como suicidarse

Todo, todo es una mierda

Es una mierda no saber que hacer con la vida, es una mierda no aprovecharla al 100%, es una mierda no encontrarle sentido alguno.
Es una mierda levantarse todos los días, sin ganas, lamentándose de estar viva.
Es una mierda la depresión.
Es una mierda la ansiedad.
Es una mierda la bulimia.
Son una mierda las cicatrices.
Pero..¿saben que es es una mierda también? El amor, porque con él vivimos una fantasía, una vida totalmente diferente que nos distrae de la mierda del mundo, con él vivimos… FELICES, esa es la palabra, te dan ganas de disfrutar la puta mierda de todos los días, te hace ver todo color de rosa, saber que alguien nos ama nos hace sentir que después de todo no estamos tan solos; pero no me refiero a el amor de la familia, de papá ni de mamá, porque eso también es una mierda, es algo así como un compromiso. A lo que me refiero es al “verdadero amor” esa persona por la que hacemos cosas que jamás imaginamos, esa persona por quien levantarse de la cama con ganas, esa persona que le da algún puto sentido a la vida.
Pero cuando esa persona, ese amor se va, volvemos a la misma mierda de antes, pero esta vez se multiplica. Es una lucha constante contra nosotros mismos, con nuestra mente, y se torna imposible dejar de extrañar tanto a esa persona como al sentirse vivo cuando estaban juntos, porque sentirse vivos también es parte del amor.
Estar vivos y sentirse vivos son dos cosas totalmente diferentes.
Hay personas que viven el día a día felices, o tal vez no pero saben como llevarlo.
Otras personas que se suicidan.
Y otras como yo que están vivas solo por compromiso, o tal vez que no tienen los huevos suficientes como para suicidarse, que llevan el día a día, la vida, como pueden, que necesitan uno..Dos..Tres…O más cortés para soltar el dolor, para sentirse un poco vivos, para desahogarse.
En fin creo que es mejor el suicidio a tener que vivir todos los días de mierda con ganas de morir.