da-mayor

tantas palabras dedicadas, tanto sentimiento, tantas canciones y momentos que hoy se reducen a nada. Es triste recordar, más triste aún porque pensé que ya no recordaba nada, pero, después de tanto encontré algo, de lo que me debería haber desecho hace mucho y me doy cuenta, hoy, años después, lo mierda que fue todo, lo falso que fue y lo triste. No hubo nada más que daño mutuo, heridas que aún siguen ahí, miedos que pasaron a ser constantes, y ahora, en ese preciso instante, ahí, es cuando te das cuenta que los mayores errores que cometes en tu vida los reconoces tiempo después. Sin embargo, no te arrepientes, porque de cierta forma te hicieron crecer, me hicieron crecer y ser la imperfecta persona que soy hoy, que pese a todo, aún esta dispuesta a entregarlo todo por quien hoy en día lo es todo.