La verdad acerca del mal llamado “Machu Picchu” y el robo del lugar sagrado de los INCAS.

Hubo un tiempo en que los descendientes Incas vivían libremente en Patallaqta (mal llamada Machu Picchu) hasta que un gringo estúpido aventurero con complejo de Indiana Jones, fue llevado por guías indígenas hasta el lugar. Y a pesar de que nuestros ancestros vivieron durante siglos allì y la existencia de Patallaqta era conocida por el pueblo Cusqueño.


Este gringo estúpido decidió que “oh sorpresa” nadie lo conocía y él, era su “descubridor” al mismo estilo de Cristobal Colon. Y como para que nadie dudara se encargó de “borrar” los nombres inscritos de anteriores expedicionistas cusqueños que llegaron antes que él. Y tan estupido no era, porque se robó miles de piezas, so pretexto de “estudio científico” que la Universidad de Yale se niega a devolver. Ladrones, ladrones everywhere.

Luego, grandes multinacionales turisticas y el Estado decidieron que podían ganar millones de dòlares con Machu Picchu y ahora los antiguos descendientes Incas trabajan en Aguas Calientes, los más afortunados de mozos, barrenderos, o cocineros, los menos afortunados cargan bultos de turistas, lustran botas o posan para que les tomen fotos, como si fuesen exhibiciones de un parque de leyendas.

(Qhapaq Amaru)