curen

“Uno tiene que curarse primero. Te andan obligando a disfrutar el momento, a soltar lo que te hace mal, a dejarte fluir con las circunstancias y a entregarle todo al Universo para que suceda lo que convenga. Uno primero tiene que curarse. Dejen de mentirle a la gente rota que todos sabemos que a nadie deja de sangrarle la herida por poner las patas en el agua y acariciar al perro mientras se les agradece la existencia a las tostadas que comemos todas las mañanas. La gente pide magia para que no duela y entonces se lo cree, y después los ves por ahi sintiendo culpa por no tener los huevos necesarios para salir a bailar y reírse a carcajadas mientras acaba de enterrar en el medio del pecho al amor de su vida. Termínenla. La gente rota guarda pedazos de vida que necesita sanar. Necesitan abrazos que se acomoden como mantas capaces de apretarles bien los cuerpos hasta que dejen de supurar. Tienen que dejar de supurar. Tienen que sanar. Están lastimados, no son boludos. No necesitan escuchar lo que hace rato están tratando de hacer y no pueden. A veces no se puede viejo, no se puede. Es que la vida a veces duele. Duele. La pérdidas, los desengaños, los desencuentros, los abandonos, las decepciones, los sueños frustrados, las promesas incumplidas… Duele. Todo eso duele. Entonces antes de meter las patas en el agua y sacarse una selfie acariciando al perro, tienen que sanar. Y para sanar hay que saber frenar. Mirar lo que nos sacudió el cuerpo y el bocho y frenar. Frenar para ver, para entender, para reconstruir y también muchas veces para terminar de destruir. Cortenla con esas boludeces de que el que no se anima no es valiente, agitando esa pseudo libertad que se supone hay que poner en marcha porque mañana puede ser que se termine el cuento. Dejen de molestar a la gente que está haciendo su duelo, que se está encontrando con su pena con su soledad y sus vacíos. Respeten. No sean mentirosos. Todos sabemos que a veces simplemente no se puede. No se puede. Esa gente se está sanando. Se está enfrentando a sus fantasmas y a sus tormentas porque para poder salir a bailar con la música a todo lo que da, primero hay que saber curarse. Eso es la vida. Asumirlo es el paso necesario para poder pararse cuando se pueda y como se pueda. No apuren a la gente. Dejen que se curen, carajo, Y después quizá si. Con menos dolor, con la herida ya sanada y con el cuerpo mas liviano, que pongan las patas donde las quieran poner , que cumplan esa cuenta pendiente por hacer, que llamen a quien tengan que llamar, perdonar a quien no pudieron perdonar y que si se les canta el culo le agradezcan al Universo y a las tostadas por todo lo que les da. Pero dejen que la gente se sane . Dejen que se curen, carajo”

(Lorena Pronsky)

¿Que es peor que te rompan el corazón?
que te lo curen, que te lo sanen
y es que siempre anduviste por ahí
con el corazón hecho trizas
hecho nudos, descuidado
te querian herir pero no podían
querias sentir pero era imposible
Y de ahí
te unen pieza por pieza ése corazón
te arreglan las grietas
sientes,
amas,
deseas,
tu corazón se rompio a temprana edad
todavía eras un niño ingenuo
tu corazón no se rompió por un amorio
fue peor
fue mamá o papá
o un desconocido que te hizo sentir mal
ahí, por donde nadie debe tocar
tu corazón ya no confiaba
ya no extrañaba
ya no amaba
y estabas bien así
vacío,
pero alguien vino y te curó
te enseño lo que era amor
confianza,
paz,
eso que nunca sentiste de niño,
pero mientras ibas ahí sin sentir
sin saber lo que era amar
cometiste errores
y al final de todo, te vienen a joder
porqué sin importa qué
tu corazón no puede estar entero
la vida misma se encarga de que vuelva a estar en piezas.

i’ll start us off with a headcanon: the waverider gets a coffee machine. you may wonder why it didn’t have one before and to that i say, uh, duh, rip only drinks coffee when he’s hungover, otherwise he’s strictly on tea. so gideon has always fabricated coffee

and you’re probably like oh but what about kendra she’s a barista?? and kendra is like uh i just worked a coffee service job im FINE if i dont have to look at another coffee machine THANK YOU

and meanwhile i think, last counted, rip had accumulated 1923 different teas in the storage room. people come on this ship not even liking tea and are left with no choice and also, we have no room for anything else in the storage room. the more tea the team drinks the more storage space they get, but ANYWAY

so sara, probably bc she’s still feeling very petty, buys a big ol’ fucking coffee machine and hoists a bag of coffee right in front of the storage room door and she’s like i don’t know about you but I, personally, not for any petty reasons, want coffee, so now we only drink coffee
amaya: i like tea-
sara: we only drink coffee
stein: coffee will literally destroy my bladder
sara: GIDEON WILL GROW YOU A NEW ONE

so a few things happen with this fun new machine:
1. sara got it at a yard sale and it SUCKS
2. it’s probably haunted
3. ray hasn’t let himself have coffee in 10 years but now he has started again and this is causing a PROBLEM

at some point zari is like you guys ray is literally running on about 2 hours of sleep a week and i think we should get rid of the coffee machine and mick is like fair but, the coffee machine may have put a curse on the ship, i don’t know if we can get rid of it

nate is like guys i think we’re looking at it the wrong way look at all the stuff ray’s gotten done without the need for sleep in his life! his adhd is soaring to new heights
ray: i’ve found a cure
nate: for what
ray: s i n 
nate: we should get rid of the haunted coffee machine

anyway they try to get rid of it and the old lady in the coffee machine possesses ray and they have to perform an exorcism whatever and when rip does eventually come back he’s like why is there a bag of coffee beans in front of my tea closet and sara just yells from the other room GO FUCK YOURSELF

Supongo que hay días donde la gente se derrumba. Están en su derecho, tienen todo el gusto de llorar o despedazarse a sus anchas. A mi no me incordia ni es motivo para sentir lástima. Nadie es plenamente feliz, quiero decir, eternamente. Lo es a momentos, a ratos, a instantes, que parecen no irse. Pero la idea de felicidad se puede confundir con llenarse de objetos o ser una celebridad. La felicidad se encuentra en las cosas más sencillas: un beso, una caricia, un halago, un encuentro, un saludo, una carta, una canción, un nacimiento, un día diferente, aprender algo nuevo, reír, soñar, vivir. Perdona que te hable en tercera persona, creo que este es un asunto que nos concierne a todos, no puedo decirte que la tristeza es temporal, dura tanto como uno la deja secuestrarnos. Quiero decir que si te quieres morir sin moverte en esa cama, es tu decisión. Pero perderse el hermoso brillo del sol, jugar a equivocarse nuevamente, aprender de ese error, crear una obra de arte (que lo sientas así, no que críticos aseguren que lo es, que van a saber), salir a darte al mundo, lanzar palabras que curen a extraños. No sé, Damián, pero hay mejores cosas que pudrirse en una cama. Saca un pie y después el otro, ya veras que no es tan difícil, sentir el piso te hará reflexionar.
—  Carta para un amigo que enfermo de tristeza, Joseph Kapone
(Octubre, 2001)
Jamás pero jamás te rindas, aunque en tu vida te enfrentes al mayor tsunami de todos o al más violento huracán. Mantén tu pie siempre en la lucha y no en la decadencia de darse por vencido a la primera, porque tú vas a por todas.
 
Jamás pero jamás le digas a alguien que le quieres si no lo sientes, no ensucies tus sentimientos ni el amor, que es lo más puro que el ser humano posee. No digas palabras vacías ni guardes palabras que, al decirlas, le darían a tu vida un giro de 180 grados.
 
Jamás pero jamás lastimes, aunque te hayan lastimado. No seas aquella herida que va por la vida con un cuchillo hiriendo a quien se le atraviese por el camino. No seas como tu asesino, como tu depredador. Mejor cura y que te curen.
 
Jamás pero jamás seas la oscuridad de alguien que te dio toda su luz para que brillaras como un astro. Sé mejor el camino que lo lleve de vuelta a casa, abrígale con tu paz y tus nubes. Hazle sentir que no sabrías cómo encontrarte sino perdiéndote con él.
 
Jamás pero jamás rompas a quien te ha sabido cuidar. Quien le daría cien mil vueltas a la manzana sólo por un beso tuyo. Hay personas que son arte cuando todos sus pedazos colapsan y el mundo se les viene encima. Cuánta belleza hay en unos ojos tristes, cuánto dolor hay una sonrisa.
 
Jamás pero jamás te estanques en la vida. Detente cuando sea necesario, pero jamás detengas tu camino hacia esa meta que te marcaste hace muchos años. Mete hasta el fondo el acelerador cuando sea el momento de marchar e ir de prisa.
 
Jamás pero jamás hagas perder el tiempo a alguien quien te hizo por primera vez detener todos los relojes del mundo. El tiempo no transitaba porque estabas dentro de sus brazos y no había más mundo que estar dentro.
 
Qué bonito es cuando miras todo lo que has hecho por alguien y aún más bonito mirar todo lo que algunos hacen por mantenerte esa sonrisa que te caracteriza, porque brilla más intensa que el sol, quema más fuerte que el infierno y suena a rock n’ roll.
—  Benjamín Griss
Búscame.

A veces llegas a ese punto de inflexión, donde no sabes qué dirección tomar. Te encuentras con un pie anclado en el pasado, la mirada puesta al frente, y un montón de equipaje a tus espaldas, cargado de recuerdos, historias, sonrisas y lágrimas. Sabes que no puedes quedarte ahí sin más, navegando entre aguas tan turbulentas que lo único que hacen es confundirte, desgarrarte por dentro, empujarte a sumergirte en un mar de dudas profundas, de vacío temporal, de inquietud y tanta oscuridad como puedas imaginar. No te marchas porque quieres, lo haces porque ya no queda más remedio, porque ves como se escapa el tiempo en una carrera contrarreloj en la que sólo tú participas. Has esperado tanto tiempo, justo ahí, con las expectativas siempre en alto, tal vez algún día volvería y las cosas serían como antes, o incluso mejores, quién sabe. Pero no, el desgaste te hace ser realista, ya no hay sitio para ti en su corazón, ya no te pertenece, y la realidad se posa sobre ti como una losa tan pesada que es imposible obviarla. No voy a cerrarte la puerta, ni siquiera voy a tratar de intentarlo, si así es cómo te siento, así es como debe ser. Tampoco voy a centrarme en olvidarte, ni enterrarte en un hueco perdido para que no duelas, sería tan hipócrita como inútil. Voy a dejarte ahí, en el sitio que te corresponde, en lo más alto de mi lista de sueños pendientes, en mi estantería de buenos libros inacabados, no sé por cuánto tiempo, al fin y al cabo tú te has ganado a pulso ese lugar, y no seré yo quien, sin motivos, te lo arranque. Ni siquiera es una despedida, suelen decir que jamás te puedes despedir de aquellas cosas que quieres, y, a día de hoy, sobra decir que yo sigo en ese punto. Sólo espero que sus abrazos curen cada lágrima que derramen tus ojos, que sus palabras te hagan explotar de felicidad, que su compañía te dé la seguridad que a mí me hubiera gustado darte. Deseo, de corazón, que a su lado no te falte de nada, que jamás intente hacerte daño, y que sea exactamente lo que estás buscando. Siempre voy a estar aquí, aunque duela, con la mano tendida para todo lo que necesites. Supongo que el tiempo me pondrá en mi lugar, sea cual sea y lo que eso conlleve.  Prometo que no molestaré, que no intentaré arrancar de ti nada que no quieras darme, ni siquiera voy a robarte tiempo, dejaré que tú decidas. Que tú seas libre para ponerme en el lugar que consideres dentro de tu vida, yo no tengo ese derecho. Sólo pediré una cosa, una única cosa. Si algún día, en un momento inesperado, vuelo directo a tu memoria, si mi lluvia de recuerdos consigue arrancarte aquella vieja sonrisa, si crees que me necesitas, que quieres compartir tu tiempo conmigo, que verdaderamente te hago falta, vuelve. Si tienes la ligera sospecha de que aún me quieres, de que aún guardas algo que no puedes apagar, o no consigues olvidarme, no lo dudes. Da igual el tiempo que pase. Búscame. 

Un amor creado solo para que dos personas se curen las heridas mutuamente, es horroroso.
Carta de adiós [Cómo decir adiós]

Cuando ya no es el tiempo el enemigo, sino uno mismo y el silencio en el cual nos ahogamos. El futuro que parecía un vicio, siempre volviendo a el pero, pero nunca durando en el, siempre masticarlo hasta dejarlo sin sabor y volver a la ansiedad de andar sin nada en que creer. Te desgarra más que las ganas, porque peor que no tenerlas es, que ya no coincidan.
Cómo decir adiós entonces a lo que más quisiste. A lo que hay detrás de cada puerta de un interior que se abrió, pero que ya no se abre al menos que sea estallando, y es, la peor formar de abrirse. Como decirle adiós al sinfín de refugios compartidos, al desvelo de sacarse el sueño y aún así sentirse soñando. Al figurarse en el mismo sitio, la magia de una canción o su condena.

Decir adiós a diario, a cada cosa en la que quepa la mínima sospecha de que estarás, porque se bien que te lleve y llevo conmigo a diario y en más de algún lado deje algo para verte, no había mejor forma de decir “este es mi lugar y es mi suerte”
Decir adiós desde el primer pensamiento de la mañana hasta aquel que se acumula en las ojeras un día después, limpiar las ojeras, vaciarlas y que solo haya cenizas, ningún polvo para magia. Los mejores trucos siempre serán del amor y sus inexplicables. Tratar de volver al tiempo, ya no correr fuera de el. Tratar de asimilar otra vez que una hora es una hora, que 10′ minutos son 10′ minutos y no cambian ya, ni se estiran, ni repiten dentro de uno. Dejar que el reloj barra lo que ya no es. Adiós es para siempre aunque mucho se pueda repetir, porque en cada adiós se pierde un inexplicable, una oportunidad, una llave de algún refugio en el cual nos solíamos encontrar. Adiós es para siempre y es mentir, es triste y es seguir, es ya no hallar recuerdos que curen ni canciones que te terminen de matar, es la mismísima agonía de andar sin compartir, sin reír, sin tolerar el día ni aguantar la noche.

Pero no hicimos otro camino, porque hicimos muchos para volver y solo uno para ir. Nos veremos, sé que nos veremos y de las cosas que me tocan no poder entender, ahí te quedaste desde la última vez que solo era algo que no podía creer. Finalmente te creí, nos creímos, nos creamos y a veces, la tristeza empieza por ahí, el saber que dejar de crear algo y decir “está terminado” es también empezar a asumir su final.
Pero tendrás que olvidar, tendré que olvidar y sé que estarás bien refugiada en algún sueño, alguno de aquellos que te vi plantar allí donde nadie planta, fuera del tiempo. Ya no escribo esta es la parte en la que solo vivo y me olvido, sé que algún día encontrarás una de las formas en que te veía y entenderás que estábamos lejos de ser un espejo, no hay espejo que refleje orgullo más que la mirada de quien te ama. Sé que en algún momento volveré a mirarme y entenderé lo que nunca entendí pese a escucharme.

Cómo decirle adiós, sabiendo que vendrá algo más que no podrá ocupar el mismo lugar pero si sacarnos de allí, como quien se muda de donde creció.
y es como el primer truco aprendido, descubrís que la magia se termina no cuando ya no sorprende a quien lo ve sino cuando ya no te sorprendes al hacer.

Por eso piensas que soy un desastre,
porque dices que prefiero vivir a la deriva
antes que agarrarme a tus salvavidas.
Pero es que no entiendes
que yo solo encuentro brújula en tu saliva,
que no necesito que me salven,
estoy acostumbrada a la caída.
Que prefiero mil doscientos acantilados
antes que un terreno llano
donde ya no sentir adrenalina.
Sé que no lo entiendes
porque lo que para ti es perder el mando,
para mí es comerme la vida.
No sabes lo que es vivir de errores,
ser siempre la que cierra las peores historias de naufragios.
No tienes ni idea qué es no entender eso
de que hay que seguir andando,
de que hay que seguir hacia delante.
Soy la amante de una noche
que no anda,
no sigue hacia delante
porque prefiere seguir bailando hasta quedarse dormida.
Eso es para mí la vida,
bailar hasta que se me cierren los ojos,
hasta que se me curen las heridas.
Cambiarme la piel dos veces por semana
y olvidarme de las cicatrices de tu sábana.
Soñar hasta reinventar la palabra fantasía,
porque en mis sueños,
cuando todo es difícil
la vida para hasta que me ría.
Estrellarme una y otra vez contra el mismo muro.
Aprender que, quizás,
no vale ni un duro esa persona por la que
me estoy dejando los nudillos.
Aprender que unir lazos es lo que te hace sentir vivo
y que aun así después de tanto desengaño,
aquí sigo.
Y no sé por qué.
Quizás porque si algo he aprendido
es que prefiero mil batallas
mil heridas
mil muertes,
antes que darme cuenta un día
que no he vivido nada.
Por eso te digo que ahí tienes la salida,
que puedes salir cuando quieras,
que puedes dejar de ser mi pista de aterrizaje.
Y aunque a mí se me agoten las salidas de emergencia,
aunque me encuentres llena de heridas y de golpes
a punto de acabar con la última de mis siete vidas,
acuérdate cuando te dije
que si tenía que aprender a vivir,
lo haría bailando.
Y que puestos a pedir,
me gustaría conseguir los mapas de mi último naufragio.
—  317 Kilómetros y Dos Salidas de Emergencia (Loreto Sesma)

SPAIN, TODAY YOU LOSE

The whole world is seeing what you’re doing. Now you’ll have to explain to the entire world why you did this to pacific protesters. I am crying because my country is suffering.

You’re staining CHILDREN’S SCHOOLS WITH BLOOD. YOU, MARIANO RAJOY AND YOUR FUCKING RATS YOU CALL “POLICIA NACIONAL” AND “GUARDIA CIVIL” HAVE MADE A TERRIBLE MISTAKE HITTING CHILDREN AND OLD PEOPLE.

GRÀCIES Bombers de Barcelona per defensar-nos. GRÀCIES a totes les persones tractant de defensar les escoles i el dret a votar. SEGUIM LLUITANT!! No desistiu, NO ATAQUEU, no cediu a les provocacions!!! Estan pegant als nostres avis per provocar-nos. Ens tenen ganes perwue son LA POLICIA D'UN ESTAT FEIXISTA.


Seguirem resistint PACÍFICAMENT. LES FERIDES CUREN, NO TINGUEU POR!!


No tenim por