de chicos a grande

Soy el típico chico al que le gustan las chicas de grandes pechos y lindos cuerpos. Me fijo en lo físico. Un día un compañero del curso me dijo, “una amiga mía gusta de vos”, me lo dijo por facebook y me pasó el de ella. La agregué. Para mi sorpresa era una chica de mi escuela que siempre me la encontraba. Siempre pensé que estaba loca. No era de mi gusto, era gordita y no era muy atractiva. Si lo era, yo no lo veía. Comenzamos a hablar, era divertida y graciosa. Hablábamos mucho por chat. Un día me la cruce de frente y solo nos saludamos. A la semana me atreví a preguntarle si yo le gustaba. Ella me respondió que si, pero como a mi no me gustaba, decidí mentirle diciéndole “te daré una oportunidad”. Ese mismo día una chica muy hermosa y delgada me dijo que le gustaba y estuvimos juntos. Al poco tiempo empezamos a salir, mientras que a la chica de mi escuela aún le mantenía la ilusión. Un día ella me vió con “mi novia” (la chica hermosa) y yo le dije que de verdad no la quería lastimar, pero que ya estaba saliendo con otra persona. Ella entristeció y se marcho. No hablamos por semanas. Un día viernes encontré a mi novia con otro chico y se me vino el mundo abajo, fue horrible, entonces volví a casa y ví a la chica de mi escuela conectada, le hablé con 0 esperanzas de que me respondiera, pero para mi sorpresa, respondió, “hola bonito, ¿Cómo estas?”. Estaba con la misma alegría de siempre. Los días pasaban y no había día en que no le hablara, aunque solo fuera por tonteras, igual ella siempre respondía paciente y tierna. Pasaron varias semanas y un día le pregunté “¿Aún me quieres?”, ella respondió, “¿De qué forma?”, “¿Aún te gusto?”, pregunté insistiendo. Ella se demoró en responder. En su muro había publicaciones seguidas de un chico, hasta que ella me lo confirmó, “estoy saliendo con alguien”, en ese momento sentí un vacío muy grande, no entendía mucho por qué, pero dolía, “ah…” respondí, no pude escribir nada más. En ese momento pensé que esto habrá sentido ella cuando yo la rechacé. Solo nos saludábamos, nunca hablámos en persona. Hasta que un día me atreví a acercarme a ella, estuvimos conversando un rato largo. Cuando nos íbamos iba ella, un amigo mio y yo, tomé su mano. El roce de su mano con la mía me causó una extraña sensación. Sentí ganas de no volver a soltarla nunca más. Ella llevaba 5 meses de relación, se veía feliz, mientras yo solo quería abrazarla, por lo que decidí hacerlo. En ese instante sentía deseos incontrolables de no querer soltarla nunca más. Quedamos de acuerdo en salir otro día y así fue, tome su mano de nuevo. Había más cercanía. Ella sonreía y bajaba la vista, entonces entendí, me enamoré de ella. No me importaba su físico, solo no quería separarme de ella nunca más. Ella ahora lleva 9 meses de relación y yo he estado con muchas chicas, pero sigo enamorado de ella. De vez en cuando, solo cuando ella me lo permite, la visito. Ella no sabe lo que siento y jamás lo sabrá. Se casará dentro de poco pero no puedo evitar eso, quiero su felicidad, aunque sea lejos mío. Esta enamorada de otro, pero no de mí. Perdí la posibilidad de que ese amor sea mío. He besado muchos labios, imaginando como sería rozar los de ella, he dormido con muchas mujeres, imaginando su cálido cuerpo al lado mío, pero lamentablemente, ya no será nunca. Ella no me pertenece, ella no me quiere a mí. Si leíste hasta el final no pierdas a la persona que está a tu lado, menos por su físico. Amála por lo que es, su inteligencia, su ternura, su valentía, sus defectos y virtudes. Amála todos los días, y si se acaba, demuéstrale que peleaste hasta el final. Yo perdí a esa mujer, yo perdí a mi primer amor... NO LO PIERDAS TU

-Una historia que me encontre por ahi.

quiero conocer un chico
mas grande que yo
que me cuentes de sus errores
que me diga como ve la vida
que cosas le excitan
que otras cosas le dan miedo
y que esté dispuesto
a conocer el desastre

Para ser una chica no es necesario maquillarse, vestirse con ropa ajustada o vestidos glamorosos o ser delicada o sentarse como “una dama”
Por qué claro si sos chica, no podes vestirte con ropa holgada o estar sin maquillaje, por qué ahí ya sos “una marimacha”
Hay una cierta regla aquí, que es que nadie pueda juzgar de como sos, de como te vestís o como te sentas, o por tus gustos en general, Nadie puede hacerlo.
Y el término “Sos chica” no podes hacer eso, no abarca a nada, por qué no todas la chicas se fijan en los maquillajes, tacones o vestidos o ropas, por qué eso ya es una etiqueta muy grande.
Tanto como chicos y chicas, persona de este planeta, tiene sus propios gusto, cualidades diferentes.
Y es muy triste que una persona te lo recrimine diciendo “Sos chic@, tenes que hacer las cosas como tal”
¿Pero cuáles son las cosas como tal?

Viví

Antes de decir que no, pensá que algún día te vas a morir. Sí, te vas a morir.

Metete al mar, despeinate… que la sal te endurezca el pelo y la piel, que te despinte. Metete de día, de noche… que una ola gigante te lleve a pasear y la arena se te meta en los calzones. Que el “toples” sea por la fuerza del agua, menos sexy y más divertido. Cagate mucho de risa, enterrate en la arena, hacé un castillito… sí, estás peludo, pero las ganas de hacer un castillito no se van jamás.

Tirate en paracaídas que tenés más probabilidades de morirte entrando el auto a la cochera de tu casa, cruzando la avenida apurado para ir a laburar, o de un ataque al corazón post- estrés, post- chatarra, post- depresión. Acostate con tu perro y llenate la ropa de pelos, escuchá su corazón… ese sí que late por vos.

Juntate con tus amigos aunque no tengas un puto peso. Siempre hay un paquete de arroz por ahí, o unas criollitas. Juntate con ellos y meate de risa y si los ves con el celular, tiraselos por la cabeza. Putealos, que están ahí con vos… el resto puede esperar. Coman el asado, vayan a la montaña, ponganse en terlipes en el medio de la calle. Sólo para reír. La amistad sana y no hay antidepresivo que le toque los talones.

Viajá. Ahorrá y viajá. Quizás cuando termines de pagar la ropa que te estás comprando ya la hayas dejado de usar. Quizás cuando termines de pagarte tu casa se haya llevado la deuda… toda tu energía. Quizás cuando termines de pagarte el auto te hayas acostumbrado a caminar. Quizás cuando termines de pagar el microondas te des cuenta de que como calentar en el horno no hay. El somnier extra súper archi blah blah “King” puede esperar, mejor una garrafita para la montaña. Escuchame pendejx, viajá.

Viajá, viajá para enriquecer el alma. Conocé gente, culturas, idiomas. Viajá para ver y escuchar que el amor en todos lados tiene la misma lengua. Viajá, tirate al pasto. Vaciá cuarenta y cinco termos de “meta mate y charla” y que te quede la lengua verde de chupar la bombilla mientras guardás las fotos de ese paisaje en tu cabeza. Y si no hay guita, andate igual. Andate abajo de una planta. Tres frazadas, fideos blancos y nada más.

Escuchá, escuchá a tus viejos. Preguntales todo lo que no sabés, todo lo que pasó. Cuántas veces amaron y cuántas perdieron un amor. Preguntales que querían ser de grandes cuando eran chicos. Preguntales porqué carajos no lo hacen si están vivos. Hablá, hablá con ellos que te escuchan hasta en silencio. Deciles que los querés y metete el orgullo post-moderno liberal de “todo me chupa un huevo” en el culo. Porque ellos también se van a morir. Abrazalos como si fuera la última vez… que ni las velas de cumpleaños, ni las estrellas fugaces, ni las vaquitas de San Antonio tienen el poder de conceder la inmortalidad.

Decilo todo. Decilo, escribilo, transmití. Sacate la vergüenza de las venas. Decile que la querés, decile que lo amás. Metele un beso para que no se olvide más. Decile que te dormís y te levantás pensándolo/la. Decile, decile todo lo que se te cruce por el bocho. Sé asquerosamente romántico/a. Empachate. Dejá de hacerte el/la durx que todos bien sabemos lo que siente el otro. Así que… decilo. ¿Qué podés perder? Decile lo que te gusta, lo que te enloquece, lo que te excita.
Dejá de sobarle la espalda a la tristeza y abrazala, abrazala fuerte y que se vaya un tiempo para volver fresquita como una lechuga y así… la volves a abrazar.

Antes de tener hijos… sé un niño, sé un niño todo el tiempo que más puedas. Dormí, salí, reíte, comé chocolates y gomitas y reíte. Fulminá tu juventud… antes de envejecer. Y cuando te pongas viejo, contale a la generación entrante… qué significa cada una de tus arrugas. No les dejes tu cuerpo gris, dejales tus ganas de vivir. Dale viejo, dejalos que jueguen a la pelota en la siesta ¿Te acordás cuando jugabas a la pelota en la siesta? Dale, no llames a la policía. Comprate un paquete de bombitas y cuando te toquen el timbre mojalos también. Dale viejo, viejo las pelotas. Sí, viejas las pelotas pero sangre en el pecho. No fué hace tanto viejo, acordate y reíte con ellos… antes de decir que no.


- Desconozco el autor pero tiene un tinte argentino, me lo mandaron por wasap y empecé el día con esto. Vale la pena compartirlo

El mundo es eso. Un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.
—  Eduardo Galeano, El Libro de Los Abrazos.
Cada persona brilla con luz propia
entre todas las demás.
No hay dos fuegos iguales.
Hay fuegos grandes y fuegos chicos
y fuegos de todos los colores.
Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento,
y hay gente de fuego loco, que llena el aire de chispas.
Algunos fuegos, fuegos bobos,
no alumbran ni queman;
pero arden la vida con tantas ganas
que no se puede mirarlos sin parpadear,
y quien se acerca, se enciende.
—  Fuegos, Eduardo Galeano. 
Mi primer amor

Todo comenzó cuando entré a la preparatoria, yo me había mudado a Querétaro, el primer día de clases hice una amiga, nos toco en salones separados por lo cual casi no hablábamos, al cuarto día de escuela ella se hizo amiga de un chico de su salón, a decir verdad, se hicieron grandes amigos rápidamente , el tenía un ojo verde y otro café, recuerdo ese receso donde me dijo “¿ya viste sus ojos?” Y en ese momento lo vi pasar frente a mí. Un día saliendo de la escuela fuimos a la parada juntas y el salió con ella, íbamos los 3 pero ella tenía que irse y nos dejó solos, yo no le hablaba y sentía que le caía mal pero terminamos hablando de cosas muy cotidianas y yo le dije “capullo”, me tenía que ir, así que le pase mi celular y al instante que me despedí de él, me mandó un mensaje “hola flor🌸”. Terminamos llevándonos muy bien y un día me acompañó a mi casa, me dijo que le gustaba, y ahí fue la primera vez que nos besamos, en realidad todo fue tan rápido, me pidió ser su novia un 2 de Septiembre (2015) pero, ¿quien iba a imaginar que nos amaríamos tanto?, pasaron los meses y pasábamos el mayor tiempo posible juntos, hacíamos todo juntos, la tarea, salíamos diario saliendo de la escuela, estábamos en el receso juntos, conocí todo Querétaro con el, íbamos al cine, a plazas, a nuestras casas, a comprar ropa, salíamos de vacaciones, se quedaba a dormir en mi casa de vez en cuando, íbamos a fiestas, comíamos juntos, en verdad, era perfecto, conocimos a nuestras familias, pasamos Año Nuevo juntos, ¿que más podía pedir?. Así fue, un año juntos, hasta que un día regresando de la escuela íbamos a su casa y veníamos en el camión jugando como siempre, y entre broma y broma me dijo “háblale a ella” (era una niña de nuestra escuela) y yo lo hice, la saludamos y caminamos con ella, nos despedimos puesto que su casa era como 3 cuadras después de la de él. Era Diciembre, lo recuerdo y en ese tiempo nosotros habíamos estado discutiendo mucho, el se fue a Oaxaca a pasar Año Nuevo y justamente a las 12 de la noche el 31 de Diciembre le mande un mensaje diciéndole cuánto lo amaba y agradeciéndole todo lo que habíamos vivido en ese año(2016) , el no tenía señal así que me fui a la cama y al despertar mi mayor temor se había vuelto realidad, por un estupido mensaje de texto me dijo que necesitaba conocer a más personas, que era el amor de su vida pero que sentía que se estaba perdiendo de la vida, de muchas experiencias, que lo perdonara; mi corazón latía tan rápido, fue el peor Año Nuevo. Al regresar de Oaxaca lo busqué para que me diera unos cuadernos, un día antes de regresar a clases, y ese día hablamos me dijo que no me olvidaría, que no trataría de reemplazarme, tuvo el descaro de decirme “no sé si regresaremos” y al despedirse, me dijo que le gustaba la chava que habíamos conocido en el camión, ella lo buscaba y hablaban muchísimo. Me dolió y le dije que lo odiaba. Terminamos mal. Entramos a la escuela y 3 meses después me busco arrepentido, lo perdoné, volvimos, y 1 semana después volvió a irse con ella. Me volvió a buscar 2 semanas después, volvimos, y 4 días después me bloqueó y ese día se fue con ella. Yo sabía que estaba mal pero hasta ese día, ese 4 de Mayo (2017) comprendí que no lo había perdonado, que ya no lo quiero, solo me duele que haya jugado conmigo de esa forma. Me sigue buscando, intenta hablarme, recibo llamadas de el a la 1 de la madrugada, pero a mí sinceramente, no me importa más, ya no hablo con el, ya no contesto a sus llamadas. La última vez que me buscó le dije llorando que me arrepentía de haberlo conocido, después de ese día, no me busco como por una semana, y ahora lo hace pero muy poco puesto que está “muy feliz con esa chica” yo sé que no, puesto que siempre me ha dicho “con ella no tengo lo que tú yo teníamos”; ya quiero olvidarlo, no quiero volverlo a ver.
El fue el amor de mi vida, teníamos nuestra vida planeada, lo que íbamos a hacer y nuestros sueños, nuestros ahorros y compartíamos miedos. Pero todo eso, ya no está más.

#CuentameTusHistorias.

Amo
Amo como sacude la cabeza para peinar sus cabellos ondulados,
Amo como frunce el ceño al hablar,
Amo su nariz que parecen dos bolitas abultadas,
Amo sus ojeras profundas,
Amo sus ojos oscuros que se me hacen infinitos,
Amo no poder reconocer sus pupilas,
Amo su mandíbula marcada como las de los chicos malos de las películas viejas,
Amo sus dientes imperfectos,
Sus manos grandes con dedos delgados,
Amo la forma en la que se come las uñas cuando está ansioso o nervioso,
Amo su sonrisa,
Amo su risa,
Amo la forma en la que lee,
Amo su voz,
Amo su clavícula que se marca cuando suspira o hace algún esfuerzo físico,
Amo su estatura,
Amo su abdomen, y la forma en la que se tensa cuando lo toco por accidente o casualidad,
Amo la forma en la que al cantar, no aparta la mirada de mis ojos,
Amo cuando me mira y finjo que no me doy cuenta,
Amo la forma en la que se concentra,
Amo cuando se pierde en su mundo mirando fijamente algo,
Amo cuando canta pedazos de canciones sin darse cuenta,
Amo confundirle,
Amo que no se de cuenta de lo mucho que lo observo,
Amo la forma en la que escribe,
Amo la forma en la que habla,
Amo sus metáforas,
Sus errores,
Sus maldades,
Su pasado.


Odio
Odio la forma en la que intencionalmente me ignora,
Odio que no reconozca que es buena persona,
Odio no entenderle la mayoría de las veces,
Me odio por no preguntarle,
Pero odio más saber que no responderá,
Odio lo cansada que me tiene,
Odio cuando se encierra en su mundo por mucho tiempo,
Odio cuando está mal y no puedo hacer nada,
Me odio por tener vergüenza de hablarle a veces,
Me odio por suponer,
Odio cuando responde de mala forma cuando he dicho algo sin querer,
Odio sus suposiciones,
Odio que me niegue al darle cumplidos,
Odio no poder alejarme de él,
Odio no querer alejarme de él.
Odio que no se de cuenta de lo mucho que me preocupo por el,
Odio tener que callar todo esto.

Lo odio

Pero lo amo.

—  Nieve e nicotina