de que color es el viento

Hoy me di cuenta de mi amargura. Que no soy tan convencional o trato de convivir por encajar o encajar por convivir. Soy bastante simple pero bastante difícil. Tal vez haya algo de bueno en todo eso.
Prefiero pisar charcos y correr en la lluvia a sentarme con unas cervezas y cigarros al viento. Elijo conversar con niños de cosas importantes a debatir sobre un color de vestido o la marca del labial. Y soy la que puede vivir contemplando el arte del periodo amarillo de Van Gogh dejando de lado el arte del baile en algún antro, olvidando al día siguiente lo que pasó. No es que la segunda opción tenga algo de malo. Es que no entiendo por qué discriminar la primera. En qué momento hacer cosas por convivir se volvió la manera de mover al mundo. Si está mal centrarse en lo pequeño pero importante, sin querer crecer, quizá con miedo del mundo…pero viviendo auténticamente…
—  Clara Ajc

Mi sueño es viajar por el mundo.
Sentir la libertad del viento sobre mi cabeza.
Poder sentir con mis pies la tierra que me rodea.
No depender de horarios,
De personas que me digan qué hacer,
Cuándo
Dónde
Y cómo.
Quiero poder fumarme un porro en la punta de una sierra sin que nadie me juzgue o me mire como una “drogadicta”.
Sentir la naturaleza que nos rodea, los colores y aromas que la componen.
Quiero poder viajar,
Y conocer gente nueva
Que sienta lo mismo que yo.
Que ame, luche y resista su libertad.

Aún te recuerdo. Es como si de repente todos tuviesen tus ojos color caramelo, y en cada uno de ellos me voy perdiendo un poquito más. Es inútil tener la cuenta de todos los días que han pasado desde que te alejaste de mi vida con un adiós que yo confundí con las flores que no crecen en otoño, es por eso que termino la cuenta con hoy. Con el día 119.
Hay días en los que apenas me invento tu nombre, digo otro sin querer cuando llegan a preguntarme de ti, y no voy a mentir, aún me arde en la garganta iniciar con esa vocal cada palabra que pronuncio en tu falta.
Pero ya no me atraganto como solía hacerlo, he dejado de revisar si estás en línea cada 10 minutos para no hacerlo ya desde hace tiempo, he borrado tu número y solo recuerdo que comienza con un 2 y le sigue un 5, ¿o un 8?
No diré que no extraño la forma en que me besabas la frente, primero me veías a los ojos, creyendo que todo era un sueño y que cuando posaras tus labios ahí, me esfumaría de repente. Pero me quedaba. Siempre me quedé. Ahora no puedo asegurar si lo haré.
Lo bueno de mi vida es que la tengo bastante ocupada como para llorar cada vez que escucho Andrés Suárez y aunque tú no lo sepas, ya no recuerdo qué música ponías cuando sobraban ganas y faltaban camas, cuando el barco que habíamos zarpado estaba demasiado lejos de la orilla como para hacer algo para no perdernos en la caricia de un nuevo mañana.
Quizá no lo entiendas y quizá te molestes cuando leas que he dejado de titubear cuando alguien me pregunta de qué color es mi risa y en cuántas promesas me he derrumbado.
Jamas podré olvidarte,
te lo aseguro, cariño.

Pero he dejado de susurrarle al viento la palabra «vuelve» con brío, con seguridad, con fogosidad, con vehemencia, con esfuerzo, con bestialidad, con discordancia, con fuerza, con ímpetu, con fuego.
Mierda. Vete.

—  Paulina Mora
Spanish megavocabulary - Part I

Let’s begin, the second part will feature other thematics:

-The world and it’s elements-

Nouns:

El aire – the air

La nube
– the cloud

El frío – the cold

La obscuridad – the darkness

El rocío – the dew

El polvo
– the dust

El suelo
– the ground

La tierra – the earth

El eclipse – the eclipse

El fuego
– the fire

La niebla – The fog

El frío – The cold

El calor – the heat

La luz – the light

El relámpago – the lightning

La luna – the moon

La luna llena – the fullmoon

La luna nueva – the new moon

La naturaleza
– the nature

El arcoiris – the rainbow

La sombra – the shade

La estrella – the star

El sol – the sun

El trueno – the thunder

El clima – the weather

El viento – the wind

La montaña
– the mountain

Adjectives:

-Redondo/a: Round
‘’La tierra es redonda’’ – The earth is round.

-Denso/a: Dense, heavy
‘’La obscuridad es muy densa en ese punto’’ – The darkness is too dense at that point.

-Espeso/a: Thick
‘’La niebla, durante la noche, se pone espesa’’ – The fog, during the night, gets thick.

-Colorido/a: Colourful
‘’El arcoíris tiene siete colores, o sea que es colorido’’ – The rainbow has seven colours, dus it’s colourful.

-Variado/a: Variated
‘’El clima en Argentina suele ser muy variado’’ – The weather in Argentina is frequently pretty variated.

-Potente: Powerful
‘’Cuidado con los vientos de tormenta, tienden a ser extremadamente potentes’’ – Careful with the stormy winds, they use to be extremely powerful.

-Inflamable: Flammable
‘’Una botella de alcohol es inflamable, no te acerques a ella con fuego o te dañarás’’ – Alcohol is flammable, don’t approach it fire or you’ll get hurt.

-Insoportable: Unbearable
‘’El insoportable calor del Chaco nos comía la piel’’ – The unbereable heat from Chaco ate our skin.


Verbs:

-Soplar: To blow (x, v)
‘’Los vientos soplaban con todo su poder’’ – Winds blew with all their power.

-Lloviznar: To drizzle (0)
‘’Primero llovizna, luego, llueve’’ – First, it drizzles, then, it rains.

-Temblar: To shake (x)
‘’La tierra temblaba y comenzó a abrirse’’ – The earth shaked and begun to crack.

-Inundar: To flood (x)
‘’Las dos ciudades se inundan de inmediato’’ – The two cities immediately flood.

-Fluir: To flow (x)
‘’Ese río fluye por tres provincias’’ – That river flows through three provincies.

-Arder: To burn (x)
‘’Cuando la madera seca del bosque arde, ocurren catástrofes’’ – When the dry woods of the forest burn, catastrophes happen.

-Relampaguear: To lightning (0)
‘’Relampagueó toda la noche’’ – It lightninged the whole night.

-Minerals and metals-

Nouns:


La ágata – the agate

La obsidiana - the obsidian

El aluminio – the alum

El ámbar  - the amber

El bronce – the bronze

El carbúnculo – the carbuncle

El cemento – the cement

La tiza – the chalk

La arcilla – the clay

El carbón – the coal

El cobre – the copper

El coral – the coral

El cristal – the cristal

El diamante – the diamond

La esmeralda – the emerald

El vidrio – the glass

El oro – the gold

El granito – the granite

La grava – the gravel

El hierro – the iron

El yeso – the cast

El plomo – the lead

La cal – the lime

El marfil – the ivory

El mercurio – the mercury

Los metales – the metals

El mortero – the mortar

El níquel – the nickel

El ópalo – the opal

La perla – the pearl

El rubí – the ruby

El safíro – the sapphire

La plata – the silver

El acero – the steel

La piedra – the Stone

La lata – the tin

El zinc – the zinc


Adjectives:

-Férreo/a: (lit.) ferreous, made of iron of that has it’s properties / (fig.) someone very resistant, tough
‘’Su familia murió y ella siguió adelante, es una mina férrea’’ – Her family died and she still went on, she’s a tough girl.
‘’Una construcción férrea’’ – An iron construction.

-Dúctil: Ductile, a material that can be manipulated, deformed or reformed easily.

‘’La plastilina es un material muy dúctil’’ – The clay is a very ductile material.


-Iridiscente: That reflects the colours of the rainbow.

‘’El iridiscente diamante reflejaba los colores del arcoiris en varios destellos’’ – The iridescent diamond reflected the colours of the rainbow in various flashes.

Verbs:

-Atesorar: To treasure (x, y)
‘’Pedro atesoraba las gemas en su habitación’’ – Pedro treasured the gems in his room.

-Fundir:  To melt (x,y)
‘’Pedro funde siete lingotes para crear un anillo’’ – Pedro melts seven lingots in order to create a ring.

-Forjar: To forge (x,y)
‘’Esta espada fue forjada con extraños metales’’ – This sword was forged with strange metals.

-Minar: To mine (x,y)
‘’La empresa mina las montañas para conseguir cobre’’ – The corporation mines the mountains in order to get copper.

-Cavar: To dig (x,y)
‘’Con su pala, Pedro cavó día y noche para encontrar amatistas’’ – With his shovel, Pedro dug day and night in order to find amatists.

-Resplandecer: To glow (x)
‘’La obsidiana no resplandece, el oro sí’’ – The obsidian doesn’t glow, but the gold does.

anonymous asked:

Creo que la alienación ( porque en realidad eso es) es un problema de América Latina, valoramos tanto la cultura occidental e ignoramos por completo lo que tenemos frente a nosotros, la cultura, las lenguas, lugares, Latinoamérica es hermosa.

Soy,
Soy lo que dejaron,
soy toda la sobra de lo que se robaron.
Un pueblo escondido en la cima,
mi piel es de cuero por eso aguanta cualquier clima.
Soy una fábrica de humo,
mano de obra campesina para tu consumo
Frente de frio en el medio del verano,
el amor en los tiempos del cólera, mi hermano.
El sol que nace y el día que muere,
con los mejores atardeceres.
Soy el desarrollo en carne viva,
un discurso político sin saliva.
Las caras más bonitas que he conocido,
soy la fotografía de un desaparecido.
Soy la sangre dentro de tus venas,
soy un pedazo de tierra que vale la pena.
soy una canasta con frijoles ,
soy Maradona contra Inglaterra anotándote dos goles.
Soy lo que sostiene mi bandera,
la espina dorsal del planeta es mi cordillera.
Soy lo que me enseño mi padre,
el que no quiere a su patria no quiere a su madre.
Soy América latina,
un pueblo sin piernas pero que camina. 


Tú no puedes comprar al viento.
Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
Tú no puedes comprar el calor.
Tú no puedes comprar las nubes.
Tú no puedes comprar los colores.
Tú no puedes comprar mi alegría.
Tú no puedes comprar mis dolores.

Tengo los lagos, tengo los ríos.
Tengo mis dientes pa` cuando me sonrío.
La nieve que maquilla mis montañas.
Tengo el sol que me seca y la lluvia que me baña.
Un desierto embriagado con bellos de un trago de pulque.
Para cantar con los coyotes, todo lo que necesito.
Tengo mis pulmones respirando azul clarito.
La altura que sofoca.
Soy las muelas de mi boca mascando coca.
El otoño con sus hojas desmalladas.
Los versos escritos bajo la noche estrellada.
Una viña repleta de uvas.
Un cañaveral bajo el sol en cuba.
Soy el mar Caribe que vigila las casitas,
Haciendo rituales de agua bendita.
El viento que peina mi cabello.
Soy todos los santos que cuelgan de mi cuello.
El jugo de mi lucha no es artificial,
Porque el abono de mi tierra es natural.


Trabajo en bruto pero con orgullo,
Aquí se comparte, lo mío es tuyo.
Este pueblo no se ahoga con marullos,
Y si se derrumba yo lo reconstruyo.
Tampoco pestañeo cuando te miro,
Para q te acuerdes de mi apellido.
La operación cóndor invadiendo mi nido,
¡Perdono pero nunca olvido!

LE LLAMO MORIR, A HOY

Un tiempo atrás extrañaba la melancolía…
quería éste estado para escribir:
tu poesía lo prohibía;
hoy escribiste en el verso que debo sufrir.

Ningún ritmo distrae mis latidos;
el oleaje desafía mis lagunas mentales…
nado en tu voz: silencio mis gritos.
“La parca visita hoy mis fases lunares”

Ya no soy lunático, aunque tú, sí, Luna;
he aterrizado, pero detesto la Tierra,
bohemio sin vacuna
pidiendo paz con guerra.

Cada segundo se sublevaba
para alcanzar un nuevo dictamen…
y no sé porque cabe política en ésta saga
cuando nunca la religión susurró Amén.

En cambio tu sí;
eras potosí sin oro:
con decepciones en el elixir…
y tus “no tienes derecho” como coro.

Vendo mi rima
y todas las que escribí a tu postal;
Vendo mis lágrimas
a tu comunismo sin un régimen dictatorial.

“Mientras estés de mi parte,
mientras no te quieras ir,
mientras tratar de olvidarte
me recuerde tanto a ti…”

[…]

Seguiré ahí, soy tus pertenencias,
soy herida de tus cortes: sangre;
eras arte con ciencia;
eres estigma sin estambre.

Quien más amo: dispara
donde más temo: a quemarropa.
¿Qué más hago? Soy tara.
¿Cómo olvido si no quedan copas?

No es dolor, pero si es la mejor forma para desatar mísera tristeza, decepción. Con razón no salió el sol hoy, los cuervos sobre el pavimento no hallaron manera de contarme… Las nubes lloraron un poco salino para no lastimar más mis ojos; el calendario tachó éste día y todos después de hoy los dibujó con gris. Los sueños al viento desataron un arcoíris, uno que desapareció, quitando el placer de color a mi iris. Viajé sin alas al purgatorio, pero el guardián dijo que no soy apte, sí ineficiente, sí insuficiente, sí demente.
Gracias por darme las llaves a tu infierno que tenía ambientación celeste; ¿debo decir que te amo? Porque lo hago aunque con mi miocardio desangrado.

Te deseo suerte, cuando lances dados;
cuando elijas mal;
cuando me dejes de lado;
cuando pruebes de otra sal.

Me voy, sin irme.
Quédate, pero sin desilusiones.
Lo siento, sabes herirme.
Nunca quise estos versos de lesiones.

Le llamo vivir: muerto.
Te llamo y evades.
Le llamo morir por tu desierto.
Me llamas, y contesto para eternidades.

Gracias, ¡que sincera tu forma!
Arreglar para destruir la vida,
es buscar sombra
con el sol como estampida.

Así que me vuelvo suicida,
y busco ventanas abiertas en tu piso,
así me lanzó sin paracaídas;
cayendo, por fin, en ti, más hecho mito.

─Andrey Rojas; duele porque no es un reclamo, sólo un recado.

El mundo es eso. Un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.
—  Eduardo Galeano, El Libro de Los Abrazos.
P R Í N C I P E

Canción dedicada. Never- ending road.


l.

Cabalístico caballero,
de voz lejana,
y mirada nostálgica …

ll.

Eres el último rastro de luz,
En mi lúgubre crepúsculo…

lll.

Príncipe de las Colinas,
Hazme viento y llévame
entre tus cabellos
Para escuchar tus sueños…

lV.

Joven de pinceladas color escarlata,
Conviérteme en poesía diurna,
Para danzar en la dulzura de tu lengua.

V.

Pergamino de escrituras mágicas,
Conjura mi sombra cual oculto ritual
Transformándome en sortilegio de tu amor.

Vl.

Ser místico,
Eres antiguo resplandor
Que ha mi alma hipnotizó,

Vll.

La sutileza de tu canto
Proveniente del bosque
a mi oír hechizo.

Haciéndome devota
Para cuidar eternamente
el fuego de tu corazón

Vlll.

Príncipe nocturno
posa por siempre tu mirada
En este rostro que ha
esperado encontrarte,
desde su nacimiento.

lX.

Haz clavado en mi pecho
El sagrado juramento
de la eternidad.

Nuestros nombres intrincados
brillaran con esplendor
En el reino de Dios.

Digno es y será el amor
De dos almas que se han encontrado
En la cima de la humanidad.

X.

Las estrellas cantaran
Tu nombre…

Las estrellas me cantaran
Que por fin me perteneces…

El bosque que ha sido tu cuna,
Grita que ahora tu hogar
Está en mis templados brazos..

Xl.

El teatro a bajado el telón.
El Mago de los sueños,
Fantasma de laberintos,
Hijo de la noche,
Viajero estelar y
Escritor de lunas,
Es nombrado Príncipe del libro de mi destino.

 Xll.

Alma gemela,
Te amare hasta mi último aliento de vida,
Incluso si la tierra y el fuego devoran mi cuerpo,
Para hacerme cruzar infiernos 
Caminaré valiente los caminos de demonios hambrientos.

Para
             pertenecerte…
                                           En la vida y en la muerte.



- Niandra in the moon. 

Éste, es el hecho inminente de la cruel realidad y la dulce esperanza de la humanidad; pues lo que es realmente importante para el ser, pasa entre parpadeos y muere al abrir los ojos, así que sólo es perceptible ante los ojos del alma y de una mente en completa libertad.


El problema es que la humanidad es ciega del alma y miope de la mente, no porque naciera de ese modo, sino por su propia y estúpida elección.


Pero existes algunos, algunos seres marginados por su rara y romántica forma de vida. Seres que aun acarician un suspiro con sus propias manos y viven en el lado oscuro de la luna. Que bailan con sus miedos y toman té con sus musas. Que escuchan sinfonías en el viento y ven colores en el silencio. Que sueñan despiertos y luchan por vivir cada uno de sus sueños. Seres que prefieren reír como un niño y llorar sin pena, como lo haría un hombre sabio y viejo.


Y es por ellos que la humanidad aun tiene esperanza de un futuro con un poco más de luz. Pues son ellos y sus rarezas las que sanan los ojos de aquellas almas carentes de visión, y les abren las jaulas, a esas mentes que han vivido en completa esclavitud.


He allí, la cruel realidad y la dulce esperanza de la humanidad.

—  jorgema || Cruel realidad y dulce esperanza.

Sabes que me gustas, me encantas. Y no lo digo en broma…

Me gusta cuando me miras con esos tus ojos oscuros que en la penumbra de la noche emiten esa chispa que necesito en mi vida.

Me gusta cuando me sonries con esos dientes perfectos del mismo color de la luna llena.

Me gusta cuando me besas con esos labios tibios en el verano y fríos en el invierno, uhm! tan bipolares como tú.

Me gusta cuando te encuentro entre la multitud de la gente, y sabes, te encuentro porque tu rostro es único.

Me gusta porque eres más alto que yo, porque cuando me abrazas choco con tu pecho y así puedo escuchar los latidos que emite tu corazón.

Me gusta cuando tu cabello brilla en la noche, y claro, me fascina cuando el viento toca tus finos y oscuros cabellos dando la forma que me gusta.

Me gusta cuando tocas la guitarra y la acompañas con tu voz emitiendo al unísono esas melodías que mí cuerpo ya reconoce, esas melodías que llegan al fondo de mi alma alterando mis más profundos sentimientos.

Me gusta cuando nos echamos en la cama y nos quedamos dormidos después de intercambiar nuestras fantasías.

Me gusta cuando te veo dormir porque así puedo escuchar tu melodiosa respiración.

Y sobre todo me gusta porque eres tú. Por eso me gustas, me encantas…

—  Sofía Perez

Y me pregunto, ¿otra historia sería si hubiese llegado cuando éramos lienzos en blanco?

¿Qué habría sucedido si me hubiese quedado más tiempo a su lado?

¿Habría sido diferente si a mis labios hubiera elegido?

¿En qué estrella estaríamos ahora mismo abrazados?

¿Cuántas lunas habríamos llenado de besos?

¿De qué color hubiéramos pintado el viento al volar juntos?

¿Cómo sería dormir en su pecho y despertar en el cielo de sus ojos?

Y entonces el corazón me responde que seríamos amor y que aunque lo calle, todavía lo extraño.

Silencio Infinito

¿Cuál es tu principal prioridad en la Vida - Despertar o Mejorar?

 - por Scott Kiloby

 (Imagen: Pexels)


Vivimos en un mundo que constantemente nos anima a cambiar, a mejorar, a conseguir un futuro. El hecho de que nuestra cultura nos diga que ésta es la manera en que se debe vivir no significa que tengamos que seguir ese credo. Podemos cuestionar esos pensamientos tan culturalmente arraigados conforme se vayan presentando. 

Detente por un momento y observa el espacio en el que sucede la vida. Todo ocurre aquí: los pensamientos, las emociones, las sensaciones, los colores, las formas y los sonidos. Los pensamientos parecen decirnos que somos personas viviendo en el tiempo, con un pasado y un futuro, personas que no se sienten lo suficientemente felices o buenas. Heredamos esta falsa creencia y la hemos tomado como realidad. Pero esos pensamientos están surgiendo dentro de ese mismo espacio. Nota cómo vuelan como pájaros. Cada vez que notes este tipo de pensamientos disolviéndose en el espacio, te estarás moviendo más allá del pensamiento limitado que nos heredaron nuestras culturas. 

Enamórate de esta capacidad que tienes de notar las cosas simples, como el movimiento del viento, el teléfono que suena allá en el fondo, los colores de la mesa y la pared frente a ti. Cuando te regalas un momento para descansar sin pensar, ¿dónde quedan tus problemas, tus retos? ¿Dónde queda tu necesidad de cambiar? ¿Se encuentra en alguno de esos colores, formas o sonidos? ¿Se encuentra en alguna sensación cuando simplemente la sientes tal y como es, sin pensamiento? Un pensamiento preocupante, cuando se cree, puede parecer como el fin del mundo. Pero a medida que el pensamiento desaparece, el problema desaparece, dejando sólo la sensación o emoción, que después puede ser sentida y permitida totalmente. 

Si haces de esto tu principal prioridad, ser con la vida de esta manera, en pura intimidad y presencia, podrás descubrir que nada en el espacio del momento contiene ninguno de tus problemas. La pared no los contiene, los sonidos que escuchas no los contiene, las sensaciones no los contiene. Lo que contiene tus problemas son los pensamientos. Y éstos no son ningún problema. Son pensamientos, cada uno aparentando pintar un cuadro de deficiencia o limitación, y cada uno disolviéndose ante tu simple mirada directa. 

Cada intento que hacemos para tratar de cambiarnos a nosotros mismos, para convertirnos en algo mejor, para ser lo suficientemente buenos, viene de creer que esos pensamientos que vuelan como pájaros son verdaderos. El trabajo más radical y transformador viene de investigar estas mentiras en lugar de vivir a merced de ellas. 

¿Por qué esperar al Año Nuevo para tomar alguna resolución? La resolución a tus problemas está aquí, en este tipo de investigación. Posponerlo sería volver a creer en la idea de que eres una persona no lo suficientemente buena.

El Encuentro.

Voy a dejar claras algunas cosas que describen este momento…
La música de fondo es una pieza de jazz que acabo de encontrar casi oculta entre tantas melodías que suelen andar por ahí, la tarde es anormal; en el sentido de que llueve casi como ningún domingo. También hay un olor a fresco que logra penetrarse por la ventana y llega justo aquí.
Conocí a  la distancia a un “alguien” podría ser él o ella, pero no es determinante para esta historia, es mejor saber que logra colorear con letras este pentagrama en la tarde y su recuerdo me trae varios cafés a la mesa. Recuerdo perfectamente la tarde aquella donde decidimos dejar en letras esos pensamientos que se cruzaban en algunos momentos, queriendo quizás ver configuradas  palabras que le dieran algo tangible a nuestros encuentros, cuerpo a el espacio entre los dos.
Recuerdo que la piel ardía, como si tuviese un incendio entre los poros, y todo se volvía un poco más eterno;el reloj parecía detenerse, el viento se enredaba en las manos y había algo de domingo en los labios porque comenzaban a suspirar ante ese encuentro que el destino había tejido.
Conocí a alguien que me abrió el alma y se quedó ahí a dormir muchas siestas y hacer de mis adentros una poesía. Me hizo abrir las ventanas y anudar todas mis dudas a un adiós para así deshacerme de ellas de una vez. Conocí a alguien que me volvió mar, y sus olas rompían en mis pies, y me hacían cosquillas sus vaivenes. Llevaba y traía magia…y un poco de sal.
Una vez logramos acampar bajo las estrellas, la noche nos consumió hasta dejarnos sin sombra, el aire traía olor a vino y las nubes parecían espuma…  le dije que me gritara en silencio para así escuchar lo más profundo que tenía por decirme, por el contrario lo que hizo fue despejar el cielo de mis dudas y traerme a la cabeza una constelación de pensamientos, me sentí fugaz.
La noche se nos amaneció en los pies y de ese encuentro me quedo este vicio de detenerme a escuchar  lo que la penumbra trae consigo, también el vicio de contar las estrellas más lejanas para expandirme en el universo. De ese momento me queda el sabor a los labios de lo infinito y la plena certeza que el amor cabe en las manos que se quedan juntas y se reconocen.
Habían veces que me contaba sobre el color del viento, o sobre cuántos pasos se necesitaban para llegar al país de los sueños. Yo sonreía, desconocía las respuestas pero quería decirle que  allí, cuando estábamos juntos, todo era posible, todo era respuesta, todo tenía sentido por más absurdos que fueran sus cuestionamientos. Porque el encuentro de dos almas que solas se abrazan, ya es milagro y certeza.
La música ha dejado de sonar, la penumbra poco a poco desaparece dejando colar algunos rayos de luz por medio de las montañas, el frío de la mañana se desliza por tu espalda y ese rocío ahora lo atrapo con mis labios.
Volvería a besarte, lo se, pero buscaría la forma de que esa vez sea en una noche de luna llena.


Mariani Sierra 
Andrés C. 

Escritos distantes para acercar cotidianos…

El Mundo

Un hombre del pueblo Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta, contó. Dijo que había contemplando, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

-El mundo es eso - revelo. - Un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin paoarpade, y quien se acerca, se enciende.

Los Abrazos ~ Eduardo Galeano

A pesar de tanto tiempo sigues en mí,
aún paseas en mis recuerdos
y te impregnas en el viento.
Sin embargo, he decidido emprender el vuelo,
caminar sintiendo la brisa de la vida sin ti.
No te he olvidado, pero ya no te espero.
Decidí quedarme con los mejores recuerdos,
de esos que en vez de lágrimas, te sacan
una bonita sonrisa, sin nostalgia ni dolor.
He decidido liberarte, que ya no seas cautiva
en mi memoria ni de mis días.
El amanecer me ha dado la esperanza
de contemplar un nuevo día y, quizá
encuentre la tranquilidad cuando llegue el atardecer,
ya no te culpo ni me culpo, te amé, te lloré,
pero ya fue suficiente.
El viento ha cubierto tu gran huella
con aroma de nuevas flores,
he visto llegar la esperanza para que
nuevamente mi mundo tenga colores,
nunca te odié ni lo haré, porque no se le puede odiar
a quien verdaderamente se le amó.
La vida es un paisaje tan hermoso,
y no hay nada más bonito que tener
siempre el corazón dispuesto para amar
y querer.

-Isidro Sánchez
#IsidroSánchez Letras y Suspiros

Ser amado por un mortal.

Ícaro no se precipitó en vertiginosa caída en silencio. 

Se alzó en el aire, se rió y gritó, abriendo sus brazos hacia el Sol. 

La mirada de la estrella cegó sus ojos, formó ampollas en sus dedos, quemó sus mejillas. La cera de sus alas deshechas ardió y se deslizó, hirviente, a través de su espalda y sus piernas. 

Esto es lo que se siente al ser amado por el Sol. 

Ícaro se precipitó hacia el mar, el viento ensordecedor silbando en sus oídos. Dicen que se hundió bajo las olas. Sus ojos cegados le impidieron ver las afiladas rocas, esperándole como las fauces abiertas de una bestia. 

Se hundió. Se ahogó. 

Pero Ícaro no se precipitó en vertiginosa caída en silencio. 

Extendió sus brazos fuera de las aguas, hacia el Sol. Enredó sus dedos en los cabellos dorados de Apolo y 

                                                  lo 

                                                        arrastró 

                                                                    al interior de las oscuras aguas.

El cielo se tornó del color de la sangre. 

                                                                                 Y ahogó a Apolo con él.

El cielo se tornó oscuro. 

                    “Esto es lo que se siente al ser amado por un mortal.”

anonymous asked:

Hola ¿podrías hacer un escenario romántico de Yugyeom en donde tu también eres idol y por sus agendas apretadas no pudieron verse en mucho tiempo?

Nombre: Por Todo

Número De Palabras: 987

Tipo: Fluff/Romántico

—-

         “Okay genial, nos vemos en diez minutos” Cortaste la llamada mientras terminabas de abrochar tus zapatillas.

         Miraste el reloj una última vez antes de salir de tu pieza y eran las dos de la mañana. Si, tenías sueño pero también tenías una vida amorosa que salvar. Yugyeom y tú llevaban saliendo por unos meses, casi siete. Pero durante las últimas dos semanas no habían tenido tiempo para nada. GOT7 estaba ocupado siempre, ya sea en Japón o en Corea, viajando todas las semanas para todos lados y luego estabas tú, también idol reconocida y amada por mucha gente, bajo la industria YG, sin tiempo ni para comer. Era ahora, a las dos de la mañana, cuando ambos podían encontrarse sin problemas, sin fans, sin cámaras, sin managers estresados, solo tú y Yugyeom. Se pusieron de acuerdo que él te iba a pasar a buscar en su auto y viajarían lejos de aquí por unas horas, lo necesitaban. Te encontrabas en la calle, hacía un poco de frío, corría algo de viento y la chaqueta que te habías puesto no ayudaba mucho, pero en esos momentos, la adrenalina de verlo era mucho mayor. Todos los autos que pasaban te hacían sentir la ilusión de que era él, pero luego seguían de largo y te dejaban ahí sola nuevamente. Sacaste tu reloj para mirar la hora nuevamente, habían pasado solo cinco minutos desde que cortaste la llamada, estabas muy impaciente y decidiste calmarte un poco. Te sentaste en el suelo a respirar y a pensar en él, cerraste los ojos recordando los suyos y su sonrisa, sus manos como te acercaban a él, como su voz te recordaba el amor que sentía por ti y te encontraste a ti misma sonriendo como una tonta.

          “¿En qué piensas?” Escuchaste a tu lado y al abrir los ojos lo viste, Yugyeom, tu novio había llegado. Era muy tarde, la gente normal dormía y no podían hacer tanto ruido pero eso no te importó y simplemente chillaste y te lanzaste a sus brazos. “También te extrañé” Soltó una risa mientras te devolvía el gesto. “¿Vamos? Por favor vámonos de aquí” Te calmaste al sentir que él estaba igual de impaciente que tú y asentiste, váyanse lejos de aquí.

          Se pusieron de pie y, tomados de las manos, caminaron hasta el auto de él, el cual se encontraba a la vuelta de la manzana, te sentaste en el copiloto esperando a que Yugyeom encendiera el automóvil y condujera lejos. Cuando las puertas del auto se cerraron, la luz que existía dentro se apagó. Se sentó frente al volante, enfocó su mirada en ti por unos segundos, le sonreíste. Era un momento, el momento de ustedes, solo Yugyeom y tú. Existía un silencio verbal, pero a través de la mirada todo estaba sucediendo, el amor que estaba apagado por la distancia y el tiempo sin verlo volvió a encenderse como una llama de fuego, alta, quemando todo y dando calor a tu interior. Lo amabas, más de lo que recordabas. Como si ambos se hubieran puesto de acuerdo, se acercaron y conectaron sus labios en un dulce beso. Hace mucho que no sentías sus suaves tactos pero estabas desesperada, lo tomaste del cuello para pegarlo mucho más a ti, si es que era posible. Él, al sentir tu deseo, dejó salir un ligero gemido y mordió levemente tu labio inferior causando tu risa, terminando el beso. Se mantuvieron en la misma posición, mirandose a los ojos, esta era la distancia que querías tenerlo, aquí a unos centimetros de tu rostro.

        “Te quiero” Susurró y volvió a conectar, pero ahora solo por unos segundos, tus labios con los suyos.

       “Yo mucho más” Le correspondiste haciendo que Yugyeom sonriera ampliamente. Estaba feliz.

       Lo último que se escuchó fue el motor del auto prendiéndose y ustedes alejándose. La radio del lugar estaba apagada, bajaste la ventana admirando la ciudad iluminada por los faroles, los carteles de las tiendas dando color y vida, el auto cada vez iba más rápido, no había nadie en la calle aparte de ustedes dos, el viento te llegaba en el rostro haciendo volar tu cabello. Era perfecto, todo era perfecto. La autopista llegó y con ella mucha más tranquilidad, las curvas que bordeaban el cerro admitían que se estaban alejando de la ciudad. La oscuridad creativa de la noche te ayudaba a olvidar todo lo demás y enfocarte en ese momento. Pasaron unos minutos hasta que Yugyeom estacionó el auto en un espacio vacío, al lado de la autopista, desde el cual podía verse la ciudad. Bajaron juntos, hacía frío aún, cerraste tus brazos por en frente de tu abdomen, soltando aire para alejar el frío de tu rostro. Yugyeom no tardó en ayudarte con calor humano, pegó su pecho a tu espalda y pasó sus brazos por encima de los tuyos, abrazándote. Apoyó su cabeza en tu hombro, podías sentir su respiración en su oído e inesperadamente un dulce beso en tu cuello. Sonreíste sintiéndote la persona más suertuda del universo, tomaste sus manos entre las tuyas acariciando su pulgar con el tuyo y recargaste tu cabeza en él.

        “Gracias…” Susurró nuevamente, para ti y solo ti. Ambos admiraban la ciudad, tan lejana de ustedes. “…Por todo” Terminó su frase y reíste. Giraste sobre tus talones para encararlo, estaba sonriendo. “Por entenderme, por apoyarme, por esperarme, por animarme, por cuidarme, por escucharme, por abrazarme, por besarme…” Cortaste sus dulces palabras con un dulce beso, ambos movían sus labios en un vaivén que pareciera practicado, como si se hubiera puesto de acuerdo cuando girar la cabeza, cuando respirar y cuando terminar. “…por amarme.” Tus mejillas dolían por sonreír tan fuerte, peinaste su cabello con tus dedos, él cerró los ojos disfrutando tu caricia y fue tu momento para depositar tiernos besos por todo su rostro, en sus mejillas, en la punta de su nariz y en su mentón. “Gracias por todo” Concluyó.

Soy…soy lo que dejaron.
Soy toda la sobra de lo que se robaron.
Un pueblo escondido en la cima,
mi piel es de cuero por eso aguanta cualquier clima.
Soy una fábrica de humo,
mano de obra campesina para tu consumo.
Frente de frío en el medio del verano,
El amor en los tiempos del cólera mi hermano.
El sol que nace y el día que muere
con los mejores atardeceres.
Soy el desarrollo en carne viva,
un discurso político sin saliva.
Las caras más bonitas que he conocido,
soy la fotografía de un desaparecido.
La sangre dentro de tus venas,
soy un pedazo de tierra que vale la pena.
Una canasta con frijoles.
soy Maradona contra Inglaterra anotándote dos goles.
Soy lo que sostiene mi bandera,
la espina dorsal del planeta es mi cordillera.
Soy lo que me enseñó mi padre:
él que no quiere a su patria no quiere a su madre.
Soy América Latina,
un pueblo sin piernas pero que camina.

[Tú no puedes comprar el viento, tú no puedes comprar el sol
Tú no puedes comprar la lluvia, tú no puedes comprar el calor
Tú no puedes comprar las nubes, Tú no puedes comprar los colores. Tú no puedes comprar mi alegría, tú no puedes comprar mis dolores… ]

Tengo los lagos, tengo los ríos,
tengo mis dientes pa’ cuando me sonrío.
La nieve que maquilla mis montañas,
tengo el sol que me seca y la lluvia que me baña.
Un desierto embriagado con peyote,
un trago de Pulque para cantar con los coyotes.
Todo lo que necesito,
tengo a mis pulmones respirando azul clarito.
La altura que sofoca,
soy las muelas de mi boca mascando coca.
El otoño con sus hojas desmayadas,
los versos escritos bajo la noche estrellada.
Una viña repleta de uvas,
un cañaveral bajo el sol en Cuba.
Soy el mar caribe que vigila las casitas
haciendo rituales de agua bendita.
El viento que peina mi cabello,
soy todos los santos que cuelgan de mi cuello.
El jugo de mi lucha no es artificial
porque el abono de mi tierra es natural.

[Tú no puedes comprar el viento, tú no puedes comprar el sol
Tú no puedes comprar la lluvia, tú no puedes comprar el calor
Tú no puedes comprar las nubes, tú no puedes comprar los colores. Tú no puedes comprar mi alegría, tú no puedes comprar mis dolores… ]

Trabajo bruto pero con orgullo
aquí se comparte…lo mío es tuyo!
Este pueblo no se ahoga con marullos
y si se derrumba, yo lo reconstruyo
Tampoco pestañeo cuando te miro
para que te acuerdes de mi apellido
La Operación Cóndor invadiendo mi nido
perdono pero nunca olvido!

Vamos caminando
(Aquí se respira lucha)
Vamos caminando
(Yo canto por que se escucha…)
Vamos dibujando el camino
Vamos caminando
(Aquí estamos de pie)

QUE VIVA LATINOAMÉRICA!!