creo-que-voy-mejorando

Me preguntan que si ya te he olvidado: como una sentencia en la lengua que me va atravesando poco  a poco si la contesto, les respondo que sí con una sonrisa en los labios que no me llega a los ojos.
El viento me mira, me analiza y me atraviesa, y se echa a reír, sabiendo cada mentira que acabo de decir.
¿Qué sabrá el mundo de mi vida?
¿Qué habrá sido de él después de dejarme?
Supongo que sus días van mejor sin mí, porque lo he visto besando a una muchacha en el bar donde solíamos olvidar las penas, nuestro escondite, nuestro.
¿Y que cómo me va a mí después de su trágica despedida?
Que va.
Supongo que bien, que las noches hacen de su magia al despertar con el corazón un poco menos roto, un poco menos tuyo; creo que voy mejorando porque cuando leo un poema bonito, ya no pienso en ti, ni en como te sonrojarías cuando te lo susurrara, despacito, al oído.
Supongo que me va bien, ya he olvidado que cara pones después de tocar un pedacito de cielo, y no recuerdo la forma en que tus manos me buscaban en la oscuridad, para refugiarte en mí.
Sí, supongo que el viento tiene razón en reírse de mí.
Sigo teniendo tatuado tu nombre en mi corazón.
—  Paulina Mora