serás más apasionada -por la vida.
Y descubrirás que ser feliz no es tener una vida perfecta.
Sino usar las lágrimas para regar la tolerancia.
Usar las pérdidas para refinar la paciencia.
Usar las fallas para esculpir la serenidad.
Usar el dolor para lapidar el placer.
Usar los obstáculos para abrir las ventanas de la inteligencia.
Jamás desistas….
Jamás desistas de las personas que amas.
Jamás desistas de ser feliz, pues la vida es un espectáculo imperdible!”

Advertí que la decadencia había hecho progresos en los últimos siete meses: muchas ventanas no eran más que agujeros negros, desprovistos de vidrieras. Y aquí y allá, las pizarras sobresalían en línea recta del techo, listas para ser arrastradas por las borrascas del próximo otoño… Me detuve alrededor de estas tumbas; bajo el cielo benigno. Miré las mariposas nocturnas que revoloteaban: escuché la brisa ligera que agitaba las hierbas y me pregunté cómo podría alguien imaginar que los que dormían en esta tierra tranquila tuviesen un sueño agitado
—  Emily Brontë

A medida que desarrollamos más medicamentos para enfermedades físicas, producimos entre nosotros más enfermedades de carácter psíquico.
Muy bien está hacer campaña contra estas cosas y poner a la moda la lucha del bullying. Pero si la gente hace anuncios y dice cosas pero no actúa, poco arregla.
Quizás muchas personas piensen que estos temas están solucionados, que se les da demasiada propaganda. Y sí, estoy de acuerdo. Una lucha no se lleva haciendo carteles, se lleva contratando personal en los institutos o preocupándose más por nuestros hijos.

¿Sabéis que la mayor causa de muerte entre adolescentes es el suicidio? Somos la única especie que somos capaces de hacer que miembros de están prefieran estar muertos a pertenecer entre nosotros.

—  Srta Tass.
-Bueno, eres feo, sabes. En realidad, no quiero decir feo, sabes, pareces cascado. Realmente cascado, más incluso que Marty. Y él era un luchador. ¿Fuiste tú un luchador?
-Ese es uno de mis problemas: nunca fui capaz de luchar gran cosa.
—  BUKOWSKI, C. La máquina de follar.
Artista con alzheimer crea serie de autorretratos durante 5 años hasta que ya no pudo recordar su rostro:

En 1995, el artista de Reino Unido William Utermohlen, fue diagnosticado con el mal de Alzheimer. Este diagnóstico fue un duro golpe como para cualquier persona, pero antes de su muerte el año 2007, Utermohlen creó una verdadera serie de desgarradores autorretratos que capturan la decadencia gradual de su mente sus últimos años de vida.
En un ensayo Patricia, su viuda, explica por qué estas imágenes son tan poderosos;  “En estas imágenes vemos con intensidad desgarradora los esfuerzos de William para explicar su ser alterado, sus temores y su tristeza.”
No es posible decir con seguridad si los cambios en sus retratos surgieron debido a la pérdida de sus habilidades artísticas o debido a los cambios en su psiquis, pero, en cualquier caso, documentan la confusión emocional de un artista que mira como su mente se escapa lejos de él poco a poco.

1967

1996

1996

1997

1997

1998

1999

2000

  • Franz Kafka: La juventud es feliz porque posee la capacidad de ver la belleza. Es al perder esta capacidad cuando comienza el penoso envejecimiento, la decadencia, la infelicidad.
  • Gustav Janouch: ¿Entonces la vejez excluye toda posibilidad de felicidad?
  • Franz Kafka: No. La felicidad excluye a la vejez. Quien conserva la capacidad de ver la belleza no envejece.