conceptuales

Tips de estudio - 2017

1.      Haz resúmenes y/o esquemas:

Yo soy una chica más de resúmenes que de esquemas (mapas conceptuales, o mentales), pero cualesquiera de estos son buenos para poder analizar, entender y memorizar mejor lo que uno está estudiando en ese momento. Sé que muchos, al igual que yo, tienen el problema de plantear lo estudiado en alguno de estos dos métodos, por ejemplo, yo no soy muy buena con los esquemas, por ello me apoyo más en los resúmenes y en hacerlos lo más pequeños posible, con cuidado de no olvidar nada de lo que estoy resumiendo; es por ello que quiero aconsejarles que a pesar de lo muy difícil y complicado que les parezca uno de estos métodos, sea cual sea, inténtenlo. Con el tiempo manejarán la forma de hacerlo y ni cuenta se darán cuando sean todos unos expertos.

2.      Utiliza colores:

Sí, no lo negaré, soy 100% una chica de colores. Me siento incompleta, rara, como si algo me faltará cuando mis apuntes no tienen color, al menos destacar los títulos, lo necesito, es algo que ya es parte de mí.

¡OJO! Utilizar colores no quiere decir que nuestros apuntes vengan recién salidos de un horno de hadas y parezca un arcoíris, hay que utilizarlos, pero con moderación, lo justo y necesario para que los apuntes se vean lindos y se puedan diferenciar los títulos de lo demás, o el término de su significado… y por supuesto lo más importante, que sean organizados y limpios, para que a la hora de estudiar todo se pueda entender.

Los colores más que para la estética, los ocupo para poder tener una visión más dinámica en mis apuntes, que me permita entender mejor, memorizar mejor y sobre todo poder encontrar lo que quiero con mayor facilidad. Sin embargo, no negaré que también me gusta tener unos apuntes bellos y coloridos, digo, ¿a quién no le gusta tener sus apuntes bonitos y organizados?

3.      Organiza tus tiempos:

A veces cuando nos sentamos en nuestro lugar de estudio pasamos horas y horas en el mismo tema, sin avanzar en otros que también debemos estudiar, por lo que para evitar estos tipos de contratiempos que hacen nuestro trabajo de estudio más pesado, pues se va dejando para después todo, debemos organizar nuestros tiempos de estudios. Algunos ocupan el método del “bullet journal” para los estudios, otros, el temporizador. Yo, personalmente, ocupaba el temporizador hasta que conocí unas maravillosas aplicaciones que te ayudan a concentrarte y a la vez te toman el tiempo. Por ejemplo, tenemos una aplicación bastante conocida llamada “Forest” que se encuentra disponible tanto para IOS como para Android, con la diferencia de que en Android puedes descargar la versión gratis, que en IOS no está disponible, aun así existen otras aplicaciones que son parecidas a “Forest”, como lo es “Be Focused”, una aplicación que también te ayuda a manejar tu tiempo, en donde puedes guardar los tiempos y designarlos para volver a ocuparlos cuando quieras, también tienes la opción de tener descansos. La única diferencia entre “Forest” y “Be Focused” es que el primero tiene la opción de escuchar sonido de fondo para mayor concentración, mientras que la segunda solo te maneja el tiempo, sin la opción de música de fondo. Estas dos aplicaciones anteriores son parte de muchas más que puedes encontrar tanto en Android como en IOS (si quieren más adelante les haré un post con una lista de las aplicaciones para manejar el tiempo que personalmente encuentro mejores).

Para programar el tiempo debes de basarte en el tema que debes estudiar, pues todo depende de la cantidad de materia. Por ejemplo, en biología generalmente es mucha materia, conceptos o términos que memorizar y entender, por lo que yo dejo una hora completa para poder estudiar todo y asegurarme de que lo entendí. Si el tema me es muy complicado, puedo añadir un par de minutos más, pero sin pasarme de la hora y media, pues hay que tener siempre en cuenta que hay más temas que estudiar.

4.      Explica lo estudiado:

Así es, explica con tus propias palabras lo estudiado. Esto puede ser mediante grabadora de voz o vídeo, la idea es que una vez que hayas explicado todo con tus propias palabras puedas escucharte, y cerciorarte de que has entendido todo o al menos la gran mayoría. Así irás viendo tus falencias y podrás fortalecer tus debilidades, corregir tus errores y aprender de ellos. Personalmente, yo grabo mi voz explicando lo mejor que puedo lo que he entendido, si tengo dudas acerca de haberlo explicado bien o de haber abarcado toda la materia, se los envío a mis amigas o compañeras de clase, de esa forma puedo tener una segunda opinión y asegurarme de haberlo hecho bien.

5.      Graba tus clases si es posible:

Si necesitas tomar apuntes en una clase, pero por distintas razones, sean a – b o c, no logras completarlos, te recomiendo que cuidadosamente saques tu celular y comiences a grabar la clase silenciosamente, para una vez terminada la clase y ya en casa puedas reproducir el audio y completar tus apuntes sin perderte nada.

Aunque, a decir verdad, recomiendo más el hablar con tu curso y ponerse de acuerdo para pedirle permiso al profesor y grabar su clase, tanto en audio como imagen. Si aun así el profesor no lo autoriza (porque se supone que grabar las clases dentro de un establecimiento no está permitido), puedes ponerte un poco rebelde y posicionar tu celular en algún lugar del salón para grabar sin que se den cuenta. A veces ser un poco rebelde no está mal, todo depende de porque razón lo eres, ¿no?

¡OJO! Esto no significa que no tomes apuntes en clase o no prestes atención porque estás grabando, pues si no entiendes la clase menos lo harás mediante un audio o vídeo, donde no tienes el apoyo de tu profesor presente.

6.      Crea tarjetas de memoria (flashcards):

Aunque les parezca típico, son bastante eficaces. Esta la opción de hacerlas tú mismo, o bien, descargar alguna aplicación que pueda hacerlas, como por ejemplo Quizlet, una aplicación que se encuentra disponible tanto para IOS como para Android. Esto ayudará a memorizar más rápido las definiciones de conceptos, o bien, fechas importantes, personas y sus obras, etcétera.

7.      Pasa en limpio, traspasa tus apuntes en orden:

Si eres de las personas que como yo prefieren hacer un borrador de sus apuntes y luego pasarlos en limpio (reescribirlos), sabrás que este tip de verdad funciona. No negaré que sí es más trabajo, pero todo tiene su recompensa, ¿no?

Personalmente soy de las personas que tienen mejor memoria visual, por lo que leer y escribir me ayuda a memorizar mejor. De esta forma memorizo y ordeno mis apuntes. Además, se dice que pasar en limpio equivale a cinco lecturas aproximadamente, no sé si eso sea cierto, pero al menos yo siento que memorizo mejor pasando en limpio, pues a la hora de estudiar me acuerdo de cosas que he escrito y puedo entenderlas mejor.

8.      Escucha música para concentrarte:

La verdad es que este tip es bastante ambiguo, pues depende de cada persona. Muchas personas no logran concentrarse con ruido, por lo que estudian en completo silencio, y otras simplemente no pueden soportar estar estudiando con tanto silencio. Yo soy de las personas que están en medio.

Para mí es infaltable la música clásica, instrumental, la lluvia, sonidos de la naturaleza o simplemente una melodía relajante para poder estudiar. Me ayuda bastante a concentrarme y acompañarme en el momento de estudiar. Hay una gran variedad de vídeos en YouTube con música relajante, música clásica o instrumental, o música de la naturaleza para estudiar, al igual que listas de reproducción en Spotify que son bastante buenas.

Personalmente, escucho más música cuando debo hacer ejercicios, como matemática o física, y en cuanto a lecturas o repaso, normalmente lo hago sin música o con alguna que no tenga demasiado ritmo, como sonidos de lluvia, viento, etc., para poder concentrarme.

9.      Busca material de apoyo:

Si sientes que aún no entiendes la asignatura, sea porque te es muy difícil o porque no le entiendes a tu profesor, no te puedes quedar quieto y no hacer nada. Tienes que auto-enseñarte, informarte y aprender de alguna otra forma lo que te están pasando en clases.

Por ejemplo, buscando vídeos que te enseñen lo que estás pasando, buscar ejercicios en línea, presentaciones en Power Point, documentos PDF que te ayuden a complementar tus apuntes o tus conocimientos. Hay muchos canales en YouTube que te pueden ayudar a estudiar, como también páginas con libros, ejercicios, o documentos acerca de lo que estás pasando. La idea es encontrar material de apoyo que te ayude a entender lo que estás aprendiendo en clase, para así poder reforzar.

10.  Aléjate de tus redes sociales:

Yo sé que a muchos nos ha pasado que de estar estudiando pasamos de un segundo a otro a estar revisando nuestra cuenta de Instagram. Lo mejor para estos casos es poner el celular lo más lejos posible de ti, si es necesario en otro lugar de tu casa (obviamente, si estás estudiando en casa), y en modo avión para que nada interrumpa tu momento de estudio. Ahora, para poder evitar entrar a tus redes a través del computador o laptop que manejes en ese momento de estudio, puedes descargar aplicaciones que bloquearán ciertas páginas por un determinado tiempo, y una vez activado no se puede revertir, sí o sí deberá pasar ese tiempo para que las páginas sean desbloqueadas. Estas aplicaciones existen tanto para Windows como para Mac.

11.  Utiliza Post-it:

Las notas adhesivas son una herramienta infaltable para mí a la hora de ir a clases, o bien, en el momento que estoy estudiando. Éstas me ayudan a apuntar algo que quizás el profesor haya dicho en clase que no tenga que ver por completo con el tema que estamos viendo, o que sea alguna posible pregunta de prueba, alguna acotación, algún concepto que no conozco, etc.

12.  Si tienes dudas, pregunta:

Como dicen los profesores, o al menos los de mi escuela, “No hay preguntas tontas, solo tontos que no preguntan”. Así que, si tienes dudas pregunta. Da igual si te equivocas, debes resolver todas tus dudas porque eso ayudará a entender mejor lo que estás viendo. Si estas en clases y no entiendes, pregunta, resuelve todas tus dudas con el profesor, porque una vez que llegues a casa a estudiar no entenderás casi nada, si es que no es absolutamente nada, por no haber preguntado.

Si estas en casa, o fuera de clases, estudiando, agarra tu celular y pregúntale a tus compañeros de clases. La idea es despejar tu inquietud de una manera u otra.

Personalmente a mí me gusta poder resolver mis dudas con mis compañeros de clase, porque además de resolver todas mis dudas, podemos intercambiar apuntes, complementando lo anterior, podemos aprender nuevas técnicas para resolver ejercicios, etc.

13.  Repasa constantemente:

Sé que es bastante pesado el trabajo de repasar todos los días, pero sirve. Sirve de verdad. Al menos en mi experiencia, repasar constantemente me ha ayudado a poder memorizar mejor el tema que me están pasando en clases, ya que el repaso constante ayuda a retener por más tiempo lo aprendido, y un día antes de la prueba no necesitaran estudiar demasiado, puesto que todo lo aprendido ya lo tendrás grabado en la cabeza, solo hará falta una pequeña sesión de estudio. Por eso yo recomiendo que cuando lleguen a casa después de clases repasen al menos 15 minutos lo visto ese día, de esa forma retendrán más tiempo lo que están viendo.

14.  Consigue los correos de tus profesores:

En mi caso algunos de mis profesores nos mandan documentos PDF o PPT’s que utilizamos a lo largo de sus clases, con el fin de poder estudiar y reforzar lo que vimos, como también de complementar nuestros apuntes. Yo recomiendo que si están aún en la escuela se hagan un correo como curso, para así no tener problemas por ponerse en contacto con sus profesores fuera del establecimiento, pues hay algunas escuelas que son bastante estrictas en ese ámbito. Si estás en la universidad, no creo que haya problema por contactarlo mediante tu correo personal.

¡OJO! No siempre los profesores son tan buena onda, o tan agradables, como para darte sus correos, o ponen muchas excusas debido a que en algunas escuelas la ética profesor-estudiante es bastante estricta con el contacto fuera del establecimiento, por lo que normalmente son bastante reacios a darlos, sobre todo si el profesor es guapo, por lo que hay que demostrar que realmente estás interesado en el material de apoyo y no en acosarlo (a pesar de que realmente lo estés haciendo haha, la clave es demostrar lo contrario 😉).

15.  Apóyate en tus libros, textos:

Muchas veces en nuestras escuelas nos entregan libros de las asignaturas que nos corresponden ese año (sea que debamos comprarlas, o bien, son entregadas por la misma escuela), y ya sea que el profesor los utiliza poco o nada dentro de las clases, debemos tener en cuenta que el libro sí nos sirve y ayuda, o al menos la gran mayoría de ellos, pues es un material de apoyo que contiene descripciones, imágenes, vocabulario, y hasta solucionarios en algunos, los que nos ayuda a saber en qué nos equivocamos (por ejemplo, los libros de matemáticas, después de hacer ejercicios puedes corroborar tu respuesta con la del solucionario), todo esto puede servir a la hora de dar una prueba. Por eso es mejor siempre tener en cuenta que los textos que te dan en las escuelas sí sirven, independiente de si el profesor basa su clase en el o no, siempre habrá material que te ayudará a complementar lo que te ha enseñado el profesor en clase.

16.  Ten un lugar de estudio fijo:

Para poder estudiar bien y ser capaz de concentrarnos sin ningún impedimento, necesitamos un lugar cómodo y fijo. Este lugar tiene que estar limpio, ordenado y en lo posible amplio (escritorio alargado), para así poder tener todo a nuestro alcance y no desconcentrarnos a la hora de ir por algo que necesitemos o nos falte. Lo mejor es estudiar en un escritorio dentro de tu habitación, o bien, en el comedor de tu casa, pero queda totalmente prohibido el estudiar en la cama, pues al estar excesivamente cómodos nos entra la pereza y el sueño, interrumpiendo nuestra sesión de estudio, y prácticamente asegurándonos una larga siesta.

17.  Ten un horario de estudio fijo:

Personalmente yo soy de las personas que no son muy organizadas en lo que respecta a horarios o eventos. Simplemente los planes y yo no nos llevamos muy bien, pero no debo negar que por un tiempo lo intenté, siendo constante en mi momento de planear lo que debía hacer más adelante (bullet journal) y me resultó bastante beneficioso. Aparte de planear todo y organizar mis tiempos y cumplir con lo debía hacer, veía el progreso de mis estudios, pero como dije los planes y yo no nos llevamos del todo bien. Pero eso no evita que les recomiende organizar sus tiempos, planear lo que deben hacer, y entre ello definir una hora del día que sea dedicada únicamente a estudiar. Puede ser en la tarde después de clases, puede ser por la mañana antes de ir a clases, o puede ser en la noche antes de ir a la cama, no importa el momento, lo que importa es que esté definido y no se pueda mover, esto ayudará a disciplinar tu cerebro y a acostumbrarlo a que en ese período del día debe estar pendiente, atento y concentrado para absorber todo lo posible, claro sin olvidar pequeños descansos dentro de la sesión de estudio. Con el tiempo verás los resultados, dándote cuenta que sí absorberás mejor la información, que en ese período tu cerebro estará más atento a lo que lee o ejercita, de forma que podrás entender mucho mejor que antes.

+Bonus: Organiza tus tiempos.
Para esto lo mejor es hacer la técnica del bullet journal, también puedes acudir al planner, pero personalmente me gusta más el BJ, aunque como dije, no duré mucho debido a que soy malisima en planear constantemente, pero durante el tiempo que lo hice me funcionó perfecto, por eso recomiendo que aunque ustedes sean igual de malas en esto de planear, lo intenten. ¿Quién sabe? Quizás se vuelvan unos expertos en esto del bullet journal.

¡SALUDOS! 😄✌💕

{Fotos: Pinterest y Google]

Pulsión de Muerte

Dentro de la última teoría freudiana de las pulsiones, designan una categoría fundamental de pulsiones que se contraponen a las pulsiones de vida y que tienden a la reducción completa de las tensiones, es decir, a devolver al ser vivo al estado inorgánico.

Las pulsiones de muerte se dirigen primeramente hacia el interior y tienden a la autodestrucción; secundariamente se dirigirían hacia el exterior, manifestándose entonces en forma de pulsión agresiva o destructiva.

El concepto de pulsión de muerte, introducido por Freud en Más allá del principio de placer (Jenseits des Lustprinzips, 1920) y constantemente reafirmada por él hasta el fin de su obra, no ha logrado imponerse a los discípulos y a la posteridad de Freud a igual título que la mayoría de sus aportaciones conceptuales. Sigue siendo una de las nociones más controvertidas. Para captar su sentido, creemos que no basta remitirse a las tesis de Freud acerca de la misma, o encontrar en la clínica las manifestaciones que parecen más aptas para justificar esta hipótesis especulativa; sería necesario, además, relacionarla con la evolución del pensamiento freudiano y descubrir a qué necesidad estructural obedece su introducción dentro de una reforma más general («vuelta» de los años 20). Sólo una apreciación de este tipo permitiría encontrar, más allá de los enunciados explícitos de Freud e incluso de su sentimiento de innovación radical, la exigencia de la cual este concepto es testimonio, exigencia que, bajo otras formas, ya pudo ocupar un puesto en modelos anteriores. 

Resumamos primeramente las tesis de Freud referentes a la pulsión de muerte. Ésta representa la tendencia fundamental de todo ser vivo a volver al estado inorgánico. En este sentido, «Si admitimos que el ser vivo apareció después que lo no-vivo y a partir de esto, la pulsión de muerte concuerda con la fórmula […] según la cual una pulsión tiende al retorno a un estado anterior». Desde este punto de vista, «todo ser vivo muere necesariamente por causas internas». En los seres pluricelulares, « […] la libido sale al encuentro de la pulsión de muerte o de destrucción que domina en ellos y que tiende a desintegrar este organismo celular y a conducir cada organismo elemental (cada célula) al estado de estabilidad inorgánica […]. Su misión consiste en volver inofensiva esta pulsión destructora, y se libera de ella derivándola en gran parte hacia el exterior, dirigiéndola contra los objetos del mundo exterior, lo cual se hace pronto con la ayuda de un sistema orgánico particular, la musculatura. Esta pulsión se denomina entonces pulsión destructiva, pulsión de apoderamiento, voluntad de poder. Parte de esta pulsión se pone directamente al servicio de la función sexual, donde desempeña un papel importante. Se trata del sadismo propiamente dicho. Otra parte no sigue este desplazamiento hacia el exterior; persiste en el organismo, donde se halla ligado libidinalmente […]. En ella debemos reconocer el masoquismo primario, erógeno»

En el desarrollo libidinal del individuo, Freud describió el juego combinado de la pulsión de vida y la pulsión de muerte, tanto en su forma sádica como en su forma masoquista. 

Las pulsiones de muerte se incluyen en un nuevo dualismo, en el cual se contraponen a las pulsiones de vida (o Eros), que en lo sucesivo comprenderán el conjunto de las pulsiones anteriormente distinguidas por Freud. Así, pues, en la conceptualización freudiana, las pulsiones de muerte aparecen como un nuevo tipo de pulsiones, que no tenía un puesto en las clasificaciones anteriores (así, por ejemplo, el sadismo y el masoquismo se explicaban por una compleja interacción de pulsiones de tendencia totalmente positiva); pero al mismo tiempo Freud los considera como las pulsiones por excelencia, en la medida en que, en ellas, se realiza eminentemente el carácter repetitivo de la pulsión. 

¿Cuáles son los motivos más manifiestos que indujeron a Freud a establecer la existencia de una pulsión de muerte? 

1) La consideración, en muy diversos registros, de los fenómenos de repetición, que difícilmente pueden reducirse a la búsqueda de una satisfacción libidinal o a una simple tentativa de dominar las experiencias displacenteras; Freud ve en ello la marca de lo «demoníaco», de una fuerza irrepresible, independiente del principio de placer y capaz de oponerse a éste. Partiendo de este concepto, Freud va a parar a la idea de un carácter regresivo de la pulsión, idea que, seguida sistemáticamente, le conduce a ver en la pulsión de muerte la pulsión por excelencia.

2) La importancia adquirida, en la experiencia psicoanalítica, por las nociones de ambivalencia, agresividad, sadismo y masoquismo, tal como se desprende, por ejemplo, de la clínica de la neurosis obsesiva y de la melancolía. 

3) Desde un principio el odio se le apareció a Freud como imposible de deducir, desde el punto de vista metapsicológico, de las pulsiones sexuales. Jamás hará suya la tesis según la cual « […] todo lo que se encuentra en el amor de peligroso y hostil debería atribuirse más bien a una bipolaridad originaria de su propio ser». En Las pulsiones y sus destinos (Triebe und Triebschicksale, 1915), el sadismo y el odio son puestos en relación con las pulsiones del yo: « […] los verdaderos prototipos de la relación de odio no provienen de la vida sexual, sino de la lucha del yo por su conservación y afirmación»; Freud ve en el odio una relación con los objetos «más antigua que el amor». Cuando, como consecuencia de la introducción del concepto de narcisismo, tiende a borrar la distinción entre dos tipos de pulsiones (pulsiones sexuales y pulsiones del yo) convirtiéndolos en modalidades de la libido, cabe pensar que halló especial dificultad en hacer derivar el odio dentro del marco de un monismo pulsional. El problema de un masoquismo primario, que se había planteado desde 1915, era como el índice que señalaba el polo del nuevo gran dualismo pulsional que se acerbaba. 

La exigencia dualista es, como se sabe, fundamental en el pensamiento freudiano; se pone de manifiesto en numerosos aspectos estructurales de la teoría y se traduce, por ejemplo, en la noción de pares antitéticos. Es particularmente imperiosa cuando se trata de las pulsiones, por cuanto éstos proporcionan, en último término, las fuerzas que se enfrentan en el conflicto psíquico. 

¿Qué papel atribuye Freud a la noción de pulsión de muerte?

Ante todo debe notarse que, según subraya el propio Freud, tal noción se basa fundamentalmente en consideraciones especulativas y que, por así decirlo, se le fue imponiendo progresivamente: «Al principio presenté estas concepciones con la única intención de ver adonde conducían, pero, con los años, han adquirido tal poder sobre mí que ya no puedo pensar de otro modo». Al parecer fue sobre todo el valor teórico del concepto y su concordancia con una determinada concepción de la pulsión lo que hizo que Freud insistiera tanto en mantener la tesis de la pulsión de muerte, a pesar de las «resistencias» que encontró en los propios medios psicoanalíticos y la dificultad que plantea el intento de basarla en la experiencia concreta. En efecto, como subrayó Freud en repetidas ocasiones, los hechos muestran que, incluso en los casos en que la tendencia a la destrucción de otro o de uno mismo es más manifiesta, en que la furia destructiva es más ciega, puede existir siempre una satisfacción libidinal, satisfacción sexual dirigida hacia el objeto o gozo narcisista. «Lo que encontramos siempre no es, por así decirlo, mociones pulsionales puras, sino asociaciones de dos pulsiones en proporciones variables». En este sentido dice a veces Freud que la pulsión de muerte « […] se substrae a la percepción cuando no va teñido de erotismo».

Esto se traduce también en las dificultades que encuentra Freud para sacar partido del nuevo dualismo pulsional en la teoría de las neurosis o en los modelos del conflicto: «Siempre seguimos experimentando que las mociones pulsionales, cuando logramos reconstruir su curso, se nos aparecen como derivados del Eros. Si no fuera por las consideraciones propuestas en ´Más allá del principio del placer´ y finalmente por las contribuciones del sadismo al Eros, nos resultaría difícil mantener nuestra concepción dualista fundamental». En el artículo Inhibición, síntoma y angustia (Hemmung, Symptom und Angst, 1926), que reconsidera el conjunto del problema del conflicto neurótico y sus diversas modalidades, sorprende efectivamente ver el poco lugar que Freud concede a la oposición entre los dos grandes tipos de pulsiones, oposición a la que no atribuye papel dinámico alguno. Cuando Freud se plantea explícitamente el problema de la relación entre las instancias de la personalidad que acaba de diferenciar (ello, yo, superyó) y los dos tipos de pulsiones, se observa que el conflicto entre instancias no es superponible al dualismo pulsional; aunque Freud se esfuerza en determinar la parte correspondiente a las dos pulsiones en la constitución de cada instancia, en compensación, cuando se trata de describir las modalidades del conflicto, no se ve intervenir la supuesta oposición entre pulsiones de vida y pulsiones de muerte: «No se trata de limitar una u otra de las pulsiones fundamentales a una determinada provincia psíquica. Es necesario poderlas encontrar por todas partes». Con frecuencia el «hiatus» entre la nueva teoría de las pulsiones y la nueva tópica es todavía más sensible: el conflicto se convierte en un conflicto entre instancias, en que el ello termina por representar el conjunto de las exigencias pulsionales, en oposición al yo. En este sentido Freud pudo decir que, desde un punto de vista empírico, la distinción entre pulsiones del yo y pulsiones de objeto seguía conservando su valor; es solamente « […] la especulación teórica [la que] nos ha hecho admitir la existencia de dos pulsiones fundamentales [Eros y pulsión destructiva] que se ocultan tras las pulsiones manifiestas, pulsiones del yo y pulsiones de objeto». Como puede verse, aquí reasume Freud, incluso en el plano pulsional, un modelo de conflicto anterior a Más allá del principio del placer, suponiendo simplemente que cada una de las dos fuerzas presentes que vemos efectivamente enfrentarse («pulsiones del yo», «pulsiones de objeto») comprende ella misma una unión de pulsiones de vida y de muerte. 

Finalmente, sorprende ver la pequeñez de los cambios manifiestos que la nueva teoría de las pulsiones aporta, tanto en la descripción del conflicto defensivo como en la de la evolución de las fases pulsionales. 

Si Freud afirma y mantiene hasta el fin de su obra la noción de pulsión de muerte, no lo hace como una hipótesis impuesta por la teoría de las neurosis. Lo hace porque tal noción es, por una parte, el resultado de una exigencia especulativa que éste considera fundamental, y, por otra, le parece inevitablemente sugerida por la insistencia de hechos muy precisos, irreductibles, que adquieren a sus ojos una importancia creciente en la clínica y en la cura: «Si se abarca en conjunto el cuadro que forman las manifestaciones del masoquismo inmanente en tantas personas, la reacción terapéutica negativa y el sentimiento de culpabilidad de los neuróticos, resulta imposible adherirse a la creencia de que el funcionamiento psíquico viene dominado exclusivamente por la tendencia al placer. Estos fenómenos indican, de una forma que no puede ignorarse, la presencia en la vida psíquica de un poder que, según sus fines, denominamos pulsión agresiva o destructiva, y que hacemos derivar de la pulsión de muerte originaria de la materia animada»

La acción de la pulsión de muerte podría incluso entreverse en estado puro cuando tiende a desunirse de la pulsión de vida, por ejemplo, en el caso del melancólico, en el cual el superyó aparece como « […] una cultura de la pulsión de muerte»

El propio Freud indica que, dado que su hipótesis « […] descansa esencialmente sobre bases teóricas, es preciso admitir que no se halla tampoco al abrigo de objeciones teóricas». En efecto, numerosos analistas han trabajado en este sentido, sosteniendo, por una parte, que la noción de pulsión de muerte era inaceptable y, por otra, que los hechos clínicos invocados por Freud debían interpretarse sin recurrir a esta noción. En forma muy esquemática, estas críticas pueden clasificarse según distintos niveles: 

1) desde un punto de vista metapsicológico, se rehúsa considerar la reducción de tensiones como el patrimonio de un grupo determinado de pulsiones; 

2) tentativas de describir una génesis de la agresividad: ya sea haciendo de ésta un elemento correlativo, al comienzo, de toda pulsión, en la medida en que ésta se realiza en una actividad que el sujeto impone al objeto, ya sea considerándola como una reacción secundaria a la frustración proveniente del objeto;

3) reconocimiento de la importancia y de la autonomía de las pulsiones agresivas, pero sin que éstas puedan adscribirse a una tendencia autoagresiva; negación a hipostasiar, en todo ser vivo, del par antitético: pulsiones de vida —pulsión de autodestrucción. Puede muy bien afirmarse que existe desde un principio una ambivalencia pulsional, pero la oposición entre amor y odio, tal como se manifiesta desde los comienzos en la incorporación oral, sólo debería entenderse en la relación con un objeto exterior. 

Por el contrario, la escuela de Melanie Klein reafirma con toda su fuerza el dualismo de las pulsiones de muerte y pulsiones de vida, atribuyendo incluso un papel fundamental a las pulsiones de muerte desde los comienzos de la existencia humana, no sólo en la medida en que están orientadas hacia el objeto exterior, sino también en cuanto operan en el organismo y dan lugar a la angustia de ser desintegrado y aniquilado. Pero cabe preguntarse si el maniqueísmo kleiniano recoge todas las significaciones que Freud había atribuido a su dualismo. En efecto, los dos tipos de pulsión invocados por Melanie Klein se contraponen ciertamente por su fin, pero no existe entre ellos una diferencia fundamental en cuanto a su principio de funcionamiento. 

Las dificultades que ha encontrado la posteridad freudiana en integrar la noción de pulsión de muerte inducen a preguntarse qué es lo que considera Freud, con el nombre de Trieb, en su última teoría. En efecto, produce cierto embarazo designar con la misma palabra pulsión lo que Freud, por ejemplo, describió y mostró en su acción al detallar el funcionamiento de la sexualidad humana (Tres ensayos sobre la teoría sexual [Drei Abhandlungen zur Sexualtheorie, 1905]) y estos «seres míticos» que él ve enfrentarse, no tanto a nivel del conflicto clínicamente observable como en una lucha que va más allá del individuo humano, puesto que se encuentra en forma velada en todos los seres vivos, incluso los más primitivos: «[…] las fuerzas pulsionales que tienden a conducir la vida hacia la muerte podrían muy bien actuar en ellos desde el principio; pero sería muy difícil efectuar la prueba directa de su presencia, ya que sus efectos están enmascarados por las fuerzas que conservan la vida».

La oposición entre las dos pulsiones fundamentales guardaría relación con los grandes procesos vitales de asimilación y desasimilación; en último extremo, desembocaría incluso « […] en el par antitético que impera en el reino inorgánico: atracción y repulsión». Este aspecto fundamental o incluso universal de la pulsión de muerte fue también subrayado por Freud de muchas formas. Se pone de manifiesto especialmente en la referencia a concepciones filosóficas como las de Empédocles y Schopenhauer. 

Algunos traductores franceses de Freud se han dado perfecta cuenta de que la última teoría de las «pulsiones» se situaba en un plano distinto al de sus teorías anteriores, como indica el hecho de que prefieren hablar de «instinto de vida» y de «instinto de muerte», mientras que, en los restantes textos, traducen el Trieb freudiano por «pulsión». Pero esta terminología es criticable, ya que la palabra instinto se halla más bien reservada por el uso (y esto en el propio Freud) para designar comportamientos preformados y fijos, susceptibles de ser observados, analizados, y específicos del orden vital.

De hecho, lo que Freud intenta explícitamente designar con el término «pulsión de muerte» es lo que hay de más fundamental en la noción de pulsión, el retorno a un estado anterior y, en último término, el retorno al reposo absoluto de lo inorgánico. Lo que así designa, más que un tipo particular de pulsión, es lo que se hallaría en el principio de toda pulsión. 

A este respecto, resulta instructivo observar las dificultades que experimenta Freud para situar la pulsión de muerte en relación con los «principios de funcionamiento psíquico» que había establecido mucho tiempo antes, y sobre todo en relación con el principio de placer. Así, en Más allá del principio del placer, como indica el mismo título de la obra, se postula la existencia de la pulsión de muerte a partir de hechos que parecen contradecir dicho principio, pero al mismo tiempo Freud termina afirmando que «el principio de placer parece, de hecho, hallarse al servicio de las pulsiones de muerte». 

Por lo demás, se dio cuenta de esta contradicción, lo que le condujo a continuación a distinguir del principio de placer y el principio de nirvana; este último, como principio económico de la reducción de las tensiones a cero, « […] se hallaría enteramente al servicio de las pulsiones de muerte». En cuanto al principio de placer, cuya definición se vuelve entonces más cualitativa que económica, «representa la exigencia de la libido». 

Cabe preguntarse si la introducción del principio de nirvana, «expresando la tendencia de la pulsión de muerte», constituye una innovación radical. Fácilmente puede mostrarse cómo las formulaciones del principio de placer dadas por Freud a todo lo largo de su obra confundían dos tendencias: una tendencia a la descarga completa de la excitación y una tendencia al mantenimiento de un nivel constante (homeostasis). 

Por lo demás, se observará que en la primera etapa de su construcción metapsicológica (Proyecto de psicología científica [Entwurf einer Psy-chologie, 1895]) Freud había diferenciado estas dos tendencias hablando de un principio de inercia y mostrando cómo éste se convertía en una tendencia «a mantener constante el nivel de tensión». 

Por lo demás, estas dos tendencias han continuado distinguiéndose, en la medida en que corresponden a dos tipos de energía, libre y ligada, y a dos modos de funcionamiento psíquico (proceso primario y proceso secundario). Desde esta perspectiva, la tesis de la pulsión de muerte puede verse como una reafirmación de lo que Freud consideró siempre como la esencia misma del inconsciente en lo que éste ofrece de indestructible y de arreal. Esta reafirmación de lo que hay de más radical en el deseo inconsciente es correlativa con una mutación en la función última que Freud asigna a la sexualidad. En efecto, ésta, con el nombre de Eros, ya no se define como una fuerza disruptora y eminentemente perturbadora, sino como principio de cohesión: «El fin de [el Eros] consiste en crear unidades cada vez mayores y mantenerlas: es la ligazón; el fin de [la pulsión destructiva] es, por el contrario, disolver los conjuntos y, de este modo, destruir las cosas»

Con todo, aun cuando en la noción de pulsión de muerte se pueda descubrir un nuevo avatar de una exigencia fundamental y constante del pensamiento freudiano, no puede dejarse de subrayar que aporta una nueva concepción: hace de la tendencia a la destrucción, como aparece, por ejemplo, en el sadomasoquismo, un dato irreductible, es la expresión privilegiada del principio más radical del funcionamiento psíquico, y por último liga indisolublemente, en la medida en que es «lo que hay de más pulsional», todo deseo, agresivo o sexual, al deseo de muerte.


La importancia de los apuntes.

Tomar apuntes consiste en extraer la información más relevante de lo que se lee o de las explicaciones del profesor, utilizando diferentes métodos (ya sean notas, mapas conceptuales, dibujos, etc)

Los apuntes te ayudarán a comprender lo que estás leyendo o escuchando y a recordarlo mejor.

¿por qué tomar apuntes? 

muchos de los estudiantes que toman apuntes mientras leen, estudian o escuchan en clase las explicaciones del profesor obtienen meores resultados, tomar apuntes nos ayuda a: 

  • estar más activos, atentos y concentrados.
  • recordar mejor
  • mantener un registro de aquello que es más importante
  • planificar futuros trabajos o preparar los exámenes
  • comprender lo que hemos de aprender

¿cómo tomar apuntes?

  • utiliza frases breves y concisas
  • utiliza tu propio vocabulario, sin embargo, si hay definiciones escríbelas textualmente. Siempre comprueba que hayas escrito bien los nombres y las fechas.
  • procura que cuando escribas, la letra sea clara, así te será más fácil entender lo que has copiado
  • utiliza apartados y sub-apartados que te ayuden a separar los contenidos
  • si lo tuyo es la memoria visual, utiliza colores que te ayuden a diferenciar unas cosas de otras! 
  • si copias algo que no tiene sentido para ti, acláralo antes de seguir. Si no lo tienes claro en ese momento, difícilmente tendrá sentido más tarde.
  • aplica signos que te ayuden a realzar lo importante de lo secundario, y códigos y abreviaciones que aceleren el proceso de tomar apuntes.

¿cómo organizar los apuntes que tomas durante clase?

la organización y almacenamiento de los apuntes es muy importante si no quieres que se conviertan en material inútil.

  • separa los apuntes por áreas (matemáticas a un lado, biología a otro, y así) ya sea que uses carpetas, folder, cuadernos, lo importante es que no se mezclen.
  • a veces numerar las hojas facilita el orden a la hora de estudiar

¡Feliz estudio!

Recuerden: Si hay un tema que quieran abordar, ¡dejen sus ask o envíenme un mensaje! mi askbox siempre está abierto.

Estudiar medicina no es difícil.

Ya me ha tocado escuchar a chicos de la facultad quejarse de lo “pesado” que es la carrera, por lo general son los de nuevo ingreso, aunque también me ha tocado la pregunta del millón: ¿Y está muy difícil la carrera?.

Lo cierto es que no. Medicina no es difícil, todo es cuestión de prioridades y organización. En estos últimos dos años he aprendido algunas cosas que hoy les comparto..

Keep reading

Pruebas de que Uruguay es otro mundo

1. La pizza es cuadrada. ¿???

2. El vino se sirve hasta el borde de la copa. (Esto lo apoyo incondicionalmente y ya lo extraño con lágrimas en mis ojos).

3. Los uruguayos hablan como si fuera Opposite Day. Si dices “gracias”, te contestan “por favor”, ir “pronto” a una cita significa que uno va tarde y/o con prisa, algo “bárbaro” es algo bueno pero no tan relevante, y si preguntas si el baño está ocupado te contestan “sí” y significa que NO. Todo es confuso.

Originally posted by stripedsweater

4. Toman mate todo el tiempo y en todas partes. Incluso los argentinos admiten que es otro nivel más insano de consumo. ¿Conocen el libro de “Green Eggs and Ham”? Pues como dice ahí, los uruguayos toman mate in a boat, with a goat, in the rain, in the dark, on a train, in a car, in a tree, in a box, with a fox, in a house, with a mouse, here and there, THEY DRINK MATE ANYWHERE.

5. Las divisiones conceptuales entre un bar, un café, una pizzería y un restaurante son difusas. Los tres sirven café, postres, bebidas alcohólicas, pizza y cortes de carne, pero (según logré notar) sólo el bar se queda abierto hasta altas horas de la noche, sólo el café sirve desayunos y es más fácil encontrar un menú ejecutivo a la hora de la comida en un restaurante, aunque hay bares y cafés que los tienen. Aparte es posible que el café sea más juvenil que el restaurante y el bar, y hay lugares llamados “bar café” y “restobar” que no tengo idea de si son diferentes. 

Originally posted by spinmidnight

Conceptos fundamentales del Psicoanálisis: El concepto de Sublimación


Para una mejor comprensión de esta definición, se recomienda la lectura previa de los conceptos de falo, castración y narcisismo desde Freud y Lacan, que se encuentran en los siguientes links:

Falo: http://belle-indifference.tumblr.com/post/149723251815/conceptos-fundamentales-del-psicoan%C3%A1lisis-el

Castración: http://belle-indifference.tumblr.com/post/148714174460/conceptos-fundamentales-del-psicoan%C3%A1lisis-el

Narcisismo desde Freud: http://belle-indifference.tumblr.com/post/152876848570/conceptos-fundamentales-del-psicoan%C3%A1lisis-el

Narcisismo desde Lacan: http://belle-indifference.tumblr.com/post/161036869265/conceptos-fundamentales-del-psicoan%C3%A1lisis-el



El concepto de sublimación

A menudo los psicoanalistas consideraron la sublimación como una noción alejada de su práctica clínica, mal articulada en el seno de la teoría y dotada de un sentido cuya connotación era demasiado general, estética, moral o intelectual. En efecto, la utilización abusiva del término sublimación en el ámbito siempre ambiguo del psicoanálisis aplicado, sumada al hecho de que Freud nunca terminó de elucidar verdaderamente dicho concepto, explican que éste haya sido relegado por diversos autores al rango de una entidad teórica secundaria. Nuestra posición es diferente. Creemos, por el contrario, que el concepto de sublimación, si bien está en el límite del psicoanálisis, constituye sin embargo un concepto crucial y que sigue siendo una herramienta teórica fundamental para guiar al psicoanálisis en la dirección de la cura. Crucial, porque está situado en el cruce de distintas elaboraciones conceptuales tales como la teoría metapsicológica de la pulsión, la teoría dinámica de los mecanismos de defensa del yo y, en especial, la teoría lacaniana de la Cosa. Pero es también una herramienta clínica fundamental ya que aun cuando este concepto no es reconocible de inmediato en un análisis, su lugar en la escucha del clínico es importante para reconocer y puntuar determinadas variaciones del movimiento de la cura.

Ahora bien, más allá de esta doble importancia conceptual y técnica, la noción de sublimación es necesaria para la coherencia de la teoría freudiana, necesariedad que puede expresarse en la siguiente pregunta: ¿cuál es la razón de existir del concepto de sublimación? ¿Cuál es su encrucijada teórica? ¿Qué problema en particular viene a solucionar? Respondemos que la sublimación es la única noción psicoanalítica susceptible de explicar el que obras creadas por el hombre — realizaciones artísticas, científicas e incluso deportivas— alejadas de toda referencia a la vida sexual, sean producidas, no obstante, gracias a una fuerza sexual tomada de una fuente sexual. Por lo tanto, las raíces y la savia del proceso de sublimación son pulsionalmente sexuales (pregenitales: orales, anales, fálicas) mientras que el producto de dicho proceso es una realización no sexual conforme a los ideales más acabados de una época dada. En consecuencia, ya desde ahora podemos afirmar que el concepto de sublimación responde fundamentalmente a la necesidad de la teoría psicoanalítica de dar cuenta del origen sexual del impulso creador del hombre.

Acabamos de plantear la sublimación como el medio de transformar y de elevar la energía de las fuerzas sexuales, convirtiéndolas en una fuerza positiva y creadora. Pero también debemos concebirla a la inversa, como el medio de atemperar y de atenuar la excesiva intensidad de esas fuerzas. Es en este sentido que Freud, desde los inicios de su obra, considera la sublimación como una de las defensas del yo contra la irrupción violenta de lo sexual o, como lo escribiría veinte años más tarde, como uno de los modos de defensa que se oponen a la descarga directa y total de la pulsión. Por lo tanto el concepto de sublimación puede ser considerado según dos puntos de vista complementarios que aúnan los diferentes enfoques freudianos: la sublimación es, o bien la expresión positiva más elaborada y socializada de la pulsión, o bien un medio de defensa susceptible de atemperar los excesos y los desbordamientos de la vida pulsional.

Abordaremos los siguientes temas considerando estos dos puntos de vista de manera concomitante:

—La sublimación como contrapartida del resurgimiento de un recuerdo sexual intolerable.

—La sublimación como contrapartida del estado pasional en la relación analítica.

—La sublimación como contrapartida de la fuerza desmesurada de la moción pulsional. Definición de una pulsión sublimada.

—La sublimación como la capacidad plástica de la pulsión.

—Un ejemplo de sublimación: la curiosidad sexual sublimada en deseo de saber.

—Las dos condiciones del proceso de sublimación: el yo y el ideal del yo del creador.

—Presentaremos el enfoque lacaniano del concepto de sublimación mediante el comentario de la fórmula: “la sublimación eleva el objeto a la dignidad de la Cosa.”

—En conclusión, resumiremos los rasgos principales de una pulsión sublimada, así como los rasgos específicos de una obra creada por sublimación.


La sublimación es una defensa contra el recuerdo sexual intolerable

En 1897, en las cartas a Fliess, Freud se pregunta por la estructura de la histeria y descubre que la causa de esta patología es la voluntad inconsciente del enfermo de olvidar una escena de seducción paterna de carácter sexual. La histérica, para evitar la rememoración brutal de la escena sexual, inventa fantasmas construidos sobre el terreno del recuerdo que quiere apartar. Así, la enferma consigue atemperar la tensión de dicho recuerdo, es decir, sublimarlo. Por consiguiente, estos fantasmas intermediarios tienen por cometido depurar, sublimar y presentar al yo una versión más aceptable del acontecimiento sexual reprimido. Que quede claro: lo que se sublima es el recuerdo sexual; en cuanto al fantasma, es a un tiempo el medio que posibilita esta sublimación, y el producto final de la sublimación.

Freud da el ejemplo de una joven histérica inconscientemente culpable por sus deseos incestuosos hacia el padre. La paciente está en conflicto con un recuerdo inconsciente que quiere olvidar, con el cual está identificada a mujeres sexualmente deseantes, con más exactitud, domésticas de baja moralidad de quienes la paciente sospechaba habían mantenido un comercio sexual ilícito con su padre. La joven, a fin de impedir el retorno de este recuerdo intolerable por incestuoso, construyó un argumento fantasmático diferente al argumento del recuerdo, en el cual es ella misma la que se siente despreciada y teme ser tomada por prostituta. En el recuerdo, ella se identifica con las domésticas que supuestamente desean al padre, mientras que en el fantasma, por la intermediación de una transmutación que Freud denomina sublimación, se identifica con estas mismas mujeres, pero esta vez en tanto mujeres corruptas, acusadas de prostitución. Gracias a la sublimación, considerada aquí como una mutación en el sentido de la moralidad, el fantasma ha vuelto moralmente aceptable un recuerdo incestuoso e inmoral. El sentimiento inconsciente de ser culpable de desear al padre fue reemplazado, gracias a la sublimación, por un sentimiento conciente de ser víctima del deseo de los otros. Cabe observar que este cambio sólo fue posible al precio de la aparición de síntomas neuróticos tales como la angustia experimentada por la joven histérica al salir sola por la calle, por miedo a ser tomada por una prostituta.

Arribamos, entonces, a una primera conclusión al conferir a la sublimación una función de defensa que atenúa o transforma el carácter insoportable de los recuerdos sexuales que el sujeto quiere ignorar. La sublimación operó el desplazamiento de una representación psíquica inconsciente ligada al deseo incestuoso, hacia otra representación psíquica aceptable para la conciencia, aunque portadora de síntomas y generadora de sufrimiento.


La sublimación es una defensa contra los excesos de la transferencia amorosa en la cura

Pero Freud también sitúa la función defensiva de la sublimación en el interior mismo de la cura analítica. Esta vez, la amenaza de la emergencia de lo sexual surge de modo singular en el marco de la relación transferencial y puede manifestarse, por ejemplo, bajo la forma de una exigencia amorosa dirigida por la paciente a su analista.

“La transferencia puede manifestarse como una apasionada exigencia amorosa o en formas más mitigadas. (…) En este último caso algunas mujeres llegan incluso a sublimar la transferencia y modelarla hasta hacerla en cierto modo viable” y posibilitar así la prosecución de la cura. Entonces, saber sublimar la transferencia quiere decir que el vínculo amoroso de carácter pasional puede, e incluso debe, ir cediendo el lugar —mediante una progresiva deserotización— a una relación analítica viable. Después de un primer momento de investimiento libidinal de un objeto erógeno, en este caso el psicoanalista, el proceso de sublimación se desarrolla tan lentamente como por ejemplo el trabajo de duelo, o incluso como ese otro trabajo que implica para el analizante integrar en sí la interpretación enunciada por el analista (trabajo denominado de elaboración). La sublimación consecutiva a la pasión en la transferencia, el duelo consecutivo a la pérdida, y la elaboración consecutiva a la interpretación, todos ellos requieren mucho tiempo, el tiempo indispensable para permitir que las múltiples representaciones del pensamiento inconsciente se encadenen.

Pero a la exigencia de tiempo se le agrega además el peso del dolor inherente al ejercicio inconsciente del pensamiento. Ya que pensar, es decir el desplazamiento incesante de una representación sexual a otra no sexual, es penoso; para el analizante sublimar es una actividad dolorosa. Freud, en su correspondencia con el pastor Pfister, no duda en reconocer que las vías de la sublimación son demasiado trabajosas para la mayoría de los pacientes. Se ven constreñidos a someterse a las exigencias del trabajo analítico que implica un tiempo de dominio de las pulsiones —y por lo tanto una parte de sublimación—, y a renunciar entonces a su inclinación a ceder de inmediato al placer de una satisfacción sexual directa.


La sublimación es una defensa contra la satisfacción directa de la pulsión. Definición de una pulsión sublimada

Abordemos ahora la sublimación en su relación con lo sexual, estudiado ahora ya no como un recuerdo insoportable, ni como un estado pasional de la transferencia, sino como siendo una moción pulsional que tiende a satisfacerse de modo inmediato. Tengamos presente que la pulsión jamás logra tomar la vía de la descarga directa y total, porque el yo, por temor a ser desbordado, le opone una acción defensiva. Precisamente, la sublimación es considerada por Freud como uno de los cuatro modos de defensa empleados por el yo contra los excesos de la pulsión. Estos modos de defensa son denominados más frecuentemente los destinos de la pulsión, ya que el resultado final de una pulsión va a depender de la barrera que encuentre en su camino.

En primer lugar, el flujo pulsional puede estar sujeto al destino de la represión, o de una tentativa de represión seguida de un fracaso que, entonces, dará lugar al síntoma neurótico. Este mismo flujo también puede encontrar —segundo destino — otra forma de oposición: el yo retira el flujo pulsional del objeto sexual exterior sobre el cual había recaído y lo vuelve sobre sí mismo. La formación psíquica característica de este segundo destino en el cual la pulsión vuelve sobre el propio yo es el fantasma. Así, en un fantasma el investimiento que cargaba el objeto sexual es reemplazado por una identificación del yo con ese mismo objeto. El tercer avatar del flujo pulsional consiste en una pura y simple inhibición. La pulsión inhibida se transforma entonces en afecto tierno. Y finalmente —cuarto destino, el que en realidad nos interesa—, la moción pulsional es desviada y toma la vía de la sublimación. En este caso, diremos que una pulsión es sublimada cuando su fuerza es desviada de su primera finalidad de obtener una satisfacción sexual para ponerse al servicio, entonces, de una finalidad social, ya sea artística, intelectual o moral. Ahora bien, el cambio del fin sexual de la pulsión en beneficio de otro fin no sexual sólo será posible con la condición de que se cambie primero el medio empleado para la obtención del nuevo fin. Para que la pulsión sea sublimada, es decir, para que obtenga una satisfacción no sexual, será preciso que se sirva también de un objeto no sexual. Por lo tanto, la sublimación consiste en reemplazar el objeto y el fin sexuales de la pulsión por un objeto y un fin no sexuales.

Ahora bien, a pesar de ser fundamental para el proceso de sublimación, esta doble sustitución de objeto y de fin no basta para definirlo. Falta aún precisar que una pulsión sublimada depende también de dos propiedades comunes a toda pulsión. Por una parte, la pulsión sublimada, como toda pulsión, preserva la cualidad sexual de su energía (trátese de una pulsión sublimada o no sublimada, la libido es siempre sexual); y por otra, la pulsión sublimada, como toda pulsión, se mantiene constantemente activa (esté o no sublimada la fuerza de su actividad permanece constante, es decir, siempre en busca de una plena satisfacción que, en definitiva, jamás alcanza). Lo que queremos decir es que la fuerza pulsional sublimada sigue siendo siempre sexual porque la fuerza de donde proviene es sexual; y permanece siempre activa porque — puesto que su fin jamás es alcanzado plenamente— su empuje insiste y persiste. Sabemos que el fin de una pulsión es el alivio procurado por la descarga de su tensión; pero también sabemos que como esta descarga jamás es completa, la satisfacción es irremediablemente parcial.

En consecuencia, ya sea la satisfacción sexual (pulsión reprimida) o no sexual (pulsión sublimada) sólo puede ser una satisfacción parcial o, si se quiere, insatisfacción. Trátese del síntoma producto de la represión, del fantasma producto de la vuelta de la pulsión sobre el yo, de la ternura producto de la inhibición, o aun de la obra artística producto de la sublimación, reconoceremos allí las expresiones diversas de una misma insatisfacción, es decir, de una misma satisfacción parcial. A los ojos de Freud los seres humanos son seres deseantes cuya única realidad es la insatisfacción.

¿Qué es lo que caracteriza, en suma, a la sublimación? Por la vía de la búsqueda vana de una satisfacción imposible, es decir de una descarga total, la sublimación es una satisfacción parcial obtenida gracias a objetos distintos de los objetos sexuales eróticos. Por lo tanto podemos formular la siguiente conclusión:

Una pulsión sublimada será llamada sexual si pensamos en su origen y en la naturaleza de su energía libidinal, y será llamada no sexual si pensamos en el tipo de satisfacción obtenida y en el objeto que la procura.


La sublimación designa la capacidad plástica de la pulsión

Pero, si queremos ser rigurosos, debemos matizar esta última conclusión; debemos distinguir con claridad la pulsión sublimada de la operación de sublimación que la hizo posible. La sublimación no es tanto una satisfacción cuanto la aptitud de la pulsión para encontrar nuevas satisfacciones no sexuales. Sublimación quiere decir sobre todo plasticidad, maleabilidad de la fuerza pulsional. Freud lo escribe con mucha precisión: la sublimación es la “posibilidad de cambiar el fin sexual (…) por otro, ya no sexual, es decir, la capacidad de cambiar una satisfacción sexual por otra, desexualizada. El destino de la pulsión que denominamos sublimación es, hablando con propiedad, la operación misma de cambio, el hecho mismo de la sustitución. Por lo tanto, la sublimación es, ante lodo, el pasaje de una satisfacción a otra, más bien que un modo particular de satisfacción.


Un ejemplo de sublimación: la curiosidad sexual sublimada

El caso de la curiosidad sexual infantil como expresión directa de la pulsión voyeurista, y su transformación ulterior en sed de saber, ilustra bien esta sustitución de una finalidad sexual por otra desexualizada. El primer fin de la curiosidad sexual es, por ejemplo, obtener placer en descubrir las partes ocultas del cuerpo de la mujer, y completar así la imagen incompleta de un cuerpo parcialmente velado. Ahora bien, la exploración sexual del cuerpo femenino por el niño puede transformarse más tarde en el adulto, gracias a la sublimación, en deseo de un saber más global. Podemos decir con Freud que la pulsión de ver está sublimada "cuando es posible arrancar su interés curiosidad de los genitales y dirigirlo a la forma física y total”. Como ya lo habíamos dicho, en la sublimación el cambio de fin sólo puede operarse si hay cambio de objeto: el cuerpo en su totalidad sustituye la región local de los órganos genitales; el todo toma el lugar de la parte. Por cierto, en la pulsión voyeurista sublimada, tanto el fin como el objeto cambian de naturaleza: el fin primeramente sexual (obtener el placer visual de descubrir y explorar el cuerpo sexual femenino) se transforma en fin no sexual (por ejemplo, obtener el placer de conocer la anatomía del cuerpo), y el objeto sexual y local (órganos genitales) se transforma en no sexual y global (el cuerpo como objeto de estudio). Así, la sublimación de la pulsión voyeurista consiste en el pasaje de una satisfacción erótica y parcial, ligada a un objeto erótico local (los órganos genitales femeninos), a otra satisfacción no sexual pero igualmente parcial, ligada a un objeto más global y desexualizado (el cuerpo entero como objeto de conocimiento científico). La imagen local, que velaba el lugar sexual erotizado y atraía la curiosidad infantil, se transforma de modo progresivo por la mediación de la sublimación, en una imagen global del cuerpo que despierta el deseo de saber propio del creador. Es ésta otra sed, la de conocer y de producir, la que empuja al artista a engendrar su obra.

Para ilustrar mejor el proceso de la sublimación vamos a apoyarnos en una célebre observación clínica de Freud, en la cual tanto la curiosidad sexual infantil como otras formaciones pulsionales están sublimadas. Se trata del caso de un niño de cinco años, “Juanito”, presa del miedo a ser mordido por caballos en la calle. Este miedo fóbico infantil de estar expuesto en la calle al peligro de los animales proviene de la transformación en angustia de la energía libidinal de las pulsiones; el empuje sexual de las pulsiones inconscientes se transforma en el niño en angustia fóbica conciente. En efecto, la energía libidinal propia de las pulsiones que anidan en Juanito (pulsiones sádicas hacia la madre, tendencias hostiles y homosexuales respecto del padre, pulsiones voyeuristas-exhibicionistas, pulsiones fálicas que originan la masturbación), seguirá dos destinos. Una parte de la libido será transformada en angustia luego de haber sido sometida a un intento fallido de represión. Mientras que otra parte de la energía libidinal, la que escapó al intento de represión, será sublimada bajo la forma de un muy vivo interés del niño por un objeto no sexual y global: la música. Este nuevo investimiento libidinal que carga los sonidos y la armonía musical inicia un largo proceso de sublimación que se continuará hasta la edad adulta cuando Juanito llegue a ser un excelente músico.


Las dos condiciones del proceso de sublimación

1. La sublimación requiere de la intervención del yo narcisista para producirse. Hemos empleado la expresión “satisfacción desexualizada”. Pero ¿qué se entiende por desexualización? El término es ambiguo ya que podría dejar pensar que ya no hay libido sexual en la pulsión. Ahora bien, hemos afirmado justamente lo contrario. Insistamos una vez más en el hecho de que la libido sublimada jamás pierde su origen sexual. De lo que se trata en la sublimación no es de “desexualizar globalmente” la pulsión, sino tan sólo de desexualizar su objeto. Desexualizar equivale a sustraer el investimiento libidinal que carga un objeto considerado erótico, para referirlo a otro objeto no sexual y así obtener una satisfacción igualmente, no sexual. Pero el éxito de este cambio desexualizante depende de una operación intermedia decisiva para toda sublimación: primero el yo retira la libido del objeto sexual, luego la vuelve sobre sí mismo y, finalmente asigna a esta libido un nuevo fin no sexual. Como podemos observar, el fin inicial de la pulsión de obtener una satisfacción sexual directa se sustituye ahora por una satisfacción sublimada, por ejemplo artística, gracias al placer intermediario de gratificación narcisista del artista. Es este narcisismo del artista el que condiciona y sostiene la actividad creadora de su pulsión sublimada.

En este punto debemos hacer una precisión. No toda desexualización es por ello una sublimación, pero en cambio, toda sublimación es, necesariamente, una desexualización. Dicho de otra manera, hay desexualizaciones que no tienen relación alguna con la sublimación, como por ejemplo la actividad del trabajo cotidiano o las actividades del ocio. Pero ¿qué es lo que especifica entonces al proceso de sublimación? Para responderlo, hemos de situar primero la segunda condición necesaria para este proceso.

2. El ideal del yo inicia y orienta la sublimación. El proceso de sublimación, es decir, el pasaje de una satisfacción erotizada e infantil a otra no erotizada e intelectual, no podría desarrollarse sin el sostén imprescindible de los ideales simbólicos y de los valores sociales de la época. Ahora bien, que las obras creadas por sublimación adquieran un valor social no significa que respondan a una utilidad social determinada. En general, los productos artísticos, intelectuales o morales no están sometidos a ninguna exigencia práctica en particular. La prueba más tangible de esto es la precocidad de los procesos de sublimación en los niños, tal como lo vimos en el caso de Juanito, o también en la renovada puesta en juego de las pulsiones sublimadas en el marco de la cura analítica durante el trabajo del analizante. Se trate de un pintor, de un músico, de un niño o de un analizante, todos ellos están entregados a una tarea cuyo resultado no puede ser medido por medio de criterios de eficacia, de utilidad o de ganancia. Cuando afirmamos que los objetos que procuran la satisfacción sublimada son objetos desexualizados y sociales, nos referimos principalmente al hecho de que responden a ideales sociales que exaltan la creación de nuevas formas significantes. Estos ideales sociales, interiorizados e inscritos en el yo del creador, son parte integrante de esa formación psíquica fundamental que Freud denomina ideal del yo. Las relaciones de esta formación de ideal con la sublimación no siempre fueron claramente elucidadas por Freud. No obstante, podemos afirmar que el ideal del yo cumple dos funciones respecto del proceso de sublimación.

En primer lugar, tal como acabamos de señalarlo, el ideal juega el rol de desencadenante del proceso, con la particularidad de que, una vez iniciado el movimiento de sublimación, el impulso creador de la obra se separa del ideal del yo que lo había suscitado al comienzo. En el caso de Juanito, es sin duda la música —ideal anhelado por el padre— la que toma la forma del ideal del yo incitando al niño a gozar del placer de los sonidos y las melodías, y a compensar de esta manera el sufrimiento neurótico de su fobia. Una vez experimentado el primer goce auditivo, el impulso pulsional de la sublimación se transformará en puro gusto por los sonidos, fusión íntima, físicamente sensual, con la materialidad del espacio sonoro; de allí en más, toda referencia ideal, toda norma o valor abstracto se reduce y se funde en el seno de este contacto siempre sensual y apasionado que mantiene el artista con los materiales de su creación.

A esta primera función de incentivo simbólico se le suma una segunda según la cual el ideal indica la dirección del movimiento iniciado. Precisamente, esta segunda función referencial del ideal del yo permite aclarar una formulación freudiana retomada frecuentemente pero rara vez explicitada. Cuando Freud afirma que la sublimación representa la satisfacción de la pulsión sin la represión, esto no significa en modo alguno que la fuerza pulsional sea descargada, plena y libre de toda constricción. Por cierto, la expresión “sin represión” quiere decir ausencia de una censura que impida el paso del empuje de la pulsión, pero no por ello implica la idea de una fuerza pulsional errática y disminuida. La sublimación de la pulsión no es por cierto la represión, pero es no obstante una constricción impuesta a la actividad pulsional bajo la forma de una desviación del curso de su flujo hacia una satisfacción distinta de la satisfacción sexual. Ahora bien, el elemento que impone este desvío no es la censura que reprime, sino justamente el ideal del yo que exalta, guía y enmarca la capacidad plástica de la pulsión.


Enfoque lacaniano del concepto de sublimación: “la sublimación eleva el objeto a la dignidad de la cosa"

La teoría lacaniana de la sublimación descansa íntegramente en una proposición princeps formulada por Lacan en su seminario sobre La ética del psicoanálisis: “La sublimación eleva un objeto (narcisista e imaginario) a la dignidad de la Cosa.” Nos limitaremos aquí a explicar el sentido general de esta fórmula partiendo del efecto provocado por la obra —producto de la sublimación— en aquel que la mira. Ya habíamos subrayado una primera característica de las obras creadas por sublimación: son en principio objetos desprovistos de toda finalidad práctica y que responden a ideales sociales elevados, internalizados subjetivamente bajo la forma del ideal del yo del creador. Pero la especificidad de las producciones intelectuales, científicas y artísticas elaboradas con la fuerza sexual de una pulsión sublimada reside principalmente en su cualidad de objetos imaginarios. Estas obras, y en especial la obra de arte, prototipo de creación producida por sublimación, no son cosas materiales sino más bien formas e imágenes nuevamente creadas, dotadas de una singular eficacia. Se trata de imágenes y de formas significantes trazadas a la manera de la imagen inconsciente de nuestro cuerpo, más exactamente, de nuestro yo inconsciente narcisista. Ahora bien, estas obras imaginarias de la sublimación son capaces de producir dos efectos fundamentales en el espectador: lo deslumbran por su fascinación, y suscitan en él el mismo estado de pasión y de deseo suspendido que había llevado al artista a engendrar su obra.

¿Qué deducir de esto sino que una representación de nuestro yo narcisista, proyectada afuera en la existencia objetiva de una obra, ha sido capaz de reenviar al espectador a su propio deseo de crear? Una imagen modelada por el yo ha provocado en el espectador un similar movimiento pulsional hacia la sublimación, es decir, hacia una satisfacción no sexual, global, cercana a un vacío infinito, de un goce sin límites. Elevar el objeto narcisista a la dignidad de la Cosa quiere decir, entonces, que la impronta del yo del creador, objetivada en obra de arte, ha abierto en el otro la dimensión intolerable de un deseo de deseo, de un deseo en suspenso sin ningún objeto asignado. El objeto imaginario y narcisista —verdadera condensación de estos tres componentes que son la fuerza pulsional, el narcisismo del creador y la forma acabada de la obra— se disuelve y se disipa ahora en el vacío de la emoción intensa y poderosa que suscita en el admirador fascinado.


Resumen…

Resumamos de modo esquemático los rasgos principales de una pulsión sublimada:

— La fuente de la cual proviene es, como para toda pulsión, una zona erógena y por lo tanto sexual.

— El empuje de la pulsión, marcada por el origen sexual de su fuente, sigue siendo siempre, independientemente de su destino, libido sexual.

— El fin específico de la pulsión sublimada es una satisfacción parcial pero no sexual.

— El objeto específico de la pulsión sublimada es igualmente no sexual.

— En suma, una pulsión sublimada será llamada sexual si pensamos en su origen y en la naturaleza de su energía libidinal, y será llamada no sexual si pensamos en el tipo de satisfacción obtenida (parcial) y en el objeto que la procura.

— La sublimación no es, hablando con propiedad, una satisfacción, sino la capacidad plástica de la pulsión de cambiar de objeto y de encontrar nuevas satisfacciones. La fijeza de la pulsión sobre un objeto sexual se opone a la movilidad de la sublimación desexualizada.

— El movimiento de la sublimación, que se origina en una fuente sexual y culmina en una obra no sexual, sólo puede cumplirse con dos condiciones. Por una parte, el yo del creador debe estar dotado de una particular potencialidad narcisista capaz de desexualizar el objeto sexual cargado por las fuerzas pulsionales arcaicas que resultan de la fuente sexual. Por otra, la creación de la obra producto de la sublimación responde a los cánones de un ideal anhelado por el yo narcisista del creador. Insistimos: una actividad de origen sexual, desexualizada a través del narcisismo, orientada hacia el ideal del yo y generadora de una obra humana no sexual, tal es la dinámica propia del movimiento de la sublimación.

Para concluir, resumamos ahora los rasgos de las obras creadas gracias a la actividad de una pulsión sublimada:

— La obra producida por sublimación no tiene ninguna finalidad práctica o utilitaria.

— La obra de la sublimación responde a ideales sociales elevados, internalizados subjetivamente en el ideal del yo del artista creador.

— Las obras de la sublimación son imágenes y formas significantes nuevamente creadas, más bien que cosas materiales.

— Se trata de imágenes y de formas trazadas a la manera de la imagen inconsciente de nuestro cuerpo, o más exactamente a la manera de nuestro yo inconsciente narcisista.

— Las obras imaginarias de la sublimación son capaces de producir dos efectos fundamentales en el espectador: lo deslumbran por su fascinación, y suscitan en él el mismo estado de pasión y de deseo suspendido que había llevado al artista a engendrar su obra.

— La obra de arte, verdadera condensación de esos tres componentes que son la fuerza pulsional, el narcisismo del creador y la forma acabada de la obra, se disuelve y se disipa ahora en el vacío de la emoción intensa y poderosa que suscita en el admirador.



Bibliografía:

-Nasio, Juan David:  Enseñanza de siete conceptos cruciales del psicoanálisis. Barcelona: Gedisa, 1988



Me han pedido estrategias para estudiar de forma eficaz, aquí les dejo algunas recomendaciones:

1. Enfócate: La atención es la base de la memoria, para que la información pueda pasar de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo debes enfocarte en esta información. Al momento en que vayas a estudiar evita las distracciones.

2. No lo dejes todo para el final (suena difícil, pero no es imposible): Se ha demostrado científicamente que los estudiantes que repasan el material de estudio luego de cada clase, recuerdan mucho mejor el tema que los que le dedicaron todo la última noche de estudio.

3. Organiza la información: En medida de que simplifiques, analices y asocies la información que te dan en clase con otra información que manejes se te hará mucho más fácil manejar todo el contenido. Relaciona la información nueva con lo que ya conoces.

4. Hazlo progresivo: Cuando inicies a estudiar hazlo desde la definición y de allí, partes a las características, consecuencias y demás puntos. Hazlo poco a poco, si intentas meterte todo de golpe, en esencia, estarás vacío en cuando a información.

5. Visualiza: Visualizar los conceptos es la mejor forma de recordarlos. Por ejemplo, si estas estudiando fotosíntesis, buscas una imagen o un vídeo. Tener “fotografías” mentales te ayudará a anclar la información.

6. Habla sobre lo que estudiaste: Se ha demostrado que psicológicamente cuando hablas con alguien sobre lo que estudiaste mejora su comprensión y el recuerdo de los mismos.

7. Empieza por lo fácil: Deja para después lo que se te haga más difícil. Para ello, antes de iniciar a estudiar, observa los puntos y localiza que sería lo más sencillo para empezar.

8. Sé creativo: Estudiar no debe ser aburrido. Busca información por Internet en forma de medios como: fotos, vídeos, audios, artículos y más. Puedes hacer cuestionarios, mapas mentales o conceptuales e incluso un cuadro comparativo.

Reglas para facilitar la memoria
  • relaciona lo nuevo con lo que ya sabes
  • memoriza sólo lo más importante y repásalo en voz alta tantas veces te sea necesario
  • divide la lección en pequeñas partes significativas y utiliza recursos mnemotécnicos para facilitar su memorización
  • organiza la información en mapas conceptuales, gráficos, resúmenes, esquemas, etc, y revísalos periódicamente.
  • lleva un orden de lo que memorices
  • antes de empezar a revisar una nueva lección, revisa la anterior
  • usa todos tus sentidos cuando estudies y procura que nada te distraiga (así es, sal de la app ya y ve a estudiar)

¡Feliz estudio!

Recuerden: Si hay un tema que quieran abordar, ¡dejen sus ask o envíenme un mensaje! mi askbox siempre está abierto.

CÓMO MEJORAR TU CONCENTRACIÓN by NotAStudyblrYet

TIPS PARA CONCENTRARTE DURANTE CLASES

• Prepara tus clases. Si tienes un libro de estudio o textos que leer para la clase, léelos antes de la clase! Si no tienes este tipo de recursos, busca información en internet. La idea es que llegues a clases conociendo los temas que el profesor explicará, así será más fácil entender y mantener la concentración durante la clase. 

· Graba (en audio) tus clases. Usa el grabador de tu celular/tablet/computador (o una grabadora). Cuando pierdas la concentración, o cuando no alcances a anotar algo, mira en qué minuto va la grabación, y anótalo para escucharla después. 

· Escucha activamente. hazte preguntas sobre lo que el profesor está enseñándote ¿Porqué esto es así?, ¿se relaciona esto con otro tema visto en clases?, ¿cuál sería un ejemplo de esto?, ¿como se aplica a la “vida real”?, ¿qué efectos tiene?, etc. 

· Participa en clases. Los profesores aman los alumnos participativos (por lo general), por lo que además de ganarte la simpatía de tu profesor (lo que siempre es bueno), mantendrás tu concentración (no querrás hacer una pregunta de lo que acaba de decir y no escuchaste por estar distraído). Es un tip difícil de aplicar, pero esfuérzate! vale la pena. 

· Transforma los contenidos. No cometas el error de escribir palabra por palabra lo que tu profesor dice. Al hacer esto tu cerebro está en “modo automático”, por lo que es fácil empezar a pensar en otras cosas mientras escribes palabras sin siquiera pensarlas. En cambio, TRANSFORMA. Escribe lo que acaba de decir el profesor en tus propias palabras. Incluso, además de transformar el contenido, también puedes transformar el formato haciendo mindmaps o mapas conceptuales. De esta forma, tendrás que concentrarte para transformar el contenido a una forma más visual, haciendo conexiones entre los distintos temas. La transformación es clave para verificar que realmente entendiste (y hacer preguntas si es que no), y para mantenerte concentrado (no puedes crear contenido en tus propias palabras si es que no pusiste atención a lo que dijo tu profesor). 

· Siéntate en las filas delanteras. Sé que es un poco incómodo, pero si tienes problemas para concentrarte esta es tu regla número 1. En las filas delanteras no podrás mirar tu celular, distraerte conversando con compañeros (o escuchando a compañeros que no paran de hablarte). Tendrás al profesor a pocos metros de ti, por lo que al menos debes parecer concentrado. 

· Saca ventaja de la inteligencia espacial. Siéntate en lugares distintos en cada ramo/clase, y mantenlo durante todo el semestre/año. (por ejemplo, siéntate a la derecha en clases de matemáticas, y a la izquierda en clases de historia). Así pondrás tu cerebro en orden, y podrás recordar las clases con distintos puntos de vista espaciales. 

· Anota todo lo que te distraiga. Si hay cosas que se mantienen en tu mente y no dejan concentrarte, anótalas! escribe qué es lo que te distrae y en qué momento vas a resolverlo. De esta forma podrás deshacerte de esos pensamientos por el momento. 

· Duerme y come bien antes de clases. Es prácticamente imposible concentrarse con hambre o sueño. 

· Desconéctate. Guarda tu celular en la mochila/bolso y déjalo en silencio. Usa apps para bloquear Facebook o desconecta el internet en tu computador/tablet si tomas notas digitales. Todos hemos caído en la tentación de mirar Facebook mientras estamos en clases, y no sólo te puede distraer, sino que también te puedes ganar el odio de tu profesor. 

· Siéntate lejos de tus amigos conversadores. Todos tenemos ese amigo o compañero que no parará de hacerte comentarios o preguntas durante toda la clase. Siéntate lejos de él. Simplemente no hay otra solución. 

· Concéntrate en tu profesor. Intenta mirarlo a los ojos y concentrarte en sus movimientos.

· Recompénsate. Si te cuesta mucho trabajo mantenerte concentrado, define una pequeña recompensa para ti si logras mantenerte concentrado la clase completa. (Quizás tu café favorito, o ver un capítulo de tu serie favorita). 

TIPS PARA CONCENTRARTE AL ESTUDIAR EN CASA 

• Mantén tu espacio de estudio ordenado y limpio. Un lugar desordenado es igual a una mente desordenada. Además, empezar tu sesión de estudios ordenando tu escritorio ayudará a que tu cerebro se ponga en “modo de estudiar”.   

· Prepara tu sesión de estudios. No puedes mantener la concentración si cada 5 minutos necesitas levantarte para buscar un snack, un libro, un lápiz, etc. Luego de ordenar tu lugar de estudio, reúne todo lo que vas a necesitar, busca una botella de agua y un snack saludable. Asegúrate que no necesitarás levantarte hasta tu próximo break. 

• Elige muy bien tu espacio de estudio. Si tienes tu propio escritorio, úsalo!, no caigas en la tentación de estudiar en tu cama o sillón. Si no tienes un escritorio, busca un lugar silencioso y tranquilo (si no encuentras un lugar así en tu casa, usa la biblioteca de tu universidad/colegio, la biblioteca más cercana, un parque tranquilo, una cafetería, etc.) 

· Si no encuentras un lugar silencioso, escucha música. Pero no cualquier música. Es importante que la música no sea un facto que te distraiga, por lo que es ideal la música instrumental, o “White noise”. Búscala en internet, ponte audífonos y desconéctate del ruido de tu al rededor. 

• No estudies en tu cama. Si estudias acostado en tu cama, o recostado en un sillón, definitivamente terminarás tomando una siesta imprevista. 

• Debes estar cómodo en el lugar donde te sientes a estudiar. La mesa/escritorio debe ser lo suficientemente alto como para no tener que encorvarte, y la silla debe ser lo suficientemente baja para que tus pies puedan apoyarse completamente en el piso. Preocúpate también de que el respaldo sea cómodo.   

· Usa ropa cómoda. no es necesario verte super fabulosa mientras estudias. Es mejor usar ropa cómoda que no te distraiga mientras estudias. 

• Usa la técnica pomodoro. Estudia por 25 minutos sin distracción y luego toma un break de 5 minutos, repite esto 4 veces, y toma un break largo (15-30 minutos). Si te cuesta concentrarte los 25 minutos, acorta este tiempo (incluso a 5-10 minutos si es necesario), luego de unos días aumenta este tiempo de a poco, hasta llegar a 25 minutos (o más, si así lo deseas). 

• Alterna tus tareas según su dificultad. Alterna tu tiempo entre tareas que requieran mucha atención y otras que requieran menos concentración. Así podrás darle un “break” a tu cerebro mientras haces las tareas mas sencillas. 

• Tener mucho que hacer pude distraerte. Sé realista y define qué serás capaz de completar hoy, has una lista y no te estrelles tratando de completar más de lo que realmente puedes. Empieza por las tareas más importantes o urgentes. 

• Aprovecha tus momentos de mayor concentración. Todos tenemos un momento del día en que estamos más concentrados, yo por ejemplo, estoy más concentrada en la mañana y muy tarde en la noche. Encuentra el momento en que estas más concentrado y úsalo para completar las tareas más complicadas y que requieren más atención. 

· Desconéctate. Al no estar en clases la tentación de mirar tu celular es mucho mayor. Déjalo lejos de ti (en otra habitación, o muy escondido en algún lugar), apágalo, o usa aplicaciones para bloquearlo.   

· Toma buenos breaks. Si pretendes mantener tu concentración por tiempos prolongados sin agotar tu cerebro debes tomar varios descansos. Ya sean de 5 o 30 minutos, lo mejor son los “breaks activos”. Párate a servirte un jugo, té o café, camina por la casa, juega con tu mascota, etc. Evita usar tu break sólo para mirar tumblr. 

· Evita el multitasking. Todos creemos que podemos hacer varias cosas a la vez, pero en el fondo sabemos que no es cierto. Tu cerebro hace un súper esfuerzo al cambiar de contexto, por lo que no solo dispersarás tu concentración sino que terminaras exhausto sin realmente haber hecho mucho. Si tu concentración es limitada, evita además dividirla en distintas tareas. En cambio, escribe una lista de todo lo que debes hacer, y completa las tareas una por una. 

· Trabaja bajo presión. Si eres de las personas que necesitan presión para concentrarse, define la cantidad de tiempo en que tienes que terminar cada tarea específica. Esto te obligará a mantenerte concentrado porque sabes que si se acaba el tiempo y no has terminado, significa que fallaste. (No recomiendo hacer esto si eres propenso a desmotivarte) 

· Medita. La concentración es como un músculo, así que si lo entrenas podrás usarlo con más facilidad. Intenta concentrarte en nada mas que tu respiración por 3 minutos al día para entrenar tu concentración. 

Espero que esto ayude :)

Revisa mis otros post en español aquí

5

24/07/17
Buen día! Estoy de vacaciones por eso no he subido nada…el reto de los 100 días de productividad lo suspendi porque justo me agarraron las vacaciones. Si me sirvieron mientras estuve en clases, creo que mi error fue haberlos empezado ya cuando las clases habían comenzado…
Hice un par de redes conceptuales pero ya decidí empezar de verdad mis vacaciones sino después cuando sean las clases voy a seguir cansada…voy a aprovechar ahora

Igualmente, estoy descansando, haciendo ejercicio y además estoy empezando a escribir como un boceto de una novela que tengo en mente escribir.
Escribo desde los 14 o 15 años…pero por la universidad le dejé…así que voy a retomarlo ya que es un hobbie que me gusta mucho 😀
No voy a publicar contenido propio por unas dos semanas pero si rebloguear consejos, quotes que me encantan, y fotitos 😊

Que estén súper súper bien 😘

Evolución del dibujo infantil

- El realismo del dibujo pasa, pues, por diferentes fases. Luquet llama a la primera etapa “realismo fortuito”, la de los garabatos. El primer garabato (no siempre efectuado sobre papel), supone la primera expresión gráfica de lo que más adelante serán trazos que irán tomando progresivamente forma y contenido. Son los precursores de algo más importante que vendrá después: el dibujo y la escritura.

Estos primeros “dibujos” suelen efectuarse a partir del año y medio. Evidentemente sin intención ni capacidad para representar formas, figuras u objetos.

Sus primeros contactos con el lápiz y el papel van a ser exploratorios y muy condicionados por las limitaciones obvias de su capacidad y maduración visomotora. 

Igual como ocurre con en otros aspectos del aprendizaje, cada niño es un mundo y seguirá su propio proceso y ciclo. Los hay más precoces y otros más lentos en la adquisición de ciertas habilidades. Ello no tienen que ser síntoma inequívo, al menos en estas edades, de retraso o menos capacidad futura. No obstante, siempre será positivo potenciar, motivar y acompañar al niño en cualquier proceso de aprendizaje y estar atentos a a cualquier problema que pudiera surgir.

Viene después el “realismo frustrado” o fase de incapacidad sintética, en que los elementos de la copia están yuxtapuestos, en lugar de coordinados en un todo: un sombrero muy por encima de la cabeza o los botones al lado del cuerpo. El monigote, que es uno de los modelos más dominante en el principio, pasa por un estadio de gran interés: el de los “monigotes- renacuajos”, en que sólo se figura una cabeza provista de apéndices filiformes, que son las piernas, o de brazos y de piernas, pero sin tronco. 

Viene luego el período esencial del “realismo intelectual”, en que el dibujo ha superado las dificultades primitivas, pero proporciona esencialmente los atributos conceptuales sin preocupaciones de perspectiva visual. Así, un rostro visto de perfil tendrá un segundo ojo, porque un hombre tiene dos ojos; o un jinete tendrá una pierna vista al través del caballo además de la pierna visible; se verán también patatas en el suelo de un campo donde están aún enterradas, o en el estómago de un señor, etc. 

Por el contrario, hacia los ocho o los nueve años, a ese “realismo intelectual” sucede un “realismo visual” que muestra dos novedades. Por una parte, el dibujo no representa sino lo que es visible desde un punto de vista perspectivo particular: un perfil no proporciona sino lo que se da de perfil; las partes ocultas de los objetos no se figuran detrás de las pantallas (así, sólo se verá la copa de un árbol detrás de una casa, y no el árbol entero) y los objetos del fondo se disminuyen gradualmente (fugitivos) con relación al primer plano. Por otra parte, el dibujo tiene en cuenta la disposición de los objetos según un plan de conjunto (ejes y coordenadas) y sus proporciones métricas. 

Rasgos psicológicos y su expresión en el dibujo

- Agresividad, desobediencia

Presencia de dientes muy destacados. Brazos largos con manos cerradas. Garras en lugar de dedos. Formas con trazos rectos muy alargados y en sentido ascendente. Marcada asimetria de las extremidades cuando se representan personas. Dibujo de números, letras, signos u objetos repetidos siguiendo una progresión ascendente en su tamaño.

- Ansiedad - Temor

Los temores infantiles se manifiestan en el dibujo mediante un grafismo reducido, indeciso, pequeño, simple en su forma. En ocasiones, el niño puede preferir dibujarse dentro de una casa, vehículo, etc. que le proporcione cobijo frente al mundo externo y sus fantasmas. Poca expresividad en las caras. Si el temor es hacia alguna persona en concreto, la representará con brazos cortos o sin ellos. La presencia de ansiedad puede reflejarse también en el sombreado de la cara(parcial o total) siendo muy significativo entre los 5 y 12 años.

- Motivación para el Aprendizaje y la Escuela

Dibujos bien proporcionados enriquecidos con algunos detalles.

Las caras suelen representarse con grandes ojos, hay expresión, el cuello suele estar presente. El dibujo está bastante centrado y ocupa buena parte del papel. Brazos abiertos y piernas bien definidas. Caras sonrientes, elementos extra como pequeños animales (caracoles, mariposas, etc.).

- Egocentrismo

Cabeza grande, formas exageradas. Si se trata de un dibujo de familia o de varias personas, el niño se dibuja primero y aparece notablemente más grande que los demás.

- Comportamientos y pensamientos obsesivos

El dibujo se realiza siempre con un método muy similar, siguiendo una misma rutina un mismo tema o colores. Es un dibujo elaborado que crea mucha ansiedad al niño si se equivoca o cree que no le ha quedado bien. Necesidad de borrar con frecuencia. Trazos simples muy repetitivos pueden estar asociados a discapacidad mental.

- Inseguridad

Brazos y manos pequeñas y/o pegados al cuerpo. Piernas delgadas o inestables. Trazo irregular, inseguro, fallos con rectificaciones frecuentes. Figuras comprimidas o pequeñas. Inclinación de la figura en 15º o más.

- Perseverancia

Figuras bien contorneadas. Riqueza de detalles. Los personajes aparecen con el rostro expresivo y con todos los elementos. Cabello bien definido. Si se utiliza el color se ha rellenado gran parte del dibujo. Trazo pausado poco impulsivo. Buena atención.

- Déficit atencional. Impulsividad.

Dibujo desorganizado. Normalmente a mayor déficit atencional menor capacidad para estructurar un dibujo global. El niño preferirá dibujar pequeños objetos inconexos de diferentes temáticas y formas. Poca definición, pobreza de detalles. Objetos irreales o muy distorsionados. Cuando coinciden déficit atencional e impulsividad el dibujo pasa a ser más una descarga tensional que una actividad placentera. El niño dibujará sólo elementos de su interés y tenderá a ocupar todo el espacio del papel con pocas formas mal dispuestas.

- Lateralidad Cruzada

La lateralidad cruzada se manifestará por la presencia de figuras, letras o números en forma invertida (como reflejadas en espejo). El trazo del dibujo será irregular con formas distorsionadas.

- Autocontrol

Simetría en el dibujo. Formas onduladas, bien proporcionadas. Si el dibujo está coloreado no se traspasan los límites del contorno.

- Autoestima

Buena organización del espacio. Brazos y manos abiertos. Tamaño de la figura grande. El dibujo suele ocupar casi todo el espacio del papel con una distribución adecuada. Expresión positiva en las caras cuando aparecen varias figuras.

- Problemas de relación social o con sus iguales

Brazos pegados al cuerpo, expresión neutra o triste. La figura puede mostrarse indistintamente (según como lo vive el niño) grande o pequeña. Grande cuando se vive la situación como agresión hacia uno mismo y hay que responder o plantar cara. Pequeña cuando el sentimiento es de indefensión, temor o incapacidad.

- Discapacidad Mental

El rasgo fundamental es la pobreza y poca variabilidad de los detalles. Dependiendo del nivel cognitivo el niño, éste puede efectuar el dibujo de una figura humana pero será incapaz de introducir variaciones significativas para distinguir, por ejemplo, un hombre de una mujer. Asimetría en las extremidades y/o poca integración de las partes.

4-Roberto Valdivia (Perú, 1995)

4


primero te gustaba una chica

primero tus amigos te dieron ánimo

primero dijiste haré algo lindo

primero supiste lejanamente de vallejo

primero leíste a rimbaud

primero esperaste horas un bus que te llevaba a una avenida que conocías a buscarla donde se te prometía algo que jamás conociste

primero llegaste tarde

primero lloraste mirando el techo de manera alternativa lámpara/techo como una mosca atraída por la luz pero demasiado tonta para reconocerse totalmente en luz e imaginando la oscuridad como la aventura ilusoria una aventura ceñida a la palma

primero leíste a cada autor de cada país en español a cada lado de tu frontera en tu país latinoamericano + España

primero leíste traducciones de autores cuyos nombres no sabías pronunciar en el bus camino a las vacaciones

primero deseaste ser más alto

primero deseaste tener una boca mejor hecha

primero conociste a la vanguardia francesa

primero imaginaste que montabas un burro mientras las balas de la segunda guerra mundial se esparcían como leche en tu frente sudada

primero te vestiste de artista una tarde y no saliste ningún sábado

primero probaste pateando las paredes con los puños fríos antes de memorizarte ´endecasílabo 2-6-10, 3-6-10, 4- 6/8- 10´

primero renegaste con los borrachos pasando muy lejos de casa

primero te entregaste a gerard nerval

primero le escribiste un inbox nutrido de tantas cosas fofas que años después

pensaste en un poeta campesino y desnudo frente a la luna

primero bajaste cada libro en pdf

primero llenaste tu mp3 con canciones sobre libros y sobre autores

primero gogleaste ´cosas parecidas a mi en poetas famosos´

primero te sentiste bien con la biografía de apollinaire

primero ya no tanto

primero escribiste cien sonetos y cien poemas estúpidos basados en nirvana kurt cobain y allen gingsberg

primero te compraste un polo a rayas

primero usaste camisa y lentes

primero te afeitaste y te pusiste una chompa

primero le enviaste tu poema a tu primer amigo poeta

primero acabaste el colegio siendo llamado poeta por cada uno de tus compañeros de salón

primero leíste a cervantes de nuevo

primero leíste a pizarnik con canciones de joy división de fondo

primero escribiste un poema muy malo

primero escribiste un poema regular que salió en un blog ahora dado de baja

primero te publicaron en una cartonera blog-tumblr-video

primero te pidieron ese mismo video para un proyecto en colombia y nunca viste nada

primero leíste a la tradición local reciente

primero te escapaste a tu cuarto a escribir el mejor poema

primero escribiste tu primer buen poema

primero el mundo se agachó diez veces

primero eras el poeta de la facultad

primero estabas cansado de toda la tradición y te lanzabas hacia adelante en tus sueños eras un nadador alcanzando la vía láctea que era similar a un jacuzzi de espuma

primero asististe a una fiesta por primera vez en tu vida pero fingiste que eras muy maduro en la madurez de gente fiestera que significa saber beber y no patear la piñata con forma de pollo hasta el momento indicado

primero no regresaste a casa

primero no regresaste a casa

primero no regresaste a casa

primero te publicaron un libro en una editorial de verdad

primero eras el nuevo poeta joven

primero tenías 3 chicas & 1 chico del centro esperándote y a todos los visitabas

primero te saludaba cada dios cuyo afiche tenías pegado en el cuarto de tu imaginación y el vagón del tren tenía olor a chesseburger

primero aparecías en todas las giras imaginarias de tu cabeza como aparece artic monkeys

primero todos tus amigos eran the hives the kooks & the rapture

primero solo hablabas de ti

primero te encerraste a escribir nuevos poemas

primero decidiste saltar hacia el desorden y la aventura

primero te colocaste en todas las vanguardias neo-conceptuales de u.s.a.

primero te vendiste a la poesía de internet

primero dejaste a tus amigos

primero fundaste una revista con nuevos amigos

primero recuperaste a tus amigos para que publicaran en la revista que tus nuevos amigos habían abandonado

primero solo leías a Blake

primero escribiste sobre la poesía ligera y del lenguaje

primero grabaste videopoemas

primero escribiste un manifiesto contra el neobarroco

primero fundaste la poesía tridimensional

primero eras la copia de la copia de la copia de marinetti

primero no tenías casa

primero nadie hablaba de ti

primero publicaste en blogs de nuevo

primero te ofrecieron una oferta muy adecuada con una suma muy adecuada para publicar tu segundo poemario

primero trabajaste en kfc por la poesía & por tu cuarto de 4x4

primero te dejaron

primero te dejaste

primero la quisiste de nuevo

primero la luna era una bola de arroz enterrada en un océano de locura & yogurt

primero estabas muy solo en un desierto de júpiter

primero aceptaste la oferta

primero nadie habló de ti

primero los reseñistas te dieron la espalda

primero salías muy poco

primero dejaste los estudios

primero llevaste tu corazón dibujado en un papel para que lo repararan en la relojería en una alucinación de hachís

primero tus amigos eran solo 4

primero te amabas demasiado

primero te amabas para continuar en la cordura

primero leíste a westphalen

primero apreciaste a belli

primero eras una col 

primero cantabas demasiado

primero dormías noche a noche

primero te dolían las piernas

primero ya nadie te veía correr o acercarte a una velocidad alta a nada en ningún momento

primero cantabas bach

primero la viste pasar un miércoles

primero callaste tantas cosas que deseabas decir pero nadie escucharía

primero dejaste que todo sucediera

primero te afeitaste a los 35 años luego de un intervalo de 5 años

primero bajaste las escaleras con los Beatles a todo volumen saliéndose de tu pecho

primero leíste a rimbaud

primero te sentías tonto y fuera de lugar

primero te diste esperanza

primero te ajustaste las manos en la garganta

primero deseaste volarte los sesos por primera vez en diez años

primero te bañaste a diario

primero deseaste volver a escribir

primero desenterraste los ejemplares que nunca vendiste de tus libros como un pavo real

primero dijiste voy a hacer algo maravilloso

primero dijiste oh mierda esto no es nada es asqueroso pero tal vez ella me crea

primero dijiste oh te amo con todo el amor de las nubes con todo el amor de las esferas voladoras  con toda la belleza de las copas de los árboles rodeando edificios incendiándose

primero te diste fuerzas con metáforas de Roberto Bolaño

primero saliste por el ascensor como de un comboy 

primero miraste a los indios

primero te abalanzaste sobre la cama

primero buscaste el lugar

primero escribiste un poema rabioso desencantando duro hermoso frágil liliputiense arduo escamoso malo dirigido epistolar intergenérico hippie postpunk alt lit del lenguaje hipervincular transliterario hermoso feo durísimo seguro post alt lit conceptual de warhol ceniciento tierno homenaje égloga del día de la transliteridad en conmemoración tierno lacrimógeno excelente fino dorado negro sinestésico rimbaud
                   y lloraste un par de minutos en las sábanas sin tender
                desesperado

a terminar

a terminar

a terminar

a terminar

a terminar

a terminar

a terminar

el maldito maldito x1000 veces maldito poema

recordando 

recordando

recordando 

que primero te gustaba una chica

y esa chica eras tú


Roberto Valdivia (Lima, 1995)

Inédito

¿Qué cosas puedes encontrar en *mi* Pinterest? vol. II

Pinterest es nuestro nuevo dios, admitámoslo… el culmen del aprendizaje y la enseñanza colaborativos. Y mis tableros, no pdía ser de otro modo, son mis profetas. Usar Pinterest no sólo inspira o es útil. para encontrar textos e imágenes, también puedes encontrar desde estrategias de aprendizaje…

a cosas más serias y profesionales como esta otra (y el tiempo que te ahorarrá hacerlo…):

Tengo tableros organizados según las cuatro habilidades (lectura, escritura, escucha, habla, ya sabes) donde no sólo repineo, sino que también posteo cosas que veo online… ya hemos hablado de la importancia de los materiales reales en clase y de cómo exponer a los alumnos a cosas “falsas” y elaboradas es un poco sin sentido a veces. Ya hemos hablado de cómo usar esos materiales en clase, que pueden ser desde infografías a lecturas más tradicionales… aunque en Pinterest también puedes encontrar esquemas, prompts, mapas conceptuales y materiales mucho más concretos, no solamente realia…:

Encontrarás muchas ideas en inglés, pero bueno, e mensaje es el mismo… queridas y queridas, adáptenlo a la lengua de Cervantes…:

Hay muchos recursos para el profesor de lenguas y para el educador creativo en general, pero también para el más tradicional:

Tengo algunos tableros organizados según unidades didácticas, tanto por razones temáticas (es decir, vocabulario común) como prácticas… lecturas, vídeos e imágenes relacionados con un determinado tema son mucho más accesibles de este modo:

Tengo, por supuestísimo, un tablero dedicado a la gramática y otro a la metodlogía flipped classroom, donde también hay recursos para que los estudiantes puedan estudiar la gramática por su cuenta (y también, ideas y expliaciones sobre a metodología per se). En esa misma linea, acabo de crear un tablero nuevo con cosas más técnicas y específicas sobre metodologías y desde hace tiempo que tengo uno dedicado al bilingüismo.

Como no podía ser de otra manera y dado que ahora enseño a niños, encontrarás un tablero con ideas creativas para aplicar a a clase de los monstruitos, así como uno específico para el español y otro para el inglés:

Hablando de niños, en Pinterest precisamente descubrí los lapbooks y ya estoy pensando en un par de ideas para mis clases…:

Y en fin, como obsesiva que soy, tengo mil tableros de mil cosas… y no podía acabar este post dejando de lado el lado adorabe y crafty de Pinterest…

Usuario de Tumblr destacado: Dani Bravo Albert

Blog: Els somnis de Bravo

Ciudad: El Pinós, Alicante, España

Primera publicación: Marzo de 2012

Dani es un joven artista de 24 años nacido en tierras levantinas. Es Técnico Superior en Ilustración y Diseño y, actualmente, cursa el segundo año del Grado de Diseño Gráfico en la EASDA. En 2010, fue seleccionado en el concurso de carteles del Festival de Cine de Sant Joan d’Alacant, tercer premio en el concurso de fotografía de Huevos Pitas y primer premio a la originalidad en el concurso de arte y diseño «Realidad/Ficción» del Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert. Al año siguiente, cuatro de sus ilustraciones aparecieron publicadas en «Relatos urbanos: Impulsos». En 2012, realizó su primera exposición en solitario –de título homónimo a su blog– en su ciudad natal.

¿De dónde viene el nombre del blog?

Está escrito en catalán, pero en español quiere decir «los sueños de Bravo». Es una forma de englobar toda la miscelánea que sale de mi cabeza: desde ideas plasmadas a lápiz hasta acuarelas o, en términos conceptuales, desde ilustraciones de tema fantástico hasta político. Me es muy difícil encasillarme en algo, de ahí que Els somnis de Bravo sea una ventana abierta a mi yo.

Keep reading

WIGETTA EXTREMO - LA ESPADA ESPERADA Y FUTURO COMBATE! #19

Minuto 17:00

V: Yo en el fondo podia haber  sido artista de estos conceptuales, sabes? no entiendo que dice A que tu vendrias a ver un… un este mio… un
W: No iria a ver nunca nada en este momento se da cuenta de lo que dijo pero si es tuyo si, eh!
W: A bueno, ya decia yo, es que me has dejado ahi, sabes?

————————————————————

Me dio demasiada ternura esta parte asdfghjklñ