como te llamas

ok hear me out

what if for the english dub

karamatsu speaks spanglish

SINCE HE SPEAKS JAPINGLISH IN THE ORIGINAL AND THINKS HE SOUNDS SEXY AND A LOT OF AMERICANS THINK SPANISH SOUNDS SEXY

walks in and calls his brothers HERMANOS~

but since his english is heavily accented in the original, make his spanish have a “gringo” accent so instead of saying “hermanos” properly (silent “h”)

he emphasizes the “h” so its like HERmanos~

which sounds really painful

“como te llamas“ is pronounced like llama the animal instead of the “J” sound double L is supposed to make 

and he calls ichimatsu,

gatomatsu

Y en el supuesto de que pienses que ya te olvide, pues sí.
Ya me olvide de ti y tus ocho lunares en el rostro, y ese en tus labios que me encantaba besar, me he olvidado de tu oreja sexy y la fea, en tu forma de andar, en la suavidad de tu piel, en tu aroma, me he olvidado hasta de tu mirada tan de niño y luna, de tu voz y cuando decías “me gustas”, también ya ni recuerdo tu cabello y cuando parecías a Clark Kent por las mañanas, la forma en como nos burlabamos del tiempo y los años, ni cuando decías ser flash pero siempre llegabas tarde. He olvidado incluso donde vives, esa que queda a tres cuadras, aquella de rejas negras donde tu perro koda corre y tu mamá sale por mañanas a barrer, lo he olvidado. Ya no sé tu numero telefónico, lo he borrado. Y casi puedo jurar que no sé como te llamas, Aunque lleve un letra muda, al mago de öz y al mar, todo junto. 
Ya por ultimo, me he olvidado de lo que siento por ti y qué es lo que hago en tu ausencia, y es que no sé si te quiero o eres un capricho, de si te espero o solo no tengo nada más que hacer. 
pero ya no interesa, Te he “olvidado” por si te lo preguntas.
—  Brenda Ramírez. tú
Pase y deje su ASK por favor.
  • 1. Como te llamas?
  • 2. Canción favorita.
  • 3. Película que no puedes dejar de ver.
  • 4. URL de tu Tumblr Crush.
  • 5. Edad del primer beso.
  • 6. Que es lo último que piensas antes de ir a dormir.
  • 7. Aspiraciones.
  • 8. Virgen?.
  • 9. Como te sientes?.
  • 10. Te gusta alguien?.
  • 11. Lluvia o sol?.
  • 12. Libro o película?.
  • 13. Sueñas?.
  • 14. Cuál es el último sueño que tuviste?.
  • 15. Libro favorito.
  • 16. Serie favorita.
  • 17. Describete en una frase.
  • 18. Que película describe tu vida sexual?.
  • 19. Banda favorita.
  • 20. Que te gustaría decirle a esa persona con la que sol´´ias hablar?.
  • 21. Pequeño o grande?
  • 22. Color de ojos.
  • 23. Que no te deja dormir?.
  • 24. Llegaste a mojar la cama?.
  • 25. Hasta que edad tomaste biberon?.
  • 26. Que querías ser cuando estabas pequeño?.
  • 27. Fantasía sexual.
  • 28. Con la luz encendida o apagada?.
  • 29. Arriba o abajo?.
  • 30. Con o sin pijama?.
Tips para descripciones psicológicas

Hemos trasladado nuestra respuesta de este mensaje, a una pequeña guía como habíamos comentado que haríamos. Por el momento solo hemos sacado cinco consideraciones a tener en cuenta, pero si se nos ocurren más las añadiremos por ello dejamos todo bajo el corte para que si hay cambios no se vea la versión antigua en los tumblr que la compartan.

Pedimos que si resulta útil, ayudéis a la difusión de esta guía haciendo reblog, aunque los likes también serán agradecidos. Pero sobre todo queremos que todo el mundo que lo necesite, pueda contar con nuestros consejos y para ello necesitamos vuestra colaboración reblogueando nuestras entradas.

Seguid leyendo…

Keep reading

MAKE YOU FEEL MY LOVE- ONE SHOT- RUBELANGEL/WIGETTA

PARTE 1

1981, es para muchos donde comenzó la agonía, el dolor y el sufrimiento. Donde para doctores, muchas investigaciones comenzaron, llevándose a cabo mil y un pruebas atraves de los tiempos. Todas fallidas, otras un tanto exitosas, pero sin poder garantizar una cura definitiva.

Desde los años 80 que miles de personas están en una misma lucha. Inclusive en un mismo mundo donde se es difícil entender el porque se tiene que luchar y ayudar a gente que no se lo merece. Porque eso es lo que en ese tiempo se pensaba. Que una enfermedad tan mala como el VIH era solo producto de las malas decisiones de los desviados u homosexuales para muchos.

Durante esa década, tanto los gay’s como los heterosexuales tuvieron que convivir con una gran epidemia de enfermos, que parecían caer uno tras uno en cuestión de meses y dejando así a  Estados Unidos en alerta máxima. Según muchos investigadores de esta epidemia, no hubo mucha concientización de ello, solo se sabia lo mas mínimo, que era una enfermedad de transmisión, causando mucho revuelo en las masas. Habiendo así mas discriminaciones y miedos hacia lo desconocido.

Se juzgo tanto a los nacidos como a los trasmitidos, cada uno de ellos tuvo mucho que soportar hasta que por fin se diera a conocer más sobre curas o medicamentos que aunque sea lograrían que su vida se alargara un poco más ¿Pero eso quitaría los miedos? Claro que no.

Eso muy bien lo sabia Guillermo, que aun viviendo en el  año 2000, notaba como las generaciones de hoy en día se parecía mas a las de antes, y no solo por que aun había una clara discriminaciones hacia las personas gay’s, si no que también el tema de Sida era algo que nadie quería tocar. Era como decir Cáncer, pero mucho más temeroso, pues este sabía muy bien que era contagioso y para los españoles, donde Europa no era precisamente uno de los más avanzados con aquella enfermedad, esto se convertía en riesgos.  Una pesadilla que quizás nadie desearía vivir en su vida.

 Si lo sabría bien el doctor Díaz. El además de ser un especialista en atender este tipo de enfermedad, también era un científico que intentaba, junto al doctor Doblas, encontrar una cura que diera aunque sea una esperanza de vida mayor a los dos años de tratamientos.  Aun sabiendo que esto podría ser riesgoso y el contacto con demás personas con este tipo de enfermedades era algo que  podría perjudicarlo, Guillermo nunca había desistido de ayudar a los demás.

En su juventud, además de ser gay, también vivió en carne propia lo que era perder a alguien a causa de este tipo de enfermedad. Su madre, quien después de tener a su pequeña hermana, contrajo esta enfermedad por un maldito violador, quien después de haberla contagiado, no muy poco tiempo callo en la cárcel y con llevo su muerte ahí mismo. Muy merecido se lo tenia, eso es lo que siempre pensó el.

Después de todo tener que vivir la enfermedad de su madre no fue nada sencillo. España no contaba con los recursos de encontrar la cura, no tanto como en Estados Unidos, y ellos no contaban con el dinero posible para poder mandar a su madre a un lugar así. Su padre, quien luego de enterarse de la triste noticia, solo abandono a su madre a su suerte, importándole poco lo que ella sintiera y mucho menos lo que tenia que estar pasando. El simplemente intento llevarse a Guillermo y a Carol lejos, con la excusa de que era mejor alejarlos de una peste como su mujer ¿Es que podía ser mas hijo de puta? Guillermo a sus 12 años no podía entender la magnitud de las palabras de su padre, pero siempre lamento no poder negarse a sus órdenes y tener así que abandonar a su madre.

Cada día que podía, aun que vivían en el mismo país y en la misma ciudad; Guille llamaba a su madre para hablar con ella, con la excusa de que necesitaba permisos o contarle ciertas cosas. Era mentira, claro que si.  Pero alegrar y escuchar la felicidad de su madre era suficiente para el, por eso lo hacia. Ocultando esto a su hermana, a quien simplemente le inventaron la historia de que su madre los había abandonado y que ya no volvería.  Esta mentira permaneció oculta para Guillermo durante cinco meses, esos meses donde poco a poco fue presenciando atraves de la voz de su madre, como su vida se iba yendo y terminaba por apagarse una vez que ellos  estaban al teléfono en una tarde de Abril.

Ese día Guillermo lloro demasiado, pero se juro que no volvería a dejar que otra persona llorara por esta enfermedad y por eso es que al cumplir 17 años, comenzó su carrera en medicina y ciencias medicas, terminando por graduarse con honores en ello a los 22.  En esa universidad fue donde el y Ruben se conocieron, ambos con el objetivo de ayudar a mas familias, estudiaron duro para graduarse, aun siendo demasiado jóvenes. Pero si querían comenzar a salvar personas, debían comenzar ahora.

Ruben, había perdido su mejor amigo por aquella enfermedad; el no era gay, pero siempre apoyo a la gente con gustos diferentes, su querido carada de años era homosexual y a el nunca le importo. Aun sabiendo lo difícil que podía ser estar enamorado de alguien de tu mismo genero y ser repudiado por ello, también comprendía lo doloroso que había sido toda esa enfermedad para su amigo, pues también era aun mas discriminado por solo portar un virus que el nunca había elegido. Un virus que le estaba quitando su vida, la que el tanto amaba.

Si bien Ruben jamás pensó en ser doctor antes, cuando su amigo murió este le hizo ver que el debía luchar por cambiar a las personas.  Aquel chico siempre le decía que el tendría el poder para hacer un cambio si no fuera tan vago, cosa que Ruben siempre tomo con gracia, como una coña y algo imposible. Pero el día que vio a su mejor amigo postrado tan débil en una cama, mirándole, noto que aquel chico que siempre lograba que la gente lo siguiera, ahora estaba muriendo y nadie lo estaba ayudando a evitar eso. Eso si que daba impotencia.

Desde ahí las cosas comenzaron a cambiar para el doctor Doblas, quien desde ese momento prometió que el que se encargaría de hacer el cambio y que la gente lo siguiera de ahora en más, aunque costara.  Pero lo haría en memoria de su mejor amigo.

Ambos doctores tenían un mismo objetivo y era claramente ayudar a los demás.  Todo doctor estudia para salvar vidas, eso era lo que siempre decían; pero ellos no solo pensaban en salvar; si no en hacer un cambio. Un pequeño aporte a este mundo lleno de diferencias.

-¿Nadie te a dicho que es de mala educación estar observando a los enfermeros Doctor Doblas?

-¿Eh? – Murmuro aquel al volver de sus pensamientos y prestándole completa atención a Guillermo, quien estaba antes pasándole los datos de una investigación-  Disculpa ¿Qué dijiste?

-¿Tanto te gusta?

-¿Qué? – Dijo Ruben abriendo sus ojos como platos. La palabra gustar era demasiado grande como para poder usarla en una misma oración, donde lo involucraba a el y…a un chico- ¿Estas loco, Tío?  ¡No me gustan los hombres!

Y si bien esto era verdad, también había un grado de verdad en las palabras que Guillermo acaba de decir. Desde hacia unos meses atrás, cuando los nuevos estudiantes de medicina ingresaron al hospital, Ruben había notado aquel chico, un poco mas bajo que el, el cual al ingresar con una enorme sonrisa en aquel centro medico. Fue el primero en acercársele; y no es algo especial, pero la manera de saludar de ese tío había llamado su atención. Raramente pasaba, inclusive muchas veces el doctor Doblas se había cuestionado el porque aquella sonrisa y apretón de manos había sido un tanto extraño.

-Jodeh, macho ¡PERDONAME! ¡No te vi!

-Hey, descuida- Respondió con tranquilidad Ruben, mientras intentaba pararse, no sin antes levantar sus papeles, los cuales habían caído producto de aquel impacto entre ambos cuerpos- Pero no debería estar corriendo por los pasillos de un hospital

-Lo se, lo se. Déjeme ayudáh- Se excuso aquel muchacho; ayudando al doctor a recoger todo y al ponerse de pie ambos, con una enorme sonrisa, entrego estos documentos en su mano- Eh que hoy es mi primer día. Ehtoy flipando, siempre ehpere llegar a recibirme y no me lo creo.

-Vaya, cuanta emoción. Ni yo en mis años de estudiante estaba tan feliz de tener que ver tantos enfermos– Respondió entre una ligera risa. Por el otro lado solo se escucho un silencio y  un suspiro-

-No hay enfermos para mi; solo personas. Creo que la felicidad que tengo eh porque seh que por fin mi existencia valdrá para ayudah a alguien – Le contesto aquel estudiante, dejando ya los papales en las manos del Doctor; seguido de una pequeña reverencia.- Creo que lo mah importante de ehte trabajo eh ayudar ¿No? – Tomando la mano libre de Ruben, dejando un poco de lado el pudor, la apretó para saludarle-  En fin, con su permiso Doctor. Un gusto conocerle

Y así como apareció, también se quiso esfumar al apartarse y seguir su camino.

-¡Hey! ¿¡Como te llamas estudiante!?- Pregunto Ruben, antes de que este se desapareciera por el pequeño pasillo-

 Por el otro lado, aquel chico se giro y con una gran sonrisa, desapareciendo al girar a la derecha, dijo.

-¡Mangel!

-Hey mira – De nuevo sus recuerdos fueron interrumpidos por la voz de su compañero, quien le indico que volviera a prestar atención a la hermosa escena que se estaba armando entre su querido enfermero y un tío, que a su opinión no era la gran cosa; pero parecía llevarse bastante bien juntos, y por una extraña razón eso también le preocupaba ¿Acaso era eso algo normal?- Parece que salen

-¿Y a ti no te enseñaron que fijarte en las relaciones de los demás es de mala educación?

Y como había dado en el clavo el chaval, eso era lo que menos le preocupaba a Guillermo. Tal vez estaba mal el fijarse en la pareja de alguien, eso se consideraba un pecado en la iglesia, pero mas pecado que ser gay no existía, o bueno eso es lo que siempre los psicólogos le querían hacer creer y entender. Esta vez, como nunca le había pasado durante tanto tiempo, aquel chico mas alto que el, con rasgos marcados y una barba, no tan ceñida pero si bastante masculina, había llamado su atención a unos niveles insospechados ¿Y eso porque? Ni el podía saberlo. No era por sus músculos, eso el doctor Díaz lo sabia, pues aunque le gustaran los hombres con buen cuerpo, eso no era lo que le intrigaba de aquel chico. Supo muy bien ello desde que cruzo palabras por primera vez aquel día.

 -Debe ser difícil tener que trabajar siempre con pacientes de riesgo ¿No?

-¿Disculpe? – Cuestiono Guillermo, quien estaba concentrado en sacar sangre a aquel sujeto, quien lo observaba muy atentamente-

-Digo que debe ser difícil para ustedes tener que tratar con estas enfermedades ¿Acaso no le da miedo contagiarse?

-¿Cómo podría ser doctor si le tengo miedo? – Fue su única respuesta. Si bien le resultaba incomodo el momento, el doctor Díaz siempre sabía mantener la distancia entre los pacientes.  Respuestas cortas y concisas, eso es lo que siempre hacia para poner sus barreras; pero aquel tío parecía no darse cuenta.

-¿Sabes Chaval? Siempre que me vengo a hacer este tipo de exámenes tengo un miedo que flipas – Riendo, aquel tío siguió- pero al verlos a ustedes que luchan siempre por ayudar y sin miedos a contagios o cosas como esas, me digo a mi mismo que yo vivo una vida bastante mona. No podría quejarme

-Vaya, que alivio por usted

-Eso sonó sarcástico, doctor –Reprocho el joven, quien se puso de pie al ver que Guillermo se alejaba para poner aquella sangre en pequeños envases que luego serian enviados a analizar-  Creo que tengo miedo a la muerte … pero tengo mas miedo a no poder hacer nada para evitarla ¿Loco, no?

Al parecer el Chaval no tenía intensiones de callarse. Guillermo, si bien no le molestaba escucharle, pues desde entrada le había parecido un tío bastante guapo, también debía recordarse a si mismo que no estaba permitido este tipo de interacciones entre pacientes y doctores.  Así que debía ponerle un stop.

-Entiendo sus miedos, e visto tantas muertes que usted no se podría imaginar y a tantas personas sufriendo por ello, que hasta podría llenar un rio con sus lágrimas, pero ¿Así no es la vida? Perder y seguir viviendo. Es como la supervivencia del más fuerte, pero en una versión donde somos como marionetas de nuestro propio destino. –Le comento, haciendo que aquel paciente se quedara mudo por unas decimas de segundos.

En ese silencio, el doctor por fin había logrado su cometido, callar al paciente y hacer que este se fuera sin poder decir nada. Creyó que lo estaba logrando por un momento, pues cuando noto que aquel muchacho abría la puerta, no espero que se detuviera y dijera aquellas palabras. En realidad nunca había esperado que lo dejara tan intrigado lo que alguien pudiera decirle.

-Yo no creo en el destino, nunca creí en que haya gente que se merece lo que tiene. Los buenos siempre mueren, los malos siempre viven ¿Eso es lo que llaman destino? Yo creo que es la suerte. Cada quien forja su camino y la verdad es que si, tengo miedo a que dirán mis resultados, pero se que sea lo que sea, yo me lo busque. – Y girando a ver a Guillermo, este hombre agrego- Aun así todos nacemos para dejar un acto en esta vida, cambiar aunque sea a una persona y hacerla mas feliz.  Tu chaval tienes suerte, no debes desperdiciarla.

-¡Guille! – Le llamo Ruben, haciendo que aquella nube de recuerdos se esfumara y volviera a la realidad. En ese momento tanto el enfermero como su amigo se había ido, solo podía ver a su querido compañero quien aun flipaba de enojo enfrente de sus ojos- ¡Te estoy hablando, tío!

-Lo siento, lo siento ¿Qué paso?

-¿Acaso te le quedaste mirando tanto que imaginaste cosas sucias? –Bromeo el doctor, haciendo que las mejillas  de Guillermo se pusieran de todos colores - ¡AJA! ¡Te atrape!- Lo señalo, precisamente acusándolo- Pensando cochinadas en momentos de trabajo. Que poco profesional.

-Ya cállate – Se defendió, empujando a Ruben- Solo estaba recordando algo. No soy como tu que anda mirando por detrás de las puertas al enfermero

-¿Eh?- ¿Cómo es que se había dado cuenta? ¿Acaso el doctor Doblas era tan obvio?- ¡Yo no hago eso!

-Si, vele a otro con ese cuento pringado.

Entre risas, golpes y cotilleo, así es como los doctores pasaron sus minutos de descanso.  Ambos eran tan buenos amigos que era tan fácil llegar del amor al odio, más cuando Ruben se metía a hacer coñas sobre la orientación sexual de Guille. Pues aunque a veces este lo tomaba a chiste, también había días donde sus cables se cruzaban y todo explotaba en una batalla campal. Por suerte para el doctor Doblas le era fácil amansar a las fieras, o bueno, eso era lo que siempre su madre decía y que recalcaba como una cualidad de el.

-Por cierto ¿Para que querías que te prestara atención?

-¡Ah! ¡Cierto! – De repente Ruben busco en su bolsillo, tomando una hoja de papel donde había un dirección y un gran anuncio que decía ¨Fiesta de verano¨-

-¿Qué es esto?- Dijo Guille, quien no paraba de analizar aquellas cosas que estaban escritas en el papel- ¿Acaso quieres ir a una fiesta este sábado?

-No se, en realidad eso se les callo a la parejita feliz –Exclamo, haciendo un claro sarcasmo al  nombrar lo de pareja- Solo lo levante para mostrártelo ¿Crees que irán?

Pensándolo, Ruben tenía un buen punto y quizás a Guillermo se le había ocurrido un buen plan para aprovechar esto.

¨Yo no creo en el destino. Yo creo que es la suerte. Cada quien forja su camino¨

 Las palabras de aquel chico de repente volvieron a la mente de Guillermo. Y es que desde aquella vez que se encontraron en el consultorio, no volvieron a cruzar palabras. Cuando este una vez volvió al hospital para  buscar sus resultados, los cuales habían dado negativos, intento acercarse, pues quería pedirle perdón por el mal trato que había tenido antes con el; pero innecesario fue. Ver de repente como aquel enfermero lo abrazaba y lo felicitaba por los exámenes, quito todas las ganas que una vez el doctor tenia.

-¡Debemos ir!- Exclamo Guillermo, quien sin pensar miro con determinación a su amigo. - Tenemos este fin de semana libre de todas maneras ¿O no?

-¡Estas loco! ¿Te diste cuenta donde es?-  Mallorca. Bastante lejos, pero nada que un vuelo no pueda arreglar, eso es lo que pensaba Guillermo- ¿Piensas que conseguiremos todo para pasado mañana?

-¿Y por que no? Yo creo que si mañana busco, conseguiremos ya el lugar y los pasajes – Comento sin mucho escándalo, haciendo que a Ruben se le trasformara la cara  ¿Acaso iban a ir detrás de ellos?-

-¿Y porque tienes tantas ganas de ir? ¿Es por aquel tío de músculos?

-En realidad no, solo quiero irme de esta ciudad una vez y descansar- Mintió. Claro que era por que quería ver a aquel chico, hablar con el y terminar aquellos asuntos que sentía pendientes. 

Desde aquella vez jamás encontró otro momento para charla o tener algún encuentro casual por la calle, y aunque el no se consideraba acosador, hubo mas de una vez que había dejado el hospital para seguir a aquel chico, el cual siempre salía de visitar a su amigo. Pero para su mala suerte, este siempre al llegar dos calles lejos, se terminaba esfumando, dejando desorientado a Guillermo ¿Es que el tipo era un fantasma? ¿Era Batman? Ok eso ya era muy trivial, pero siempre se las arreglaba para desaparecer ante sus ojos y el nunca podía darse cuenta como.

-¿Y bien? ¿Qué dices?

-Joder macho, creo que la estamos liando Guille- Comento el doctor Doblas, quien revolvía sus cabellos pensando una y otra vez la idea de seguir a su compañero en este viaje ¿Habría algo de mal en irse de mini vacaciones? ¿Se arrepentiría alguna vez? Tal vez si, pero siempre tomaba malas decisiones- Esta bien…-Contesto con resignación- Vamos

-¡Entonces empaca todo esta noche, Ruben! ¡Nos vamos de fiesta!

En ese momento aquellos doctores emprendieron el viaje mas alocado, y el más espiritual de sus vidas…sin saber donde terminarían, pero estando consientes de que luego esto podría no haber un retorno.

—–

Aquí la nueva sorpresa ¿Que tal?

Espero ver sus comentarios y opiniones al respecto. De ello ya sabre si continuar con este relato o no, algo que es importante para cualquier escritor es la opinión del lector <3

Bueno, sin mas, ojala les guste , regalen su amor y sus reblog a la historia si os gusta. Os quiero ♥

anonymous asked:

de donde eres? como te llamas? que edad tienes? a que te dedicas? que haces? que escuchas? tienes amigos? sales? porque eres tan lindo?

fsajkaskjagdjasd xDDD estaba con cara de amargado hace 1 minuto y con esto me eche a reír como enfermo xD jsadjasjas

Soy de México. Me llamo Alejandro, pero me dicen alex. Tengo los años suficientes. Estoy sentado en la sala de mi casa. Escucho ahora mismo a Kodaline. Tengo amigos contados. Si, salgo pero no tanto. No sé, mis padres me hicieron con amor.