contrapartidas

Fui abençoada com um coração meiguíssimo e em contrapartida com um pavio bem curto. Exatamente igual a um vidro: se me jogar no chão, eu quebro… mas se me pisar, te corto.
—  Martha Medeiros.

talvez eu simplesmente não devesse mais mover uma palha por tudo isso que eu nem sei mais de como a gente chama. se tornou cansativo, percebe? toda a doçura se amargou com o tempo e teu manto não me serve mais. o meu talvez nunca tenha te servido. você vai e volta como se não doesse em ti. em mim doía muito, mas tive que aprender a ser mais que tuas partidas. você nunca foi verdadeiramente meu. tua cabeça esteve na maior parte do tempo em amores e amizades fracassadas, eu fui só um intervalo entre dores. fui a escapatória pra você fingir que os problemas não estavam tão perto. teu amor talvez seja egoísta demais pra mim, mas eu não sei te mandar embora. meu plano, desde que percebi que mesmo presente, cê tava ausente, era ir embora aos poucos pra tu não se machucar. planejei esperar você arranjar outro alguém, assim me esquecia sem sofrer tanto. eu me preocupei com o teu coração. você, em contrapartida, só foi uma duas três quatro cinco vezes embora sem nem dar sinais de partida. tu nem fazia as malas, só abria a porta e ia e eu morri nas três primeiras vezes. na quarta eu senti uma angústia. na quinta eu não senti nada.

c'est la vie

Hoje, enquanto eu orava a Deus pedindo pra que se cumprisse as promessas que Ele prometeu pra mim, ouvi uma criança fazendo pirraça com a mãe.  Não pude ouvir direito o motivo real da discussão, mas ouvi a criança em meio aos berros dizendo: “mas você me prometeu, mãe. Você me prometeu!” e a mãe em contrapartida dizia: “prometi, mas não é agora”. Pronto. Naquele mesmo instante parei minha oração e comecei a pedir perdão à Deus. Assim como aquela criança, eu estava com teimosia tentando impor a Deus que Ele cumprisse logo as Suas promessas. Eu, assim como aquela criança, insistia dizendo: “Mas o Senhor prometeu! Prometeu tanta coisa e ainda nada se cumpriu”.  Assim como aquela mãe, Deus também estava tentando me dizer: “Eu vou cumprir, mas no tempo certo. No meu tempo, e não no seu”. Deus tem um tempo certo para cada coisa, se a sua promessa ainda não chegou é porque não é a hora. Não teime, não discuta, no momento certo Deus cumprirá tudo.
—  Impercebida

naquele dia 12 bem no meio daquela praça no meio do teu choro vomitado -e do meu choro escondido-, eu te perdoei. tá tudo bem, eu disse. engole esse choro, me dá um abraço, aquieta o peito. e feito uma esponja eu absorvi tua dor, eu trouxe seus pecados pra morarem dentro de mim e num canto escuro por baixo dos móveis eu suprimi a minha urgência em sofrer. eu te perdoei por inventar um lugar pra um outro alguém enquanto eu te esperava sorrindo com a minha maior saudade. eu te perdoo pelo deslize, mesmo que não tenha acontecido só uma vez. eu te perdoo pela tua carne que ganhou a batalha contra o teu espírito -que jurava me amar-. eu perdoo a ironia do teu sentimento gritado em contrapartida da tua vontade de ter outra pessoa nos braços enquanto era comigo que você se deitava. mas ainda existem coisas a serem perdoadas. eu não te perdoo pelos seus atrasos. eu não te perdoo por me culpar por querer passar mais tempo com você. eu não te perdoo por não respeitar os dias em que eu só queria dormir. eu não te perdoo por deixar o teu desejo ser maior que o amor quando só o que eu queria era me sentir em casa dentro do seu abraço, que eu queria era que você deixasse suas ocupações um pouquinho de lado pra me olhar um pouco porque você pensa que eu sou a pessoa mais independente do mundo mas eu também preciso me sentir amada, segura. eu não te perdoo por não ter cuidado de mim quando eu fiquei doente naquela noite de terça feira insuportavelmente fria. e é por isso tudo que eu fui embora. porque você ficou no raso. e se minha rasura foi o suficiente pra você, eu não te perdoo pelo meu tempo gasto esperando ser gostada por inteiro.

eu te disse desde o primeiro dia que o meu coração é passarinho
e eu te perdoo por ter escolhido outro nesse aviário sem fim que o mundo é
mas eu não te perdoo porque muito antes disso, você me deixou pra morrer.

Conceptos fundamentales del Psicoanálisis: El concepto de Sublimación


Para una mejor comprensión de esta definición, se recomienda la lectura previa de los conceptos de falo, castración y narcisismo desde Freud y Lacan, que se encuentran en los siguientes links:

Falo: http://belle-indifference.tumblr.com/post/149723251815/conceptos-fundamentales-del-psicoan%C3%A1lisis-el

Castración: http://belle-indifference.tumblr.com/post/148714174460/conceptos-fundamentales-del-psicoan%C3%A1lisis-el

Narcisismo desde Freud: http://belle-indifference.tumblr.com/post/152876848570/conceptos-fundamentales-del-psicoan%C3%A1lisis-el

Narcisismo desde Lacan: http://belle-indifference.tumblr.com/post/161036869265/conceptos-fundamentales-del-psicoan%C3%A1lisis-el



El concepto de sublimación

A menudo los psicoanalistas consideraron la sublimación como una noción alejada de su práctica clínica, mal articulada en el seno de la teoría y dotada de un sentido cuya connotación era demasiado general, estética, moral o intelectual. En efecto, la utilización abusiva del término sublimación en el ámbito siempre ambiguo del psicoanálisis aplicado, sumada al hecho de que Freud nunca terminó de elucidar verdaderamente dicho concepto, explican que éste haya sido relegado por diversos autores al rango de una entidad teórica secundaria. Nuestra posición es diferente. Creemos, por el contrario, que el concepto de sublimación, si bien está en el límite del psicoanálisis, constituye sin embargo un concepto crucial y que sigue siendo una herramienta teórica fundamental para guiar al psicoanálisis en la dirección de la cura. Crucial, porque está situado en el cruce de distintas elaboraciones conceptuales tales como la teoría metapsicológica de la pulsión, la teoría dinámica de los mecanismos de defensa del yo y, en especial, la teoría lacaniana de la Cosa. Pero es también una herramienta clínica fundamental ya que aun cuando este concepto no es reconocible de inmediato en un análisis, su lugar en la escucha del clínico es importante para reconocer y puntuar determinadas variaciones del movimiento de la cura.

Ahora bien, más allá de esta doble importancia conceptual y técnica, la noción de sublimación es necesaria para la coherencia de la teoría freudiana, necesariedad que puede expresarse en la siguiente pregunta: ¿cuál es la razón de existir del concepto de sublimación? ¿Cuál es su encrucijada teórica? ¿Qué problema en particular viene a solucionar? Respondemos que la sublimación es la única noción psicoanalítica susceptible de explicar el que obras creadas por el hombre — realizaciones artísticas, científicas e incluso deportivas— alejadas de toda referencia a la vida sexual, sean producidas, no obstante, gracias a una fuerza sexual tomada de una fuente sexual. Por lo tanto, las raíces y la savia del proceso de sublimación son pulsionalmente sexuales (pregenitales: orales, anales, fálicas) mientras que el producto de dicho proceso es una realización no sexual conforme a los ideales más acabados de una época dada. En consecuencia, ya desde ahora podemos afirmar que el concepto de sublimación responde fundamentalmente a la necesidad de la teoría psicoanalítica de dar cuenta del origen sexual del impulso creador del hombre.

Acabamos de plantear la sublimación como el medio de transformar y de elevar la energía de las fuerzas sexuales, convirtiéndolas en una fuerza positiva y creadora. Pero también debemos concebirla a la inversa, como el medio de atemperar y de atenuar la excesiva intensidad de esas fuerzas. Es en este sentido que Freud, desde los inicios de su obra, considera la sublimación como una de las defensas del yo contra la irrupción violenta de lo sexual o, como lo escribiría veinte años más tarde, como uno de los modos de defensa que se oponen a la descarga directa y total de la pulsión. Por lo tanto el concepto de sublimación puede ser considerado según dos puntos de vista complementarios que aúnan los diferentes enfoques freudianos: la sublimación es, o bien la expresión positiva más elaborada y socializada de la pulsión, o bien un medio de defensa susceptible de atemperar los excesos y los desbordamientos de la vida pulsional.

Abordaremos los siguientes temas considerando estos dos puntos de vista de manera concomitante:

—La sublimación como contrapartida del resurgimiento de un recuerdo sexual intolerable.

—La sublimación como contrapartida del estado pasional en la relación analítica.

—La sublimación como contrapartida de la fuerza desmesurada de la moción pulsional. Definición de una pulsión sublimada.

—La sublimación como la capacidad plástica de la pulsión.

—Un ejemplo de sublimación: la curiosidad sexual sublimada en deseo de saber.

—Las dos condiciones del proceso de sublimación: el yo y el ideal del yo del creador.

—Presentaremos el enfoque lacaniano del concepto de sublimación mediante el comentario de la fórmula: “la sublimación eleva el objeto a la dignidad de la Cosa.”

—En conclusión, resumiremos los rasgos principales de una pulsión sublimada, así como los rasgos específicos de una obra creada por sublimación.


La sublimación es una defensa contra el recuerdo sexual intolerable

En 1897, en las cartas a Fliess, Freud se pregunta por la estructura de la histeria y descubre que la causa de esta patología es la voluntad inconsciente del enfermo de olvidar una escena de seducción paterna de carácter sexual. La histérica, para evitar la rememoración brutal de la escena sexual, inventa fantasmas construidos sobre el terreno del recuerdo que quiere apartar. Así, la enferma consigue atemperar la tensión de dicho recuerdo, es decir, sublimarlo. Por consiguiente, estos fantasmas intermediarios tienen por cometido depurar, sublimar y presentar al yo una versión más aceptable del acontecimiento sexual reprimido. Que quede claro: lo que se sublima es el recuerdo sexual; en cuanto al fantasma, es a un tiempo el medio que posibilita esta sublimación, y el producto final de la sublimación.

Freud da el ejemplo de una joven histérica inconscientemente culpable por sus deseos incestuosos hacia el padre. La paciente está en conflicto con un recuerdo inconsciente que quiere olvidar, con el cual está identificada a mujeres sexualmente deseantes, con más exactitud, domésticas de baja moralidad de quienes la paciente sospechaba habían mantenido un comercio sexual ilícito con su padre. La joven, a fin de impedir el retorno de este recuerdo intolerable por incestuoso, construyó un argumento fantasmático diferente al argumento del recuerdo, en el cual es ella misma la que se siente despreciada y teme ser tomada por prostituta. En el recuerdo, ella se identifica con las domésticas que supuestamente desean al padre, mientras que en el fantasma, por la intermediación de una transmutación que Freud denomina sublimación, se identifica con estas mismas mujeres, pero esta vez en tanto mujeres corruptas, acusadas de prostitución. Gracias a la sublimación, considerada aquí como una mutación en el sentido de la moralidad, el fantasma ha vuelto moralmente aceptable un recuerdo incestuoso e inmoral. El sentimiento inconsciente de ser culpable de desear al padre fue reemplazado, gracias a la sublimación, por un sentimiento conciente de ser víctima del deseo de los otros. Cabe observar que este cambio sólo fue posible al precio de la aparición de síntomas neuróticos tales como la angustia experimentada por la joven histérica al salir sola por la calle, por miedo a ser tomada por una prostituta.

Arribamos, entonces, a una primera conclusión al conferir a la sublimación una función de defensa que atenúa o transforma el carácter insoportable de los recuerdos sexuales que el sujeto quiere ignorar. La sublimación operó el desplazamiento de una representación psíquica inconsciente ligada al deseo incestuoso, hacia otra representación psíquica aceptable para la conciencia, aunque portadora de síntomas y generadora de sufrimiento.


La sublimación es una defensa contra los excesos de la transferencia amorosa en la cura

Pero Freud también sitúa la función defensiva de la sublimación en el interior mismo de la cura analítica. Esta vez, la amenaza de la emergencia de lo sexual surge de modo singular en el marco de la relación transferencial y puede manifestarse, por ejemplo, bajo la forma de una exigencia amorosa dirigida por la paciente a su analista.

“La transferencia puede manifestarse como una apasionada exigencia amorosa o en formas más mitigadas. (…) En este último caso algunas mujeres llegan incluso a sublimar la transferencia y modelarla hasta hacerla en cierto modo viable” y posibilitar así la prosecución de la cura. Entonces, saber sublimar la transferencia quiere decir que el vínculo amoroso de carácter pasional puede, e incluso debe, ir cediendo el lugar —mediante una progresiva deserotización— a una relación analítica viable. Después de un primer momento de investimiento libidinal de un objeto erógeno, en este caso el psicoanalista, el proceso de sublimación se desarrolla tan lentamente como por ejemplo el trabajo de duelo, o incluso como ese otro trabajo que implica para el analizante integrar en sí la interpretación enunciada por el analista (trabajo denominado de elaboración). La sublimación consecutiva a la pasión en la transferencia, el duelo consecutivo a la pérdida, y la elaboración consecutiva a la interpretación, todos ellos requieren mucho tiempo, el tiempo indispensable para permitir que las múltiples representaciones del pensamiento inconsciente se encadenen.

Pero a la exigencia de tiempo se le agrega además el peso del dolor inherente al ejercicio inconsciente del pensamiento. Ya que pensar, es decir el desplazamiento incesante de una representación sexual a otra no sexual, es penoso; para el analizante sublimar es una actividad dolorosa. Freud, en su correspondencia con el pastor Pfister, no duda en reconocer que las vías de la sublimación son demasiado trabajosas para la mayoría de los pacientes. Se ven constreñidos a someterse a las exigencias del trabajo analítico que implica un tiempo de dominio de las pulsiones —y por lo tanto una parte de sublimación—, y a renunciar entonces a su inclinación a ceder de inmediato al placer de una satisfacción sexual directa.


La sublimación es una defensa contra la satisfacción directa de la pulsión. Definición de una pulsión sublimada

Abordemos ahora la sublimación en su relación con lo sexual, estudiado ahora ya no como un recuerdo insoportable, ni como un estado pasional de la transferencia, sino como siendo una moción pulsional que tiende a satisfacerse de modo inmediato. Tengamos presente que la pulsión jamás logra tomar la vía de la descarga directa y total, porque el yo, por temor a ser desbordado, le opone una acción defensiva. Precisamente, la sublimación es considerada por Freud como uno de los cuatro modos de defensa empleados por el yo contra los excesos de la pulsión. Estos modos de defensa son denominados más frecuentemente los destinos de la pulsión, ya que el resultado final de una pulsión va a depender de la barrera que encuentre en su camino.

En primer lugar, el flujo pulsional puede estar sujeto al destino de la represión, o de una tentativa de represión seguida de un fracaso que, entonces, dará lugar al síntoma neurótico. Este mismo flujo también puede encontrar —segundo destino — otra forma de oposición: el yo retira el flujo pulsional del objeto sexual exterior sobre el cual había recaído y lo vuelve sobre sí mismo. La formación psíquica característica de este segundo destino en el cual la pulsión vuelve sobre el propio yo es el fantasma. Así, en un fantasma el investimiento que cargaba el objeto sexual es reemplazado por una identificación del yo con ese mismo objeto. El tercer avatar del flujo pulsional consiste en una pura y simple inhibición. La pulsión inhibida se transforma entonces en afecto tierno. Y finalmente —cuarto destino, el que en realidad nos interesa—, la moción pulsional es desviada y toma la vía de la sublimación. En este caso, diremos que una pulsión es sublimada cuando su fuerza es desviada de su primera finalidad de obtener una satisfacción sexual para ponerse al servicio, entonces, de una finalidad social, ya sea artística, intelectual o moral. Ahora bien, el cambio del fin sexual de la pulsión en beneficio de otro fin no sexual sólo será posible con la condición de que se cambie primero el medio empleado para la obtención del nuevo fin. Para que la pulsión sea sublimada, es decir, para que obtenga una satisfacción no sexual, será preciso que se sirva también de un objeto no sexual. Por lo tanto, la sublimación consiste en reemplazar el objeto y el fin sexuales de la pulsión por un objeto y un fin no sexuales.

Ahora bien, a pesar de ser fundamental para el proceso de sublimación, esta doble sustitución de objeto y de fin no basta para definirlo. Falta aún precisar que una pulsión sublimada depende también de dos propiedades comunes a toda pulsión. Por una parte, la pulsión sublimada, como toda pulsión, preserva la cualidad sexual de su energía (trátese de una pulsión sublimada o no sublimada, la libido es siempre sexual); y por otra, la pulsión sublimada, como toda pulsión, se mantiene constantemente activa (esté o no sublimada la fuerza de su actividad permanece constante, es decir, siempre en busca de una plena satisfacción que, en definitiva, jamás alcanza). Lo que queremos decir es que la fuerza pulsional sublimada sigue siendo siempre sexual porque la fuerza de donde proviene es sexual; y permanece siempre activa porque — puesto que su fin jamás es alcanzado plenamente— su empuje insiste y persiste. Sabemos que el fin de una pulsión es el alivio procurado por la descarga de su tensión; pero también sabemos que como esta descarga jamás es completa, la satisfacción es irremediablemente parcial.

En consecuencia, ya sea la satisfacción sexual (pulsión reprimida) o no sexual (pulsión sublimada) sólo puede ser una satisfacción parcial o, si se quiere, insatisfacción. Trátese del síntoma producto de la represión, del fantasma producto de la vuelta de la pulsión sobre el yo, de la ternura producto de la inhibición, o aun de la obra artística producto de la sublimación, reconoceremos allí las expresiones diversas de una misma insatisfacción, es decir, de una misma satisfacción parcial. A los ojos de Freud los seres humanos son seres deseantes cuya única realidad es la insatisfacción.

¿Qué es lo que caracteriza, en suma, a la sublimación? Por la vía de la búsqueda vana de una satisfacción imposible, es decir de una descarga total, la sublimación es una satisfacción parcial obtenida gracias a objetos distintos de los objetos sexuales eróticos. Por lo tanto podemos formular la siguiente conclusión:

Una pulsión sublimada será llamada sexual si pensamos en su origen y en la naturaleza de su energía libidinal, y será llamada no sexual si pensamos en el tipo de satisfacción obtenida y en el objeto que la procura.


La sublimación designa la capacidad plástica de la pulsión

Pero, si queremos ser rigurosos, debemos matizar esta última conclusión; debemos distinguir con claridad la pulsión sublimada de la operación de sublimación que la hizo posible. La sublimación no es tanto una satisfacción cuanto la aptitud de la pulsión para encontrar nuevas satisfacciones no sexuales. Sublimación quiere decir sobre todo plasticidad, maleabilidad de la fuerza pulsional. Freud lo escribe con mucha precisión: la sublimación es la “posibilidad de cambiar el fin sexual (…) por otro, ya no sexual, es decir, la capacidad de cambiar una satisfacción sexual por otra, desexualizada. El destino de la pulsión que denominamos sublimación es, hablando con propiedad, la operación misma de cambio, el hecho mismo de la sustitución. Por lo tanto, la sublimación es, ante lodo, el pasaje de una satisfacción a otra, más bien que un modo particular de satisfacción.


Un ejemplo de sublimación: la curiosidad sexual sublimada

El caso de la curiosidad sexual infantil como expresión directa de la pulsión voyeurista, y su transformación ulterior en sed de saber, ilustra bien esta sustitución de una finalidad sexual por otra desexualizada. El primer fin de la curiosidad sexual es, por ejemplo, obtener placer en descubrir las partes ocultas del cuerpo de la mujer, y completar así la imagen incompleta de un cuerpo parcialmente velado. Ahora bien, la exploración sexual del cuerpo femenino por el niño puede transformarse más tarde en el adulto, gracias a la sublimación, en deseo de un saber más global. Podemos decir con Freud que la pulsión de ver está sublimada "cuando es posible arrancar su interés curiosidad de los genitales y dirigirlo a la forma física y total”. Como ya lo habíamos dicho, en la sublimación el cambio de fin sólo puede operarse si hay cambio de objeto: el cuerpo en su totalidad sustituye la región local de los órganos genitales; el todo toma el lugar de la parte. Por cierto, en la pulsión voyeurista sublimada, tanto el fin como el objeto cambian de naturaleza: el fin primeramente sexual (obtener el placer visual de descubrir y explorar el cuerpo sexual femenino) se transforma en fin no sexual (por ejemplo, obtener el placer de conocer la anatomía del cuerpo), y el objeto sexual y local (órganos genitales) se transforma en no sexual y global (el cuerpo como objeto de estudio). Así, la sublimación de la pulsión voyeurista consiste en el pasaje de una satisfacción erótica y parcial, ligada a un objeto erótico local (los órganos genitales femeninos), a otra satisfacción no sexual pero igualmente parcial, ligada a un objeto más global y desexualizado (el cuerpo entero como objeto de conocimiento científico). La imagen local, que velaba el lugar sexual erotizado y atraía la curiosidad infantil, se transforma de modo progresivo por la mediación de la sublimación, en una imagen global del cuerpo que despierta el deseo de saber propio del creador. Es ésta otra sed, la de conocer y de producir, la que empuja al artista a engendrar su obra.

Para ilustrar mejor el proceso de la sublimación vamos a apoyarnos en una célebre observación clínica de Freud, en la cual tanto la curiosidad sexual infantil como otras formaciones pulsionales están sublimadas. Se trata del caso de un niño de cinco años, “Juanito”, presa del miedo a ser mordido por caballos en la calle. Este miedo fóbico infantil de estar expuesto en la calle al peligro de los animales proviene de la transformación en angustia de la energía libidinal de las pulsiones; el empuje sexual de las pulsiones inconscientes se transforma en el niño en angustia fóbica conciente. En efecto, la energía libidinal propia de las pulsiones que anidan en Juanito (pulsiones sádicas hacia la madre, tendencias hostiles y homosexuales respecto del padre, pulsiones voyeuristas-exhibicionistas, pulsiones fálicas que originan la masturbación), seguirá dos destinos. Una parte de la libido será transformada en angustia luego de haber sido sometida a un intento fallido de represión. Mientras que otra parte de la energía libidinal, la que escapó al intento de represión, será sublimada bajo la forma de un muy vivo interés del niño por un objeto no sexual y global: la música. Este nuevo investimiento libidinal que carga los sonidos y la armonía musical inicia un largo proceso de sublimación que se continuará hasta la edad adulta cuando Juanito llegue a ser un excelente músico.


Las dos condiciones del proceso de sublimación

1. La sublimación requiere de la intervención del yo narcisista para producirse. Hemos empleado la expresión “satisfacción desexualizada”. Pero ¿qué se entiende por desexualización? El término es ambiguo ya que podría dejar pensar que ya no hay libido sexual en la pulsión. Ahora bien, hemos afirmado justamente lo contrario. Insistamos una vez más en el hecho de que la libido sublimada jamás pierde su origen sexual. De lo que se trata en la sublimación no es de “desexualizar globalmente” la pulsión, sino tan sólo de desexualizar su objeto. Desexualizar equivale a sustraer el investimiento libidinal que carga un objeto considerado erótico, para referirlo a otro objeto no sexual y así obtener una satisfacción igualmente, no sexual. Pero el éxito de este cambio desexualizante depende de una operación intermedia decisiva para toda sublimación: primero el yo retira la libido del objeto sexual, luego la vuelve sobre sí mismo y, finalmente asigna a esta libido un nuevo fin no sexual. Como podemos observar, el fin inicial de la pulsión de obtener una satisfacción sexual directa se sustituye ahora por una satisfacción sublimada, por ejemplo artística, gracias al placer intermediario de gratificación narcisista del artista. Es este narcisismo del artista el que condiciona y sostiene la actividad creadora de su pulsión sublimada.

En este punto debemos hacer una precisión. No toda desexualización es por ello una sublimación, pero en cambio, toda sublimación es, necesariamente, una desexualización. Dicho de otra manera, hay desexualizaciones que no tienen relación alguna con la sublimación, como por ejemplo la actividad del trabajo cotidiano o las actividades del ocio. Pero ¿qué es lo que especifica entonces al proceso de sublimación? Para responderlo, hemos de situar primero la segunda condición necesaria para este proceso.

2. El ideal del yo inicia y orienta la sublimación. El proceso de sublimación, es decir, el pasaje de una satisfacción erotizada e infantil a otra no erotizada e intelectual, no podría desarrollarse sin el sostén imprescindible de los ideales simbólicos y de los valores sociales de la época. Ahora bien, que las obras creadas por sublimación adquieran un valor social no significa que respondan a una utilidad social determinada. En general, los productos artísticos, intelectuales o morales no están sometidos a ninguna exigencia práctica en particular. La prueba más tangible de esto es la precocidad de los procesos de sublimación en los niños, tal como lo vimos en el caso de Juanito, o también en la renovada puesta en juego de las pulsiones sublimadas en el marco de la cura analítica durante el trabajo del analizante. Se trate de un pintor, de un músico, de un niño o de un analizante, todos ellos están entregados a una tarea cuyo resultado no puede ser medido por medio de criterios de eficacia, de utilidad o de ganancia. Cuando afirmamos que los objetos que procuran la satisfacción sublimada son objetos desexualizados y sociales, nos referimos principalmente al hecho de que responden a ideales sociales que exaltan la creación de nuevas formas significantes. Estos ideales sociales, interiorizados e inscritos en el yo del creador, son parte integrante de esa formación psíquica fundamental que Freud denomina ideal del yo. Las relaciones de esta formación de ideal con la sublimación no siempre fueron claramente elucidadas por Freud. No obstante, podemos afirmar que el ideal del yo cumple dos funciones respecto del proceso de sublimación.

En primer lugar, tal como acabamos de señalarlo, el ideal juega el rol de desencadenante del proceso, con la particularidad de que, una vez iniciado el movimiento de sublimación, el impulso creador de la obra se separa del ideal del yo que lo había suscitado al comienzo. En el caso de Juanito, es sin duda la música —ideal anhelado por el padre— la que toma la forma del ideal del yo incitando al niño a gozar del placer de los sonidos y las melodías, y a compensar de esta manera el sufrimiento neurótico de su fobia. Una vez experimentado el primer goce auditivo, el impulso pulsional de la sublimación se transformará en puro gusto por los sonidos, fusión íntima, físicamente sensual, con la materialidad del espacio sonoro; de allí en más, toda referencia ideal, toda norma o valor abstracto se reduce y se funde en el seno de este contacto siempre sensual y apasionado que mantiene el artista con los materiales de su creación.

A esta primera función de incentivo simbólico se le suma una segunda según la cual el ideal indica la dirección del movimiento iniciado. Precisamente, esta segunda función referencial del ideal del yo permite aclarar una formulación freudiana retomada frecuentemente pero rara vez explicitada. Cuando Freud afirma que la sublimación representa la satisfacción de la pulsión sin la represión, esto no significa en modo alguno que la fuerza pulsional sea descargada, plena y libre de toda constricción. Por cierto, la expresión “sin represión” quiere decir ausencia de una censura que impida el paso del empuje de la pulsión, pero no por ello implica la idea de una fuerza pulsional errática y disminuida. La sublimación de la pulsión no es por cierto la represión, pero es no obstante una constricción impuesta a la actividad pulsional bajo la forma de una desviación del curso de su flujo hacia una satisfacción distinta de la satisfacción sexual. Ahora bien, el elemento que impone este desvío no es la censura que reprime, sino justamente el ideal del yo que exalta, guía y enmarca la capacidad plástica de la pulsión.


Enfoque lacaniano del concepto de sublimación: “la sublimación eleva el objeto a la dignidad de la cosa"

La teoría lacaniana de la sublimación descansa íntegramente en una proposición princeps formulada por Lacan en su seminario sobre La ética del psicoanálisis: “La sublimación eleva un objeto (narcisista e imaginario) a la dignidad de la Cosa.” Nos limitaremos aquí a explicar el sentido general de esta fórmula partiendo del efecto provocado por la obra —producto de la sublimación— en aquel que la mira. Ya habíamos subrayado una primera característica de las obras creadas por sublimación: son en principio objetos desprovistos de toda finalidad práctica y que responden a ideales sociales elevados, internalizados subjetivamente bajo la forma del ideal del yo del creador. Pero la especificidad de las producciones intelectuales, científicas y artísticas elaboradas con la fuerza sexual de una pulsión sublimada reside principalmente en su cualidad de objetos imaginarios. Estas obras, y en especial la obra de arte, prototipo de creación producida por sublimación, no son cosas materiales sino más bien formas e imágenes nuevamente creadas, dotadas de una singular eficacia. Se trata de imágenes y de formas significantes trazadas a la manera de la imagen inconsciente de nuestro cuerpo, más exactamente, de nuestro yo inconsciente narcisista. Ahora bien, estas obras imaginarias de la sublimación son capaces de producir dos efectos fundamentales en el espectador: lo deslumbran por su fascinación, y suscitan en él el mismo estado de pasión y de deseo suspendido que había llevado al artista a engendrar su obra.

¿Qué deducir de esto sino que una representación de nuestro yo narcisista, proyectada afuera en la existencia objetiva de una obra, ha sido capaz de reenviar al espectador a su propio deseo de crear? Una imagen modelada por el yo ha provocado en el espectador un similar movimiento pulsional hacia la sublimación, es decir, hacia una satisfacción no sexual, global, cercana a un vacío infinito, de un goce sin límites. Elevar el objeto narcisista a la dignidad de la Cosa quiere decir, entonces, que la impronta del yo del creador, objetivada en obra de arte, ha abierto en el otro la dimensión intolerable de un deseo de deseo, de un deseo en suspenso sin ningún objeto asignado. El objeto imaginario y narcisista —verdadera condensación de estos tres componentes que son la fuerza pulsional, el narcisismo del creador y la forma acabada de la obra— se disuelve y se disipa ahora en el vacío de la emoción intensa y poderosa que suscita en el admirador fascinado.


Resumen…

Resumamos de modo esquemático los rasgos principales de una pulsión sublimada:

— La fuente de la cual proviene es, como para toda pulsión, una zona erógena y por lo tanto sexual.

— El empuje de la pulsión, marcada por el origen sexual de su fuente, sigue siendo siempre, independientemente de su destino, libido sexual.

— El fin específico de la pulsión sublimada es una satisfacción parcial pero no sexual.

— El objeto específico de la pulsión sublimada es igualmente no sexual.

— En suma, una pulsión sublimada será llamada sexual si pensamos en su origen y en la naturaleza de su energía libidinal, y será llamada no sexual si pensamos en el tipo de satisfacción obtenida (parcial) y en el objeto que la procura.

— La sublimación no es, hablando con propiedad, una satisfacción, sino la capacidad plástica de la pulsión de cambiar de objeto y de encontrar nuevas satisfacciones. La fijeza de la pulsión sobre un objeto sexual se opone a la movilidad de la sublimación desexualizada.

— El movimiento de la sublimación, que se origina en una fuente sexual y culmina en una obra no sexual, sólo puede cumplirse con dos condiciones. Por una parte, el yo del creador debe estar dotado de una particular potencialidad narcisista capaz de desexualizar el objeto sexual cargado por las fuerzas pulsionales arcaicas que resultan de la fuente sexual. Por otra, la creación de la obra producto de la sublimación responde a los cánones de un ideal anhelado por el yo narcisista del creador. Insistimos: una actividad de origen sexual, desexualizada a través del narcisismo, orientada hacia el ideal del yo y generadora de una obra humana no sexual, tal es la dinámica propia del movimiento de la sublimación.

Para concluir, resumamos ahora los rasgos de las obras creadas gracias a la actividad de una pulsión sublimada:

— La obra producida por sublimación no tiene ninguna finalidad práctica o utilitaria.

— La obra de la sublimación responde a ideales sociales elevados, internalizados subjetivamente en el ideal del yo del artista creador.

— Las obras de la sublimación son imágenes y formas significantes nuevamente creadas, más bien que cosas materiales.

— Se trata de imágenes y de formas trazadas a la manera de la imagen inconsciente de nuestro cuerpo, o más exactamente a la manera de nuestro yo inconsciente narcisista.

— Las obras imaginarias de la sublimación son capaces de producir dos efectos fundamentales en el espectador: lo deslumbran por su fascinación, y suscitan en él el mismo estado de pasión y de deseo suspendido que había llevado al artista a engendrar su obra.

— La obra de arte, verdadera condensación de esos tres componentes que son la fuerza pulsional, el narcisismo del creador y la forma acabada de la obra, se disuelve y se disipa ahora en el vacío de la emoción intensa y poderosa que suscita en el admirador.



Bibliografía:

-Nasio, Juan David:  Enseñanza de siete conceptos cruciales del psicoanálisis. Barcelona: Gedisa, 1988



Fui abençoada com um coração meiguíssimo e em contrapartida com um pavio bem curto. Exatamente igual a um vidro: se me jogar no chão, eu quebro… mas se me pisar, te corto.
—  Martha Medeiros
Gustavo comprou flores, chocolates e aprendeu a tocar violão, tudo para impressionar a Luíza, mas ela o rejeitou. Em contrapartida, o Diego que é todo malandro, só deu um sorriso de canto de boca e ela logo ficou apaixonada. Marcela fazia dieta, pois queria ter uma vida saudável e consequentemente viver mais, enquanto a Joana tinha uma alimentação totalmente desorganizada. Lanches, refrigerantes, doces… Hoje fazem seis meses que Marcela morreu atropelada por um carro enquanto fazia o seu circiuto matinal, já Joana continua se acabando nas gordurosas comidas do MC Donalds. Pedro sempre teve medo de altura e seu sonho sempre foi ser piloto de caça. Lucas é apaixonado por insetos, mas caso seja picado por algum, sofre as consequências de uma feroz alergia. A Alice é racista. Sempre foi ferrenha no assunto. Meses depois precisou de ajuda, num caso de vida ou morte. Um negro veio atende-la. A vida é irônica. Hoje a gente precisa de algo que não tem tanta necessidade e amanhã está usando o que nunca imaginou precisar. Damos importância a pessoas que jamais imaginaríamos viver sem, pra meses depois criarmos vinculos com quem nunca imaginamos. Não é fácil se adaptar aos lances da vida, eu sei, mas é preciso. Devemos ser maleáveis, pois não sabemos o dia de amanhã
—  Life is too ironic for me, Milena Dias.
É lógico que as atitudes contam, não basta falar e falar e ficar só no falatório e cruzar os braços lindamente pra ver o universo sentar ao seu lado e tomar um café. Você tem que agir. Mas falar é uma forma de ação. Por isso as palavras têm um peso enorme. Com uma simples frase você pode tornar o dia de alguém muito mais feliz, com uma palavrinha desencaixada você consegue ferir profundamente uma pessoa, e assim por diante. Eu tenho mania de falar sem pensar e isso acarreta uma série de mal entendidos. Em contrapartida, em algumas situações penso demais, perco a hora e falo bem tarde o que era pra ter sido dito muito antes do despertador tocar. Existe aquela coisa de momento certo, hora certa e outras coisas certas. Só que eu nunca fui certa e nem ligo pra isso.
—  Clarissa Corrêa.

quando as pessoas me machucavam e eu tentava inúmeras coisas pra me sentir melhor mesmo estando ardendo por dentro
eu pensava que não era minha culpa sentir
não era minha culpa e tudo bem
tudo bem eu sentir tudo demais e ao mesmo tempo como se um furacão passasse por mim e eu ficasse por horas rodando dentro dele perdida
mas eu não entendia o porque sentir tanto poderia machucar alguém
porque eu achava que sentir era bonito
era algum tipo de vida além desse pedaço de pele que a gente tem, sabe?
eu pensava que sentir era uma poesia que deveria ser exposta pro mundo
e que mesmo que as pessoas olhassem rápido demais as vezes
era bom causar qualquer mínimo calafrio ou curiosidade no peito de alguém
mas as pessoas passavam rápido demais
e eu me lembro de ficar rodando e rodando
e vendo todo mundo ir embora e chegar
numa rapidez que eu não sabia acompanhar e doía
mas tudo bem, sentir tanto é assim dolorido de vez em quando, mas bonito, sempre bonito
era bonito olhar pra um rosto e enxergar tantas coisas além
mas a vida vai correndo as pessoas vão correndo e eu ficava pra trás e não dava tempo de olhar
e o sentir foi perdendo o sentido e eu fui me perdendo de mim
de repente eu não sabia quem eu era
nem que nome dar ao vazio que se instalou
as paredes gritavam alto demais
e eu ensurdecia cada vez mais em fração de segundos
eu sempre achei bonito ser etérea
porque a liberdade parecia valer a pena mesmo que as despedidas doessem tanto e tanto
mas ontem não foi bonito ser passageira e hoje ainda não é
não foi bonito olhar com calma e em contrapartida ser olhada tão depressa
como qualquer coisa que a gente passa os olhos no cômodo e que a gente não tira da estante mas que não significa nada
eu costumava, ainda que de asas feridas, amar ser livre
mas hoje não, hoje eu sou só um vulto
e ser passageira nunca foi tão triste

São paulo são meus eus sós em palco

Estou na janela, fumando um cigarro e me sinto atingida pela imensidão das janelas de outros prédios que observo, mas pelas quais não sou observada. Há uma dezena de prédios em torno do meu e posso contar uma centena de janelas vazias.
São Paulo não observa ninguém, não aquece ninguém, milhões de pessoas e as janelas sobram.
O calor humano das estações de metrô, das calçadas da Paulista, dos bares da Augusta, estão todos repletos de calores que se auto-sustentam, mas que não se misturam.
São Paulo é uma diversidade de cápsulas, de individualidades, de sistemas fechados, organismos auto-suficientes. E todos aqueles olhares, que te olham, não te vêm, não te enxergam e eu gosto de me sentir atravessada pela cidade sem a atravessar em contrapartida.
Aqui eu sinto que sou mais um ponto, mais corpo na multidão. São Paulo me fecha em mim, me faz sentir parte de nada, parte de ninguém e me encaixa perfeitamente em sua organicidade de passos acelerados em direção a um lugar que também não é da conta de ninguém.
São Paulo é litoral de concreto, banhado por um mar bravo de ondas de janelas frias, vazias, mas cheias, tão cheias de vida…
São paulo é palco em qualquer lugar, cidade que vive nos seres sem que eles necessariamente vivam nela.
E eu quero ser parte dessa vida, quero que os meus batimentos acelerados não sejam ouvidos, que a minha pessoa não seja vista, que os meus gritos sejam silenciados em meio a tantos outros gritos e a minha dor confortada pela lógica consumada de sofrimento sobre a qual as pessoas passeiam tão decididamente enquanto essa dor dorme nas calçadas e acorda mas esquinas, nos bueiros, nas esmolas.
São paulo me engole sem se preocupar em me digerir.
E este cigarro, que trago com a profundidade de quem quer morrer disso, me diz que essa cidade não é pra ser compreendida, nem amada, nem odiada, ela é pra ser vivida, pra ser morta, pra ser (re)inventada e aqui toda a minha liberdade se entusiasma, toda a minha sede de não ser percebida se satisfaz no gole de uma cerveja que, por ser tomada aqui, é tomada com todo o gosto e de um cigarro que, por ser fumado aqui, é fumado com mais demora.
E eu sinto, tranquilamente, a rapidez dos meus passos sendo acolhida pelos correres alheios e me sinto aberta, sou potência de tudo que me é permitido ser só porque isso não tem importância alguma aqui.
À cidade que me pariu, mas que não sabe que eu existo e que economizo dinheiro todo ano para voltar pra seus braços-pontes, suas vísceras-túneis, suas veias-ruas, seu peito-horizonte, para vivenciá-la unilateralmente, na paixão solitária de quem vai a um museu, de quem atravessa uma rua, de quem traga sua própria morte e vive suas próprias dores, só, são.
São Paulo me faz sentir só da forma mais coletiva possível.
E eu acho que existe amor em SP por isso.

Duda Checa.

Citas de Bauman

El amor no encuentra su sentido en el ansia de cosas hechas sino en el impulso a participar en la construcción de esas cosas


Hoy la cultura no consiste en prohibiciones sino en ofertas, no consiste en normas sino en propuestas. Tal como señaló antes Bourdieu, la cultura hoy se ocupa de ofrecer tentaciones y establecer atracciones, con seducción y señuelos en lugar de reglamentos, con relaciones públicas en lugar de supervisión policial: produciendo, sembrando y plantando nuevos deseos y necesidades en lugar de imponer el deber


Si quiere que su relación sea plena, no se comprometa no exija compromiso. Mantenga todas sus puertas abiertas permanentemente



Amar significa abrirle la puerta a ese destino, a la más sublime de las condiciones humanas en la que el miedo se funde con el gozo en una aleación indisoluble, cuyos elementos ya no pueden separarse. Abrirse a ese destino significa, en última instancia, dar libertad al ser: esa libertad que está encarnada en el Otro, el compañero en el amor 

La nuestra es una sociedad de consumo: en ella la cultura, al igual que el resto del mundo experimentado por los consumidores, se manifiesta como un depósito de bienes concebidos


Los intentos de superar esa dualidad, de domesticar lo díscolo y domeñar lo que no tiene freno, de hacer previsible lo incognoscible y de encadenar lo errante son la sentencia de muerte del amor 



Nos hallamos en una situación en la que, de modo constante, se nos incentiva y predispone a actuar de manera egocéntrica y materialista

Si no existe una buena solución para un dilema, si ninguna de las actitudes sensatas y efectivas nos acercan a la solución, las personas tienden a comportarse irracionalmente, haciendo más complejo el problema y tornando su resolución menos plausible


La verdad sólo puede emerger al final de una conversación, y en una conversación genuina (es decir, aquella que no es un soliloquio disfrazado) ninguno de los interlocutores sabe o puede saber a ciencia cierta cuándo llegará a su fin (en caso de que lo haya)


La cultura de la modernidad líquida ya no tiene un populacho que ilustrar y ennoblecer, sino clientes que seducir


El progreso, en resumen, ha dejado de ser un discurso que habla de mejorar la vida de todos para convertirse en un discurso de supervivencia personal


El amor es la supervivencia del yo a través de la alteridad del yo


Ninguna clase de conexión que pueda llenar el vacío dejado por los antiguos vínculos ausentes tiene garantía de duración


El consumismo actúa para mantener la contrapartida emocional del trabajo y de la familia. Expuestos a un continuo bombardeo publicitario a través del promedio diario de tres horas de televisión (la mitad de su tiempo libre), los trabajadores son persuadidos de “necesitar” más cosas


La cultura líquida moderna ya no siente que es una cultura de aprendizaje y acumulación, como las culturas registradas en los informes de historiadores y etnógrafos. A cambio, se nos aparece como una cultura del desapego, de la discontinuidad y del olvido


Si la felicidad prevista no llega a materializarse, siempre está la posibilidad de echarle la culpa a una elección equivocada antes que a nuestra incapacidad para vivir a la altura de las oportunidades que se nos ofrecen 

Ésa es la materia de la que están hechos los sueños, y los cuentos de hadas, de una sociedad de consumidores: transformarse en un producto deseable y deseado


Los celulares ayudan a estar conectados a los que están a distancia. Los celulares permiten a los que se conectan… mantenerse a distancia


El amor y la muerte no tienen historia propia. Son acontecimientos del tiempo humano, cada uno de ellos independiente, no conectado (y menos aún causalmente conectado) a otros acontecimientos similares, salvo en las composiciones humanas retrospectivas, ansiosas por localizar —por inventar— esas conexiones y comprender lo incomprensible


La tendencia a olvidar y la vertiginosa velocidad del olvido son, para desventura nuestra, marcas aparentemente indelebles de la cultura moderna líquida. Por culpa de esa adversidad, tendemos a ir dando tumbos, tropezando con una explosión de ira popular tras otra, reaccionando nerviosa y mecánicamente a cada una por separado, según se presentan, en vez de intentar afrontar en serio las cuestiones que revelan

El invariable propósito de la educación era, es, y siempre seguirá siendo, la preparación de estos jóvenes para la vida. Una vida de acuerdo con la realidad en la que están destinados a entrar. Para estar preparados, necesitan instrucción, «conocimientos prácticos, concretos y de inmediata aplicación», para usar la expresión de Tullio De Mauro. Y para ser «práctica», una enseñanza de calidad necesita propiciar y propagar la apertura de la mente, y no su cerrazón


Es estéril y peligroso creer que uno domina el mundo entero gracias a Internet cuando no se tiene la cultura suficiente que permite filtrar la información buena de la mala para el consumo, todos ellos en competencia por la atención insoportablemente fugaz y distraída de los potenciales clientes, empeñándose en captar esa atención más allá del pesta


En una palabra, el PIB lo mide todo excepto lo que hace que valga la pena vivir la vida

Adoro flores, apesar de saber que elas têm um ciclo: agradam, alegram, embelezam, murcham, morrem, são jogadas fora. Mantêm o ambiente bonito por pouco tempo. E nós, perecíveis? Apesar do esforço botoxal, sei não. Somos perecíveis, apodrecemos com o tempo. Tenho pena - muita pena, friso bem - de gente que já nasceu podre. Sigo adorando flores do mesmo jeito que sigo adorando pessoas. Preciso aprender que certas pessoas não merecem destaque na nossa vida, em contrapartida as flores sempre merecerão o melhor lugar na nossa varanda.
—  Clarissa Corrêa
nota

há momentos em que a gente se imerge nas próprias ausências e não sabe direito como exteriorizar nada. há meses que sinto-me profundamente mergulhada nos meus próprios medos, inquietações e insanidades; e não me sinto apta para discorrer sobre esses dias escuros e tempestuosos que se fazem aqui dentro. com o fechar e abrir dos novos ciclos, há coisas que foram quebradas e consertadas no seu devido tempo. e outras que ainda perecem no meu íntimo como ferida aberta. eu sou moldada por espaços impreenchíveis e sentimentos que não cabem no papel, nem em conversas de botecos e festas barulhentas que não falam nada ao meu coração abarrotado de sensações. eu prefiro o silêncio que fala pelos olhos ao alvoroço das relações verbais compartilhadas. e eu prefiro me abster do mundo exterior quando eu chego a conclusão de que, tudo que eu não sei, é como pertencer. há algo inemendável em mim, por isso eu me escolto do barulho de fora e trago pra dentro só o que não é palpável, só aquilo que eu enxergo e ninguém mais vê e que me encanta, mas também faz com que eu me sinta ainda mais terrivelmente só. me forço a pensar que é possível ser amada sem me sentir tão invadida ou menos oca, mas a verdade é que não consigo encontrar uma forma bonita e apresentável, de dizer e de aceitar que eu sempre serei esse tipo de solidão que nunca se vai, esse vazio que nunca é preenchido por completo, um coração que nunca se aquieta e que acaba levando turbulência por onde passa. me pergunto, como afinal, me sentir assim, mas em contrapartida, tão capaz de amar incondicionalmente? são tantas questões que você não entenderia e tantos discursos que seriam jogados ao pé do vento. talvez no final das contas você e os outros pensem que seja algum tipo de misantropia, mas enclausurar-se no próprio espírito, as vezes, bonito ou não, é necessário. ou você e eu, jamais saberíamos onde estamos nos metendo.

Adoro flores, apesar de saber que elas têm um ciclo: agradam, alegram, embelezam, murcham, morrem, são jogadas fora. Mantém o ambiente bonito por pouco tempo. E nós, perecíveis? Apesar do esforço botoxal, sei não. Somos perecíveis, apodrecemos com o tempo. Tenho pena - muita pena, friso bem - de gente que já nasceu podre. Sigo adorando flores do mesmo jeito que sigo adorando pessoas. Preciso aprender que certas pessoas não merecem destaque na nossa vida, em contrapartida as flores sempre merecerão o melhor lugar na nossa varanda.
—  Clarissa Corrêa
Cosas de escorpio

Del 23 de octubre a 21 de noviembre

Características principales de Escorpio

Escorpio es un signo femenino de Agua y fijo, con un fuerte magnetismo lunar a pesar de que su planeta regente es Marte. Sus valores van desde la sexualidad hasta el espiritismo, pasando por la creatividad artística, siempre en transformación, caos y sonfusión.

Es escorpión es su símbolo, y con él se representa su fuerza, su tenacidad y sus ganas de sobrevivir, pero también refleja el peligro inherente a su personalidad.

La fuerza de Escorpio tiene su contrapartida en la feminidad del signo, y gracias a este rasgo puede llegar a moderarse y mejorar, ya que el escorpión hembra se deja comer por sus hijos recién nacidos.

Lo positivo de Escorpio

Creatividad, tenacidad, esfuerzo, concentración, agudeza, intuición, capacidad de aprendizaje, renacimiento, lucha, valor, persistencia, superviviencia, carácter marcial, desprendimiento, visión profunda, madurez, superación.

Lo negativo de Escorpio

Algunos Escorpio tienen conflictos internos, aunque generalmente acaban solucionándolos. Desapego, inconsciencia, egoísmo monstruoso, gusto por el riesgo, sexualidad desordenada, falsedad maliciosa, cobardía, traición.

El hombre Escorpio

El hombre Escorio es como un alacrán: blando en la infancia, inseguro en la adolescencia, y venenoso y peligroso a pesar de sus virtudes y sus defectos. Puede tener la falsedad de la pirita (oro falso) o la templanza del acero.

La mujer Escorpio

La mujer Escorip es como una caja cerrada por los lados, y dentro de esa caja hay un alacrán hembra capaz de matar al macho, pero resignada a que se la coman sus crías. Tiene una mirada seductora, o asesina, según el caso.

Decanatos

Primer decanato

Del 23 de octubre al 1 de noviembre, Escorpio es un bohemiio, soñador, creativo y fantasioso, incapaz de comprometerse con nadie ni con nada, pero seductor en todos los sentidos.

Segundo decanato

Del 2 al 11 de noviembre, Escorpio a veces no parece Escorpio, porque es tímido y de apariencia débil, pero no hay que fiarse de lsa apariencias. Tiene la sensibilidad a flor de piel, pero necesita una estructura firme que le proteja.

Tercer decanato

Del 12 al 21 de noviembre, a Escorpio le cuesta crecer en la infancia, pero cada año se hace más fuerte. Es locuaz en lo que no le intersa, y hermético en lo que le conviene. Su lealtad no tiene límites; su venganza es inclemente.


Los Ciclos Vitales de Escorpio

0-7 años

La niña Escorpio es locuaz, viva y despabilada, mientras que el niño es tímido, introvertido y débil. Le cuesta nacer y crecer y a veces está al borde de la muerte, pero pronto aprende a sobrevivir y a hacerse duro.

7-14 años

La chica se vuelve cerrada y hermética en sus asuntos personales y el chico aprende a hablar y a exagerar todas sus cosas. A partir de aquí ella será el paradigma de la discreción y él la persona más indiscreta y fantasiosa del mundo.

14-21 años

Ella entra en una etapa de romanticismo que la puede conducir al matrimonio, y él entra en una etapa de inseguridad personal que le puede llevar a los mismo. Ella reflexiona, él se cree artista. Primera gran pérdida.

21-28 años

Etapa decisiva en la vida intelectual de Escorpio ya que de ella dependerá el rumbo que siga su vida. Si apuesta por el estudio y la creatividad, triunfará. Pero si apuesta por la ignorancia sólo podrá contar con los sueños.

28-35 años

Edad muy sensible para los y las Escorpio, sobre todo si la madre ha tenido mucho que ver con sus traumas. Posibilidad de verdadera independencia y de lograr el propio hogar. Edad de fertilidad y posibilidad de un segundo o tercer hijo.

35-42 años

No son pocos los y las Escorpio que empiezan a vivir de verdad en estos años, ya que descubren nuevas experiencias, entre ellas sus propios dones y habilidades. Etapa para lograr una segunda oportunidad en la vida.

42-49 años

Etapa de crisis para ellos y de asentamiento para ellas. Ellos quieren huir porque ven como su juventud se desvanece y ellas quieren sacarle jugo y rendimiento a sus propias opciones. Ellos rompen; ellas aseguran.

49-56 años

Escorpio entra en una nueva etapa vital, prácticamente en un renacimiento que le permitirá hacer experimentar con nuevos proyectos. Cambios radicales que pueden significar el final o el principio, la construcción o destrucción de sí mismo.

56-63 años

La peor amenaza de esta etapa es la depresión y para evitarlo Escorpio tendrá que crear más que nunca, confesar sus pecados y redimirse, pues los males nacerán de su conciencia. Posible encuentro amoroso.

63-70 años

Muchos hombres Escorpio se ponen como fecha de caducidad los 70 años, sobre todo si no han hecho lo que les gustaba o si no han triunfado como esperaban. Las mujeres Escorpio no temen tanto la vejez.

70-77 años

Sobre todo los hombres Escorpio pueden gozar de su tercer renacimiento en una misma vida, mientras que las mujeres del signo entran en una época de viajes y movimiento.

77-87 años

Puede ser la peor o la mejor época de Escorpio ya que a estas alturas está lleno de sabiduría y su fortaleza puede permitirle gozar de los placeres vitales inimaginables para el resto de los mortales.

> 84 años

Escorpio tiene la capacidad de llegar muy lejos ya que es el más duro y tenaz de los signos, pero hay que señalar que a pesar de ello tiende mucho a pasar peligros innecesarios lo que a menudo acorta su vida. 

Otros datos de interés de Escorpio:

Planeta regente: Plutón
Elemento: Agua
Energía: Magnética
Color: Rojo, marrón
Metal: Acero
Piedra: Rojas y marrones
Planta: Espinosas, sedantes
Arbol: Brezo, espino
Flor: Amapola, orquídea
Fruto: Granada
Animal: Escorpión
Perfume: Penetrantes
Hora: 8-10 de la noche
Día: Martes
Mes: Noviembre
Anatomía: Órganos sexuales
Número de la suerte: 8
Amuleto: Colmillo de lobo
Símbolo: El escorpión
Don: El contacto con el más allá
Palabra clave: Concentración
Defecto: El encierro
Vocación: Crear
Misión: Cambiar el destino

O bobo, por não se ocupar com ambições, tem tempo para ver, ouvir e tocar o mundo. O bobo é capaz de ficar sentado quase sem se mexer por duas horas. Se perguntado por que não faz alguma coisa, responde: “Estou fazendo. Estou pensando.”  Ser bobo às vezes oferece um mundo de saída porque os espertos só se lembram de sair por meio da esperteza, e o bobo tem originalidade, espontaneamente lhe vem a ideia.  O bobo tem oportunidade de ver coisas que os espertos não vêem. Os espertos estão sempre tão atentos às espertezas alheias que se descontraem diante dos bobos, e estes os vêem como simples pessoas humanas. O bobo ganha utilidade e sabedoria para viver. O bobo nunca parece ter tido vez. No entanto, muitas vezes, o bobo é um Dostoievski.  Há desvantagem, obviamente. Uma boba, por exemplo, confiou na palavra de um desconhecido para a compra de um ar refrigerado de segunda mão: ele disse que o aparelho era novo, praticamente sem uso porque se mudara para a Gávea onde é fresco. Vai a boba e compra o aparelho sem vê-lo sequer. Resultado: não funciona. Chamado um técnico, a opinião deste era de que o aparelho estava tão estragado que o conserto seria caríssimo: mais valia comprar outro. Mas, em contrapartida, a vantagem de ser bobo é ter boa-fé, não desconfiar, e portanto estar tranqüilo. Enquanto o esperto não dorme à noite com medo de ser ludibriado. O esperto vence com úlcera no estômago. O bobo não percebe que venceu.   Aviso: não confundir bobos com burros. Desvantagem: pode receber uma punhalada de quem menos espera. É uma das tristezas que o bobo não prevê. César terminou dizendo a célebre frase: “Até tu, Brutus?”   Bobo não reclama. Em compensação, como exclama!  Os bobos, com todas as suas palhaçadas, devem estar todos no céu. Se Cristo tivesse sido esperto não teria morrido na cruz.  O bobo é sempre tão simpático que há espertos que se fazem passar por bobos. Ser bobo é uma criatividade e, como toda criação, é difícil. Por isso é que os espertos não conseguem passar por bobos. Os espertos ganham dos outros. Em compensação os bobos ganham a vida. Bem-aventurados os bobos porque sabem sem que ninguém desconfie. Aliás não se importam que saibam que eles sabem.  Há lugares que facilitam mais as pessoas serem bobas (não confundir bobo com burro, com tolo, com fútil). Minas Gerais, por exemplo, facilita ser bobo. Ah, quantos perdem por não nascer em Minas!  Bobo é Chagall, que põe vaca no espaço, voando por cima das casas. É quase impossível evitar excesso de amor que o bobo provoca. É que só o bobo é capaz de excesso de amor. E só o amor faz o bobo.
—  Clarice Lispector. 
Por favor, tira esse sorriso forçado do rosto. Você não precisa se esconder de mim. Eu sei que você vive inventando mentiras para esconder sua realidade emocional e só pra avisar, talvez, todos que conseguem enxergar além do obvio  saibam disso também. Você diz coisas otimistas para o mundo, mas em seu interior restaram apenas palavras causadoras de um suicídio lento. Atualmente você aparenta estar melhorando, age como se sua vida fosse um enorme parque de diversões, mas na realidade não passa de um jogo de xadrez bem complicado e entediante. Não adianta o que faça ou o quanto se esforce, você sabe no fundo que ainda falta muita coisa para encontrar algo que realmente te console. Suas memorias são como um veneno que corroí seu presente. Em sua garganta existem nós apertados, mas a dor pouco importa já que as lagrimas são incapazes de escorrer em seu rosto. Você é tão acostumada a acontecimentos ruins, que raras coisas são capazes de te derrubar, quase nada te surpreende negativamente, mas tudo bem, pois em contrapartida acontecimentos bons tem um efeito enormemente considerável em sua alma. De qualquer modo, pelo menos se orgulha do que é, e é isso que importa. - Disse a garota em frente ao espelho.
—  Teoremas do Tempo

“A gente sempre sabe quando o fim está próximo. Quando já não é mais possível adiar. Quando a estrada já não permite que sigamos em frente. Nada além de um novo rumo, um novo capítulo da história. Já não é mais possível fazer curvas, retornos, nada mais nos prende ali. Não há mais argumentos que justifiquem a nossa permanência. A não ser o medo. O medo do novo. Do incerto. De tudo aquilo que tira a sensação de segurança do peito. De tudo aquilo que parece não ser firme o suficiente para que nós mergulhemos de cabeça.

Todos que me veem me enxergam como a pessoa mais bem resolvida do mundo. A mais decidida. A que encoraja a todos, a que estimula a cada amigo ou conhecido a ir além dos seus próprios limites, sair da zona de conforto, não ter medo do escuro, do que ainda não se pode saber se vale a pena insistir, persistir ou desistir. Mas de perto, olhando assim, em zoom, eu não passo de mais um desses seres humanos meio perdidos, tentando saber qual é o seu lugar no mundo, por onde preciso ir para chegar onde quero ou se tomo meia dúzia de decisões irrevogáveis que mudarão o meu destino para sempre.

Se você me perguntasse hoje, neste segundo, a queima roupa, o que me prende, eu diria – o medo. Em contrapartida, tenho tentado me aproximar cada vez mais de tudo aquilo que não me impede de bater asas. De voar. De ir além. Mas, ridiculamente, eu não saio do conforto e da segurança do chão. Eu não bato as tais asas que sinto prenderem, que sigo procurando espaço suficiente para abrir. Vivo a dualidade de um passarinho que sonha em conhecer o mundo, tem a porta da gaiola aberta, mas não se move. Não sai do lugar.

Eu só não queria ter tanto medo. Queria que alguém me jurasse, me prometesse que tudo vai dar certo, que não vou me arrepender do próximo passo, que não preciso do que é mais cômodo e menos feliz, só por não ter certeza se a vida vai me sorrir de volta ou vai me receber com uma porta na cara e um aviso de – volte mais tarde.

A gente sempre sabe quando o fim está próximo. Quando já não é mais possível adiar. Quando a estrada já não permite que sigamos mais em frente. É como aqueles jogos de videogame que a tela te empurra para frente e te obriga a enfrentar todos os vilões, todas as dificuldades que surgirem pelo caminho. Mas repito – tenho medo.

Se você me perguntasse hoje, neste segundo, a queima roupa, o que me prende a este presente que já não me acelera o coração, não me faz feliz, não me faz bem, pelo contrário, me suga, me sufoca, me maltrata, me maldiz, me adoece, eu diria – a falta de coragem. Vivo a angustia de ser um passarinho com sonhos do tamanho do mundo, com a oportunidade de realizar, ao menos por ora, pequenos feitos, mas que não se move. Não sai do lugar. Por medo de que só a vontade de ser feliz não seja suficiente para ser.” (Matheus Rocha)

Óleo de coco: o óleo do amor.

Salve Comunidade Cacheada e Crespa!
Hoje eu vim relatar sobre meu mais novo amor capilar: o óleo de coco

Deus salve a Rainha e quem teve a ideia de retirar o óleo do coco pra passar no cabelo! Sério!
Ô troço bão <3

Então, tietagem a parte, vamos ao que interessa? 
Dizem as (más e boas) línguas que o óleo de coco é um óleo super hidratante graças as gorduras (as boas gorduras, migos), combate o frizz (porque tem gente que não curte né?), pode ser misturado a máscaras e condicionadores sem dó, além de ser mega cheiroso, ou seja pra você que está com o cabelo meio triste, é tiro e queda.
Uma vez eu usei um creme de cabelo ma-ra-vi-lho-so a base do coco e sinceramente, eu já sabia que o efeito seria do babado - não é porque o óleo foi bom para mim que também será bom pra você. Sabendo disso, na feira do domingo fui garimpar meu coquinho e fiz botei a mão na massa.

Assisti inúmeros videos dizendo como preparar o óleo, mas ninguém explicava tim-tim por tim-tim até chegar na parte principal. Vou fazer diferente e contar TODA a experiência (caso você não saiba abrir um coco seco, como eu não sabia), isso pode fazer o post ficar grande. TiuPar?

Quebrando cocos

Com a ajuda da Mamãe (obrigada, Mãe), perfuramos o coco na base - parece até uns buraquinhos das bolas de boliche, fure bem ali - e tiramos a água dele. Por mais que o coco seja “seco”, ainda sim tem água - reaproveitada no cabelo, claro). 
Depois, ela colocou o coco no fogo, para “queimar os cabelinhos” e “esquentar o coco”, segundo ela e “os antigos”, fica mais fácil desse jeito de tirar o coco da casca. Logo após isso, ela com um martelo, ficou dando umas batidinhas no coco até ele resolver fazer um barulho oco e abrir. 
Partimos para a parte que os videos já começam a ensinar: tirar o que tem dentro do coco, cortar em pedaços e colocar no liquidificador com água. O nível da água deverá ser superior ao do fruto, ou seja, deverá cobrir no copo do liquidificador. 
Pra ser sincera, eu deixei o coco em pedaços com a água numa bacia de um dia para o outro, você pode fazer assim ou não. vai do gosto do cliente. 
No liquidificador, você bate até formar o leite de coco, separando depois o sumo do leite numa peneira. A melhor forma de separar os floquinhos do líquido é com a mão, gente. 

Grand Finale


Agora vem a parte final, extraindo o óleo. 
Sabe o leite de coco que você retirou? Então, vamos colocá-lo numa panela que comporte todo o líquido e deixar ele chegar ao ponto de “fritura”. Sim, fritura mesmo. A gordura presente no leite fica na panela, enquanto o líquido evapora. E é essa gordura que vira nosso óleo. 

Considerações


Existem prós e contras nisso, sem dúvida alguma. Prós seriam que, você vai obter um óleo puro (e a água de coco gente!) na sua casa pagando pelo mínimo possível, uma vez que esse é um dos óleos vegetais mais caros do mercado.  Contrapartida, um coco rende aproximadamente apenas 20 ml de óleo, isso é muito pouco minha gente. Não dá pra umectação puramente dita, apenas se você for batizar ou usar pra finalizar. Outro contra é o tempo de preparo, eu demorei cerca de uma hora fazendo tudo, a parte da “fritura” é bastante demorada. 
Valeu a pena? Claro que sim. meu cabelo ficou lindo, macio, hidratado, cachos maravilhoso e cheirando a cocada. Tem como não gostar?

Links úteis:
- Um vídeo que me ajudou muito e pode ser útil caso minha explicação tenha ficado confusa;