concuerda

anonymous asked:

¿Qué opinas de una relación en la que siempre hay peleas, en la que mantienen terminando y volviendo?

En mis definiciones, la palabra “relación”, no concuerda con lo que dices, eso ni siquiera llega a una amistad.

Pulsión de Muerte

Dentro de la última teoría freudiana de las pulsiones, designan una categoría fundamental de pulsiones que se contraponen a las pulsiones de vida y que tienden a la reducción completa de las tensiones, es decir, a devolver al ser vivo al estado inorgánico.

Las pulsiones de muerte se dirigen primeramente hacia el interior y tienden a la autodestrucción; secundariamente se dirigirían hacia el exterior, manifestándose entonces en forma de pulsión agresiva o destructiva.

El concepto de pulsión de muerte, introducido por Freud en Más allá del principio de placer (Jenseits des Lustprinzips, 1920) y constantemente reafirmada por él hasta el fin de su obra, no ha logrado imponerse a los discípulos y a la posteridad de Freud a igual título que la mayoría de sus aportaciones conceptuales. Sigue siendo una de las nociones más controvertidas. Para captar su sentido, creemos que no basta remitirse a las tesis de Freud acerca de la misma, o encontrar en la clínica las manifestaciones que parecen más aptas para justificar esta hipótesis especulativa; sería necesario, además, relacionarla con la evolución del pensamiento freudiano y descubrir a qué necesidad estructural obedece su introducción dentro de una reforma más general («vuelta» de los años 20). Sólo una apreciación de este tipo permitiría encontrar, más allá de los enunciados explícitos de Freud e incluso de su sentimiento de innovación radical, la exigencia de la cual este concepto es testimonio, exigencia que, bajo otras formas, ya pudo ocupar un puesto en modelos anteriores. 

Resumamos primeramente las tesis de Freud referentes a la pulsión de muerte. Ésta representa la tendencia fundamental de todo ser vivo a volver al estado inorgánico. En este sentido, «Si admitimos que el ser vivo apareció después que lo no-vivo y a partir de esto, la pulsión de muerte concuerda con la fórmula […] según la cual una pulsión tiende al retorno a un estado anterior». Desde este punto de vista, «todo ser vivo muere necesariamente por causas internas». En los seres pluricelulares, « […] la libido sale al encuentro de la pulsión de muerte o de destrucción que domina en ellos y que tiende a desintegrar este organismo celular y a conducir cada organismo elemental (cada célula) al estado de estabilidad inorgánica […]. Su misión consiste en volver inofensiva esta pulsión destructora, y se libera de ella derivándola en gran parte hacia el exterior, dirigiéndola contra los objetos del mundo exterior, lo cual se hace pronto con la ayuda de un sistema orgánico particular, la musculatura. Esta pulsión se denomina entonces pulsión destructiva, pulsión de apoderamiento, voluntad de poder. Parte de esta pulsión se pone directamente al servicio de la función sexual, donde desempeña un papel importante. Se trata del sadismo propiamente dicho. Otra parte no sigue este desplazamiento hacia el exterior; persiste en el organismo, donde se halla ligado libidinalmente […]. En ella debemos reconocer el masoquismo primario, erógeno»

En el desarrollo libidinal del individuo, Freud describió el juego combinado de la pulsión de vida y la pulsión de muerte, tanto en su forma sádica como en su forma masoquista. 

Las pulsiones de muerte se incluyen en un nuevo dualismo, en el cual se contraponen a las pulsiones de vida (o Eros), que en lo sucesivo comprenderán el conjunto de las pulsiones anteriormente distinguidas por Freud. Así, pues, en la conceptualización freudiana, las pulsiones de muerte aparecen como un nuevo tipo de pulsiones, que no tenía un puesto en las clasificaciones anteriores (así, por ejemplo, el sadismo y el masoquismo se explicaban por una compleja interacción de pulsiones de tendencia totalmente positiva); pero al mismo tiempo Freud los considera como las pulsiones por excelencia, en la medida en que, en ellas, se realiza eminentemente el carácter repetitivo de la pulsión. 

¿Cuáles son los motivos más manifiestos que indujeron a Freud a establecer la existencia de una pulsión de muerte? 

1) La consideración, en muy diversos registros, de los fenómenos de repetición, que difícilmente pueden reducirse a la búsqueda de una satisfacción libidinal o a una simple tentativa de dominar las experiencias displacenteras; Freud ve en ello la marca de lo «demoníaco», de una fuerza irrepresible, independiente del principio de placer y capaz de oponerse a éste. Partiendo de este concepto, Freud va a parar a la idea de un carácter regresivo de la pulsión, idea que, seguida sistemáticamente, le conduce a ver en la pulsión de muerte la pulsión por excelencia.

2) La importancia adquirida, en la experiencia psicoanalítica, por las nociones de ambivalencia, agresividad, sadismo y masoquismo, tal como se desprende, por ejemplo, de la clínica de la neurosis obsesiva y de la melancolía. 

3) Desde un principio el odio se le apareció a Freud como imposible de deducir, desde el punto de vista metapsicológico, de las pulsiones sexuales. Jamás hará suya la tesis según la cual « […] todo lo que se encuentra en el amor de peligroso y hostil debería atribuirse más bien a una bipolaridad originaria de su propio ser». En Las pulsiones y sus destinos (Triebe und Triebschicksale, 1915), el sadismo y el odio son puestos en relación con las pulsiones del yo: « […] los verdaderos prototipos de la relación de odio no provienen de la vida sexual, sino de la lucha del yo por su conservación y afirmación»; Freud ve en el odio una relación con los objetos «más antigua que el amor». Cuando, como consecuencia de la introducción del concepto de narcisismo, tiende a borrar la distinción entre dos tipos de pulsiones (pulsiones sexuales y pulsiones del yo) convirtiéndolos en modalidades de la libido, cabe pensar que halló especial dificultad en hacer derivar el odio dentro del marco de un monismo pulsional. El problema de un masoquismo primario, que se había planteado desde 1915, era como el índice que señalaba el polo del nuevo gran dualismo pulsional que se acerbaba. 

La exigencia dualista es, como se sabe, fundamental en el pensamiento freudiano; se pone de manifiesto en numerosos aspectos estructurales de la teoría y se traduce, por ejemplo, en la noción de pares antitéticos. Es particularmente imperiosa cuando se trata de las pulsiones, por cuanto éstos proporcionan, en último término, las fuerzas que se enfrentan en el conflicto psíquico. 

¿Qué papel atribuye Freud a la noción de pulsión de muerte?

Ante todo debe notarse que, según subraya el propio Freud, tal noción se basa fundamentalmente en consideraciones especulativas y que, por así decirlo, se le fue imponiendo progresivamente: «Al principio presenté estas concepciones con la única intención de ver adonde conducían, pero, con los años, han adquirido tal poder sobre mí que ya no puedo pensar de otro modo». Al parecer fue sobre todo el valor teórico del concepto y su concordancia con una determinada concepción de la pulsión lo que hizo que Freud insistiera tanto en mantener la tesis de la pulsión de muerte, a pesar de las «resistencias» que encontró en los propios medios psicoanalíticos y la dificultad que plantea el intento de basarla en la experiencia concreta. En efecto, como subrayó Freud en repetidas ocasiones, los hechos muestran que, incluso en los casos en que la tendencia a la destrucción de otro o de uno mismo es más manifiesta, en que la furia destructiva es más ciega, puede existir siempre una satisfacción libidinal, satisfacción sexual dirigida hacia el objeto o gozo narcisista. «Lo que encontramos siempre no es, por así decirlo, mociones pulsionales puras, sino asociaciones de dos pulsiones en proporciones variables». En este sentido dice a veces Freud que la pulsión de muerte « […] se substrae a la percepción cuando no va teñido de erotismo».

Esto se traduce también en las dificultades que encuentra Freud para sacar partido del nuevo dualismo pulsional en la teoría de las neurosis o en los modelos del conflicto: «Siempre seguimos experimentando que las mociones pulsionales, cuando logramos reconstruir su curso, se nos aparecen como derivados del Eros. Si no fuera por las consideraciones propuestas en ´Más allá del principio del placer´ y finalmente por las contribuciones del sadismo al Eros, nos resultaría difícil mantener nuestra concepción dualista fundamental». En el artículo Inhibición, síntoma y angustia (Hemmung, Symptom und Angst, 1926), que reconsidera el conjunto del problema del conflicto neurótico y sus diversas modalidades, sorprende efectivamente ver el poco lugar que Freud concede a la oposición entre los dos grandes tipos de pulsiones, oposición a la que no atribuye papel dinámico alguno. Cuando Freud se plantea explícitamente el problema de la relación entre las instancias de la personalidad que acaba de diferenciar (ello, yo, superyó) y los dos tipos de pulsiones, se observa que el conflicto entre instancias no es superponible al dualismo pulsional; aunque Freud se esfuerza en determinar la parte correspondiente a las dos pulsiones en la constitución de cada instancia, en compensación, cuando se trata de describir las modalidades del conflicto, no se ve intervenir la supuesta oposición entre pulsiones de vida y pulsiones de muerte: «No se trata de limitar una u otra de las pulsiones fundamentales a una determinada provincia psíquica. Es necesario poderlas encontrar por todas partes». Con frecuencia el «hiatus» entre la nueva teoría de las pulsiones y la nueva tópica es todavía más sensible: el conflicto se convierte en un conflicto entre instancias, en que el ello termina por representar el conjunto de las exigencias pulsionales, en oposición al yo. En este sentido Freud pudo decir que, desde un punto de vista empírico, la distinción entre pulsiones del yo y pulsiones de objeto seguía conservando su valor; es solamente « […] la especulación teórica [la que] nos ha hecho admitir la existencia de dos pulsiones fundamentales [Eros y pulsión destructiva] que se ocultan tras las pulsiones manifiestas, pulsiones del yo y pulsiones de objeto». Como puede verse, aquí reasume Freud, incluso en el plano pulsional, un modelo de conflicto anterior a Más allá del principio del placer, suponiendo simplemente que cada una de las dos fuerzas presentes que vemos efectivamente enfrentarse («pulsiones del yo», «pulsiones de objeto») comprende ella misma una unión de pulsiones de vida y de muerte. 

Finalmente, sorprende ver la pequeñez de los cambios manifiestos que la nueva teoría de las pulsiones aporta, tanto en la descripción del conflicto defensivo como en la de la evolución de las fases pulsionales. 

Si Freud afirma y mantiene hasta el fin de su obra la noción de pulsión de muerte, no lo hace como una hipótesis impuesta por la teoría de las neurosis. Lo hace porque tal noción es, por una parte, el resultado de una exigencia especulativa que éste considera fundamental, y, por otra, le parece inevitablemente sugerida por la insistencia de hechos muy precisos, irreductibles, que adquieren a sus ojos una importancia creciente en la clínica y en la cura: «Si se abarca en conjunto el cuadro que forman las manifestaciones del masoquismo inmanente en tantas personas, la reacción terapéutica negativa y el sentimiento de culpabilidad de los neuróticos, resulta imposible adherirse a la creencia de que el funcionamiento psíquico viene dominado exclusivamente por la tendencia al placer. Estos fenómenos indican, de una forma que no puede ignorarse, la presencia en la vida psíquica de un poder que, según sus fines, denominamos pulsión agresiva o destructiva, y que hacemos derivar de la pulsión de muerte originaria de la materia animada»

La acción de la pulsión de muerte podría incluso entreverse en estado puro cuando tiende a desunirse de la pulsión de vida, por ejemplo, en el caso del melancólico, en el cual el superyó aparece como « […] una cultura de la pulsión de muerte»

El propio Freud indica que, dado que su hipótesis « […] descansa esencialmente sobre bases teóricas, es preciso admitir que no se halla tampoco al abrigo de objeciones teóricas». En efecto, numerosos analistas han trabajado en este sentido, sosteniendo, por una parte, que la noción de pulsión de muerte era inaceptable y, por otra, que los hechos clínicos invocados por Freud debían interpretarse sin recurrir a esta noción. En forma muy esquemática, estas críticas pueden clasificarse según distintos niveles: 

1) desde un punto de vista metapsicológico, se rehúsa considerar la reducción de tensiones como el patrimonio de un grupo determinado de pulsiones; 

2) tentativas de describir una génesis de la agresividad: ya sea haciendo de ésta un elemento correlativo, al comienzo, de toda pulsión, en la medida en que ésta se realiza en una actividad que el sujeto impone al objeto, ya sea considerándola como una reacción secundaria a la frustración proveniente del objeto;

3) reconocimiento de la importancia y de la autonomía de las pulsiones agresivas, pero sin que éstas puedan adscribirse a una tendencia autoagresiva; negación a hipostasiar, en todo ser vivo, del par antitético: pulsiones de vida —pulsión de autodestrucción. Puede muy bien afirmarse que existe desde un principio una ambivalencia pulsional, pero la oposición entre amor y odio, tal como se manifiesta desde los comienzos en la incorporación oral, sólo debería entenderse en la relación con un objeto exterior. 

Por el contrario, la escuela de Melanie Klein reafirma con toda su fuerza el dualismo de las pulsiones de muerte y pulsiones de vida, atribuyendo incluso un papel fundamental a las pulsiones de muerte desde los comienzos de la existencia humana, no sólo en la medida en que están orientadas hacia el objeto exterior, sino también en cuanto operan en el organismo y dan lugar a la angustia de ser desintegrado y aniquilado. Pero cabe preguntarse si el maniqueísmo kleiniano recoge todas las significaciones que Freud había atribuido a su dualismo. En efecto, los dos tipos de pulsión invocados por Melanie Klein se contraponen ciertamente por su fin, pero no existe entre ellos una diferencia fundamental en cuanto a su principio de funcionamiento. 

Las dificultades que ha encontrado la posteridad freudiana en integrar la noción de pulsión de muerte inducen a preguntarse qué es lo que considera Freud, con el nombre de Trieb, en su última teoría. En efecto, produce cierto embarazo designar con la misma palabra pulsión lo que Freud, por ejemplo, describió y mostró en su acción al detallar el funcionamiento de la sexualidad humana (Tres ensayos sobre la teoría sexual [Drei Abhandlungen zur Sexualtheorie, 1905]) y estos «seres míticos» que él ve enfrentarse, no tanto a nivel del conflicto clínicamente observable como en una lucha que va más allá del individuo humano, puesto que se encuentra en forma velada en todos los seres vivos, incluso los más primitivos: «[…] las fuerzas pulsionales que tienden a conducir la vida hacia la muerte podrían muy bien actuar en ellos desde el principio; pero sería muy difícil efectuar la prueba directa de su presencia, ya que sus efectos están enmascarados por las fuerzas que conservan la vida».

La oposición entre las dos pulsiones fundamentales guardaría relación con los grandes procesos vitales de asimilación y desasimilación; en último extremo, desembocaría incluso « […] en el par antitético que impera en el reino inorgánico: atracción y repulsión». Este aspecto fundamental o incluso universal de la pulsión de muerte fue también subrayado por Freud de muchas formas. Se pone de manifiesto especialmente en la referencia a concepciones filosóficas como las de Empédocles y Schopenhauer. 

Algunos traductores franceses de Freud se han dado perfecta cuenta de que la última teoría de las «pulsiones» se situaba en un plano distinto al de sus teorías anteriores, como indica el hecho de que prefieren hablar de «instinto de vida» y de «instinto de muerte», mientras que, en los restantes textos, traducen el Trieb freudiano por «pulsión». Pero esta terminología es criticable, ya que la palabra instinto se halla más bien reservada por el uso (y esto en el propio Freud) para designar comportamientos preformados y fijos, susceptibles de ser observados, analizados, y específicos del orden vital.

De hecho, lo que Freud intenta explícitamente designar con el término «pulsión de muerte» es lo que hay de más fundamental en la noción de pulsión, el retorno a un estado anterior y, en último término, el retorno al reposo absoluto de lo inorgánico. Lo que así designa, más que un tipo particular de pulsión, es lo que se hallaría en el principio de toda pulsión. 

A este respecto, resulta instructivo observar las dificultades que experimenta Freud para situar la pulsión de muerte en relación con los «principios de funcionamiento psíquico» que había establecido mucho tiempo antes, y sobre todo en relación con el principio de placer. Así, en Más allá del principio del placer, como indica el mismo título de la obra, se postula la existencia de la pulsión de muerte a partir de hechos que parecen contradecir dicho principio, pero al mismo tiempo Freud termina afirmando que «el principio de placer parece, de hecho, hallarse al servicio de las pulsiones de muerte». 

Por lo demás, se dio cuenta de esta contradicción, lo que le condujo a continuación a distinguir del principio de placer y el principio de nirvana; este último, como principio económico de la reducción de las tensiones a cero, « […] se hallaría enteramente al servicio de las pulsiones de muerte». En cuanto al principio de placer, cuya definición se vuelve entonces más cualitativa que económica, «representa la exigencia de la libido». 

Cabe preguntarse si la introducción del principio de nirvana, «expresando la tendencia de la pulsión de muerte», constituye una innovación radical. Fácilmente puede mostrarse cómo las formulaciones del principio de placer dadas por Freud a todo lo largo de su obra confundían dos tendencias: una tendencia a la descarga completa de la excitación y una tendencia al mantenimiento de un nivel constante (homeostasis). 

Por lo demás, se observará que en la primera etapa de su construcción metapsicológica (Proyecto de psicología científica [Entwurf einer Psy-chologie, 1895]) Freud había diferenciado estas dos tendencias hablando de un principio de inercia y mostrando cómo éste se convertía en una tendencia «a mantener constante el nivel de tensión». 

Por lo demás, estas dos tendencias han continuado distinguiéndose, en la medida en que corresponden a dos tipos de energía, libre y ligada, y a dos modos de funcionamiento psíquico (proceso primario y proceso secundario). Desde esta perspectiva, la tesis de la pulsión de muerte puede verse como una reafirmación de lo que Freud consideró siempre como la esencia misma del inconsciente en lo que éste ofrece de indestructible y de arreal. Esta reafirmación de lo que hay de más radical en el deseo inconsciente es correlativa con una mutación en la función última que Freud asigna a la sexualidad. En efecto, ésta, con el nombre de Eros, ya no se define como una fuerza disruptora y eminentemente perturbadora, sino como principio de cohesión: «El fin de [el Eros] consiste en crear unidades cada vez mayores y mantenerlas: es la ligazón; el fin de [la pulsión destructiva] es, por el contrario, disolver los conjuntos y, de este modo, destruir las cosas»

Con todo, aun cuando en la noción de pulsión de muerte se pueda descubrir un nuevo avatar de una exigencia fundamental y constante del pensamiento freudiano, no puede dejarse de subrayar que aporta una nueva concepción: hace de la tendencia a la destrucción, como aparece, por ejemplo, en el sadomasoquismo, un dato irreductible, es la expresión privilegiada del principio más radical del funcionamiento psíquico, y por último liga indisolublemente, en la medida en que es «lo que hay de más pulsional», todo deseo, agresivo o sexual, al deseo de muerte.


Los signos en un hotel 😀
  • Aries- prefiero dormir en el suelo que dormir con.. *apunta a capricornio*
  • Tauro- *se come todo lo del refigerador*
  • Geminis- Vas a tener que pagar por eso,Tauro
  • Cancer- Este hotel se ve bien,o no???
  • Leo- Escucha musica con Virgo mietras hace sex jokes
  • Virgo- *esta incomodo* Oh dios...
  • Libra- *concuerda con Cancer* De hecho!
  • Escorpio- *esta durmiendo*
  • Sagitario- *empuja a acuario a la piscina* Vamos a nadar!!!!
  • Acuario- Esta bien.... *mientras es forzado a nadar*
  • Piscis- *mira a Sagitario y Acuario* HA,idiotas...
  • ~Dine☻
10 colores para 10 personalidades

Todos tenemos un color que nos encanta, lo elegimos siempre que tenemos la oportunidad porque es nuestro favorito. Hoy te traigo un Post que te mostrará la relación que encuentra la psicología entre los colores y las personalidades. A ver, ¿tu color favorito concuerda con tu personalidad? ¡Descúbrelo! 

  • ROJO: este color se asocia con personas intensas, activas y muy optimistas. Suelen tener un carácter fuerte, pueden ser algo impulsivos y necesitan siempre tener control. También son individuos seguros de sí mismos, pero tienen un defecto y es que por sus rápidos impulsos a veces no son reflexivos.
  • NARANJA: Suele representar a personas muy sociales pero que saben establecer sus límites. Se caracterizan por mantener cierta seriedad y equilibrio, son comprensibles y muy accesibles para aquellos que los rodean. Disfrutan de los deporte, del movimiento y de ponerse pequeños retos día a día. No suelen ser muy impulsivos, pero siempre intentan iniciar proyectos en los que se sienten involucrados.
  • AMARILLO: Es el color de los que son muy creativos pero que a la vez mantienen un sentido lógico; se puede decir que su creatividad es más bien práctica y racional. Suelen ser bastante analíticos y críticos, incluso con ellos mismos, se caracterizan por ser exigentes con todos los que les rodean. Son personas con la capacidad de controlar muy bien sus emociones.
  • VERDE: Identifica a las personalidades relajadas, aquellas que aprecian aportar a los otros y que buscan que otros también les aporten algo de vuelta. Valoran la cercanía de las personas y siempre buscan sentirse seguras y amadas teniendo a alguien a su lado. Debido a esta dependencia, su mayor temor es que los hiera; sin embargo, son seres de gran vitalidad y muy positivas. Les agrada que otros reconozcan sus esfuerzos y acciones.
  • AZUL: Es el color del equilibrio y la paz interior. Por esto las personas afectas a este color suelen apreciar mucho su paz interna. Su principal característica es que viven siempre siguiendo sus creencias, sin prestar mucha atención a la opinión de otros. No suelen cambiar de opinión de forma ligera, sus convicciones están bien arraigadas en su ser por lo que no ceden con facilidad. Son personas con una personalidad sumamente fuerte, pero a la vez equilibrada y muy relajada.
  • MORADO: Se asocia a personas que son ordenadas, muy sentimentales y, sobre todo, espirituales. A pesar de su sensibilidad, se caracterizan por no mostrar sus sentimientos con facilidad cuando se les hiere, prefieren primero reflexionar y meditar para poner sus pensamientos en orden. Suelen dedicarse muy seguido a labores humanitarias.
  • Marrón. Son personas muy conectadas a la tierra, a lo sencillo y a lo físico. Lo común es que prefieran una vida sencilla y natural, buscan estar cómodos todos los días y sentirse envueltos por el cariño de sus seres amados.
  • GRIS: Contrario a lo que se pueda pensar, este no es un color negativo. El término persona gris no le hace justicia a la realidad de estas personalidades, pues suelen ser personas muy equilibradas, tranquilas y en cierto sentido conservadoras. También se caracterizan por ser frías y sumamente racionales, por lo que es muy complicado hacerlas enfadar. Como todos, tienen sus defectos, pues a veces son demasiado pasivas y es muy poco probable que dejen su zona de confort para arriesgarse a emprender planes complejos.
  • NEGRO: Las personas que prefieren el color negro no son todas góticas o lúgubres, en realidad son seres bastantes centrados y conservadores, aunque algunas veces sarcásticos. También Suelen disfrutar de la discreción y la elegancia.
  • BLANCO: Es un color que se asocia con personalidades de carácter refinado y hasta cierto punto perfeccionista. Son personas que suelen ser cerradas en sus ideas y que no aceptan nuevos paradigmas de manera sencilla. Sin embargo, tienen fortalezas como su seguridad y sinceridad.

Ahora ya sabes de qué color es cada personalidad. Ahora cuéntanos si te sentiste identificado con tu color preferido, o te has dado cuenta de que las cosas no son de un solo color. 

Feliz día del padre

Feliz dia papá, si, te digo a ti, a ese ser que nunca ha estado aqui, a ese ser que provoco tantas preguntas incomodas en mi infancia sobre tu ausencia, a ese hombre que nunca contesto mis cartas, donde no pedía más que tu presencia, a ese que colgaba el telefono al escuchar mi voz, a ese que soñaba incontables veces siempre con el mismo anhelo, el poderte ver. Me encantaría que tuvieras un momento ahora, ahora que soy adulto, para poder preguntarte tu versión de las cosas, para ver si la causa de tu abandono, concuerda con lo que yo he concluido al paso de los años, solo eso quiero ahora, una respuesta, ya no necesito tu cariño, ni tus consejos, para eso ya es tarde, ahora soy adulto y nada de esas cosas va a influir en lo que soy, en lo que me he convertido. Lo confiezo, a veces, en dias como hoy me da por saber de ti, escribo tu nombre en el buscador, me encuentro con lapsos de tu vida, esa donde no existo, esa donde hablas de dios, donde pides y haces oracion por personas dañadas por el alcohol,  esa donde dices estar sano fisica y espiritualmente, Ja!. Me da gusto saber que tu conciencia esta tranquila, Espero que cuando llegue la hora, tambien esta sea tranquila. Feliz día Papá.

anonymous asked:

A veces siento que Dios no escucha mis oraciones. Y sí, se que las cosas no pasan como yo quiero porque Él tiene un plan para mi. Pero hay algo que siempre le he pedido que es quitar todo peso que llevo encima, pero a veces suele aumentar... O que elimine de mi corazón personas que ya no hacen parte de mi vida. ¿Algun consejo?

Hola :)

¿De qué manera estás orando? 

El obstáculo más obvio para la oración efectiva es la presencia de iniquidad y pecados inconfesos en el corazón del que ora. Porque nuestro Dios es santo, hay una barrera que existe entre Él y nosotros cuando venimos a Él con un pecado inconfeso en nuestras vidas. “Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros Su rostro para no oír.” (Isaías 59:2). David concuerda con ello, sabiendo por experiencia que Dios está lejos de aquellos que tratan de esconder su pecado de Dios: “Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor no me habría escuchado.” (Salmos 66:18).

La Biblia se refiere a muchas áreas de pecado que son obstáculos para la oración efectiva. Primero, cuando estamos viviendo de acuerdo a la carne, y no al Espíritu, nuestro deseo de orar y nuestra habilidad y efectividad para comunicarnos con Dios están obstaculizados. Aunque recibimos una nueva naturaleza cuando nacimos de nuevo, esa nueva naturaleza aún reside en nuestro antiguo cuerpo y esa vieja “tienda” es corrupta y pecadora. La carne puede ganar el control de nuestras acciones, actitudes, y motivos, a menos que seamos diligentes en “hacer morir las obras de la carne” (Romanos 8:13), y seamos guiados por el Espíritu en una correcta relación con Dios. Sólo entonces Él escuchará y responderá a nuestras oraciones.

Una manera de vivir en la carne se manifiesta en el egoísmo, otro impedimento para la oración efectiva. Cuando nuestras oraciones son motivadas por el egoísmo, cuando le pedimos a Dios por lo que queremos, en lugar de por lo que Él desea, nuestros motivos obstaculizan nuestras oraciones. “Y esta es la confianza que tenemos en Él, que si pedimos alguna cosa conforme a Su voluntad, Él nos oye.” (1 Juan 5:14). El pedir de acuerdo a la voluntad de Dios es lo mismo que pedir en sumisión a cualquier cosa que pueda ser Su voluntad, ya sea que sepamos o no de qué se trate. Como en todas las cosas, Jesús debe ser nuestro ejemplo en la oración. Él siempre oraba en la voluntad de Su Padre: “Padre, si quieres, pasa de mí esta copa, pero no se haga mi voluntad sino la tuya.” (Lucas 22:42). Las oraciones egoístas son siempre aquellas que tienen como intención, gratificar nuestros propios deseos egoístas, y no podemos esperar que Dios responda a tales oraciones. “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.” (Santiago 4:3).

El vivir de acuerdo a los egoístas deseos de la carne, también obstaculizará nuestras oraciones, porque produce un endurecimiento del corazón hacia otros. Si somos indiferentes a las necesidades de otros, podemos esperar que Dios sea indiferente a nuestras necesidades. Cuando vamos ante Dios en oración, nuestro primer interés debe ser Su voluntad. El segundo debe ser las necesidades de otros. Esto proviene del entendimiento de que debemos considerar a otros antes que a nosotros mismos y estar preocupados por sus intereses por encima de los nuestros. (Filipenses 2:3-4)

Un obstáculo mayor para la oración efectiva es un espíritu que se niega a perdonar a otros. Cuando rehusamos perdonar a otros, crece una raíz de amargura en nuestros corazones, que ahoga nuestras oraciones. ¿Cómo podemos esperar que Dios derrame Sus bendiciones sobre nosotros –indignos pecadores— si albergamos odio y amargura hacia otros y una indisposición a perdonar? Este principio fue bellamente ilustrado en la parábola del sirviente que no perdonó en Mateo 18:23-35. El principio en esta historia es que Dios nos ha perdonado una deuda más allá de toda medida - nuestro pecado - y Él espera que nosotros perdonemos a otros, así como nosotros hemos sido perdonados. El rehusar hacerlo constituye un obstáculo en nuestras oraciones.

Otro gran obstáculo para la oración efectiva es nuestra duda e incredulidad. Esto no significa, como algunos sugieren, que porque venimos a Dios convencidos de que Él nos concederá nuestras peticiones, Él está de alguna manera obligado a hacerlo. El orar sin dudar, significa orar con la firme creencia y entendimiento del carácter, naturaleza y motivos de Dios. “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” (Hebreos 11:6). Cuando venimos a Dios en oración, dudando de Su carácter, propósito, y promesas, lo insultamos terriblemente. Nuestra confianza debe estar en Su habilidad para concedernos cualquier petición que esté de acuerdo con Su voluntad y propósito para nuestras vidas y con el entendimiento de que cualquiera que sean Sus propósitos, es la mejor situación posible. “Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.” (Santiago 1:6-7).

Finalmente, la discordia en el hogar es definitivamente un impedimento para la oración. Pedro menciona específicamente esto como un estorbo en las oraciones de un esposo, cuya actitud hacia su esposa es menos que bondadosa. “Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.” (1 Pedro 3:7). Donde hay serios conflictos en las relaciones familiares, y la cabeza del hogar no está demostrando las actitudes que Pedro menciona, su oración y comunicación con Dios está seriamente obstruida. De igual manera, las esposas deben seguir los principios bíblicos de sumisión al liderazgo de su esposo, si quieren que sus oraciones no sean obstaculizadas (Efesios 5).

Afortunadamente, todos estos obstáculos en la oración pueden ser solucionados de inmediato, viniendo ante Dios en una oración caracterizada primeramente por el arrepentimiento. Primera de Juan 1:9 nos asegura que “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” Una vez que hayamos hecho eso, disfrutaremos de un canal claro y abierto de comunicación con Dios, y nuestras oraciones no sólo serán escuchadas y respondidas, sino que estarán llenas de una profunda sensación de gozo.

Te mando un abrazo y que Dios te sorprenda.

Buenas tardes, este es mi interpretación del vídeo “Just hold on” que salió ayer.

(Esta interpretación la hice yo sin fines de ofender la opinión de nadie, cabe recalcar que solo es del VÍDEO, la canción no tiene nada que ver)

El vídeo inicia en un concierto donde dos chicos hacen una leve interacción pero jamás se hablan minuto [00:00 - 00:09].
Recordando lo que dice Louis Tomlinson, en uno de sus conciertos de la gira UAN, Harry y Louis se conocen en un concierto pero se dejan de ver, solo coincidieron con el lugar años atrás.

Siguiendo con la continuidad del vídeo ella sale del concierto y se va a sentar a una parada de autobuses donde ahora si interactúa con el chico, intercambian unas cuantas palabras, el le ofrece un suéter y empiezan su viaje, ella empieza a bromear, charlan, recorren las ciudades de Londres pero aquí viene lo más importante, empieza a amanecer, entonces ellos corren a una puerta (que es como una interpretación a ocultarse) y esa puerta los conduce a Las Vegas.

En Las Vegas aún es de noche por lo tanto pueden ser “libres” porque aunque hay actividad nocturna, nadie los ve o los juzga, algo también muy importante, en este lugar se casan los chicos del vídeo, teniendo en cuenta algunas teorías Larry, Harry y Louis se casan en Las Vegas un 28/09/13, entonces es algo que concuerda.
Después de la boda se van a un motel, donde justo antes de amanecer, son descubiertos de nuevo por un hombre de vigilancia, ellos huyen a otro país para ser libres.

En Kuwait hablan como si se quisieran escapar y compran una camioneta, huyendo de todos y por primera vez en el vídeo, ya que están lejos de todos en un lugar desconocido, (porque se mueven de Kuwait) son libres y ven un amanecer.

Creo que todo el vídeo es una metáfora de como L&H han estado ocultos para mantenerse “a salvo” porque como lo explique, siempre, antes de que amanezca se van a otro lado.
Si recordamos varias frases que ambos en ocasiones dicen, concuerdan con el vídeo “a puertas cerradas ocurre algo más” su último disco “Made in the A.M” creo que son piezas que encajan pero no llevan a un lugar diferente, solo repiten la historia una y otra vez.

celiahappy-deactivated20170714  asked:

pero no se preocupe es una frase "buena" ya que todos mis compañeros se están metiendo con migo y mi mejor amiga, y la frase dice a si "Dicen que la venganza, es un plato que se sirve frió, pero a mi me gusta servirlo caliente, para que se les queme la lengua" y esto concuerda por que una ex amiga (la del otro día) les contó a mis compañeros nuestros secretos y palabras, lo cual hice una mini venganza y allí la frase.

Wow

Estereotipos- Wigetta- One Shot

InGame Experience- 2013:

Willy no hacia nada más que mirar a las chicas del público. Hacía unos días se había dado cuenta de que era el único de sus amigos solitario en cuestiones de amor.

-Debe ser alta y tener buen fisíco, quiero que tenga buen cuerpo, pero que sea amable y graciosa. Me gustaría que le agraden los videojuegos, para poder jugar juntos, y tiene que ser divertida para poder bromear con ella sin que se enoje. También que sea un poco celosa, me gustan las chicas celosas, me tiene que soportar en mis días malos, quiero que me abrace y poder sentirme cuidado. Quiero que me llame por apodos romaticos y que sea cursi, me daría mucha ternura. Quiero que sea cariñosa y que me abrace y me bese en cualquier momento, y quiero poder dormir con ella, sin que diga que soy un pervertido ni nada por el estilo-

-Pero no estaras pidiendo mucho, compañero?- Preguntó Vegetta tras una leve risita. -Tranquilo Willy, esa chica llegará- Apretó levemente una de sus mejillas y entró al baño de la sala en la que se encontraban.

Pesé a que Vegetta se había ido, Willy sigió pensando en su chica “ideal”

-Quiero ver películas con ella y poder abrazarla, que se quede dormida encima mio y poder acariciarla y darle besitos…-

Luzu, al notar que Vegetta colocó una de sus manos sobre su rostro y soltó un leve solloso antes de entrar al baño, se dio cuenta de que algo estaba mal con él, y tras soltar una excusa creible, ingresó al baño donde estaba su amigo.

-Vegettoide?- Preguntó Luzu preocupado al ver a su amigo sentado en el piso con sus manos sobre su rostro, soltando leves quejidos. -¿Qué ocurre?¿Willy?-

Prácticamente, todos menos Guille sabían lo que sentía Vegetta por su compañero.

-S-si- Dijo entrecortado Vegetta inentando calmarse. -Qué? Su estereotipo de la pareja perfecta? Es eso?- Vegetta asintió levemente mientras escondía su rostro entre sus manos.

-Estamos tontos? No te diste cuenta de que te describió exactamente a ti en versión femenina?-

-Ese…Ese es el problema- Dijo rompiendo el llanto nuevamente -Willy es heterosexual! Quiere una chica, no me quiere a mí! No tengo ni una mínima posibilidad de gustarle, Luzu!-

Vegetta estaba destrosado, él pensaba que quiza Willy podría ser un Gay, con miedo de admitirlo, pero su descripción de su pareja “perfecta” lo había devastado. ¿O sea que si fuese mujer sería su pareja ideal? Pensaba Samuel. Pero soy hombre, no tengo pechos ni buen trasero! No tengo el pelo largo! Ni soy mujer!

(…)


Los Angeles-Junio 2014


-Chiqui! Me estas escuchando?-

Vegetta y Willy habían ido a una playa cercana a su casa a pasar la tarde. Samu intentaba entablar una conversación con su compañero, pero él no hacía nada mas que mirar a las jovenes cercanas a su posición.

-Vale...- Dijo el mayor a modo de queja -Ire a comprar unas bebidas, ya vuelvo-

Willy asintió y se quedo sentado en la arena, mojándose levemente con el agua del mar. Recordó brevemente sus palabras mencionadas hace un año: “Debe ser alta y tener buen físico, quiero que tenga buen cuerpo, pero que sea amable y graciosa. Me gustaría que le agraden los videojuegos, para poder jugar juntos, y tiene que ser divertida para poder bromear con ella sin que se enoje. También que sea un poco celosa, me gustan las chicas celosas, me tiene que soportar en mis días malos, quiero que me abrace y poder sentirme cuidado. Quiero que me llame por apodos romaticos y que sea cursi, me daría mucha ternura. Quiero que sea cariñosa y que me abrace y me bese en cualquier momento, y quiero poder dormir con ella, sin que diga que soy un pervertido ni nada por el estilo.  Quiero ver películas con ella y poder abrazarla, que se quede dormida encima mio y poder acariciarla y darle besitos.”

Lugeo de un par de minutos, Willy logró ver a su compañero ir hacia él con dos botellas en sus manos, mientras hablaba con una chica morena. Se veía bonita y adorable.

Concordaba perfectamente con la descripción de hace un año. Era alta y tenía buen fisico, tenía muy buen cuerpo marcado por una maya roja. Ambos estaban riendo, por lo que le pareció una chica graciosa. Vegetta también largaba algunos comentarios a los que ella respondía sonriendo, tembién tenía sentido del humor. Se veía perfecta para Willy, debía conocerla, y parecía que todo estaba planeado, porque Vegetta y la chica seguian caminando en su dirección. Hasta que Vegetta saludo a la chica con un beso en la mejilla y gritó en direccion a un chico -Hey, Ben! How are you?- Tras eso la chica caminó en dirección al tal Ben, y Vegetta se encaminó a volver con Willy.

-Quien era ella, Vegetta?- Preguntó Willy mirando a su compañero. -Es una compañera del gimnasio- Respondió sonriendo -Oh, y el chico al que saludaste es su novio?- Interrogó interesado. -No…no es su novio, es su hermano- Vegetta seguia sin poder alejar sus sentimientos de Willy, y cada vez que Guille miraba a una chica, el nudo en su garganta crecia más y más -Porque creo que es una buena opción para mi ¿Recuerdas la descripción que les di a Luzu y a ti en el InGame sobre mi pareja perfecta?- Vegetta si recordaba esa descripción, estaba grabada a fuego en su corazón, la tenía memorizada palabra por palabra, y cada día intentaba acrecarse más al estereotipo de la pareja soñada de Willy. -Si, la recuerdo- Dijo con una falsa sonrisa -Bueno, creo que ella concuerda con eso!- Soltó animado Willy. -S-si, es una buena chica, si quieres te la presento- Una lagrimilla logró escapar de los cristalizados ojos de Samuel, al imaginarse a su pequeño en los brazos de alguien más, siendo abrazado y besado por alguien que no sabría apreciar lo que tendría en sus brazos, alguien que de un día para el otro podría aburrirse de él y lastimarlo, hacerle daño.

Ese fue el momento en él que Willy se dio cuenta: Era él, su compañero, Vegetta era el indicado, él es alto y tiene buen fisíco, tiene buen cuerpo, es amable y gracioso. Le agradan los videojuegos, jugamos juntos, y  es divertido, puedo bromear con él sin que se enoje. También es un poco celoso, cada vez que alguien que no es de confianza se me acerca, él se queda detras mio, cuidandome. Me soporta en mis días malos, me abraza y me siento cuidado. Me llama por apodos romaticos  pese a que solo somos amigos. Es muy cursi. Es cariñoso y estoy seguro de que me abrazaría y besaría en cualquier momento. Puedo dormir con él, es más, hay días que el me ruega que lo haga, y no sin que dice que soy un pervertido ni nada por el estilo.

-Eh, no, mejor no quiero Vegetta, no me la presentes, gracias- Respondió acrecandose a Samu, y pasando su brazo por su hombro y apoyando su cabeza en este.

Asi se quedaron un rato, olvidando todo a su alrededor, solo observandose entre si, y mirando el hermoso atardecer de vez en cuando.


(…)

Barcelona- Enero 2016


-Chiqui, tengo una pregunta- Dijo con una sonrisa Vegetta. -Dime- Respondió Willy con ternura en su voz.

Ambos se encontraban bajo las sabanas blancas de su cama, abrazados, solo admirandose mutuamente.

-Alguna vez alguien te gustó? De pequeño, durante la adolesencia?- Preguntó Vegetta acariciando la espalda de Willy. -Obviamente si, tonto! A quién no le ha gustado alguien?- Respondió Willy con una sonrisa. -Dime el nombre de una de esas personas?- Interrogó. -Era de Estados Unidos, su familia se acababa de mudar y me dio pena que no tenga amigos, se llamaba Andy-

Vegetta quería saber si antes que él, Willy había sentido algo por un hombre.

-Vale, seré mas directo- Rio Vegetta -Antes de mí eras  totalmente heterosexual?-Rio un poco.

-Em…si- Respondió Willy con un leve sonrojo -Pero llegaste tu y… Pusiste todo de cabeza- Relató, aferrandose mas fuerte al cuerpo de Samu. -Oh…lo siento Guille- Dijo sincero -Lo sientes? Por qué?- Preguntó confundido el menor. -Por haberte corrompido, tu eras “normal” hasta que llegué yo, y gracias a mí eres blanco de burlas e insultos, lo siento, Chiqui- Se asinceró Samuel. -Tonto, tú no me corrompiste ni mucho menos! Yo me enamoré de tí solo, nadié me dijo nada- Aclaró acercando sus labios a los del contrario.

Guillermo, que antes buscaba la perfección en chicas, la encontró en un hombre, en su compañero, y la verdad no le importaba, porque con Samuel estaba sintiendo lo que nunca antes había experimentado con nadie, se sentía, querido, cuidado, presisado, necesitado, amado al fin y al cabo.

Antes Willy deseaba que su novia se quedara dormida sobre él, pero ahora él se quedaba dormido sobre su novio, deseaba abrazar, besar, acariciar, pero él es abrazado, besado y acariciado. Pero no tiene ningun problema, le gusta sentirse cuidado en los brazos de su compañero.

Era gay? Era bisexual? No, solo estaba enamorado, el prefería eso, no tener una etiqueta que lo limitara a amar.

Asi fue como Guillermo rompió el estereotipo de perfección para dar rienda suelta a sus verdaderos sentimientos, porque la verdad, había estado enamorado de su compañero desde un principio.

Test SHIPPING :D LEWNOLO × KARLA

1.¿Quién es el más afectuoso?R= Lewnolo

2.¿Cuchara grande / Cuchara pequeña?R= uhm ¾ ///////’

3.¿Argumento más común?R= “Tu cuerpo de 16 no concuerda con tus oppais :V” -by Lewnolo
“Idiota, baboso inmaduro” -Karla

4.¿Actividad no sexual preferida?R= Escapar de noche y ver las estrellas

5.¿Quién tiene más probabilidades de llevar el otro?R= Lewnolo (UwUr )

6.¿Apodos?R= “Idiota” -by Karla
“Pechugona” -by Lewnolo

7.¿Quién se preocupa más?R= Ambos

8.¿Quién encabeza?R= Karla

9.¿Quién inicia besos?R= Lewnolo

10.¿Quién se despierta primero?R= Karla (lewnolo todo un vale madre 5 min. Mas xD)

11.¿Quién dice que te amo primero?R= Lewnolo (Karla solo se queda en trance y con ojos de gato con botas :V)

Supongo que pedir algo tan simple como que le den reblog/like a los icons es mucho pedir. Dude, puedo ver cuanta gente los a bajado y no concuerda con las notas que reciben las publicaciones

Que flojera, supongo que tendré que ponerles claves para que me los pidan por interno.