curara

Yo le digo a usted “Te quiero” y se ríe.
Tiene el corazón tan frío que no me permite amarle, abrazarle, besarle.
Una a una, paso mis noches susurrando su nombre, pronunciándolo, gritándolo, usted no hace nada más que ignorarme.
Cuanto quisiera apartar distancias, la de su presencia en mí.
Cuanto quisiera poder leerle uno a uno los miedos y las caricias, escucharle cada respirar, grito, silencio, su voz encantadora, verlo bostezar, verlo reír, verlo llorar.
Aquí el problema no es mi corazón, es su corazón, el mío es un poco cálido, un poco roto, pero se curara, lo cual lo dudo del suyo.
—  Kriptonita
Te dire que ya paso, que solo fue en el momento, que ya te superare y el tiempo me curara los momentos dificiles que pasamos, que ya no sentire nada despues de hoy, que no podemos estar juntos por obvias razones, que me ira bien estar lejos de ti y podre seguir viviendo tranquilo, que encontrare a otra persona para reemplazarte, que me convertiste en una persona sabia y con experiencias, que talves a ti te importe ahora esto y no haras nada, que cuando me hables no te mirare con esa mirada que tanto te disgusta, que cuando pase por tu lado no sentire mariposas y me llegara si estas bien o no, te dire que no logre conseguir nada en todo este tiempo, que no me conoces muy bien, sabiendo que me tienes en tus manos, te dire que no me sera dificil superarte, que no me cambiaste y todo fue pasajero, que no senti nada por ti, cuando me derretia por esos labios rojos, te dire que ya fue todo esto. Pero sigo aqui, recordando la primera vez que te bese, recordando como te abrazaba y queria quedarme ahi, pero sigo aqui, queriendote como lo he hecho todo este tiempo.

maybe-my-life-is-perfect

Question:

External image

Kuragehime is going to end really soon. What do I do with my life?

a) Shove my head inside an oven every time I hear the word “tequila”.

b) Sulk in my bedroom ‘till a stylist wannabe decides to turn me into a beautiful woman.

c) Spend months sulking over the fact that Shu will probably end up with that crazy slutty woman.

d) Pretend the story never ended at all and just go on living and loving jellyfish with a passion even though I’m disgusted by them. 

Café Preto

Toda saudade que dá
E o café preto pra curar
Pra curar
A ressaca que você deixou
Espremendo o tempo nesse momento
Foi fumaça que passou
Olha, precisava te contar
Que aqui tá tudo bem
E a geladeira cheia também te espera

Holger 

A veces lamento no haber llegado a tu vida antes. No haber planeado bien mi tiempo para aparecer en la puerta de tu casa con una sonrisa y un par de promesas en la mano. No haberte conocido antes de todo el terremoto que eres y llevas dentro, que a veces te arrasa y sólo quedan restos de ceniza. A veces, quisiera haber sido yo la que te rompió el corazón, pero no, nunca hubiera podido romperte como lo estás, como lo roto que estás. Quisiera haber sido yo la que te curara las heridas en vez de engrandecerlas. Hubiera querido recitarte poemas de Neruda o leerte Rayuela al oído, después de cada decepción en tu vida, convertirte en mi Mago. Joder, hubiera querido ser tu primer amor, ese que nunca olvidarás. Pero llegué tarde. Llegue a destiempo, llegue cuando ya estabas muy destrozado por dentro, con unas fisuras que me recordaban el dolor que debiste de haber sentido y cuando yo trataba de repararte la que se lastimaba era yo. Porque en vez de sanarte las cicatrices, te las volvía a abrir. Porque mi intención era reconstruirte. Pero te digo, ya estabas en ruinas y no podía hacer nada. Aunque quisiera, aunque intentara.Perdón amor, llegue cuando ya no tenías remedio.

De pronto alguien te salva de caer al vacío. Realmente una persona si se puede convertir en una buena medicina. Quiero decir que la experiencia que tienen otros sobre la vida te pueden sacar de un lío y también pueden sacarte esa astilla del corazón. Es increíble como hablar con alguien que amas puede ser una terapia que te curara de traumas por el resto de tu vida o espantar a todos tus temores como si fuera una luz que los atemoriza. Hablar es una cosa pero hablar con el pecho abierto es una cosa más grave y sumamente hermosa. Si todo el mundo hablara de esa manera no existirían heridos de muerte.
—  La charla a pecho abierto, Joseph Kapone
Acepté estar contigo sin ataduras, te acepté sabiendo que estabas enamorado de otra persona, te acepté con todos tus vacíos, sin pedirte nada a cambio. Sin embargo, no fui sincera, sí estaba esperando algo a cambio, estaba esperando que encontraras en mi todo lo que te faltaba y curaras tus heridas. Pero no fui más que tu compañía de paso y encontraste el amor en alguien más. Y ahora yo estoy rota y no puedo culparte, ni decírtelo, ni reprochártelo y mucho menos castigarte por ello, porque tu no hiciste nada malo, yo fui la irresponsable que se dejo llevar por una cantidad de ilusiones y ahora no puedo más que lamentarme en silencio, porque así lo acepté desde el inicio. Irónicamente son mis acciones desinteresadas las que me castigan.
—  Ella-habla-sola
2

I have a lot to say about this upcoming arc. My thoughts are not complete yet, and obviously, will evolve with the chapters that release, but bear with me. This arc is really going to be multi-layered. You have the connection between; Kanae and Erika, Erika and Kimiko, Kimiko and Kyoko, Kimiko and Ren, and obviously Ren and Kyoko.. and this is what we’ve seen so far.  

Think on this. The Curara Audition for Kyoko and Kanae was their breakthrough into showbusiness and Erika played a major role in this arc. Now, we finally have the possibility of Kyoko and Kanae acting together again and who shows back up? Erika. I feel like this move on Nakamura’s part is highly deliberate. If it was the Curara audition that launched their careers. Reason dictates that if they both land these roles, then it will launch them into stardom. You have to admit, looking at the images above, that she is definitely drawing a parallel. It’s just that our villain has shifted from Erika to Kimiko.

So let’s talk about the Kanae - Erika connection

A lot of people might see what happened to Erika as something that she deserved, but I can’t help but feel sorry for her, especially since she was doing her damnedest to make it in the show business word based on her own talents and not her family connections. And why did she do this? Because of Kanae, and what Kanae told her at the end of chapter 30. Now that we see her again, it begs the question as to WHY she accepted Kanae’s challenge. I think it’s because she wants Kanae’s approval. I think she ALWAYS has, which is why she had to have the leads in the plays. In Erika’s mind if she had that role, no matter how she got it, then she was the best, and if she was the best than Kanae had to acknowledge her. But what happens? Kanae never does, so she keeps trying. The moment she even acknowledges Kyoko is when Kanae calls her a rival, which is more than Erika ever received. This MAY explain why she cut her hair, which can be considered similar to Kyoko’s. As stupid as it may sound, I just think Erika wanted to be Kanae’s friend, but she didn’t know how to go about it, thus she lashed out at her. 

Now we will discuss the Erika-Kimiko connection

I don’t really have a lot to say here other than Kimiko has taken Erika’s place as the villain of this arc. There is also the similarities between the two. Past Erika wouldn’t have hesitated to use the fact that her family is funding The Lotus in the Mire to gain her a role in the film, like how Kimiko is now using her connection with the Director. The fact that she is doing her best to keep the connection a secret is a huge step for Erika. Also, past Erika once threatened violence on Kanae to get a role, while Kimiko pushed the person who “stole” her role out of a car. 

Kimiko - Kyoko

Well until we see these two together it will be hard to say what’s going on here with certanty, but it seems like the picture of Kimiko and Ren will be the kindling to Kyoko’s jealousy for her audition. I think that Kimiko has that picture of her and Ren to try to make a connection between the two. A connection that isn’t there. Kyoko, though, doesn’t know this.

Kyoko - Ren. 

This depends on what Ren sees. At the very least I think Yashiro will become aware of Kyoko’s feelings toward Ren, I think he might already suspect. I think Kyoko being managed by Yashiro might help protect her from Kimiko’s wrath. Can you imagine what would happen to her if she tries to hurt Kyoko?

Nuestro corazón (Wigetta)

“Mi corazón siempre fue tuyo, desde el primer día que te vi, jamás me olvides porque yo jamás lo haré.”


Guillermo se despertó, seguía vivo, jamás se lo habría imaginado… Qué habría pasado. Su madre estaba allí, a su lado y en cuanto se percató de que su amado hijo había abierto los ojos comenzó a llorar.

- Joder mamá ¿tanto me odias como para llorar? - Dijo con una media sonrisa
Mi madre se paralizó, se sentó y mientras esbozaba una sonrisa, le hizo una caricia en su mejilla.
- Nunca pierdes tu sentido del humor ¿eh? ¿Cómo te encuentras?
- Mejor que nunca haber estado cerca de la muerte revitaliza, por paradójico que suene, así me lo parece a mi.

Guille tenía un problema de corazón, siempre lo tuvo desde el primer segundo de vida. Al nacer el chico los médicos contaron a su madre que había dos opciones, que con suerte mientras crecía se curara o que no lo consiguiera. Y para desgracia de él no lo consiguió. Dos días de cumplir sus 20 años fue cuando volvieron a detectarle que seguía teniendo la enfermedad y que necesitaba un trasplante de corazón aunque nadie pensó, ni sus familiares ni él mismo, que volvería a respirar.

- Mamá ¿qué ha pasado? ¿Por qué sigo vivo? Yo vine aquí para morirme ¿no? Por cierto ¿dónde está Samuel?
- Eh… bueno…

Sus palabras fueron interrumpidas por la entrada del doctor en la sala. Un hombre de estatura media con el pelo canoso, casi no se podía llegar a ver ya el marrón de su juventud. Llevaba unos folios que leía mientras caminaba hacia él.

- Genial. Te has recuperado muy rápido, dentro de, más o menos, dos días podrás volver a casa. Aunque bueno no te recomiendo… bueno luego os explico, tengo que irme a atender a otro paciente.

Cuando estaba yéndose, de repente, paró en seco y dando un dramático giro volvió hacia la madre y el hijo y cogiéndole la mano a Guille le dijo que se alegraba mucho de que todo aquello hubiese salido bien y le aconsejó que descansara mientras, ahora sí, salía por la puerta.

Guillermo no tardó en dormirse, no había hecho nada pero, sin embargo, estaba cansado. Aquel día pasaron médicos de todo tipo a hacerle revisiones de todo tipo. Le pareció un día largo y solitario, ya que no dejaron que las visitas pasaran con los enfermos, así que su madre se quedó fuera durante todo el día. Aunque realmente quería a su madre, a quien quería ver era a Samuel, su Sam, quería abrazarle, decirle que todo había salido bien y que ya podrían estar juntos hasta el final de sus días, sin miedo. Pero, aunque le iba a costar aguantar sin verle, estaba obligado a hacerlo.

Pasó la noche solo y le costó dormir. Así que buscó su móvil en la mesita que había a su derecha, desde la camilla, pero no lo encontró. ¿Por qué se lo habrían quitado? Igual su madre se lo llevó por miedo a que alguien se lo robara. Entonces siguió intentando dormir pero no pudo, algo le tenía preocupado, y si lo sabía pero por el tiempo que había estado en coma lo había olvidado… Y si se había peleado con Samuel y por eso no estaba allí, o y si habían dejado su relación por la enfermedad…

- ¡NO!
Gritó Guillermo, a lo que rápidamente se llevó las manos a la boca.
Lo había dicho en voz alta, gritando, los demás pacientes iban a pensar que se habría vuelto loco, pues tanto sus acompañantes como los mismos pacientes se quedaron mirando hacia el sitio de donde provenía el grito. Guille se hizo el dormido, estaba muerto de vergüenza. Aunque gracias a hacerse el dormido, al final acabo consiguiendo dormirse.
Despertó a la mañana siguiente, un nuevo día que igual no debía haber existido en su vida, pero mira ahí estaba él y todo porque algún muerto con buen corazón le había dado su corazón. Ja já que chiste ¿eh Guille? Pensó mientras se reía solo. Desde luego acababa de salir de una operación tan complicada como aquella y allí estaba él con su “humor” como si nada hubiese pasado. Le alegraba vivir con miedo de que a lo mejor segundos después ya no estuviese vivo pero eso ya no le importaba, además, saldría de allí al día siguiente, todo era perfecto.

Había más y más revisiones pero por lo menos esta vez sí estaba su madre con él. No tenía muchos mas familiares, su padre les abandonó y no tenía hermanos, ni tampoco tenía muchos amigos, ser gay no es fácil en una sociedad llena de homofóbicos, pero no le importaba lo que los demás pensaran.
Por fin llegó la noche, aquel habría sido seguro el día más largo de su vida, tan solo una noche más y podría volver a casa y volver a ser feliz, sin temer a nada.

Y sin darse cuenta la mañana ya había llegado, había dormido bastante bien y los médicos le dijeron que ya se encontraba bien y que podía marcharse. Guillermo se quitó la bata que le habían puesto y se puso la ropa que trajo el día que le ingresaron ahora le quedaba aún más ancha que antes.

- Parece que has adelgazado. Tampoco es que te hiciera falta, así que habrá que volver a engordarte.

Dijo su madre tocándole el estomago mientras se reía.
Salieron de allí con una sonrisa de oreja a oreja. Fueron hasta el coche rojo que tenían para que les llevara hasta su dulce y añorado hogar. Entraron a casa y Guille empezó a mirarlo todo, a recordar, lo había echado de menos todo, hasta el polvo que en ocasiones le provocaba alergia. Pero aún le faltaba alguien, Sam. Pero optó por no preguntarle a su madre, quería pasar un día tranquilo y luego enterarse de que a lo mejor le había dejado. Sí, Guillermo era un persona que se montaba sus propias paranoias, que no solían ser reales pero le amargaban el día.

Llegó la hora de la comida y se sentó con su madre a la mesa. Había alitas de pollo, como dos kilos para él solo, era su comida favorita, siempre dijo que fue lo mejor que nadie pudo descubrir. Y mientras las comía preguntó:

- Oye mamá ¿Y Sam?
- Qué tal si mejor comes y luego hablamos.
- Está bien.

Guillermo se comió un kilo de alitas, justo la mitad, no podía más. Y acto seguido de terminar se quedó dormido en el sofá, siempre le pasaba, una siesta después de comer.
Se despertó tres horas despues, a las 18:00 cuando ya quedaba poco para el atardecer. Se levantó bruscamente, no podía pensar en otra cosa, así que fue a su madre y volvió a preguntarle que donde estaba su novio. Su madre se quedó mirándole y una lágrima corrió por su mejilla.

- Hijo, tu corazón…

Con tan solo esas tres palabras Guillermo lo había entendido todo y su cara de horror lo confirmaba. El necesitaba un trasplante, es decir, el corazón de otra persona y esa persona… ¿Cómo podía haberlo permitido? ¿Por qué?

- Mamá ¿por qué permitiste que lo hiciera? Además darle el corazón de una persona viva es ilegal ¿no?
- Lo es, pero dijo que sino él mismo se mataría… 

Guillermo comenzó a llorar, no podía creerlo, eso que latía dentro suyo era de… Osea que él ya no estaba… Salió corriendo, intentando ocultar sus desconsoladas lágrimas, y fue a por su bicicleta, no debía hacer esfuerzos pero ya todo le daba igual. Su madre salió detrás de él pero para cuando salió a la calle él ya se había ido.
Iba al cementerio, él debía estar allí. Lloraba y lloraba, no podía parar. La gente que paseaba por las calles le miraban. ¡Era Guillermo! ¡Y había vuelto! ¡Seguía vivo! Pero estaba llorando… que desagradecido era lo que todos pensaban. Antes de juzgar a alguien primero tienes que conocer su historia, y la suya en ese momento no era la más feliz, tenía derecho a llorar.
Cuando llegó al cementerio, estaba atardeciendo y ya estaba cerrado, pero él escaló la verja que lo cerraba y pasó adentro. Buscó un papel pegado en alguna pared que indicaba donde estaba cada uno de los yacente, y para su desgracia aquello no era una broma,estaba su nombre, Samuel de Luque. Salió en busca y como es obvio encontró su tumba, se agachó y se echó sobre ella llorando desconsoladamente. Arrancó unas flores de por allí, unas violetas, que contenían el color favorito de Sam y las colocó, en ese mismo momento se percató de que había algo escrito, algo más aparte de su nombre, una frase que decía:

“ Mi corazón siempre fue tuyo, desde el primer día que te vi, jamás me olvides porque yo jamás lo haré.”

Aquello hizo provocar aún más lágrimas en él. Una mezcla de lágrimas de felicidad y de tristeza brotaban de sus ojos, jamás conoció a nadie que le quisiera tanto, que siempre hubiese estado ahí. De repente sintió una caricia de unas manos frías, heladas y miró hacia todos lados pero no vio nada, supuso que habría sido una ráfaga de aire frio y en un susurro dijo:

- Te amo Samuel de Luque.
- Yo también, Guillermo Díaz…

Su imaginación le habría jugado una mala pasada, aquello debía haber sido tan sólo el deseo de poder haber escuchado, al menos una vez más, aquella frase saliendo de los lavios de Sam.