de una mente sin

Me encantaría morir hoy.
Te borraría de mi mente, pero a mitad del proceso, vería de uno a uno los recuerdos que tuvimos, todos esos recuerdos que harán que mientras más te quiera olvidar, más querré que te quedes en mi mente, por que ahí es donde perteneces.
Pudimos serlo todo, fuimos todo, lo eramos todo, seríamos todo, todo.
Que fácil y complicada es la vida, en la que por no querer lastimar a las personas que más nos importan diciendo la verdad, les mentimos, y por mentirles los perdemos y por no expresar lo que sentimos nos vemos obligados en la fastidiosa, vergonzosa e increíble barbaridad de pensar que podemos olvidar a quien nos dio tanto por recordar.
Yo se que quiero olvidarte, pero se que por más pastillas, medicamentos, escritos, poemas, libros, sueños, deseos, lugares y demás para poder lograrlo, sólo lograré mantenerte en mi mente y corazón, por que sabemos muy bien, que olvidarnos jamás servirá de nada, por que en ese momento, lo menos que queríamos hacer era olvidar.
Por eso amamos tanto y nos duele aun más pretender que podemos olvidar.
Los recuerdos son veneno pero ese veneno que tomamos queriendo, lo hacemos con la ilusión de que si lo hacemos y nos arrepentimos nos matará.
¿Por qué olvidar lo que quisiste desde un principio?
¿Por qué le dices a la gente que la mejor solución para dejar de llorar es olvidar?
La vida es una maraña de dudas y preguntas, que puedes pasar la vida respondiendo con ciencia, literatura, religión, música, cultura, viajes, auto-exploraciones y que te van a llevar al mismo lugar en donde me encuentro yo ahora. A ningún lugar.
Si, así es.
No te voy a olvidar, ya lo aprendí.
Si, así es.
No te voy a olvidar, porque simplemente, no puedo olvidar. Pero, haz de preguntarte ahora, ¿vas a seguir queriendo olvidarme? y mi respuesta a tu pregunta es: SIEMPRE, pero jamás podré hacerlo, por lo tanto, aprenderé a pensar en otras cosas. Aprenderé a que tu recuerdo ya no me lastime, aprenderé a seguir adelante sin olvidar, por que simplemente, no puedo olvidar. No quiero olvidar.
—  Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (recortes)