cuando un hombre ama a una mujer

Dejémonos de cuentos. Si un hombre no te llama, es porque no quiere llamarte. Si no te invita a salir, es porque no quiere verte. Si te trata como si fueras un comino, es porque le importas un comino. Si te traiciona, es porque no le gustas bastante. Si te deja ir es porque no quiere estar contigo.

Es que no estoy listo, es que tú eres la mujer de mi vida pero, es que ahora no es el momento, es que no se, es que tengo que organizar mi vida, es que si pero no, es que, es que, es que.
Es que ¿?, es que no quiere!!! Vivimos probreciteando a los hombres y siguiéndoles su jueguito de confusión y victimación porque “pobrecitos, el que me ama pero yo lo entiendo”.

Dejemos una cosa clara: Cuando un hombre quiere estar con uno, ESTA!! Así de fácil. Sin tantos enredos, sin tantas mentiras, sin tantas excusas. Cuando un hombre se derrite por ti, puede que le de miedo, claro que sí, pero lo enfrenta porque no va a arriesgarse a perderte.

Deja de ser tan Madre Teresa de Calcuta, justificándole cada rechazo, cada desplante y cada excusa. Ponte TÚ en un primer lugar. No necesitas a alguien que no sabe lo que quiere, que no ve lo mucho que vales, que no ve todo lo que puedes aportar a su vida.

Por favor, no quieras intranquilidad, dudas y desprecio envuelto en explicaciones sin sentido. Tú mereces, MERECES un hombre que sepa qué tiene al frente, que te valore y se esfuerce cada día por ti .Deja ya de romperte las uñas por algo que probablemente no va a ser tan bueno como tú piensas y date la oportunidad de recibir todo lo que mereces con un hombre que si te quiera.

RECUERDA: No existe hombre asustado o confuso. Tampoco existe hombre trágicamente afectado por el pasado, ni hombre necesitado de ayuda. Los hombres se dividen solamente en dos categorías: lo que te quieren y los que no.
Todo el resto es una excusa!

Un día, un joven pasa por una calle, se cruza con una mujer, la mira, se vuelve, sigue adelante. Aquella mujer, que él no conoce, tiene placeres, penas, amores, en los que él no tiene nada que ver. Tampoco él existe para ella y hasta es posible que, si le dije algo, se burlase de él. Pasan las semanas, los meses, los años y, de pronto, cuando cada uno ha seguido su destino en un orden diferente, la lógica del azar vuelve a ponerlos al uno frente al otro. Aquella mujer se convierte en el amante de aquel hombre y lo ama. ¿Cómo? ¿Por qué? Sus dos existencias ya forman una sola; apenas se establece la intimidad, les parece que ha existido siempre, y todo lo que precedió se borra de la memoria de los amantes. Confesemos que es curioso.
—  Alejandro Dumas (hijo), La dama de las camelias
No existe hombre asustado o confuso.

“Dejémonos de cuentos. Si un hombre no te llama, es porque no quiere llamarte. Si no te invita a salir, es porque no quiere verte. Si te trata como si fueras un comino, es porque le importas un comino. Si te traiciona, es porque no le gustas bastante. Si te deja ir es porque no quiere estar contigo.
Es que no estoy listo, es que tú eres la mujer de mi vida pero, es que ahora no es el momento, es que no sé, es que tengo que organizar mi vida, es que sí pero no, es que, es que, es que… ¿Es qué? ¡¡¡Es que no quiere!!! Vivimos probreciteando a los hombres y siguiéndoles su jueguito de confusión y victimación porque “pobrecito, él que me ama pero yo lo entiendo”.
Dejemos una cosa clara: Cuando un hombre quiere estar con una mujer, ¡Está! Así de fácil. Sin tantos enredos, sin tantas mentiras, sin tantas excusas. Cuando un hombre se derrite por ti, puede que le de miedo, claro que sí, pero lo enfrenta porque no va a arriesgarse a perderte.
Deja de ser tan Madre Teresa de Calcuta, justificándole cada rechazo, cada desplante y cada excusa. Ponte TÚ en un primer lugar. No necesitas a alguien que no sabe lo que quiere, que no ve lo mucho que vales, que no ve todo lo que puedes aportar a su vida.
Por favor, no quieras intranquilidad, dudas y desprecio envuelto en explicaciones sin sentido. Tú mereces, MERECES un hombre que sepa qué tiene al frente, que te valore y se esfuerce cada día por ti.
Deja ya de romperte las uñas por algo que probablemente no va a ser tan bueno como tú piensas y date la oportunidad de recibir todo lo que mereces con un hombre que sí te quiera.
RECUERDA: No existe hombre asustado o confuso. Tampoco existe hombre trágicamente afectado por el pasado, ni hombre necesitado de ayuda. Los hombres se dividen solamente en dos categorías: los que te quieren y los que no.”

¡Todo el resto es una excusa!

Para las princesas que esperan a su principe.

No hay nada que atente mas contra el verdadero amor que conformarse con algo menos que el ideal soñado. Te pasas gran parte de tu juventud esperando a un hombre que te haga temblar de amor solo con mirarte a los ojos, un príncipe que te haga desmoronar con su sonrisa, pero a medida que transcurre el tiempo te convences que ya no quedan hombres así, o lo que es peor, comienzas a sospechar que quizá nunca nadie te va a enamorar como te mereces, que tal vez eso solo pasa en las películas. Lo único que te queda y sabes con certeza, es que estás profundamente enamorada…pero del amor. Aunque aún no te has enamorado de nadie, aún así tienes la capacidad de leer una tarjeta romántica y conmoverte hasta el alma, o puedes mirar una película de amor y llorar como una niña…es que las ganas de enamorarte son tan fuertes que el mismo amor que esperas.

Y enamorarse del amor nunca es bueno, porque siempre lo ideal va a colisionar con la realidad; cuando no logras enamorarte de alguien de verdad y solo amas el amor, el romanticismo no alcanza y termina en la cursilería barata. Las amigas comienzan a decirte: “¿Y qué estás esperando? ¿Al hombre perfecto? Olvídate! Búscate a un hombre bueno que te quiera bien y date por dichosa!” Y lo peor…es que les empiezas a creer, abandonas la búsqueda de ese verdadero amor soñado, le pones un cartel de “disponible” a tu corazón y te dejas atrapar por el primer muchacho bueno que te promete una familia estable.
Conozco a varias mujeres que se casaron con la ilusión que el casamiento por si mismo les iba a regalar la felicidad que buscaban; pero tan pronto terminó la boda y la luna de miel fue un recuerdo del mes pasado…quedaron tan vacías como cuando aún no amaban.
Es que se casaron enamoradas del amor, y no del amado. Son esas mujeres que cuando le preguntas si son felices te responden como solían hacerlo nuestras abuelas: “La verdad, es que es me tocó un hombre bueno y muy trabajador…no puedo quejarme, es un buen padre”; te dan ganas de decirle: “No te pregunté si tu esposo es un vago, un hombre malo o un pésimo padre, te pregunté si eres feliz, si ese hombre despierta tu pasión todos los días, si te corta la respiración cuando te roza la piel, si te tiene enamorada como a una tonta adolescente aunque hayan pasado mas de veinte años!”

Es que el amor simplemente ocurre el día menos pensado, cuando descubres que el corazón ya no te pertenece y se transforma en un cóctel de sentimientos que no puedes controlar y mucho menos disimular, especialmente cuando el te mira directo a los ojos.
El estar enamorado hasta la médula es un sentimiento que nos ha regalado el Señor, no hay que tenerle miedo. La semana que no lo ves, es como si todo el paisaje se volviera gris. El solo saber que entra al lugar donde estás, se te ilumina el alma, te comienza a latir fuerte el corazón y te comportas como una adolescente. El recibir un pequeño mensaje de texto de el, una simple línea, simplemente te cambia el humor de todo el día, o lo que es mejor, de toda la semana.
Sin duda, hay un elemento emocionante en la atracción física, pero es sólo una de las muchas cosas que te atraen. A medida que pasan los días, te enamoras más y más. Si estás enamorada, la persona que amas saca a relucir tus mejores cualidades y te hace querer ser una mejor persona. El amor verdadero saca lo mejor de ti, nunca lo peor; de allí surge como consecuencia la admiración. Uno admira a quien logra descubrir lo mas bello y secreto que hay en tu interior.
Cuando amas, incluso la ausencia hace que tu corazón se enamore más y más. El amor puede sobrevivir la prueba del tiempo y de la distancia. Y te aseguro que sobrevivirá. No te hace falta verse todos los días para asegurarte lo que sientes. Simplemente con recordar cada frase, cada gesto, cada mirada…te alcanza y sobra para entrecortarte la respiración. Ninguna otra persona, por atractiva que sea, puede llenar el vacío de tu corazón como lo hace el.
Lo patético del caso es que quien está enamorada del amor, un buen día se conforma con un “peor es nada” o con un “por lo menos no estoy sola” y trata de convencerse que lo ama. Piensa que en el fondo, es afortunada en haber dado con un “hombre bueno”, que la quiere bien, le dará la oportunidad de formar una familia, la va a cuidar y no le hará faltar nada; y como quien compra un electrodoméstico, se auto convence que se acostumbrará a esta nueva vida con lo que acaba de adquirir.

Cada noche piensa que esto debe ser lo mas parecido al amor que ella soñaba, que tarde o temprano va a aprender a amarlo. Pero a amar nunca se aprende (se siente o no se siente) el amor de uno solo nunca alcanza para los dos y aunque bese durante treinta años al mismo sapo, nunca se convertirá en príncipe (lamento hacerle añicos el cuento a alguna princesa con mi exagerada dosis de sentido común).
No estoy tratando de decir que tu amado no sea de carne y hueso, todo lo contrario, Lo mas probable es que tenga tantas virtudes como defectos, y es justamente por esa razón que necesitas sentir amor del bueno. Ese amor que perdura y aumenta con los años porque la llama se mantiene encendida y no porque quedaste atrapada en una relación.
Aún así, soy de la idea que todo podría marchar medianamente bien por algunos años y quizá ella logre acostumbrarse a una vida medianamente tranquila junto a un “hombre bueno y trabajador”, mientras va olvidando aquel amor ideal que nunca llegó a su puerta.
Pero un día (no importe cuantos años hayan pasado) en alguna esquina de la vida, ella se topa con ese verdadero amor con el que siempre soñó y guardó en su corazón de quinceañera. Alguien que con solo mirarla le hace pedazos todo lo que ella creyó construir con mucho esfuerzo y la logra derretir solo con su sonrisa de caballero. Porque aunque ya no lo espera, un buen día irrumpe en su corazón y literalmente le desmorona lo que hasta ese entonces ella creía que era el amor.

Ella se vuelve a sentir una adolescente y tonta enamorada (tenga la edad que tenga), por primera vez aparece esa sensación de mariposas en el estómago y no puede dejar de pensar en el nunca mas. Pero claro…ya es demasiado tarde, ella creyó que con estar enamorada del amor le bastaría para aprender a amar al “hombre bueno” que tiene a su lado…hasta que realmente se topa con el verdadero príncipe que no supo o no quiso esperar.
Como ella es una señora de bien, no hará ninguna locura y ocultará ese nuevo sentimiento en las profundidades de su corazón (como supo decir aquella anciana de la película Titanic de James Cameron: “El corazón de una mujer es un océano de secretos”) ella amará en silencio, y cada noche se irá rápido a la cama para permitirse de vez en cuando soñar con ese amor que le ocasiona cosas que ella pensaba que ya no era capaz de sentir, mientras que sabe que debe compartir el resto de lo que queda de su vida con el hombre bueno, que por lo menos “no la hizo sentir tan sola” cuando pensaba que aquel príncipe nunca llegaría.
¿Te parece una historia demasiado triste? Es probable. Pero es una hipótesis, algo que en la medida de lo posible, deberías evitar que te suceda.
Por eso siempre que alguien que va a casarse y viene a pedirme algún consejo, lo primero que le pregunto es si realmente ama a su pareja con locura, con esa pasión con la que el Señor nos dotó para amar, incondicionalmente y con todo el corazón.
Y en ocasiones, termino descubriendo que tal vez quien está a punto de casarse solo está “enamorado del matrimonio”, “de tener una familia propia” o “enamorado del romanticismo”. Ninguna de las tres motivaciones alcanza para pasarse el resto de su vida junto a otra persona. O sea, claro que puedes, la gran pregunta es si serás feliz.

Así que este mensaje es para ti, pequeña Princesa: No importa si tienes 15 ó 50 años y nunca te enamoraste de verdad, sigue esperando a tu príncipe y no te conformes con algo menor a un corazón locamente enamorado ¿Te preguntas si existe ese príncipe? Claro que existe ese amor de las películas. Por supuesto que existe ese hombre que con solo mirarte unos segundos puede desnudarte el alma y dejarte expuesta como a un niña. Te doy mi palabra de honor que existe ese hombre con el poder de derretirte solo con su mirada y que logra estrujar tu corazón con una sonrisa. Ese hombre está en alguna parte, tal como lo soñaste. No te conformes con menos de lo que siempre quisiste que te pase. Y aún cuando te quedes dormida de tanto esperar…te aseguro que el te despertará de tu letargo con un beso que cambiará tu vida, tal como la conoces hasta hoy.

—  Me llamo Mikelo

Dejémonos de cuentos. Si un hombre no te llama, es porque no quiere llamarte. Si no te invita a salir, es porque no quiere verte. Si te trata como si fueras un comino, es porque le importas un comino. Si te traiciona, es porque no le gustas bastante. Si te deja ir es porque no quiere estar contigo.
Es que no estoy listo, es que tú eres la mujer de mi vida pero, es que ahora no es el momento, es que no sé, es que tengo que organizar mi vida, es que sí pero no, es que, es que, es que… ¿Es qué? ¡¡¡Es que no quiere!!! Vivimos probreciteando a los hombres y siguiéndoles su jueguito de confusión y victimación porque “pobrecito, él que me ama pero yo lo entiendo”.
Dejemos una cosa clara: Cuando un hombre quiere estar con una mujer, ¡Está! Así de fácil. Sin tantos enredos, sin tantas mentiras, sin tantas excusas. Cuando un hombre se derrite por ti, puede que le de miedo, claro que sí, pero lo enfrenta porque no va a arriesgarse a perderte.
Deja de ser tan Madre Teresa de Calcuta, justificándole cada rechazo, cada desplante y cada excusa. Ponte TÚ en un primer lugar. No necesitas a alguien que no sabe lo que quiere, que no ve lo mucho que vales, que no ve todo lo que puedes aportar a su vida.
Por favor, no quieras intranquilidad, dudas y desprecio envuelto en explicaciones sin sentido. Tú mereces, MERECES un hombre que sepa qué tiene al frente, que te valore y se esfuerce cada día por ti.
Deja ya de romperte las uñas por algo que probablemente no va a ser tan bueno como tú piensas y date la oportunidad de recibir todo lo que mereces con un hombre que sí te quiera.
RECUERDA: No existe hombre asustado o confuso. Tampoco existe hombre trágicamente afectado por el pasado, ni hombre necesitado de ayuda. Los hombres se dividen solamente en dos categorías: los que te quieren y los que no.

¡Todo el resto es una excusa!

—  Lo leí de un grupo en fb llamado ‘‘Erótica’‘. Fue como que le puto texto leyó mi mente, precisamente ultimamente he estado pensando en eso.. -Frigidus.
Enamórate de una mujer fácil

Te aconsejé hace un par de años que no te enamoraras de una mujer difícil. Así que ahora, como no quiero que te quedes solo, quiero aconsejarte que te enamores de una mujer fácil.

Enamórate de una mujer fácil. Enamórate de la simpleza que existe en ella. Enamórate de lo básica, lo frívola y lo superficial que es su mente. Que, bueno, no es ningún insulto. La mujer fácil es, ante todo, bella. Frívola y superficialmente bella. Básicamente, bella. Pero, insisto, si a esos términos vamos, una mujer tiene que ser bella de manera básica. O no es bella. La que es bella, básicamente, lo es y la que no, simplemente no lo es y ya está. Un macho alfa no tiene la delicadeza de ponerse a dialogar en una conversación y notar brillos en los ojos. Un macho alfa quiere que acostarse con la chica de las grandes nalgas en las redes sociales esté, justamente, a un clic de distancia.

Así que enamórate de una mujer que sea bella fácil. Enamórate de una chica con buen cuerpo con buenos atributos y, sobre todo, buen maquillaje. ¿Qué, crees que realmente va a lucir así cuando te despiertes junto a ella? A decir verdad, quizás sí. Es una chica fácil. Probablemente, correrá a maquillarse por la mañana al baño para lucir así siempre que tú voltees a verla.

Una mujer fácil no te pide mucho. Ella está dispuesta a darlo todo. No ha visto mucho. No sabe mucho. No conoce mucho. Está en su colegio de prestigio, con su familia de prestigio y quizá sale un par de veces a la semana con sus amigas a comprarse ropa de prestigio. Esa chica está necesitada de problemas. Esa chica necesita que tú seas el núcleo de problemas en su vida porque, prácticamente, la tiene resuelta e, irónicamente, a una mujer fácil le aburre tener la vida fácil. Así que podrás portarte como un patán, podrás dejar de hablarle y esperar a que ella te busque a ti. Si no te gana la cordura con sus lagrimitas y berrinches, quizá hasta puedas manipularla para hacerle creer que todo fue culpa suya.

El encanto de las mujeres fáciles es que han estado allí desde la Creación, como el mejor amigo del hombre. Incluso ellas se dicen perras. Incluso a ellas les excita que las trates como perras. Pasan de su pastor, su padre que les ha dado todo a ser tuyas. Ellas no quieren tener el control de sí mismas, así que es hora de que, por una vez en tu vida, te quites esa pinta de mamarracho y cojas a tu perra como mejor a ti te apetezca. Ella estará encantada.

Las mujeres fáciles, básicamente, están necesitadas de ti. Y eso tú lo sabes. Así que, por ese simple hecho, ya has ganado cualquier discusión. Sí, créeme, habrá muchas cuando se entere de aquella mujer difícil, aquella a la que ahora intentas humillar con tu auto nuevo de la misma manera en que ella te humilló al rechazar una atracción, un pasatiempo, una curiosidad, un capricho al que tú llamabas amor.

Pero, ¿sabes qué? Dudo mucho que tu mujer fácil te deje así tú tengas a otras mujeres. Dudo mucho que tu mujer fácil sea capaz de armarse de valor, hacer maletas y dejarte. Ella está a tu disposición. Ella es tuya. Ella cree que te ama, pero en realidad te necesita. Y tú, como hombre con el instinto masculino más básico, necesitas sentirte necesitado. Por eso no te funcionó la cosa con aquella mujer difícil.

Y la mujer fácil es atractiva, ¿ya te lo he dicho? Es tonta, ¿vale? Es básica. Toda decisión, todo pensamiento que pase por su cabeza, tú lo verás venir. No hay nada diferente en ella. En las reuniones con otros tipos, muy parecidos a ti, te darás cuenta de que ella es idéntica al resto de sus amigas: se visten igual, hablan igual y todas ellas tienen el descaro de soltar todos sus pensamientos genéricos, tontos, pop e intrascendentes en voz alta. Puede que incluso se lo pongas de pretexto. No cuenta como infidelidad si fue con alguna de sus amigas porque, en realidad, todas ellas son iguales.

La mujer fácil hablará de ti con ellas, serás el tema de conversación: que si le diste esto, que si le diste aquello, que si la llevaste a algún lugar caro, etcétera, etcétera, etcétera. Bienvenido al mundo al que cualquiera desearía pertenecer.

Todo mundo salvo ella. Todo mundo salvo esa chica, la que luce opaca entre todas las demás en tacones y vestidos lo suficientemente cortos como para que cualquier hombre las use como el objeto sexual que son. Todo mundo salvo esa mujer que con una mirada que te otorgue a la distancia, te hará volver a ti, te hará volver a darte cuenta de quién eres y en la basura que te has convertido, te hará volver a cuando eras un niño y tenías tantas ganas de llorar.

Esa mujer que con una mirada, hará que cojas otra copa de champaña y la arrojes contra la pared. Tu mujer fácil chillará junto con sus amigas. Ella tan solo te mirará a lo lejos. Tendrás un arrebato semejante que no podrás evitar gritarle: «¡¿Qué es lo que quieres de mí?!».

Y, tristemente, ya sabes la respuesta.

Nada. Absolutamente nada.

anonymous asked:

Hola, me encantó tu blog, quería saber si me puedes decir películas que traten sobre trastornos mentales. Me serían de mucha ayuda, Gracias!

Bueno. Hay muchas! Por ahi lei que si no existieran los trastornos mentales Hollywood tendria que inventarlos.

Autismo: Rain Man, el caso de un autista savant, que viene del termino peyorativo idiot savant, el sabio idiota. El tipico que no puede atarse los zapatos, coger un autobus, maentener una conversacion fluida, pero hace calculos mentales de diversa complejidad en cuestion de segundos y/o tiene una memoria prodigiosa cosa que muy pocos saben hacer.

Trastorno bipolar: Mr. Jones. El lado bueno de las cosas.

Esquizofrenia: Una mente maravillosa, Cisne negro, El club de la lucha, El resplandor. American Psycho puede ser esquizofrenia o psicopatia segun la interpretacion de su final.

Trastorno de identidad disociativo (comunmente llamada personalidad multiple): Las tres caras de Eva, Psicosis, hay discuiones sobre si El club de la lucha es TID o esquizofrenia y tambien lo mismo sobre Psicosis.  

Trastorno limite: Inocencia interrumpida

Trastorno narcisista de la personalidad: Alfie, American psycho

Trastorno obsesivo compulsivo: Mejor Imposible, American Psycho, de series tienes Monk y The Big Bang Theory.

Adicciones: Días de vino y rosas, Requiem for a dream, Cuando un hombre ama a una mujer, Trainspotting

Depresion: Melancolia,  Las horas,  Helen, Prozac Nation, Un angel en mi mesa, Sylvia, Un hombre soltero, El ladron de orquideas

Psicopatia: No es pais para viejos, El silencio de los corderos, El perfume. American Psycho (segun se itnerprete). Amistades peligrosas, Perdida. De series, que recuerde, Dexter.

Sociopatia: La naranja mecanica, Tenemos que hablar de Kevin, Inocencia interrumpida.

Asperger: Adam, Crazy in love (Mozart y la ballena). En series tienes The Big Bang Theory, Bones, House, Dr. Mateo…

Carta para un Mujeriego

Querido, quizás tal vez desde pequeño te enseñaron que las mujeres son como las barbies que solo sirven para desvestirlas. De nada te sirve andar jugando con todas por MIEDO a que te hagan daño a ti hacerlo tu primero. eres hombre eres un ser humano, por lo tanto un corazón late dentro tuyo. No creo que en el fondo de tu corazón seas tan malo y quizás ni te pesan las lagrimas que haces derramar a tantas mujeres. solo déjame decirte tu haces daño haces heridas pero en el fondo te contaminas más a ti mismo que a ellas…. ellas tarde o temprano te superaran pero tu seguirás ahi, siempre jugando, mintiéndole a todas. deberías aprender a comportarte como un hombre de verdad porque los hombres de verdad no juegan con las mujeres, un hombre de verdad es valiente y siempre anda con la verdad por delante. un hombre de verdad es fiel y no anda con varias a la vez.a nosotras que nos mientan es como un balazo directo al corazón que sangra y sangra a la velocidad del reloj, hasta que el reloj se detiene pero quedan cicatrices,. deberías tener fé… la vida es para amar y si prefieres ser como la mayoría que no toma a nadie en serio, entonces a ti mismo nadie te tomara en serio y ese es el reflejo que ni tu mismo te tomas en serio. Las mujeres somos unas locas sentimentales…. y ustedes hombres son unos locos apasionados.Hombre mujeriego yo se que me escuchas, se que me lees…. esta sociedad machista hizo creerle a ustedes que entre mas mujeres tengan mas machos serán pero si creen y piensan asi déjenme decirles que no esta funcionando muy bien sus neuronas,. Cuando una mujer ama intensamente solo lo hace una vez y si la hieres profundamente créeme ella no volverá y probablemente después encuentre todo lo que ella buscaba en ti y no encontró. Un hombre que no le mintiera que la amara la respetara y no la dejara de conquistar todos los días. si deseas una princesa en tu vida entonces compórtate como principe. Todo mujeriego se enamora tarde o temprano…. y cuando se enamora. y cuando te pase Porfavor mantén a tu mujer en tus brazos con calidez no la dejes ir ni la vuelvas a cambiar por una aventura barata. Porfavor reflexiona, se que todos los hombres no son malos. hay hombres extraordinarios y muy buenos…… que prefieres seguir siendo un mujeriego para quedar como triunfador ( que en verdad quedas como perdedor) Un hombre que vale la pena no jugaria y no perderia el amor, solo un tonto. Si deseas en tu vida una señorita, pues entonces compórtate como un caballero ;)

atte Asu

youtube

Melendi - La promesa

Yo te prometo que yo 
Seré quien cuide tus sueños 
Y cuando tu estés despierta 
El que te ayude a tenerlos 

Yo te prometo una luna desnuda 
Que sea testigo de nuestra locura 
Que al final de nuestros días 
Nos va a sombrar una sombra 
Que no cortare mas flores solo por adornar otras 
Que confundirás tus manos con las mías 
Yo te prometo amor que eres lo mas bonito 
Que he visto en mi vida 

Yo podría prometerte el mundo 
Tu prométeme una madrugada 
Pa’ cantarte por Compa y Segundo 
Mientras tu me bailas como Lady Gaga 

Te prometo amor que solamente 
Yo tengo en mi mente pedirte una noche 
Porque no necesitaré más que un muelle de San Blas 
Sonando en nuestro coche 

Si me das la oportunidad corazón 
De que nos besemos a solas 
Tu vida será una canción “When a man loves a woman" 

Yo te prometo que yo 
Jamás te haré una promesa 
Que no pretenda cumplir 
Jamas me iré a la francesa 

Porque cuando un hombre ama a una mujer 
Lo sabe desde el momento en que la ve 
Y no importa si algo falla 
De la mano de quien vaya 
Si se ríe o si se calla… 

Porque cuando un hombre ama a una mujer 
Es cómo si le empezara a parecer 
Que lleva tiempo dormido 
Pensando que estaba vivo 
Yo te prometo contigo envejecer…

“ESE HOMBRE…SI EXISTE”

Una mujer necesita a un hombre que camine a su lado, tomados de la mano, no detrás de ella porque llegara un momento que lo perderá de vista, no delante de ella porque no lo podrá alcanzar, ni encima de ella porque se convertirá en un peso. Una mujer necesita alguien que esté a su lado, siempre, todo el tiempo, incondicional.
Una verdadera mujer se merece que la traten como a una princesa, que la protejan como a una niña y la amen como a una dama.
La mujer tiene cualidades que sorprenden al hombre: Sonríe cuando quiere gritar, canta cuando quiere llorar. Llora cuando está feliz, ríe cuando esta nerviosa, ama incondicionalmente, sabe que con un beso y un abrazo puede ayudar a curar un corazón roto. Sin embargo tiene un defecto: A veces se olvida de lo mucho que vale.
Ser mujer es llorar callada los dolores de la vida y sonreír en apenas un segundo, es tropezar, caer y volver a caminar, ser mujer es ser elegida para traer vida al mundo. Ser mujer es ser princesa a los 15, bella a los 20, pasional a los 30, inolvidable y única a los 40, dama a los 60 y hermosa toda la vida. La belleza de una mujer no está en la ropa que lleve, la figura que tenga, o la manera en que se peine. 
La belleza de una mujer siempre se ve en sus ojos, porque esa es la puerta a su corazón, el lugar donde el amor reside y muy pocos hombres tienen el don de llegar hasta allí, hasta las profundidades del océano de sus sentimientos.
Por eso ella se enamora del hombre que se quedaría despierto sólo para verla dormir. Del que besa su frente. Del que acaricia su mejilla con ternura. De ese hombre que quiera enseñarla al mundo aún cuando ella está desarreglada y que siempre le parece que está bonita. De aquel que se queda mirándola fijo, como no pudiendo creer que sea tan bella.
Y si, aunque ustedes no lo quieran creer, hay hombres que también sufren por amor, algunos son muy sensibles, aunque lo disimulen muy bien. No todos son unos cavernícolas que sólo piensan en sexo, hay hombres que piensan en “ella”, hay hombres que se pasan horas esperando que ella se conecte por el simple hecho de querer saber cómo estuvo su día, si le pasó algo, que necesita, cómo está. Hay hombres que sufren cuando creen que están fallando, cuando creen que hacen las cosas mal y no se perdonarían lastimar el corazón de una dama.
Hay hombres que lloran con el hecho de pensar en que ella se pueda ir. 
Me he ocupado personalmente de recolectar algunas frases de esos pocos hombres que saben comprender a una mujer y quiero transcribírselas aquí:

“Aunque no sepa quererte de la forma que a ti te gustaría, siempre te querré con todo mi corazón de la mejor forma que sepa. Solo me lamento de no haberte conocido desde el primer día que empezaste a ser mujer; me pregunto: ¿Dónde estuviste metida durante toda mi vida?”

“Tardé una hora en conocerte y solo un día en enamorarme. Pero me llevará toda una vida lograr olvidarte. Soy la persona más feliz del mundo cuando me dices “hola” o me sonríes, porque se que, aunque haya sido para solo un segundo, has pensado solamente en mi”

“Si sumas todas las estrellas del cielo, todos los granitos de arena en los océanos, todas las rosas en el mundo y todas las sonrisas que haya habido en la historia del mundo, empezarás a tener una idea de cuánto te quiero. Mientras no hagas esa suma, no te das una mínima idea de cuanto te amo”

“Si pudiese ser una parte de ti, elegiría ser tus lágrimas. Porque tus lagrimas son concebidas en tu corazón, nacen en tus ojos, viven en tus mejillas, y se mueren en tus labios. Te quiero no solo por como eres, sino por como soy yo cuando estoy contigo”

“Al conocerte cada vez más, me doy cuenta que realmente te amo, porque lo único que quiero para ti es tu felicidad, incluso cuando yo no te la puedo dar”

“Te quiero de una forma tan especial que no me hace falta tenerte ni verte para que mi amor crezca, solo me hace falta cerrar los ojos y saber que existes!”

“Si te veo llorar te haré reír; si caes te ayudaré a levantarte; si te duermes te dejaré soñar; si ríes reiremos juntos; si callas escucharé tus gestos; si me miras observaré tu alma; si te falta un abrazo te abrazaré antes de lo que pidas; si necesitas algo, lo descubriré antes que hables; si me descubres me alegraré; si no tienes fuerzas te las daré; si no me escuchas te escucharé; si no ves la luz te acercaré a las estrellas; si me necesitas, ahí estaré, siempre; esa es mi palabra de honor, mi pacto de caballero”.

“Únicamente dejaré de amarte cuando tenga evidencias claras de que alguien te ama tan sólo un poquito más que yo. Por mi parte, te abrí mi corazón, te dejé pasar. Comencé por extrañarte cuando no te veía, luego empecé a necesitarte, te he explorado y he comprobado que eres perfecta, que encajas a la perfección con lo que desde toda la eternidad he amado. Imposible despertar juntos cada día, pero estoy seguro que despertamos pensándonos. Ese beso que nunca te di, es el que mas extraño. ¿Cómo es posible que pueda extrañar tanto a alguien que hasta hace tan poco no conocía?”

“Apareciste sin avisar, mi vida se completó y ahora finalmente todo tiene sentido. No podría vivir sin ti. Gracias por existir, de no haberte conocido, te inventaría tal como eres. Es difícil creer que no te ame toda la gente sólo con verte, ¿O solo es algo que me pasa a mi?

“Eres todo para mi: amiga, compañera, confidente, cómplice, comprensiva, leal, tierna, amante, femenina, infinita y humana. Tú y yo no necesitamos palabras, con mirarnos sabemos todo el uno del otro; cada vez que miras, desnudas mi alma. Cuando te veo, sueño, y, cuando sueño, te veo”

“Te quiero. Te quise desde el primer momento en que te vi. Te quise incluso antes de verte por primera vez.”

Si, no pongas esa cara. Los hombres que dicen este tipo de frases si existen. No abundan, es cierto, pero… ¿Te cuento algo y que no salga de aquí? Aún quedan algunos pocos hombres que saben como amar de verdad a una buena mujer. Lo bueno es que no tienes que esforzarte por encontrarlo, ese tipo de hombre un buen día aparece de la nada…y te enamora hasta el alma.

No es Dificil. 1. Agárrala de la cintura. 2. Habla con ella, si eso quiere hacer, sino sólo abrázala. 3. Cuéntale secretos. 4. Dale la atención necesaria. 5. Cuando se besen, hazla sentir que sólo están tu y ella en el mundo. 6. Abrázala muy fuerte, pero con cuidado. 7. Cuídala como a algo preciado. 8. Hazle cumplidos por su físico. (Si de verdad la amas te debe gustar tal como es). 9. Respétala. 10. Ríete con ella, aunque sus chistes sean malos. Se va a dar cuenta que en verdad la amas. 11. Invítala a salir, no necesitas 200 rosas o algo material, sólo sorprenderá con pequeñas cosas. 12. Hazla sonreír. 13. Dale el lugar que se merece. 14.Tomate muchas fotos con ella, aman eso *sin necesidad de publicarla* 15. Guárdala con un nombre bonito en tus contactos, lo amara. 16. Tenla de fondo de tu celular, lo amara más. 17. Niega cuando ella te diga que te ama más. 18. Dile cosas bonitas al oído y así. 19. Juega con su pelo, a menos que haya tardado años arreglándoselo. 20. Bésala inesperadamente. 21. Abrázala por atrás, dale un beso y dile que la amas. 22. Dile que es hermosa. 23. Dile como te hace sentir cuando estas con ella. 24. Si le gusta, cuando se besen muérdele el labio. 25. Dile que ella es muy importante en tu vida. 26. Si algo parece estar mal, pregúntale que pasa (si dice que no pasa nada, no quiere hablar de eso) sólo abrázala. 27. Hazle sentir lo mucho que la amas. 28. Bésala enfrente de las niñas que la pongan celosa. 29. Te lo van a negar, pero a las niñas les encanta que les hagan cosquillas. 30. No le mientas. 31. No la engañes. 32. Llévala a dónde quiera. 33. Mándale un sms o márcale diciéndole que tenga bonito día. 34. Estate ahí para ella cada vez que te necesite, también cuando no lo haga, pero para que vea que siempre puede contar contigo. 35. Abrázala cuando tenga frío. 36. Cuando te sientas solo, búscala y bésala. 37. Bésala en la frente, les encanta. 38. Cuando se pongan en su contra, defiéndela siempre. 39. Mírala a los ojos y dile que la amas. 40. Cuando caminen juntos, agárrale la mano. 41. Mirala como si fuera la única mujer que ves. 42. Consiéntela como si fuera tu bebe. 43. Hazle un desayuno, almuerzo o cena sorpresa. *eso las matara* 44. Llámala princesa o como le guste. 45. Sorprendela con una carta hecha por ti mismo. Eso la enamorará aún más. También es aplicable de mujeres para hombres.... No es tan difícil vivir mil historias con una mujer, a vivir una historia con mil mujeres.

anonymous asked:

Hola, quisiera pedirte un consejo... Soy mujer y me enamore de un chico que vive lejos en otra ciudad, cuando yo le dije que me gustaba me confeso que era mujer (bisexual), yo siempre pensé que era hombre porque se ve y se viste como tal, no podía creer que me había enamorado de una mujer ya que me considero heterosexual, trate de olvidarla pero no puedo, en serio me gusta y no se que hacer

Mira el amor no se define por si tiene un pene o una vagina, si tu la quieres lucha por ella, es mas debes de dejar de tildarte como Heterosexual, si la amas ya sabes, sigue para adelante. Un beso y espero saber que sucede con esa chica

La mujer Piscis

La cola hacia la derecha, y por favor, no amontonarse. Es posible que no haya bastantes mujeres Piscis para que cada hombre tenga la suya, pero eso no es razón para indisciplinarse. Tendrán que respetar los turnos y esperar la mejor suerte. Incluso sin astrología se han difundido los rumores referentes a los encantos de la mujer Piscis. Claro que también tiene sus puntos negativos, pero a la primera mirada es el sueño de todos los varones desde la escuela primaria con su condimento. Más vale que admitamos que la mujer moderna y emancipada, con su imagen de hierro forjado, ha hecho subir áas aún las acciones de las muchachas Piscis. Enturbiado el aire en la senda de los enamorados por toda esa libertad que predica la mística femenina, las recatadas, bonitas y desvalidas criaturas de Neptuno tienen que ahuyentar a los hombres a palos. No es sorprendente que Piscis sea un trofeo. La mujer neptuniana, casada o soltera, rara vez trata de hacerle sombra al hombre que está a su lado. No tiene el más remoto deseo, neurótico u oculto, de dominarle de ninguna manera. Con alegría en el corazón, deja que él le aparte la silla, le ponga el abrigo, llame el taxi, le encienda el cigarrillo y le repita hasta cansarse lo encantadora que es. Lo único que quiere es que él la proteja y se ocupe de ella; se siente contenta y feliz de apoyarse en el ancho hombro viril y de decirle, mirándole con ojos maravillados, lo fuerte que es él y lo mucho que ella necesita de su protección en este mundo hiriente. Piensa en todos los lobos que andan por ahí, en espera de devorarse a las Caperucitas Rojas; es bastante para que una chica tenga que sacar el frasco de sales. Y aunque no sea victoriana hasta ese punto (aunque muchas del signo del Pez lo son), sabrá escuchar con encanto el relato de los problemas masculinos y en momentos de crisis será lo que se llama una buena compañera.
Una mujer de este signo piensa que su pareja, amante, novio, padre, hermano (y en realidad, cualquier hombre) puede darle una paliza al mundo entero con una mano atada detrás de la espalda y -siendo los hombres como son- es muy poca la cantidad de esa fe conmovedora que se necesita para convencerles a ellos de eso mismo. ¿Y te preguntas por qué es tan popular? La muchacha Piscis es una serena y acogedora rada de tranquilidad para su orgulloso macho, lejos del ruido del tráfico y del repiqueteo de las computadoras de la oficina. En su estanque de peces, las luces son suaves, amortiguadas, calmantes para los ojos cansados, agredidos por las luces de neón y por todas esas tontas cifras de la bolsa que ella no podría entender aunque en ello le fuera la vida. (Aunque si realmente le fuera en ello la vida, ya estaría sacándole punta al lápiz.) En invierno usa esponjosos guantes de angora. En primavera, faldas pulcras y vaporosas. Los veranos la encontrarán enfundada en un minúsculo bikini. En otoño su aspecto será adorable, sentada a tu lado, viendo el partido de fútbol, con las manos en tus bolsillos porque si no, se le enfrían, y preguntándote a ti cómo va el partido. En todas las estaciones, eternamente femenina. A riesgo de quedarme corta, diría que los hombres acuden a ella como los abejorros a un bote de miel.
Tras una breve conversación con ella, un hombre se relaja instantáneamente. Se imagina un cálido fuego restallante en una noche de invierno, o se ve tendido en una hamaca, un fragante día de primavera, sin que nadie le incomode. Ella no deja de aclarar que jamás le culparía por ningún problema que tuviera en su carrera ni por accidentales errores. Esas cosas son siempre culpa de algún otro, no de su amado. Ella jamás le presionará para que se apresure; para ella, el ritmo que él lleva es perfecto. ¿Necesito explicar por qué los Peces hembras son las mujeres más peligrosas de todos los signos solares? ¡Señal de alarma! Advertencia: después de casada, es posible que te dé algunos codazos. Para ser más exactos, que te dé un montón de codazos. En cierto modo, te lo mereces por haberte dejado cegar de esa manera por sus encantos. Habrá muchísimas veces en que se muestre incluso amargamente sarcástica, pero no hay mujer que no tenga sus defectos, y Piscis será amable con mucha más frecuencia que pendenciera. Para convertirse en una fierecilla, tiene que verse impulsada por la extrema crueldad o haraganería de su compañero, y ¿quién ira a decir que un esposo cruel o haragán no se lo merece? No seré yo; yo estoy con ella.
Además, su deliciosa feminidad oculta todos los fallos secundarios, y la mayor parte de las veces la chica típica de Neptuno es dulce, soñadora y femenina. Como el Pez nada al mismo tiempo en ambas direcciones, ella se adapta con toda facilidad a situaciones conflictivas que destrozarían los nervios de otras mujeres. Claro que, de vez en cuando, en la superficie habitualmente plácida de su corriente de pensamiento pueden asomar como burbujas algunas palabras ásperas y un parloteo irritable. En ocasiones, una de estas sensibles criaturas que haya sufrido de pequeña un tratamiento severo en exceso, puede, en su amargura, separar los dos peces simbólicos de su signo, y esto quizá resulte muy triste. Se convierte entonces en un Pez solitario y desdichado, que nada siempre furiosamente y que siempre que se hunde en el intento de escapar vuelve a encontrarse consigo misma… sin comprender jamás que lo que la envenena es volver hacia adentro, hacia sí misma, su inagotable reserva de amor y de simpatía. Las drogas, la bebida y las falsas ilusiones ocultan a sus ojos la verdad y le impiden ver las rocas que hay en el río y que pueden destruirla. Pero la mayoría de las muchachas neptunianas conservan ambos peces simbólicos firmemente unidos en una acción fluida, que se desliza suavemente primero hacia atrás y después un poco hacia delante, de manera que nunca estarás del todo seguro del punto exacto hacia el que ella se encamina. De Piscis se dice que es un mar, profundo y misterioso, donde van a desembocar todos los ríos. Si conoces algunos de sus evasivos secretos, tendrás más oportunidades de pescarla. ¿Qué es lo que la hace nadar?
Ante todo, es sutil. Que no solo es sutil, sino a veces un poquito engañosa, cuando practica su arte de enredar hombres en sus zarcillos de esmeralda. Claro que quizá tú conozcas una señora neptuniana que luce un delantal a cuadros y una sonrisa tímida, y es la síntesis suprema de la esposa consagrada, perfecta ama de casa y madre tierna. Estarás pensando que no es ni sutil ni engañosa. Perdona que te lo diga sin rodeos, pero te equivocas. A esa mujer Piscis que te parece diferente, yo también la conozco, o conozco una exactamente como ella. Es una viuda. También luce un delantal a cuadros y una sonrisa tímida: la caracterización completa. ¿Cómo es posible que una imagen tan eglógica pueda resultar engañosa? Te lo diré. Ante todo, para enredar a los hombres usa las cintas del delantal (porque no tiene zarcillos de esmeralda; el año que viene, tal vez). Es una mujer pequeña que ha conseguido hacer frente a la pérdida de un hijo amado, a la angustia, el aburrimiento, la tragedia, el miedo, la pobreza e incluso a la confusión de momentos súbitos y fugaces de riqueza. Es deliciosamente imprecisa y soñadora. No entiende nada de economía política, prepara frecuentemente comidas de siete platos para nietos múltiples y diversos, paga el alquiler a tiempo y, para las fiestas y los cumpleaños, hace unos regalos increíbles, todo con unos ingresos mensuales no mucho mayores que una de las propinas que deja Jack Benny. Se ha ganado el amor y el afecto de sus dos nueras, y también de un heterogéneo grupo de amigos, que abarca a la bibliotecaria, el portero, el dueño del bar de la esquina, el frutero, media docena de gatos y de chiquillos sin dueño, el carnicero, el vendedor de periódicos y -créame o no- el propietario de la casa. Creo que tiene un solo enemigo: el hombre a quien rechazó antes de casarse con su marido, que probablemente debido a su decepción, se refugió en la Legión Extranjera, y cuyo nombre dudo que ella recuerde. Son mujeres sin corazón, estas Piscis. Sutiles y engañosas. (Pero no intentes decirles eso a sus vecinos.) Como los vientos de marzo, tu muchacha Piscis puede pasar por muchos estados de ánimo. Es tremendamente sentimental, y si sus sentimientos están heridos, llorará a torrentes. Te mirará con tal aire de reproche que te sentirás como si acabaras de disparar sobre un conejito. A veces, las mujeres Piscis piensan que están totalmente desprovistas para las difíciles batallas que impone la supervivencia; entonces se deprimen. Hay que decirle entonces que todos los que alguna vez han tenido la suerte de conocerla la admiran por su profunda sabiduría y su comprensión sin límites; normalmente, es la verdad del evangelio. La lección más difícil que tiene que aprender la mujer Piscis es la superación de su timidez y de sus dudas. Si su miedo es muy profundo, se cerrará ante todo el mundo, y después se preguntará por qué está sola. Muchas veces tiene miedo de imponerse, de exigir demasiado, de sacar ventaja, cuando esas cosas no se le pasan por la cabeza a nadie más que a ella.
Alguna que otra vez, la mujer Piscis disimulará su timidez y vulnerabilidad con agudezas, un barniz de complejidad mundana y una personalidad frígidamente independiente, pero todo eso no es más que una capa protectora que le sirve para ocultar su incertidumbre a los ojos indiscretos de gentes torpes que, si ella no se protegiera, herirían su sensible corazón. Da cauce a su alma auténtica escribiendo deliciosos poemas líricos entretejidos con el hilo de sus sueños más íntimos y secretos. Cuando no escribe, es la imagen del puerco espín encallecido que quiere dar a la gente, como mujer de carrera. Sin embargo, ni siquiera este tipo de Piscis puede escapar a la influencia de su signo solar. Pese a su independencia hábilmente urdida, espera a que sea el hombre que está con ella quien llame el taxi. Hay algunas cosas que uno simplemente no hace, en lo que se refiere a las mujeres de Neptuno, y una de ellas es no actuar como una dama en público Piscis engaña a muchos hombres que podrían serenar sus íntimos temores y hacerla desdecirse de su frecuente afirmación de que no necesita pareja, que no haría más que complicarle la vida. Imagínate, una declaración semejante en labios de una mujer que necesita pertenecer a alguien más de lo que necesita dormir, comer o respirar.
La mujer Piscis dará todo su corazón a sus hijos, salvo esa gran porción que reserva para ti. Los amará a todos, pero tendrá cierta preferencia por los más débiles, más pequeños o enfermizos. Solo una estrella de cine nacida bajo este signo es capaz de hacer caso omiso de los rollizos bebés llenos de hoyuelos para adoptar al niñito con problemas y de ojos asustados. Las mujeres regidas por Neptuno son las que pueden demostrar mayor capacidad para entender la timidez de los niños y los sufrimientos del crecimiento de las chiquillas adolescentes. Una madre Piscis teje sobre cada cuna la leve telaraña de mil sueños. Sacrificará cualquier cosa para que sus hijos tengan todo lo que ella no pudo disfrutar de niña. Es posible que sea demasiado tolerante con ellos; se le hace difícil imponer disciplina, y hay que hacerle comprender que la falta de firmeza puede ser tan negativa como el desapego y el descuido. En cierto modo, es una forma de descuido dejar librados a sí mismos a esos caracteres jóvenes que necesitan de una firme guía hasta que aprendan a nadar solos. Si peca por exceso de blandura, explícaselo con bondad, que Piscis lo entenderá sin amargura y empezará a usar alguna vez la zapatilla. Pero son muchas las mujeres de Neptuno que consiguen hallar un justo medio entre el rigor y la bondad, y sus vástagos dan testimonio de ello.
Trae a casa los garbanzos y el vino. Lo más probable es que prefiera no entrar en la competencia brutal del mundo comercial, a menos que tú tengas la imperiosa necesidad de que lo haga. Ya tuvo bastante de eso (si es una neptuniana típica) durante el tiempo que trabajó para esa gran empresa tan enmarañada, en espera de que tú vinieras a rescatarla. Algunas mujeres Piscis, aunque no todas, son a veces un poquitín derrochonas. Tal vez necesite que la ayudes a comprender por qué el balance del banco no coincide con el que ella hace en sus talones, que parecen escritos en sanscrito. Así y todo, sabrá arreglárselas cuando la necesidad la obligue a renunciar a su champán favorito para limitarse a la leche descremada. Piscis escucha al océano, porque el océano le dice cosas. En medio de la ciudad, sigue oyendo como las ondas de Neptuno susurran a su corazón más cosas, tal vez, de las que ella quisiera saber. No pases por alto su cumpleaños o su aniversario de bodas o el día en que le declaraste tu amor, porque ella no los olvidará. Me acordaré siempre de la amiga Piscis con la que iba a la escuela. Era menuda, de largo pelo oscuro y en sus ojos de un color castaño verdoso brillaban las extrañas luces de Neptuno. De entre varios hombres, eligió para casarse a un gran astro del fútbol; fue una fuga totalmente inesperada. Recuerdo que ella le preguntó por qué se le había declarado; sentía curiosidad. “Bueno -caviló él-, fue una cosa rarísima, pequeña. Ese día yo no tenía la menor intención de declararme. Estábamos en el parque, cerca de la piscina. Las chicas que estaban ahí tendidas al sol tenían el pelo todo mojado de nadar, y se las veía acaloradas y transpiradas. Tú estabas ahí sentada debajo de un árbol con un vestido de encaje blanco, y se te veía tan fresca y tan diferente de las otras. Parecías… bueno, yo diría que parecías una mujer. Ese es el sutil secreto de las mujeres Piscis. No importa que Piscis obedezca a la llamada de Neptuno como monja en un convento o como ronca cantante en un club nocturno; siempre es una mujer. De pies a cabeza. Cien por cien.

Te pedí que fueras mi novia y me preguntaste ¿Para qué quieres que sea tu novia?
Es simple: Para hacerte feliz
porque tengo un chingo de ganas de sacarte sonrisas
de ponerme muchas borracheras contigo y escribirte
todo eso que raya con lo ridículo
quiero que seas mi novia porque estoy todo apendejado por ti
y aun así siento que soy mejor persona al quererte
al percibir estos átomos que se conjugan en sueños
estas voces que perciben la magia
un hombre no puede pedirle a una mujer
que sea su chica si él no está completo
si no se compromete a arrancarle el vestido de las dudas
y sacarle millones de carcajadas de nubes
y suspiros de playa
yo sé que cuando amas tú te entregas toda
y tal vez por ello siempre pienses en lo peligroso del riesgo
pero no te pediría que fueras mi novia
si no estuviera a hacer que las cosas funcionen
como que ya nos merecemos
el corazón sólo se nos sana sanando a otros
disculpa mi insistencia
es que te siento en mis entrañas
te siento en mi cerebro
en esa legión sin memoria
en esta casa sin puertas
te siento y mi sentir no miente
quiero que seas mi novia
—  La piel recuerda, Quetzal Noah
Si un hombre entiende un poema,
tendrá problemas.
Si un hombre vive con un único poema,
morirá solo.
Si un hombre vive con dos poemas,
le será infiel a uno.
Si un hombre concibe un poema,
tendrá un hijo menos.
Si un hombre concibe dos poemas,
tendrá dos hijos menos.
Si un hombre se pone una corona sobre su cabeza cuando escribe,
será descubierto.
Si un hombre no se pone una corona sobre su cabeza cuando escribe,
no se engañará más que a sí mismo.
Si un hombre se enfurece leyendo un poema,
será despreciado por los hombres.
Si un hombre continúa enfurecido con un poema,
será despreciado por las mujeres.
Si un hombre condena públicamente la poesía,
sus zapatos se llenarán de orina.
Si un hombre abandona la poesía para ser poderoso,
será muy poderoso.
Si un hombre alardea de sus poemas,
será amado por los tontos.
Si un hombre alardea de sus poemas y ama a los tontos,
dejará de escribir.
Si un hombre reclama atención por sus poemas,
será como un idiota bajo la luz de la luna.
Si un hombre escribe un poema y elogia el poema de un amigo,
él tendrá una hermosa amante.
Si un hombre escribe un poema y elogia en demasía el poema de un amigo,
él alejará de sí a su amante.
Si un hombre se apropia del poema de otro,
su corazón será dos veces más grande.
Si un hombre deja ir a sus poemas desnudos,
tendrá miedo a la muerte.
Si un hombre tiene miedo a la muerte,
será salvado por sus poemas.
Si un hombre no le tiene miedo a la muerte,
puede o no puede ser salvado por sus poemas.
Si un hombre termina un poema,
él se bañará con el vacío despertar de su pasión
y será besado por la página en blanco.
— 

Nuevo manual de poesía, 

Mark Strand.

No mereces un buen hombre.

Posiblemente seas alguna de las que dice: “Espero que me toque un buen hombre”, pero no se trata de que te “toque” un buen hombre, eso no es una obra del destino o de la suerte, ni siquiera es algo como “el hombre que Dios me quiera dar”, no. Quién estará a tu lado es una decisión tuya. Dios quiere lo mejor para ti y de eso no tengas ni la menor duda, la cuestión es que tú estés segura de a quién quieres tener a tu lado y de que no cedas a cualquier hombre con la esperanza de “a ver si este es el bueno”, porque las cosas no son así.

Keep reading